MENU

emociones
Tag Archive

968

Características de las personas controladoras

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

agosto 2, 2018

Tener una relación, de cualquier  tipo, con una persona controladora no es algo muy positivo ni fácil que digamos pues nadie quiere que le controlen cada aspecto de su vida. Este tipo de relaciones pueden incluso llegar  a tener matices abusivos ¿entonces cómo puede ser posible que tanta gente quede atrapada en este círculo?

Hay que tener en cuenta que una gran parte de nuestra personalidad es definida por el modo cómo nos relacionamos con los demás, recordemos lo que dijo Aristóteles “el humano es un ser social por naturaleza”. De esta manera, los controladores expresan su lado problemático mediante las actitudes que tienen al momento de interactuar con las personas, es decir, su empeño en limitar y tener control sobre otros.

Cada persona es única y diferente, pero hay ciertos rasgos en la personalidad de alguien que te pueden decir si es o no controladora. Es importante prestar atención a las señales, de esta manera puedes saber y protegerte en caso de que llegue a tu vida alguien que quiera controlarte.

A continuación te presentamos las características de una persona controladora.

 1.- Manejan muy bien los marcos mentales

Cuando nos comunicamos, los marcos mentales son sumamente importantes porque nos ayudan a comprender mejor nuestra realidad, estos definen nuestro sentido común.

Las personas controladoras saben que tiene que ocultar sus verdaderas intenciones al momento de tratar a quienes quieren tener bajo su control, por lo tanto usan el lenguaje para crearse una coartada moral. Dicho de una manera coloquial, usan el “verbo” para atraer a los demás y engañarlos.

2.- Actúan como si conocieran muy bien a la persona controlada

Los controladores justifican el control impuesto a otras personas diciendo que es lo “mejor” para ellos porque de conocen su verdadera esencia, claro, no lo dice de manera literal, pero lo dejen entrever.

Por ejemplo, hablan sobre las debilidades de otra persona y como intentan “compensar” esas limitaciones controlando cada aspecto de su vida.

3.- Actúan de manera paternal

Otra manera como las personas controladoras justifican su control, es ejerciendo un tono paternalista al momento de hacerlo. Lo pueden hacer de manera conciliadora -ofreciéndose a tomar una decisión por el otro para “ayudarle”- o de una manera directamente -criticando la “falta de personalidad” del otro y por esto deben tomar decisiones por este-.

4.- Buscan aislar socialmente al otro

Mientras más amigos y familiares preocupados tenga la persona dominada, más posibilidades hay que estos la ayuden a salir de una relación tóxica, y esto no lo puede permitir el dominante.

Por esta razón, intenta alejar a la víctima de su círculo social incluyendo familia, en los casos extremos. Uno de los síntomas más visibles y preocupantes de una relación tóxica es este, la persona que es controlada y una vez fue muy sociable, de un día para otro ya no ve a sus amigos y familia… desde que empezó la relación con el controlador.

5.- No solo buscan cooperación, buscan apoyo incondicional

Y lo esperan en todo momento, de hecho, el controlador va preparando el terreno para el control y la manipulación no en el momento exacto que necesite el apoyo incondicional, lo hacen en situaciones sin importancia.

De esta manera, cuando necesite el apoyo rotundo del otro, estará casi asegurado porque ¿Si me ayudaste en momentos que no eran tan importantes… por qué no hacerlo ahora que de verdad te necesito?, el controlado se verá en la obligación moral de ayudar, sea cual sea la situación.

6.- Creen que tienen el derecho a entrometerse en todo

Para los controladores, el derecho a estar solos y ser independientes es algo que se puede cuestionar si buscan las excusas adecuadas para hacerlo.

Y no es necesariamente porque quieren controlar al otro todo el tiempo, es porque simplemente no toman en cuenta las necesidades y sentimientos de esta persona.

7.- Se esconde detrás de “es bueno para ambos” para decidir por el otro

Para alguien controlador es normal tomar decisiones por los demás, y aún más si es su pareja.

Deciden anticipadamente sin dejar que el otro opine con la excusa de que “ellos saben más sobre tal cosa” “no se puede perder el tiempo” o “es lo mejor para todos”.

Otros de los rasgos típicos de una persona controladora es que no tiene amigos –si los tiene, generalmente son igual de controladores-, suele tratar mal a la gente, no le gusta tus amistades o familiares, tiene mal temperamento y puede cambiar de crueldad a amabilidad en segundos.

Claramente alguien controlador suele tener relaciones tóxicas en donde los principales afectados son los dominados. Ya sabes, si alguien quiere pedir tu comida en un restaurante o cree saber que es lo mejor para ti… huye y no veas para atrás.

Leer Artículo

Amor,Obsesión,Cosas,Negativas,Personas,Distrae,Mente

304

Humildad vs orgullo

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

abril 7, 2018

Tener una buena autoestima implica, entre muchas otras cosas, asumir tanto nuestras virtudes como nuestros defectos, esto incluye tener una dosis de humildad. Ser humildes nos ayuda a vencer el pernicioso orgullo, porque muchas veces un exceso de autoestima puede llevarnos a  pisar el terreno peligroso de la presunción.

Aceptarte a ti misma y confrontar tu yo real es un acto valiente que amerita salir de tu zona de confort, de ese lugar tan agradable pero estancado del cual salir no es nada fácil. Igualmente, aceptarte como eres te ofrece algo maravilloso que es conocer el lado bueno, luminoso y afable de ti misma, no solo esto, también te ayuda a relacionarte con todas la personas que te rodean, lo que crea un ambiente de armonía a tu alrededor.

El orgullo en exceso es un sentimiento tóxico que destruye relaciones, la humildad es el antídoto perfecto ya que promueve la armonía y sana lo que ha sido dañado por el orgullo. Es importante tratar de ser flexibles de manera que nuestras relaciones estén basadas en el respeto y la armonía, evitar que emociones fuera de control den pie a discusiones innecesarias. No podemos actuar de manera impulsiva, una mala acción o palabra que salga de una reacción irracional puede costarnos caro en nuestra armonía emocional.

Si sientes que en algún momento dañaste alguna relación que era importante a causa del orgullo, trata de estar más atenta a las cosas que dices o haces, quizás estés a tiempo de reparar el daño y recuperarla, de esto se trata la humildad, de reconocer cuando has actuado mal y hacer algo para mejorar.

Además, dejar de actuar con orgullo es muy sanador, derribar todas las paredes emocionales que nos impide disfrutar de todos los buenos momentos de nuestra vida  es un proceso terapéutico.

Si eres paciente, constante y con toda la intención de asumir tus errores para aprender a ser mejor persona, con toda seguridad recibirás una respuesta positiva en la interacción que tengas con todos tus seres queridos.

Toda esa carga que trae consigo el orgullo termina creando una cárcel para nuestra alma que con el paso del tiempo nos amarga, nos hace ser infelices y mientras más tiempo pase más difícil será liberarnos del orgullo. Perdonarte y amarte a ti misma es la manera de avanzar hacia una vida más tranquila y feliz.

Aprende a ser humilde y aléjate de las actitudes orgullosas, el orgullo corroe tu alma.

Leer Artículo

¿Cuanto dura una emoción? Emociones Alegría Tristeza Miedo Emoción

300

¿Cuanto dura una emoción?

Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

marzo 3, 2018

No somos robots, los seres humanos experimentamos distintas emociones a lo largo del día y quién diga que permanece imperturbable las 24 horas, sencillamente está mintiendo. Pretender aparentar que siempre estamos bien y de buen humor es un falso positivismo bastante cruel que tiene sus consecuencias en el bienestar emocional.

Así como la alegría nos sorprende constantemente, existen otras emociones básicas que “nos avisan” o nos alertan sobre algún cambio o aspecto importante en nuestra vida, es decir, cada sentimiento tiene algo que decirnos y estos son:

  1. Alegría: logro o satisfacción por obtener algo que se desea
  2. Miedo: amenaza o peligro
  3. Tristeza: cambios profundos
  4. Enfado: algo está saliéndose de tus límites
  5. Asco: algo está atentando contra tus valores
  6. Sorpresa: descubrimientos, oportunidades

Según la neuroanatomista Jill Bolte Taylor una emoción dura 90 segundos de acuerdo a los efectos químicos asociados a dicha emoción. No obstante algunas personas pretender negarse a muchas de esas emociones por ser negativas, no las quieren sentir, no desean experimentarlas por estar en permanentemente en un falso estado positivista ¿El resultado? Una extenuante carga emocional que merma su calidad de vida y provoca estragos en la salud.

Por esa negativa de aceptar todas las emociones, incluso las más amargas, es que vemos personas que aparentan ser muy felices y de pronto caen en una terrible depresión. El tema no es dejarnos arrastrar por una emoción sino aceptarla y procesarla.

Las emociones no procesadas enferman, carcomen por dentro, he ahí la importancia de gestionarlas correctamente ya que inclusive, muchos aseguran que esta es la causa de males terribles como cáncer y tumores.

La meditación, el mindfulness entre otros, son herramientas que nos ayudan a aceptar las experiencias que nos tocan vivir,a despejar la mente y a encontrar la paz, porque sólo una mente en paz podrá gestionar mejor sus emociones y valorar la belleza de la vida.

Somos vulnerables, eso nos distingue sobre las piedras y la inteligencia artificial, y las emociones de una u otra manera nos guían en el camino porque todas ellas tienen su opuesto, para la felicidad la tristeza y para el miedo la valentía. Reconócelas y aprécialas.

Leer Artículo

Sácate la frustración en un 2x3 Frustración Sentimientos Emociones

294

Sácate la frustración en un 2×3

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

febrero 9, 2018

Todos hemos experimentado alguna vez en la vida ese sentimiento de frustración que básicamente definimos como la imposibilidad de satisfacer una necesidad o deseo. Al sentirnos frustrados experimentamos sentimientos como tristeza, rabia e impotencia y las razones para ello varían de acuerdo a cada caso.

Generalmente las causas de frustración tienen que ver economía o relaciones interpersonales, más de tipo romántica, pero a ciencia cierta son muchas las cosas que nos pueden hacer sentir frustrados. De hecho para algunas personas este sentimiento es el motor que le mueve para hacer y conseguir más y mejores cosas, no obstantes hay quienes se paralizan o sumergen en un mar de lamentos y desespero del cual les cuesta salir.

La frustración puede llevarte a un estado de insatisfacción y desdicha emocional, es justo en ese momento en el que debemos reconocer que sólo nosotros podemos salir de ese estado al responsabilizarnos de lo que estamos sintiendo y utilizándolo como estímulo para superarlo, sólo así le sacaremos el lado positivo, de lo contrario se convertirá en algo dañino para el cuerpo.

3 claves para superarla

1- Asume el control

Tú tienes el poder de influir en ciertas cosas cotidianas y sencillas, pero hay otras un poco más complejas en las que pierdes el control y no tienes influencia directa, como la cantidad de dinero que gana tu pareja, el carácter de tu jefe o el clima que hace un tu ciudad que no te permite hacer ciertas actividades.

Ante estas situaciones que son frustrantes para ti, lo mejor es clasificarlas entre lo que puedes y lo que no puedes cambiar. En cuanto a lo que si puedes cambiar, deberás tomar acción lo antes posible y corregir eso que te frustra, mientras que tendrás que aceptar eso que no puedes cambiar si no quieres permanecer en un círculo de sufrimiento interminable.

2- Sé realista

Una de las principales causas de la frustración es que nos hacemos falsas o grandes expectativas acerca de algo o de alguien. Esto no quiere decir que debemos esperar lo mínimo y alegrarnos por migajas, quiere decir que hay que ser realista y saber que las expectativas tienen que ver directamente contigo ya que si estás seguro de ti mismo y tienes expectativas altas, pondrás todo tu esfuerzo para alcanzar el objetivo que te plantees (si depende de ti).

Si tus expectativas están bajas, a lo mejor te mantendrás en un nivel y lograrás una que otra cosa, pero tarde o temprano el aburrimiento te arropará y para salir de él, tendrás que abandonar tu zona de confort.

3- Reconoce

Así como es importante reconocer que se tiene un problema y que nos sentimos frustrados, también es importante reconocer los avances que hemos dado para salir de ese estado.

Esta es una buena manera de fluir y salir del estancamiento que produce la frustración, y también es una buena forma de darnos ánimo a nosotros mismos. Deja de recriminarte todo el tiempo y comienza a elogiarte por lo que vas logrando.

Sin dudas el sentimiento de frustración es de los más amargos, de esos que te hacen un nudo en la garganta y en el estómago que no te dejan dormir. Sentirte incapaz o insatisfecho ante un deseo o necesidad es normal, sin embargo está en tus manos salir de él en un 2×3.

Leer Artículo

Culpa Personalidad Emociones Opiniones Sociedad

310

¿Cómo decir que no sin sentir culpa?

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

enero 22, 2018

Los seres humanos somos sociables por naturaleza, algunos más que otros, pero al fin y al cabo la necesidad de comunicarnos con los demás es indispensable; el problema es que al no tener un aprendizaje estructurado de habilidades sociales desde la edad temprana, cometemos muchos errores al llevar esas relaciones.

Por el contrario, si disponemos de ejemplos hábiles para relacionarnos con nuestro entorno desde niños, se incrementa la probabilidad de aprender y replicar con nuestro comportamiento esas habilidades en la edad adulta.

En el ámbito social, generalmente se habla de cuatro estilos de comportamiento: El asertivo o socialmente hábil, el pasivo o inhibido, el agresivo y el estilo pasivo- agresivo ¿Sabes en qué consiste cada uno? A continuación te lo explicamos

El estilo ASERTIVO O SOCIALMENTE HÁBIL se relaciona a la habilidad para expresar opiniones, sentimientos y deseos sin amenazar o castigar a los demás y sin violar sus derechos. La persona asertiva es capaz de decir que no sin sentirse culpable, reclamar por lo que ha pagado o manejar la presión de otra persona.

Por otra parte, el estilo PASIVO O INHIBIDO, consiste en vulnerar los propios derechos al no ser capaz de expresar abiertamente las opiniones, sentimientos y pensamientos o expresarlos con falta de confianza y hasta pedir disculpas por temor al rechazo o a que los demás se hagan una idea negativa de esa persona por lo que dice. ¡Al ser pasivo te faltas el respeto a ti mismo, ya que muchas veces puedes renunciar a conseguir objetivos por evitar conflictos a toda costa!

Hablemos ahora del estilo AGRESIVO, este caracteriza a quien defiende sus derechos personales expresando pensamientos, sentimientos y opiniones de una manera impositiva e inapropiada quebrantando los derechos de los demás. Dicha agresividad puede ser verbal o no verbal a través de la violencia física.

Y, por último, el estilo PASIVO- AGRESIVO combina los dos anteriores. De esa forma, la persona en primera instancia adopta un rol pasivo que, consciente e inconscientemente, va acumulando una presión que termina por sacar a flote el estilo agresivo.

En este punto, es necesario aclarar que el comportamiento puede variar de acuerdo al contexto y persona con la que interactuamos.  Por ejemplo, es más probable ser agresivos con nuestra madre que con el jefe o con un hermano que con nuestra madre. ¡Nadie es pasivo, agresivo, asertivo o pasivo combinado con agresivo en el cien por ciento de las situaciones!

¿Por qué en ocasiones nos cuesta decir “No”?

Entre los motivos por los que nos cuesta decir NO podemos mencionar: el miedo al rechazo o a no ser considerado, el temor a molestar o crear situaciones incómodas, pensar que estamos actuando mal y sentir vergüenza o culpa al oponernos a una opinión o petición.

En pocas palabras, la razón central es pensar que no hacer lo correcto en tal situación es la mejor opción, lo cual en muchas situaciones implica aserción, pero ¿Crees que sea justo satisfacer las necesidades de otros traicionándote a ti mismo? Tienes tantos derechos personales como todos los demás.

¿Cómo decir que “NO” sin sentir culpa?

Puede ser complejo comunicar tus propias motivaciones con asertividad, pero no imposible y las siguientes claves te pueden servir de ayuda para lograrlo:

  • Reconoce el derecho a decir NO

¡Es fundamental para que puedas ser asertivo! Acepta que como ser humano tienes una serie de derechos básicos como por ejemplo poder decir NO cuando la situación así lo  amerita.

  • Piensa que no estás siendo egoísta

Así como alguien puede pedirte algo sin sentirse egoísta, tú también tienes derecho de decir que NO. Siempre y cuando lo hagas de la forma adecuada no tienes motivos para sentir culpa.

  • Acepta que no puedes agradar a todo el mundo

En ocasiones nuestro comportamiento puede ser del agrado de las demás personas pero en otras no. Aceptar este hecho como algo natural nos hará más fuertes en el ámbito social y personal.

  • Mantente seguro al expresarte

Manifiesta lo que piensas con tranquilidad, sin rodeos y de manera respetuosa para que no afectes a la otra persona con tu comportamiento.

¡Exponle tus razones para dar esa respuesta! La persona terminará por entender y si no lo hace igual te sentirás tranquilo. Primero por haber sido completamente claro y segundo por no sacrificar tu pensamiento ante simple pena o temor.

Sé consciente de lo importante que es desarrollar habilidades para relacionarte y comienza a entrenarte poco a poco. Puedes ir de menos a más; es decir, siendo asertivo en situaciones poco comprometedoras a fin de que vayas logrando la confianza y seguridad que necesitas para ir hacía los objetivos más difíciles.

Leer Artículo

Vivir,Sexo,Parejas,Afecta,Cambios,Humor,Estrés,Concentración

385

¿Cómo quitarte los recuerdos negativos de la mente?

Bienestar, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

enero 10, 2018

Los recuerdos son como una cinta grabada en nuestra memoria que, en cualquier momento y sin previo aviso, se regresa para volvernos a mostrar algo positivo o negativo que ya hemos vivido.

Indudablemente si nuestra consciencia tuviera un poder absoluto de la memoria, nos enfocaríamos en recordar únicamente los eventos positivos y que nos sirvieran de inspiración, pero muchas veces los recuerdos desagradables o negativos se resisten a ser olvidados aunque produzcan en nosotros algún tipo de rechazo.

Ahora bien, ¿Podemos evitar esos recuerdos intrusivos? El sistema de memoria no se puede afectar al punto de evitar completamente la aparición de evocaciones de cierto tipo; no obstante, se puede es influir sobre el proceso de recuperación de los mismos a fin de ser menos conscientes de ellos y que no nos causen tantos problemas una vez que han aparecido.

Un estudio publicado en la revista Neuron, donde los investigadores indagaron en las claves neurológicas capaces de ayudarnos a olvidar los recuerdos negativos o no deseados determinó que hay dos mecanismos opuestos que operan de forma paralela para lograr desaparecerlos: La supresión y la sustitución.

La supresión supone la inhibición de recuerdos, mientras la sustitución ayuda a trasladar a la consciencia nuevos recuerdos que ocupen el lugar de la parte suprimida. Ambos mecanismos trabajan en equipo, pero involucran diferentes estructuras neuronales: la supresión involucra la corteza prefrontal dorsolateral y la sustitución nace a partir del lóbulo prefrontal, una zona del cerebro asociada con la planificación.

¿Qué nos enseña este estudio?

Al sugerir que es posible bloquear la aparición de recuerdos no deseados por medio de la supresión y que, a la vez, podemos pensar en otras cosas el estudio enseña que con algo de entrenamiento mental lograremos tener cierto grado de control sobre la recuperación de experiencias pasadas.

Algunas técnicas que utilicemos para disminuir la vida de los recuerdos negativos pueden apoyarse en la lógica de supresión y sustitución. Sencillamente debemos tomar el control sobre el punto en que dirigimos la atención para apartarlo de las experiencias negativas. ¡Hay que reconocer que el pensamiento está allí para poder suprimirlo!

Técnicas que permiten eliminar recuerdos negativos

A continuación te presentamos tres técnicas fáciles de practicar para ayudarte a olvidar los recuerdos negativos o tristes que pretendan adueñarse de tus pensamientos:

1. La escritura

Esta representa uno de los recursos más sencillos y es terapéutica, pues con solo un lápiz y papel puedes desahogar todo recuerdo negativo que tengas en tu mente. Deja fluir las letras de forma automática y no te detengas a pensar, cuando termines de escribir te sentirás mucho mejor y en cierta forma liberado.

2.  La técnica del stop

En su libro “Manual para no morir de amor” el psicólogo argentino Walter Risso habla sobre esta técnica refiriéndose al caso de parejas, la misma consiste en que cada vez que vengan a la mente recuerdos de él o ella, des una palmada y pronuncies en voz alta la palabra: ¡Stop! De esa forma, habrá una parada en tus pensamientos, que se desordenarán y te darán un respiro.

No necesariamente tienes que aplicar esta técnica cuando tus recuerdos vayan dirigidos hacia alguien, también puedes hacerlo cuando se trate de algo. No es infalible, pero alivia.

3. Mindfulness

Es una práctica muy útil para relajarnos y controlar nuestros pensamientos, recuerdos y sentimientos. Se puede definir como una técnica de meditación consistente en poner atención plena en el momento presente sin juzgar, con aceptación y curiosidad.

Por otra parte, la meditación es un ejercicio intelectual con el que se busca alcanzar un estado de concentración en un pensamiento, un objeto o en nosotros mismos por medio de la respiración.

Hay múltiples técnicas de meditación, algunas ejercitan la concentración y otras, como el mindfulness, ejercitan la conciencia plena.

Practicar esta técnica es específico nos demuestra que un estado de atención plena y consciente es beneficioso para reducir el estrés, ser más creativos y ayuda a valorar las situaciones con más objetividad para disfrutar de lo que hacemos y ejercitar nuestra resistencia ante las emociones.

¡Ya lo sabes! Si vas a mirar hacia atrás que sea para tomar impulso, deja los malos recuerdos en el pasado y dirige tu presente y futuro de forma positiva. Como diría el escritor Martin Du Gard “El secreto está en saber elegir lo que se debe olvidar”

 

Leer Artículo

Beneficios,Año,Sabático,Control,Tiempo,Aprender

352

Aumenta tu autoestima en 30 días ¡Garantizado!

Bienestar, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

enero 8, 2018

Hay una frase de Buda que reza “Tú mismo, así como cualquier otro en el mundo entero, mereces tu amor y tu afecto” Lo cual nos lleva a reflexionar, pues no es racional que valores más a otro ser humano antes que a ti mismo, ni que pretendas que los demás te aprecien con todas las virtudes y defectos si tú mismo eres incapaz de hacerlo.

En uno de sus poemas más famosos Charles Chaplin expresaba: “Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta y en el momento exacto, entonces pude relajarme. Hoy sé que eso tiene un nombre… AUTOESTIMA”

Dicho fragmento nos hace comprender que, mientras la valoración emocional que tengamos sobre nosotros mismos sea positiva y nos permita querernos por lo que somos, también nos tendremos confianza para superar cualquier obstáculo en el camino.

Pero cuando una persona sufre de baja autoestima es insegura, no expresa sus opiniones por miedo a ser rechazada, no se siente merecedora de las cosas buenas de la vida, no se esfuerza por conseguir lo que quiere porque piensa que no lo va a lograr y además necesita aprobación de los demás con frecuencia, se enfoca mucho en sus debilidades y todo eso la hace infeliz.

¿Te sientes identificado con algunas de las características anteriores? ¡Entonces es hora de convertir tu baja autoestima en alta! A continuación te presentamos 10 claves para aumentar tu autoestima en tan solo 30 días:

1. Maneja tus críticas internas

Lo decía Facundo CabralNo digas no puedo ni en broma, porque el inconsciente no tiene sentido del humor, lo tomará en serio, y te lo recordará cada vez que lo intentes”

En otras palabras, una voz interna que te diga cosas como “Nunca lo lograré” o “Si tal persona no lo consigue yo tampoco” te puede demoler,  para evitarlo reentrena y transforma esos pensamientos desagradables en unos constructivos que te ayuden a sentirte mejor, como por ejemplo: “Puedo lograr lo que me proponga” o “Tengo potencial para realizar esta actividad”

2. Ponte metas realistas

Piensa en lo que te gustaría lograr y planifica paso a paso cómo hacerlo, lleva un registro de tus avances y entrena tu consciencia para recordar que lo estás logrando. Si por alguna razón fracasas en el intento, no pierdas tiempo culpándote por los errores cometidos, aprende de ellos y busca otra forma de conseguir tu objetivo

3. Apunta al esfuerzo más que a la perfección

Algunas personas temen tanto a hacer las cosas mal que prefieren no intentarlo, pero ¿Qué es lo que pierdes con intentar? NADA, al contrario, ganas la posibilidad de obtener eso que tanto anhelas y la satisfacción de haberte esforzado.

4. No te compares

Debes centrarte en ti y en tu vida, porque envidiando e idealizando la de otros no alcanzarás más que sentirte hundido. ¡Cada persona es un mundo y tú eres dueño del tuyo!

5. Haz una lista de tus cualidades positivas

Sé sincero contigo mismo y haz una lista con tus diez cualidades más sobresalientes. Probablemente no sepas por dónde empezar, en ese caso, pide ayuda a alguien de tu entera confianza y comienza a escribir. Por ejemplo: Soy trabajador, honesto, estoy en forma, tengo una buena relación con mi familia, soy educado, entre otras características que te encargues de recordar cada vez que esté dando vueltas en tu cabeza alguna debilidad de tu persona.

6. Enorgullécete de tus opiniones e ideas

No somos robots programados, así que no tengas miedo de expresar lo que piensas, habrá quienes estén de acuerdo y en desacuerdo contigo pero debes aprender a vivir con eso, como ya lo dijimos cada quien tiene su propio mundo

7. Haz ejercicio físico

Mantenerte activo físicamente y en forma influye directamente en tu buena autoestima, pues esa sensación de “tener cada cosa en su lugar” es bastante positiva. Si no estás acostumbrado a hacer ejercicios, comienza con 10 o 15 minutos diarios y ve aumentando de manera progresiva.

8. Trátate con cariño y respeto

Tienes derecho a ser feliz, así que demuéstrate que eres lo mejor que te ha pasado, no te subestimes y siéntete capaz. ¡Realmente debes amarte a ti mismo para conseguir hacer algo en este mundo!

9. Dedícate tiempo

La mejor forma de encontrarte contigo mismo y desarrollar habilidades es dedicándole tiempo a actividades que te hagan feliz ¡No lo pases por alto!

10. Supera tus lastres

Quizás tienes un trabajo que no te satisface, una relación sentimental que no te aporta nada o sigues hábitos que no te gustan ¿Por qué aguantar situaciones que te hacen infeliz toda tu vida? Deja de arrastrar con esas cargas, toma el control, piensa en positivo y trata de cambiarlas.

Nadie dijo que subir el autoestima sea tan fácil que se logre de un día para otro, pero tampoco es imposible y la disposición para cambiar la forma en que interpretas tu vida es una gran ventaja para alcanzarlo ¡Sigue nuestras recomendaciones y verás que al cabo de 30 días tendrás otra percepción de ti mismo! 

Leer Artículo

Pasos,Pasión,Vivir,Acción,Claves,Rodéate,Personas,Apasionadas

343

¿Qué es el falso optimismo?

Bienestar, Carrera & Dinero, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

enero 3, 2018

Todos conocemos el optimismo como esa virtud o actitud de vida positiva que nos ayuda a ver el lado bueno de cada situación y que nos facilita el ser más felices en los diferentes ámbitos en los que nos desenvolvemos normalmente, también sabemos que necesariamente va acompañada de una alta confianza en sí mismo y una robusta autoestima además de esa visión realista referente a nuestro entorno, pero de la misma manera existe el FALSO OPTIMISMO que según Abraham Maslow, “Tarde o temprano, significa desilusión, enfado y desesperación”.

Para asumir el optimismo como un estilo de vida, para adoptar una mentalidad positivista y para diseñar nuestro destino en dirección a lo que deseamos, NECESARIAMENTE tenemos que fortalecer nuestra autoconfianza y autoestima como pilares de ese proyecto debido a que, cuando la autoestima está baja, tal optimismo no es más que una máscara para ocultar nuestras verdaderas debilidades y carencias emocionales.

Cuando nos sentimos bien, cuando estamos seguro de lo que somos y cuando nos amamos a nosotros mismos, nos relacionamos mucho mejor con nuestro entorno y por consecuencia gozamos de mayor positivismo en la manera cómo enfrentamos y vemos cualquier situación que se nos presente. Tener buena autoestima nos hace más conscientes de nuestras fortalezas y debilidades pero también más capaces de aceptarlas y aceptarnos, de hecho, podemos utilizar cada uno de esos recursos a nuestro favor o como motivación para seguir adelante.

El optimismo real y genuino nos ayuda en el proceso de adaptación sea cual sea nuestro entorno, nos dibuja sonrisas y nos da aliento inclusive cuando no todo está saliendo muy bien. Quien es un optimista real, aprende de sus errores puesto que la forma cómo ve el mundo le ayuda a entender y aceptar las derrotas conociéndose como un ser imperfecto y dándose el permiso de equivocarse sin juzgarse.

Pero.. ¿Qué pasa cuando el “optimismo” se vuelve una moda? Tristemente, en este mundo moderno, sobre todo con el reinado de las Redes Sociales, estamos viendo como algunas personas aparentan ser súper optimistas y súper positivas cuando la verdad es que su mundo interior carece de las cualidades que otorga dicha actitud.

El fenómeno de las apariencias intenta ocultar la falta de conexión consigo mismo tratando de enmascararlo con una falsa actitud optimista. En el fondo, quien presume de esto que carece, desea o está haciendo su máximo esfuerzo por evitar la realidad y evadir los problemas que padece, es decir, el falso optimismo se trata de negación del dolor y del sufrimiento.

¿Cómo reconocerlo?

Las personas con falso optimismo se caracterizan en un inicio, por depender demasiado de la aprobación de terceros y utilizan el optimismo para no tener que reflexionar ni enfrentar sus miedos, sino para hacerlos a un lado. En general presentan las siguientes características:

  • No son realistas y usan el optimismo como estrategia para huir de su frustración o para evadir realidad dolorosa o desagradable.
  • Casi nunca logran sus objetivos ni alcanzan sus metas ya que no son realistas y eso termina por aumentar su sentimiento de frustración.
  • Se auto engañan constantemente para no aceptar su realidad o la existencia de situaciones difíciles. Lo hacen para sentir menos ansiedad junto al malestar físico y emocional.
  • Constantemente se valoran negativamente, por su baja autoestima.
  • No viven en el presente, sino con expectativas fuera de toda racionalidad.
  • La automotivación es inexistente en su estilo de vida. No conocen su significado ni cómo hacerlo.
  • Se deja influenciar por el mundo exterior y le cuesta conseguir la paz interna.

El falso optimismo existe, y es una especie de autotrampa que puede llevar a cualquiera a sumergirse en la depresión cuando se da cuenta que ha vivido en una farsa. Si la persona se creen optimista y aparenta serlo pero tienen baja autoestima, le cuesta conectarse con su mundo interior y conocerse a sí misma.

Vivir en el falso optimismo impide la autoreflexión y por ende la superación personal. Quien es un falso optimista, no aprenderá de sus experiencias y no crecerá en la vida.

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/