MENU

mama
Tag Archive

274

¿Maternidad tardía? Si es posible

Bienestar, Lifestyle, Ser Mamá

mayo 27, 2018

Hace muchos años, lo común y la norma era que una mujer se casara y tuviera hijos muy joven, si alguna no lo hacía de esta manera era considerada una transgresora de las normas establecidas por la sociedad.

Pero ya los tiempos han cambiado e incluso muchas mujeres toman la decisión de no tener hijos, tenerlos solas o pasados los 30. Últimamente se ha visto como la tendencia de la maternidad después de los 35 años, incluso, un estudio realizado en Buenos Aires reveló que el promedio de edad de las madres primerizas supera a los 30 y según datos del Instituto Nacional de Estadísticas, en España este promedio es de 32,2 años, además, un 30% de las mujeres dan a luz a su primer hijo después de los 35 años.

Ser madre luego de los 35 años tiene muchas ventajas, por supuesto, puede ser más difícil quedar embarazada a esta edad que a una edad temprana, pero al tener en la treintena más madurez emocional, estabilidad económica y sentimental le dan a la madre una gran ventaja.

– Mejora las habilidades mentales. Según publicado en el Journal of the American Geriatrics Society, las madres con más de 35 años y primerizas obtuvieron mejores resultados en pruebas de agudeza mental, búsqueda de solución de problemas y capacidad verbal.

– Madres pacientes. Según algunos estudios realizados en Dinamarca, las madres con más edad son menos propensas a imponer castigos y gritarle a sus hijos.

– Estabilidad económica. A esta edad las mujeres generalmente tienen ya estabilidad profesional y por ende económica. Esto les permite criar a sus hijos sin ningún contratiempo y con mayor tranquilidad.

– Madurez. En la treintena una mujer ya está más madura para enfrentar cualquier tipo de situación y esto incluye la maternidad. A esta edad se tiene una mejor perspectiva de las cosas y las preocupaciones se priorizan de mejor manera, las madres son más flexibles y esto crea una crianza alegre y sana.

– Más confianza. Una mujer de más de 35 tiene una mejor perspectiva de ella misma y de todo lo que pueden lograr, por lo tanto tiene más seguridad en todas las decisiones que toma. Toda esto repercute de manera positiva al momento de criar a sus hijos.

– Una vida más sana. Luego de los 30, las mujeres estamos más conscientes de nuestra salud, de lo que comemos, de cómo vivimos y eso nos lleva a tener una vida más sana. Obviamente eso afecta positivamente en la manera de criar a un bebé.

¿Estás pensando en tener un bebé y sientes que ya es tarde? No lo es, al contrario, estás en tu mejor momento para embarcarte en ese maravilloso viaje que es la maternidad.

Leer Artículo

550

Consejos si estás buscando un bebé

Bienestar, Lifestyle, Ser Mamá

junio 7, 2017

La mayoría de las mujeres en edad fértil comienzan a cuidarse cuando ya saben que están embarazadas, lamentablemente esto aumenta las posibilidades de que el embrión no se desarrolle sanamente ya que en las primeras semanas es cuando se aparecen las estructuras fundamentales del bebé. En este sentido, la planificación familiar juega un rol determinante en la salud del niño tanto como de la madre.

Cuando una pareja decide comenzar la búsqueda de un bebé, debe modificar ciertos hábitos o conductas de su cotidianidad para garantizar que tanto la gestación como el nacimiento, se den satisfactoriamente. Los futuros padres deben tomar en cuenta algunos consejos básicos para que el embarazo desde su comienzo, sea saludable y seguro, de hecho asistir a un consulta preconcepcional es la mejor opción ya que se contará con la ayuda de un médico durante todo el proceso.

Al llegar a un consultorio con la decisión de convertirse en padres, el profesional realizará la historia clínica de cada uno, valorará sus antecedentes, factores de riesgo y condición física, la idea es prever las posibles complicaciones que se puedan dar durante el embarazo.

  • Sustancias tóxicas

Si alguno o ambos en la pareja tiene algún vicio como el consumo de alcohol y tabaco, inmediatamente debe dejarlo ya que las sustancias tóxicas que se ingieren, aumentan las probabilidades de abortos, bebés prematuros o deficientes de peso.

Se estima que fumar antes y durante el embarazo, es una de las principales causas de enfermedades como el asma, bronquitis y dificultades para respirar en los niños. De la misma manera el alcohol está asociado a malformaciones fetales.

Igualmente, se deben tomar las previsiones necesarias si por cuestiones de trabajo, están expuestos a productos químicos o radiaciones que puedan afectar la gestación.

  • Enfermedades

Si la mujer padece algún padecimiento, incluyendo los crónicos, se recomienda analizar qué tipo de medicamentos usa y si es necesario ajustarlo o cambiarlo. Para esto los únicos capacitados son los médicos tratantes, que son quienes determinan el factor de riesgo en la gestación.

Por otro lado, un diagnóstico temprano y pertinente de enfermedades de transmisión sexual, es necesario para evitar un parto prematuro o que el bebé se infecte en el vientre o al momento de nacer.

En la consulta preconcepcional, debe comunicarse las patologías que presentan los miembros de la pareja.

  • Automedicación

En ningún caso es bueno automedicarse, muchísimo menos si se está buscando un bebé. Por más tonto que parezca, antes de consumir cualquier tipo de medicamento, así sean vitaminas, lo mejor es consultárselo al ginecólogo ya que no sabemos qué reacciones puede generar en nuestro cuerpo.

En ocasiones se cometen errores que parecen inofensivos, pero que atentan directamente contra la gestación, hacerse radiografías o una depilación láser pueden causar malformaciones en el feto.

  • Alimentación

Siempre debemos procurar alimentarnos de manera balanceada, pero si queremos quedar embarazadas, nuestra dieta tiene que estar compuesta obligatoriamente, por mucha frutas, verduras, legumbres y fibra, así mismo proteína animal como carne, pollo y pescado. También se debe evitar la ingesta de grasa, exceso de azúcar y productos procesados.

Los platos deben ser preparados al vapor, horneados o a la plancha preferiblemente. Lo que se busca es tener todos los nutrientes y evitar el sobrepeso antes de quedar en cinta.

  • Vitaminas

Es aconsejable tomar ácido fólico y yodo desde unos meses antes de la concepción puesto que el primero previene los defectos del tubo neural y la espina bífida en el bebé y el segundo desarrolla su sistema neurológico. En la dieta diaria podemos conseguirlo en alimentos verdes como el brócoli y lechuga al igual que en las frutas cítricas y los cereales; el yodo en el pescado y la leche.

Los expertos recetan 400 mg diarios de ácido fólico antes del embarazo y durante el primer trimestre.

  • Ejercicios

A menos que exista una causa médica que lo prohíba, deportes suaves y de bajo impacto que no requieran saltos o peso, como las caminatas, natación, yoga, pilates o baile, están recomendados durante el embarazo puesto que funcionan como método de relajación y liberación de la tensión normal en esta etapa. Además su práctica trae beneficios a la hora del parto ya que mejora la flexibilidad y la resistencia en la mamá.

Antes y durante de encaminarnos en la maravillosa experiencia de convertirnos en madres, debemos también hacer a un lado el consumo de café o bebidas estimulantes. Si eres de las que no puede vivir sin cafeína, limita su consumo a sólo 200 ml diarios.

Traer un bebé al mundo no es cuestión de juegos ni improvisación. Los padres deben tomar conciencia acerca de esta gran responsabilidad y tomar medidas de prevención de enfermedades relacionadas a la concepción, siempre de la mano de los que saben, es decir, los médicos especialistas.

Leer Artículo

466

Signos del autismo que no debemos ignorar

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

mayo 18, 2017

Para una madre, confirmar que su hijo padece TEA (Trastorno del Espectro Autista) es muy difícil de asimilar debido a las características propias del trastorno. Durante los primeros meses los padres disfrutan la enorme felicidad de tener un bebé que se desarrolla como los demás, sin embargo a medida que el niño va creciendo, se comienzan a notar en sus rasgos de personalidad, ciertos vestigios de agresividad e inquietud fuera de lo común que, como es normal, generan dudas en la familia y en muchos casos supone el inicio de un peregrinaje en busca de un diagnóstico fiable.

El Trastorno del Espectro Autista es la terminología con que se conoce a una serie de dificultades y alteraciones que afectan el desarrollo infantil. Consiste principalmente en la dificultad para interrelacionarse social y comunicacionalmente. A pesar de no tener cura, mientras más rápido es detectado mejor pronóstico se tiene del paciente.

Es congénito

No existen razones específicas para que un bebé nazca con este trastorno, aunque hay teorías no comprobadas que aseguran que se establecen causas multifactoriales tales como genética, hereditarias, metabólicas, físicas y tóxicas entre otras. A pesar de no estar demostradas del todo, parece existir cierta base neurológica en el desarrollo de esta enfermedad y en los procesos bioquímicos básicos, también se han ubicado excesos de secreción de serotonina en estudios realizados a pacientes.

Los resultados definitivos se reciben alrededor de los 2 años de edad y cae como balde de agua fría cambiando toda la vida de la familia de un golpe. No todo será como se soñaba y el derrumbe emocional que recae en los padres suele producir reacciones como tristeza, desencanto, ira o desesperación. También se puede observar rechazo o sensación de haber fracasado, fractura del núcleo familiar y en un peor panorama, desentendimiento por parte de miembros del núcleo.

¿Cómo reconocer a un niño autista?

Ningún niño presenta todos los síntomas del autismo juntos. Sin Embargo existen ciertos aspectos generales que a continuación presentamos.

Desafíos con el habla:

  • Presentan desarrollo tardío del habla o pierden habilidades comunicativas que ya habían aprendido.
  • Repiten sonidos, palabras o frases particulares simplemente por tener la satisfacción de decirlas incansablemente (Ecolalia). Suelen se escogidas fuera de contexto y suelen elegir voces grabadas que escuchan en comerciales de tv, sonidos de aplicaciones, anuncios del metro o ascensor.
  • Hablan con frases pre-aprendidas en lugar de desarrollar nuevas.
  • Tienen una entonación inusual que copian de donde lo han escuchado, el tono de voz usado por altavoces, por ejemplo.

Desafíos con la socialización:

  • Evitan el contacto visual directo, no miran los ojos de la gente y esto impide saber si están prestando atención o si han escuchado algo de lo que se les ha dicho.
  • No responden a llamados, vagan de aquí para allá mientras se les habla o se trata de iniciar un juego.
  • Tienen problemas para hacer amigos, no saben participar en actividades grupales, muestran desinterés y hasta temor de conocer a otros niños.
  • Son celosos con el espacio personal, lo demarcan y no son conscientes de estar enojados o reaccionar abruptamente cuando alguien entra en él.
  • Los niños con autismo a menudo tienen formas rígidas y repetitivas de usar sus juguetes, los utilizan de forma limitada y presentan desinterés de hacer otra cosa con ellos, ejemplo: Abrir y cerrar repetidamente la puerta de una casa de muñecas en vez de jugar con la muñeca.

Comportamiento

Los niños que padecen autismo, presentan dificultades con el procesamiento sensorial, soliendo recurrir a autoestimulación repetitiva para relajarse (balancearse, aplaudir sin parar, chasquear los dedos) Son altamente atraídos por experiencias visuales, su atención es estimulada por objetos giratorios como ventiladores, ruedas, luces parpadeantes y ciertos colores en movimiento. Al presentar torpeza en la coordinación mano-ojo, tienen dificultad para resolver exactamente donde están los límites de su cuerpo.

Generalmente sufren de altos niveles de ansiedad aunque no siempre son capaces de comunicarlo y cualquier acción puede desencadenar una reacción violenta en ellos. Son obsesivos con temas de conversación o acciones, si el niño puede hablar fácilmente dedica horas a charlar exclusivamente de un tema limitado.

Si sospechas que tu hijo pueda tener autismo por presentar varios de estos síntomas, el primer paso es buscar tempranamente un diagnóstico profesional. Puede parecer desalentador y muchas madres suelen “dar un tiempito” para ver si “se ponen al día”, pero realmente lo mejor es consultar a un pediatra lo más pronto posible. La ayuda especializada facilitará la vida del pequeño y de su entorno familiar dándole así mayores expectativas a futuro. No es fácil, el camino es largo, peor con amor todo es posible y el amor de madre es el más grande de todos.

Leer Artículo

613

Ser mamá sin dejar de ser mujer es posible y te diremos cómo

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

marzo 29, 2017

Poder compaginar los roles de madre, profesional y mujer es el sueño de todas, pero para lograrlo es necesaria mucha fortaleza, paciencia y convicción puesto que en ocasiones la cosa se torna un tanto difícil, es por ello que vemos mamás sumamente agotadas, desmotivadas, con sobrepeso y estrés crónico. Todo radica en el estilo de vida que se lleva a partir del nacimiento de nuestro hijo, eso es lo que se debe modificar para alcanzar el equilibrio y satisfacer todas y cada una de nuestras facetas.

Jhon Maxwel, coach de liderazgo dice: “nadie puede dar lo que no tiene” y en referencia a esta frase podemos decir que si en nuestra cotidianidad no existe un balance, coordinación y cuidado sobre nosotras mismas, no podremos desempeñarnos efectivamente en las diferentes tareas que conlleva ser mamá. Tenemos que dejar de cometer el error de sacrificarnos en cuerpo y alma queriendo ser las madres modelos ya que eso inclusive afecta negativamente nuestra salud.

Las reglas básicas para no perder nuestra esencia y ser madre y mujer al mismo tiempo son las siguientes:

Buscar tiempo a solas

No es cuestión de si se puede o no, es cuestión de generar un espacio de tiempo dedicado para ti como necesidad vital en tu equilibrio emocional ya que, de no hacerlo, corres el riesgo de colapsar e incluso caer en depresión.

¡Deja las excusas! No tienes porqué sentirte culpable de regalarte un break. Comienza a distribuir mejor tus responsabilidades para que te dé chance de hacer algo que te guste, mimarte o consentirte. Aquí la idea es que no pierdas tus roles de madre, ama de casa, trabajadora y mujer. Planifica actividades sencillas o más elaboradas para tu disfrute, como ir a la peluquería, hacer ejercicios, dedicarle una hora a tu proyecto personal o planear unas vacaciones al destino que desees.

Maximizar tus recursos

Hacer mucho con lo poco que tengas, incluido tiempo, presupuesto o espacio. En ocasiones nos complicamos por las altas expectativas que de pronto, en ese momento, cuando eres madre no son tan fáciles. Por ejemplo, quieres ponerte en forma pero tu bebé está muy pequeño y te da miedo dejarlo con alguien más, la solución para estar satisfecha en ambos aspectos podría ser buscar rutinas caseras, adaptar un espacio de tu casa como Gym improvisado o contratar un entrenador personal.

Sé feliz con lo que tienes y disfruta esta etapa. Los niños serán pequeños solo una vez, de hecho crecen muy rápido así que aprovecha el tiempo.

Buscar aliadas

Para poder regalarnos un tiempo a solas, salir en pareja, con amigos o sencillamente descansar, necesitarás de aliadas con quien intercambiar tareas y planificar turnos para cuidar a los niños. Familiares, amigas u otras madres que también quieran un break de sus responsabilidades. Un día tú y un día ellas, ese sería un buen acuerdo ganar-ganar para todas las partes.

Claro, debe ser alguien de confianza para estar tranquila al dejar a tu hijo, pero en líneas generales esta es un excelente opción a considerar.

Ser creativa

La creatividad dentro de la maternidad es muy útil para aprovechar cada segundo disponible con los niños, mientras trabajas o cuando estás sola. De la misma manera es imprescindible si queremos planificar actividades para satisfacer todas nuestras necesidades. Por ejemplo, mientras esperas que tu pequeño salga de su deporte o escuela, vete a la peluquería, siéntate a leer el libro que te interesa, dibuja o medita.

Metas y proyectos

Las personas exitosas tienen muy claras sus metas, en el caso de las mamás multifacéticas, esta característica debe estar mucho más arraigada si queremos desempeñar todos los roles y concretar nuestros proyectos. Al tener planteado qué queremos hacer con nuestra vida y cómo deseamos que sea nuestro futuro, nos será más fácil trabajar en ello y estaremos  automotivándonos constantemente.

Es normal que queramos hacer muchas cosas a la vez pero necesariamente debemos enfocarnos y priorizar una meta por cada aspecto siendo lo más específica que podamos, escríbiéndolas y buscando inspiración.

Cuidado personal

El 30% de los kilos ganados durante el embarazo se eliminan en el parto y el resto queda almacenados en el cuerpo para que nos encarguemos, nuestra fisionomía sufre cambios inevitables. Es aquí cuando prácticamente todas queremos recuperar la figura y al hacerlo, nos sentimos más saludables, con mayor energía y por supuesto, más atractivas. Se trata de no descuidarnos física ni espiritualmente debido a que en ocasiones las mujeres hacemos a un lado el cuidado personal porque vemos con prioridad la atención de los hijos, pero resulta que ambos aspectos influyen poderosamente en nuestro estado de ánimo.

Incluir rutinas de ejercicios, por más sencillas que sean, y adecuarlas a nuestro espacio de tiempo disponible, llevar una alimentación balanceada y consentir un poco nuestra imagen, debe ser casi una obligación para todas las mamás.

Relación de pareja

De por sí las relaciones de pareja cambian con la convivencia diaria, muchísimo más luego de tener hijos. Después de dar a la luz, los enamorados deben trabajar extra para mantener la llama del amor intacta, la mamá por su lado no puede permitir que la rutina o el exceso de atención a los hijos acabe separándolos y para ello debe cultivar los detalles, la sensualidad y la intimidad.

Se trata de incluir en el día a día actividades o momentos para el compartir en pareja y no dar por sentado que el amor siempre estará ahí pase lo que pase.

Ejercer el rol de madre es una gran responsabilidad que requiere de disposición, energía y planificación. La hermosa experiencia de la maternidad no necesariamente debe anular las otras facetas que como seres humanos tenemos derecho a explorar. No es fácil pero si es posible cubrir cada necesidad física y espiritual que tenemos como mujeres al mismo, sólo se necesita determinación y un poco de ayuda pero ¡Sí se puede!

Leer Artículo

508

Cómo cultivar la igualdad de género desde la niñez

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

marzo 22, 2017

Los niños son unas esponjas que absorben TODO lo que ven y más en el seno de su hogar. Es por ello que debemos prestar especial atención en cómo nos comportamos delante de ellos y cuál es el ejemplo que le damos. Es determinante que como padres los eduquemos en base a lo que queremos que sean en un futuro, y obviamente todo papá quiere que su hijo sea una persona de bien, como dicen los abuelos.

Evitar todos los tipos de maltratos o trato discriminatorio, palabras ofensivas o expresiones negativas es la premisa cuando se tienen pequeños en casa. La idea es que estos no vean estas costumbres como algo normal y crean que así deben ser las cosas, todo lo contrario, procuremos generar espacios de armonía e igualdad en el proceso de aprendizaje y desarrollo durante su niñez.

Erradicar los estereotipos

Atrás quedaron esos estereotipos de las niñas princesas y los niños guerreros o las mujeres de la casa y los hombres de la calle. Todos estos y muchos otros son patrones establecidos socialmente que contribuyeron a que todavía nosotras estemos librando una batalla en contra de la misoginia y discriminación.

Lo importante es que las nuevas generaciones desde pequeños vayan entendiendo que el género femenino y el género masculino sólo se diferencian por la fisionomía corporal, de resto ambos tenemos las mismas capacidades, aptitudes y atributos que respetar.

Es muy común que a las niñas desde pequeñas se les diga de manera explicita o subliminalmente que necesitan a un hombre al lado para tener éxito en la vida, las aupamos a que crean que su misión al crecer es buscar un buen esposo y ser mamá para estar realizadas, en vez de fomentar en ellas valores de independencia, perseverancia, emprendimiento y autonomía.

Por su parte a los niños les enviamos constantemente mensajes que los motivan a ser rudos, fuertes, insensibles y medir su hombría de acuerdo a la cantidad de niñas que enamoran. En esto hasta los medios de comunicación son partícipes. Es necesario que ellos sepan también que pueden ser sensibles, que no hay trabajos o profesiones que los hagan más o menos hombres y que tengan la libertad de expresar sus sentimientos y elegir a qué se quieren dedicar.

Hablar sobre la diversidad sexual

Por cuestiones religiosas, culturales o de tradicionales, los padres evitan conversar con sus hijos acerca de la diversidad sexual. Esto hasta cierto punto es entendible ya que vivimos en un continente en el que el machismo aún está muy arraigado, sin embargo esto debe cambiar. La forma cómo se aborde el tema varía de acuerdo a la edad del pequeño, pero mientras haya la mayor naturalidad posible es mucho mejor.

Dejar claro qué, primero: nadie tiene el derecho de juzgar o censurar las decisiones de vida de los demás y segundo: que el amor debe seguir siendo el motor que mueve al mundo es trascendental para que los niños entiendan que no importa si la pareja es heterosexual u homosexual, lo que importa es el respeto y que sean felices puesto que amar se expresar de distintas formas independientemente de la raza, género o religión. Indiscutiblemente esto logrará que nuestros hijos sean más tolerantes y respetuosos.

Igualdad desde la casa

Si queremos sembrar valores positivos en nuestros hijos, en el hogar debe haber:

  1. Igualdad en las tareas y responsabilidades tanto en las niñas como en los niños. Estas no pueden ir relacionadas de acuerdo a su género. Ejemplo, las tareas domesticas como ayudar a recoger o lavar los trastes es obligación de ambos al que cambiar los bombillos.
  1. Herramientas didácticas que contribuyan a ejemplificar la equidad de los roles. Existen un montón de libros y juegos por edad que reafirman los conceptos de igualdad y respeto entre iguales.
  1. Cuidados en cuanto al material que consumen los pequeños. Debemos velar por mantenerlos alejados de películas, lecturas, programas o páginas Web que afiancen estereotipos o conductas discriminatorias.
  1. Libertad de expresión en torno a las opiniones emitidas. Ellos deben tener la confianza para expresar lo que piensan y creen, es ahí dónde tendremos una idea acerca de lo que hay que conversar o corregir si es el caso.
  1. Educación y orientación adulta o profesional si es necesario además de respeto para dirigirnos a ellos, por más pequeños que sean.

Está en nuestras manos el futuro del mundo mientras criamos a nuestros hijos y los valores de igualdad que cultivamos desde el hogar determinarán su comportamiento en el mañana. Prestemos atención al ejemplo que les damos, dediquémonos a fomentar la equidad, el respeto y la dolencia en ellos, practiquemos la solidaridad y seamos abiertos para aclarar sus dudas.

Leer Artículo

562

Mamás: Qué hacer para que el castigo sea eficaz

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

febrero 8, 2017

Toda conducta negativa de un niño que contravenga alguna orden dada previamente por los padres debe ser corregida a tiempo para que esta no se vuelva repetitiva en el pequeño, a esto se le llama castigo. Para aplicarlo de manera eficaz, no hace falta utilizar palabras ofensivas, gritarlos, criticarlos o repetirles una y otra vez lo que NO deben hacer, basta con asumir conscientemente las órdenes que se les darán y cuidar no maltratarlos verbalmente, de lo contrario obtendremos el resultado contrario.

Al castigar a un hijo se busca modificar o erradicar comportamientos, no satanizar su personalidad o aptitudes. Quizás como madres nos frustramos porque no hallamos la manera adecuada de corregirlo de una forma que ellos lo entiendan y que por supuesto surja efecto. Parece que les entra por un oído y les sale por el otro ¿Cierto? No todo está perdido, esto es lo que se debe hacer.

Para que el castigo sea efectivo:

  • Debe ejercerse por una conducta concreta y definida para que el niño sepa por qué lo están castigando y entienda lo que ha hecho mal. En este punto debemos expresar la razón específica sin dar lugar a confusiones, por ejemplo, si el hijo no realizó la tarea del día, le pegó a su hermano o contestó mal a sus papás. Nada de “por qué te portaste mal” o “por qué no haces tus tareas” esto puede confundirlo y generar en él una imagen de injusticia y arbitrariedad sobre ti. Te odiará más no te respetará.
  • Evita las descalificaciones como “niño malo” por ejemplo, ya que lo que se quiere señalar es una conducta, no a la persona. Si lo haces estarás restándole méritos a sus cualidades y el pensará que lo estás castigando por lo que es y no por lo que hace. Déjale bien clara la causa.
  • Un castigo no debe depender del estado de ánimo de los padres que lo aplican, si ese día andan de malas o lo dejan pasar si andan muy de buenas. Debe aplicarse siempre que aparezca la conducta a reprochar, de lo contrario el pequeño probará suerte a ver si ese día lo castigan o no.
  • Lo ideal es que el castigo se ejerza lo más rápido posible luego de la acción. Mientras más tiempo pase menor será su impacto en el chico. En este mismo sentido, evitemos aplicar el castigo en fechas o actividades posteriores como: “No saldrás en vacaciones” “No recibirás regalo en navidad” cuando falte mucho para tal día. Lo más probable es que ambas partes lo olviden.
  • Dale alternativas para que no vuelva a cometer el error por el que esta siendo castigado. La idea es reforzar lo positivo y no lo negativo. Por ejemplo, si el reproche va por durar todo el día pegado a la televisión, inscríbelo en un curso o algún deporte.

También debes tomar en cuenta:

  • Que el castigo no sea exagerado sino proporcional a la conducta que se quiere sancionar.
  • Que lo aplicas para modificar conductas negativas no para impartir justicia o vengarte.
  • No utilizar como herramienta de castigo aquellas actividades o valores que se quieren fomentar. Nada de quitarle el derecho a ir a su deporte o el libro que más le gusta.
  • Siempre potencia lo positivo y expresarlo verbalmente, es decir, no le digas “te castigo quitándote las vacaciones si sales mal en el colegio” dile más bien “gánate ese viaje trayendo excelentes calificaciones”.
  • Dale su premio si cumplió con lo acordado. Volvemos al ejemplo anterior, si trajo buenas calificaciones llévalo a vacacionar.
  • No lo amenaces con castigarlo si no lo vas a hacer o perderás autoridad en el niño.
  • Contribuye a que haya una buena comunicación sin secretos en la familia. La idea es evitar que el niño esconda alguna conducta por no tener la confianza de decírselo a sus papás.
  • Si lo que se está reprochando continúa luego del castigo, busca otra manera de castigarlo.
  • Establece fechas topes para que realice lo que le pediste.
  • Cuando tenemos varios hijos sus castigos deben ser individualizados de acuerdo a sus características.

Ninguna mamá castiga a su hijo porque se le antoja, siempre detrás de alguna corrección está la más genuina intención de fomentar en ellos una conducta positiva y de provecho. Aunque se nos arrugue el corazón, es nuestro deber velar porque su comportamiento sea el apropiado y que sus pasos sean firmes. Sí, en ocasiones debemos ser flexibles, pero la figura de autoridad siempre debe estar presente.

Leer Artículo

545

5 pasos para reanudar el sexo después de un parto

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

febrero 1, 2017

Indiscutiblemente la experiencia de convertirse en madre le cambia la vida a toda mujer, pero luego de dar a luz el cuerpo sufre diferentes cambios, que si no se manejan de la manera indicada, pueden afectar nuestra vida sexual. Además de estos, el factor emocional juega un papel importante, ya que algunas parejas postergan las relaciones íntimas mientras la mamá se acostumbra y se siente cómoda con su figura.

El primer mes del post parto, sobre todo si se sufrió desgarre o se tienen puntos de sutura, se debe manejar con especial tacto el tema de la sexualidad, ya que hay molestias, dolor e inflamación. Por otro lado, el agotamiento físico y la dedicación que requiere un bebé pueden crear distanciamiento entre el padre y la madre, es por ello que la comunicación se hace imprescindible.

Volver a tener relaciones sexuales luego del nacimiento de un hijo requiere mucha paciencia y comprensión. En un inicio las expectativas no deben estar tan altas porque probablemente se distraerán con el niño, por lo que es mejor ir poco a poco. De todas maneras estos son los 5 pasos para reanudar el sexo luego de un parto:

1.Espera el momento adecuado

¿Cuándo reiniciar la intimidad luego de dar a luz?

es una pregunta que todas las mamás se hacen. Si el parto es natural o mediante cesárea, igual se le debe dar un espacio de tiempo a sus órganos para que vuelvan a su estado natural y la mayoría de los médicos coinciden en que seis semanas es un tiempo prudencial, pero como cada cuerpo es diferente, lo mejor es acudir a tu ginecólogo.

Este proceso no sólo es físico sino también emocional debido a que la mujer se prepara mentalmente para retomar la intimidad, es por ello que la comunicación debe estar presente en todo momento. Hablar con la pareja acerca de sus temores, miedos y pena debido a los cambios que sufrió su cuerpo, es necesario para reafirmar la autoestima. Pueden comenzar con caricias, besos y sensaciones, no necesariamente deben concluir el coito, más bien ir paulatinamente acostumbrándose.

2.Diseña una nueva distribución de tu tiempo y atención

 En esta primera etapa de la maternidad tu bebé necesitará mucha atención y cuidados especiales que no debes hacer a un lado. Pero también es importante que no dejes olvidada a tu pareja ya que también necesita de ti tanto como tú de él. Busca la manera y el espacio para conversar y disfrutar de la intimidad emocional y sexual, de esta manera te recargarás de energía y fortalecerás el apoyo mutuo.

Lo normal es que el bebé esté en el cuarto de los papás y les de un poco de “vergüenza” o incomodidad mantener relaciones frente a él. Esta es una buena oportunidad para salir de la rutina haciéndolo en otros espacios de la casa mientras el pequeño esté dormido. Para ello la creatividad, el buen humor y la disposición son indispensables.

3.Ejercita tus partes íntimas

Luego de un parto es importante que comiences a ejercitar la musculatura pélvica para evitar incontinencia urinaria y fortalecer la zona, esto sin duda facilitará muchísimo más las relaciones íntimas. Antes de comenzar a practicar tu rutina, consulta con el ginecólogo cuáles son los ejercicios recomendados en tu caso y la manera de hacerlos correctamente.

Los ejercicios de Kegel por ejemplo, mejoran la circulación en la zona V cuando está inflamada. Lo mejor es que en cualquier momento del día (o durante todo el día) puedes realizarlos solo contrayendo los músculos de tu vagina como si quisieras interrumpir las ganas de orinar. Aprieta, cuenta hasta 10 y suelta. Repite el procedimiento  veces.

4.Conversen sobre posiciones y lubricación

Después del nacimiento muchas mujeres presentan resequedad o hipersensibilidad vaginal relacionada al cambio hormonal y a los niveles de estrógeno, mucho más si está dando pecho. En este caso se recomienda el uso de lubricantes y lo mejor es consultar con el especialista para saber qué tipo se debe utilizar y por cuanto tiempo.

De igual manera la pareja debe buscar nuevas posiciones que los satisfagan y que no generen demasiada presión en las áreas que aún están adoloridas o inflamadas. Así mismo los movimientos en un inicio deben ser suaves y a un ritmo lento. La mujer encima, el hombre sentado o tendida de lado, son algunas buenas opciones.

5.Buscar protección

Aunque la mamá no haya tenido su periodo luego de dar a luz, hay probabilidades de que salga nuevamente embarazada, es por ello que deben buscar métodos de anticoncepción junto a su médico de cabecera ya que ciertas condiciones y recomendaciones aplican para cada caso. En muchos países donde no hay acceso a los anticonceptivos, se utiliza la lactancia materna exclusiva que es un 98% eficaz.

Durante los primeros seis meses no se deben utilizar métodos hormonales combinados como el anillo vaginal, parche cutáneo o píldora ya que los estrógenos pueden hacer efecto en la producción de leche materna. Así que lo ideal es buscar ayuda profesional.

Una nueva oportunidad

Desde el punto de vista emocional, físico, espiritual y hasta sexual, tener un bebé genera muchos cambios que se convierten en una oportunidad para reinventarse la vida tomando lo bueno y modificando lo no tanto. A nivel de sexualidad, este puede ser un momento de la pareja para ponerse creativos y sentir esa adrenalina de cuándo todo comenzó.

Buscar nuevos espacios, probar juguetitos para adultos, sorprenderse en la ducha mientras el bebé duerme o tantas estrategias que nos podemos inventar para mantener la llama de la pasión intacta se deben hacer presente para en este proceso. Sí, habrán ciertas molestias y un poquito de miedo y sensibilidad, pero recuerden que está es una nueva faceta que deben descubrir juntos.

Leer Artículo

453

3 Aplicaciones para supervisar a nuestros hijos

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

enero 28, 2017

En esta época cada vez se hace más normal que nuestros hijos desde pequeños tengan contacto con los teléfonos celulares o Tablets. Nosotros como mamás siempre debemos estar al tanto de qué hacen ellos mientras se conectan o utilizan sus dispositivos, y para ellos la tecnología nos ayuda.

Con estas 3 aplicaciones para supervisar a nuestros hijos se nos hará más fácil la tarea.

1.Kid´s Place

Es normal que nuestros bebés inquietos aprovechen cualquier oportunidad para agarrar nuestros dispositivos móviles y tocar cada tecla con sus deditos. En ocasiones abren sin querer conversaciones, activan llamadas y hasta envían notas de voz. En estos casos la aplicación Kid´s Place bloquea los sitios y programas que no quieres que tu hijo toque.

De igual manera, para los más grandecitos, al instalar esta app en su Tablet estableces límites de uso.

2.Qustodio

Con Qustodio te desharás de uno de los mayores temores de las mamás de niños adictos al Internet. Con esta aplicación controlas las actividades de tu chico en el celular o Tablet, las páginas que visita y hasta tienes la opción de impedir que la desinstale del dispositivo.

Esta es una de las aplicaciones más populares y completas en cuanto a supervisión de padres.

3.Ignore no More

¿Te ha pasado que llamas y llamas a tu hijo y no contesta? Instalando esta aplicación bloquearás por completo su celular si al llamarlo te desvía la llamada o simplemente evade contestarte. Al hacerlo sólo dejarás disponible la tecla de llamada de emergencia y tu número de contacto ¡Ja! La pesadilla de cualquier adolescente.

Cuando quieras desbloquear el celular del chico sólo introduces tu contraseña y ¡listo!

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/