MENU

Comentarios (0) Dilemas, Lifestyle, SE BELLA

Tipos de machismo y cómo identificarlos

Con el paso del tiempo, el movimiento del feminismo llegó para reivindicar el papel de la mujer y propugnar la igualdad de derechos entre géneros, lo cual ha contribuido para cambiar numerosas mentalidades al respecto. No obstante, el machismo todavía es palpable y representa un gran problema para las parejas, pues ese tipo de hombres tienen ínfulas de superioridad ante sus mujeres y quieren mantenerlas “pisoteadas” en cada ámbito.

A pesar de ello, muchas aceptan y apoyan las expresiones machistas por haber sido criadas en el marco de esa cultura. De hecho, hay quienes sostienen que una mujer alcanza su plenitud cuando se casa y se convierte en ama de casa para atender a su esposo e hijos, peero… ¿Crees que sea beneficioso compartir tu vida con alguien que te discrimina por ser mujer?

El machismo castiga cualquier comportamiento que considere como signo de debilidad o de igualdad ante la mujer; es decir, entre los mismos varones existe una represión para autoimponerse patrones de comportamiento bajo la amenaza de ser excluidos de la comunidad masculina si no los cumplen y esto solo ayuda a fortalecer sus absurdas teorías.

Los tipos de machismo capaces de afectar tu relación de pareja son fáciles de reconocer, en las siguientes líneas te los presentamos con sus características ¡Lee con detenimiento!

Tipos de machismo según la causa inmediata

El trasfondo del machismo incluye elementos culturales, económicos y políticos que nos colocan en desventaja. Sus diferentes causas son:

CAUSAS RELIGIOSAS, ya que diversas religiones contienen en sus textos sagrados mandatos que son interpretados de forma literal y ocasionan que las personas piensen que la mujer debe permanecer en una posición exclusiva de subordinación al hombre, en un rol de “apoyo cuyo poder de decisión sólo atañe a asuntos domésticos”.

También existe el MACHISMO POR TRADICIÓN que va más allá de la religión y puede ser expresado incluso a través de personas ateas que se enfocan en ver el valor positivo de “lo que se ha hecho siempre” y el común denominador. Por ejemplo, Muchos esperan que al iniciar una vida en pareja la mujer renuncie a su éxito profesional para cuidar del hogar y la familia. De igual forma, es visto como tradición que la fémina sea la que lave, planche, cocine o limpie la casa porque ellos consideran que les resta virilidad.

En ese mismo renglón, se encuentra el MACHISMO POR MISOGINIA, uno de los más evidentes y con un discurso agresivo hacia nosotras. Es común en las personas misóginas su odio hacia las mujeres, por lo que las tratan de forma discriminatoria sin razón específica para hacerlo, su visión simplemente se fundamenta en resentimientos y malas experiencias personales.

Este tipo de machistas puede llegar a los insultos, vejaciones o humillaciones a su pareja en el entorno familiar o en la calle por cualquier motivo sin importarle hacerla pasar un mal rato y que los demás se enteren de sus malos tratos.

Y aunque no lo creas, hay un MACHISMO POR DESCONOCIMIENTO que se genera en las personas por estar expuestas al punto de vista de muchas mujeres, o por haber crecido en un entorno con pensamientos muy cerrados más allá del acentuado tradicionalismo. A ellos se les dificulta empatizar con mujeres y reconocerlas como seres humanos con los mismos derechos.

Tipos de machismo según el grado de violencia

Sin dudas, el machismo siempre causa violencia que puede variar de física a psicológica y se divide en tres categorías:

Ese que lleva a la agresión de las de mujeres por el hecho de serlo se denomina MACHISMO DE CONFRONTACIÓN FÍSICA. En estos casos, la consecuencia más palpable es el femicidio, pero existen muchas.

Por otra parte, Las actitudes de condescendencia y permisividad hacia las personas que agreden a las mujeres por el simple hecho de serlo determinan el MACHISMO POR LEGITIMACIÓN DE LA VIOLENCIA. Esa forma de ver las cosas refuerza la impunidad de los crímenes machistas, acepta esas agresiones como normales y todos sabemos que son completamente reprochables, pues “a la mujer ni con el pétalo de una rosa”.

Por último, queremos hablar del MACHISMO PATERNALISTA, que caracteriza al hombre por ser el típico sobreprotector con la pareja. Su actitud podría interpretarse como de buena intención, pero esconde trasfondos sexistas asentados en que “la mujer debe ser protegida por el hombre”.

En este sentido, los machos anulan la autonomía y libertad de elección que tenemos las mujeres. Como por ejemplo, los que vigilan constantemente a sus esposas y hacen notar desconfianza en ellas para valerse por sí mismas, algunos se permiten salir de parranda con sus amistades y llegar a altas horas de la noche, pero se oponen a que sus parejas hagan lo mismo y, además, ponen límites a su cónyuge respecto a la vestimenta o maquillaje a utilizar para que “No les falten el respeto”.

Cada uno de los comportamientos expuestos hacen a un hombre machista y capaz de causar severos daños (físicos y psicológicos) a sus parejas, así que te recomendamos que si apenas estás estableciendo relación con alguien, te enfoques en conocerlo bien antes de involucrarte más para evitar encontrarte con ese tipo de sorpresas.

Pero si ya vives con un “machista de nivel” debes fortalecerte en muchas áreas para ser capaz de tomar decisiones en tu beneficio, exprésate cómo te sientes con su actitud y si no se muestra receptivo busca ayuda psicológica, apoyo familiar e incluso asistencia legal de ser necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

https://www.instagram.com/womelish/