MENU

Preocupación
Tag Archive

Señales de que estas muy estresado Estrés Salud Enfermedad

522

¿Es hambre o ansiedad?

Belleza, Bienestar, Foodie, Lifestyle, SE BELLA

septiembre 1, 2017

Que nos den repentinos antojos o inexplicables bajones de apetito, puede deberse a varios factores pero uno de los que quizás no tomamos en cuenta es el de la ansiedad. Es decir, nuestro estado emocional influye sobremanera en la relación que llevamos con la comida ya que tanto las emociones, como la sexualidad y el hambre son reguladas por el hipotálamo y por ende, si tenemos la mente saturada de tristeza, angustia o preocupación, las demás funciones que regula esta parte del cerebro se verán afectadas.

En cuadros depresivos lo más natural es que las ganas de comer desaparezcan pues es como si tu cuerpo te dijera que ya no tiene ganas de vivir y que ya nada le es placentero. En cambio cuando permanecemos preocupadas y angustiadas tendemos más a querer saciar esos sentimientos a través de la comida, llenando vacíos internos mediante los alimentos que nos aportan una relajación o distracción pasajera.

Tanto el querer atragantarse de comida como la repulsión a esta son las dos caras que pueden incluso esconder algún tipo de depresión a mayor o menor escala. Digamos que es un círculo vicioso con una causa que aún no está bien definida, por eso que en ocasiones quieres comerte todo lo que esté a tu paso, luego te das cuenta que exageras, te arrepientes y no te provoca consumir nada, pero cuando se te olvida empiezas a cargarte poco a poco de estrés y empieza de nuevo la espiral.

Lo más probable es que las personas que comen por ansiedad hayan desarrollado este trastorno a lo largo de su crecimiento. Seguramente aprendieron a encontrar placer, relajarse o liberar tensión sólo frente a un plato de comida.

Señales de que estás comiendo por ansiedad

  • Todo el tiempo estás pensando en comer, aunque acabes de hacerlo.
  • Te preocupan tus hábitos alimenticios porque sabes que lo estás haciendo mal.
  • Vives comparando tu físico con el de los demás
  • En momentos de nervios o aburrimiento corres a buscar algo de comer.
  • Te sientes culpable cuando comes.
  • Buscas evadir el tema de las dietas o ejercicios.
  • Comes más rápido que los demás.
  • No sabes cuando es hambre o antojo
  • Te da sueño después de la comida.

El método más efectivo para dejar de utilizar la comida como instrumento para tranquilizar tu ansiedad, es buscar el equilibrio físico y emocional. Desarrolla hábitos que reformulen tu relación con la comida, ponte en forma, comienza las clases de Yoga ¡utiliza todas las herramientas que estén a tu alcance para relajarte! Sólo así volverás a disfrutar cada platillo por sus sabor y no para calmar el estrés.

Leer Artículo

491

5 pasos para sacar la negatividad de tu mente

Bienestar, Dilemas, Lifestyle, SE BELLA, SE CULTA, SE TÚ

agosto 7, 2017

La culpa y la preocupación son sólo dos de las muchas emociones negativas que azotan la mente de cada vez más personas en el mundo. Estos sentimientos básicamente han sido desarrollados a lo largo de nuestra vida como producto de una infancia llena de exigencias y perfeccionismo, se manifiestan en la adultez con estrés y ansiedad generalizada que afecta directamente nuestro bienestar físico y emocional.

El sentimiento de culpabilidad por haber cometido algún error o por no haber realizado determinada tarea o acción, al igual que la preocupación enfermiza por el futuro, son emociones negativas que limitan nuestra capacidad para disfrutar el presente y nos inmovilizan ante las situaciones de adversidad.

Tanto la culpa como la preocupación, deberían ser usadas como herramientas de aprendizaje para corregir conductas y buscar soluciones.

El verdadero peligro de tal negatividad en tu mente es que te impide ser feliz debido a que te mantiene estancada en un estado de tiempo contrario al real, es decir, por cosas que ya sucedieron o que aún no han sucedido. En este sentido, vivimos en una sociedad que carga permanentemente una culpa a cuestas y que se autocastiga alejando su atención del futuro que desea construir.

 Saca la culpa

Sabemos que el pasado no podrá cambiarse aunque te sientas muy mal por él y si aún no lo aceptas, comienza por hacerlo si quieres erradicar la culpa de tu mente. Para cambiar el pensamiento negativo y manipulador de la culpabilidad, tienes que dar los siguientes 5 pasos:

1.Deja de castigarte y acepta lo que pasó:

Vive el presente y disfrútalo, en el momento indicado buscarás una solución acertada a lo que pasó, pero por ahora castigarte no te garantiza que no cometerás el mismo error.

2.Fija momentos para buscar soluciones:

Deja de mantener en la mente durante todo el día ese asunto que necesitas revertir o enmendar. Probablemente sientes culpa por estar evitando alguna responsabilidad, así que fija el día, y hasta la hora en que te ocuparás de ello.

3.No dejes que te manipulen:

Pasa que nos encontramos con personas que nos manipulan a través de la culpa que sentimos, respeta tu decisión de no auto castigarte y reflexiona acerca de si tu actitud está aportando cosas positivas o negativas a tu vida.

4. Acéptate:

No tienes porqué gustarle a todos los demás, ni tú, ni tu comportamiento podrá satisfacer al mundo entero. Que tu felicidad y armonía espiritual sea la prioridad, no el darle gusto a tu entorno.

5.Anota:

Llevar anotaciones acerca de las cosas que te hacen sentir culpable es bastante útil precisamente para dejar de estarlo. Deja por escrito porqué, cuándo y quién te produce ese sentimiento es necesario para analizarlo y sustituirlo.

Saca la preocupación

Al igual que la culpa por el pasado, la preocupación por el futuro tiene el poder de robarnos el presente. La ansiedad y el miedo por lo que vaya a pasar no tiene que quitarte el sueño, así que con estos 5 pasos trabajarás más el hoy viendo el mañana como una consecuencia:

1.Acciona:

No te quedes parada cuando sientas que debes ocuparte de alguna situación, más bien ocúpate pues para la preocupación el mejor remedio es la acción.

2.Ubícate:

Sabes que es hasta ridículo preocuparse de más por cosas que aún no han pasado y que quizás no vayan a pasar. El 95% de las cosas negativas que pensamos realmente nunca suceden, así que pregúntate ¿Preocuparme cambiará lo que pueda o vaya a pasar?

3.Agenda tu preocupación:

Pon en tu agenda un tiempo determinado para preocuparte, digamos 10, 20 o 30 minutos en el día. Que sea sólo en ese rango de tiempo en el que te preocuparás y ocuparás por eso que está dando vueltas a tu mente.

4.Redacta una lista:

Haz una lista de todas tus preocupaciones ¿Con que finalidad? Pues al paso del tiempo la revisarás y te darás cuenta que muchas de esas cosas que te preocupaban nunca sucedieron o que no eran tan graves.

5.Repasa:

Analiza en qué te ocupaste anteriormente para deshacerte de una preocupación, cómo lo hiciste y en qué momento. Quizás esas mismas estrategias te puedan servir ahora.

El tema cultural tiene mucho que ver con nuestras culpas y preocupaciones puesto que en algunas culturas es mal visto el “no preocuparse” o que no te afecten ciertas cosas, al igual que castigarse por errores cometidos. Igualmente se cree que si de verdad nos importa algo o alguien debemos demostrarlo y expresarlo mediante la peocupación o la cupabilidad si hicimos algo mal, pero ¿realmente valdrá la pena sacrificar nuestro bienestar emocional por el qué dirán? En la respuesta encontrarás la solución a tus males y sacarás a negatividad de tu mente.

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/