MENU

Comentarios (0) Bienestar, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

¿Te gustaría salir de tu zona de confort?

Según la psicología, se denomina “zona de confort” al estado mental en el que nos mantenemos pasivos e inactivos en cuanto al transcurso de nuestra vida. Estando en ella nos volvemos rutinarios, aburridos, desmotivados y estancados en determinada situación con miedo a salir de ese espacio que nos proporciona cierta seguridad y estabilidad. Generalmente esta actitud desencadena o es desencadenada por ciertos tipos de depresión o ansiedad que nos sumergen en la apatía y conformismo.

¿Te gustaría salir de tu zona de confort? En la actualidad con el auge del coaching y desarrollo personal, diversos especialistas, libros y terapias contribuyen a que asumamos riesgos y nuevas experiencias. Las Redes Sociales también se han encargado de difundir bastante este concepto, el hecho es que al analizar cuáles son los motivos por lo que debemos atrevernos, automáticamente nos inspiramos y sin darnos cuenta estamos dando el primer paso.

¿Cuándo salir?

Pueden enumerarse varios motivos o momentos que nos empujan a querer salir de “la zona”, por ejemplo la crisis económica debido a un empleo que no cubre las necesidades básicas, insatisfacción personal en una relación que no nos hace del todo felices o sencillamente el querer expandir nuestro conocimiento y crecer profesionalmente. Estos son algunos indicadores que pueden estar diciéndonos ¡Sal ya!

 ¿Por qué salir?

Si somos o estamos complacidas y satisfechas con el estilo de vida profesional, personal y familiar que llevamos, nos gusta nuestro entorno y nos sentimos plenas en todos los aspectos, probablemente no apliquemos para incluir o generar un cambio drástico en nuestra cotidianidad. De hecho el hacerlo sería contradictorio.

Pero si por el contrario estamos desanimadas, insatisfechas, con necesidad de encontrar el rumbo para alcanzar nuestros sueños, desarrollar nuevas habilidades o conocer otras personas y lugares, es necesario dar el salto. Esta es una decisión muy personal e introspectiva por lo que requiere madurez y enfoque.

Las razones básicas de por qué debemos salir de la zona de confort están en los muchos beneficios que esto aportará a nuestra vida:

  • Proporciona la fortaleza que nos ayudará a enfrentar la inseguridad y los miedos comunes que aparecen cuando emprendemos algo nuevo.
  • Estimula la creatividad necesaria para contrarrestar la monotonía y para asumir nuevos retos.
  • Fortalece la autoconfianza que necesitamos para determinar los objetivos y volvernos más positivas.
  • Te hace sentir más joven puesto que ves los riesgos como algo que aporta esa adrenalina que nos hace sentir más vivas.

¿Cómo salir?

Después que decides al fin salir de tu zona de confort viene la pregunta: ajá y ¿Cómo lo hago? Al principio puede parecerte un poco difícil, te tocará seguramente enfrentarte a las opiniones ajenas y a las críticas, pero luego que tomamos la decisión nada podrá detenernos.

Para empezar debemos exigirnos y desafiarnos constantemente, utilizando la incertidumbre y los miedos como trampolín o estímulos que nos aporten emoción y pasión.

Así mismo tenemos que llevarnos la contraria, ya que si queremos un cambió no podemos seguir haciendo las cosas como las veníamos haciendo.

También ayuda que intentes cambiar detalles que parecieran insignificantes como el estilo de ropa que usas, la decoración de tu casa o los sitios que frecuentas.

De la misma manera evita las excusas que normalmente te planteas para no hacer equis cosa, asume la postura de conocer personas totalmente nuevas y que piensen diferente a ti, involucra a tus familiares y amigos en tu nueva faceta y apóyate en la espiritualidad como aliada en actividades como el yoga o la meditación.

¿Quieres salir de tu zona de confort? Seguro que luego de haber leído todas estas señales querrás hacerlo desde ya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

https://www.instagram.com/womelish/