MENU

Emocional
Tag Archive

Discusiones de pareja ¿Sabes evitarlas?

418

Razones para alejarte de tu ex

Bienestar, Dilemas, Lifestyle, Sexo & Relaciones

septiembre 12, 2017

Poner punto final a la relación con una pareja de largo período de tiempo y que quisimos mucho, indiscutiblemente suele ser doloroso. Sin importar el motivo de la separación, lo común es vivir una especie de duelo emocional en el que todo nos la recuerda, desde acudir a un lugar que frecuentábamos juntos, hasta reconocer su fragancia en otra persona. Al final, todo esto ocasiona que, aunque tengamos mil amigas para conversar y desahogarnos, nos sintamos solas por la ausencia de ÉL… pero… ¿Qué pasa si nuestro ex vuelve a buscarnos y nosotras aún estamos frágiles por la ruptura? ¿Podremos mantenernos firmes o somos capaces de volver a intentarlo?

En caso de que eso ocurra, debes tener en cuenta que si decidieron romper de forma “definitiva” fue porque algo no estaba funcionando y, aunque resulte difícil de enfrentar y superar, antes de revertir la decisión debes preguntarte obligatoriamente ¿Qué motivos te impulsan a volver? para que luego no te arrepientas de tu elección. Lee a continuación 10 razones que pueden ayudarte a NO regresar con tu ex pareja:

  1. No superas el duelo

Una conocida frase del escritor Gabriel García Márquez cita “La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos”. Si vuelves con tu ex pareja sin superar el duelo, te arriesgas a modificar la realidad olvidando las cosas malas de la relación que pueden volver a surgir.

  1. No te quedarás sola

Si quieres la compañía o la idea de una relación, es lógico que tu ex vuelva a parecerte una posibilidad, pero no regreses con él solo por la sensación de extrañar y sentir cariño. Será duro, pero date un tiempo, aprende de tus errores y disfruta el tiempo sola ¡Ya aparecerá la pareja ideal!

  1. Te destinas al fracaso en pareja

Cuando optas por volver tu relación cíclica (terminando y regresando una y otra vez) la insatisfacción con el otro se tornará usual. Durante unos días pueden tener buena comunicación por la presión de no volver a fallar, pero con el paso del tiempo regresarán los problemas y posiblemente terminen convirtiéndose en un matrimonio infeliz. ¿Eso es lo que quieres para toda tu vida?

  1. No puedes dejar atrás los fantasmas

Si el motivo de la separación fue una infidelidad, puedes intentar perdonarlo, pero las dudas siempre estarán latentes porque no hay garantías de que quien falla una vez no lo vuelva a hacer. Quizás necesites estar pendiente de lo que tu pareja publica en sus redes sociales y con quien habla por teléfono para sentir tranquilidad; eso no es vida.

  1. La historia de separación puede repetirse

Puede que haya mucha disposición de ambos para retomar la relación sin caer en los mismos errores, pero los recuerdos se mantienen activos y jugarán en contra para enfrentar los mismos problemas del pasado, el nivel de tolerancia es menor que antes y más temprano que tarde comenzarán los reproches.

  1. Resuelve primero tus necesidades y temores

NO intentes volver con tu ex por resolver necesidades como dinero, casa o mantener unida a la familia, las relaciones de dependencia no son sanas para nadie. En lugar de retomar la relación, utiliza tus necesidades como apoyo para emprender y ser una mujer autosuficiente.

  1. La frase “voy a cambiar” es un falso cliché

Cuando un ex quiere volver es capaz de ofrecerte bajar la luna y las estrellas por ti y te dice que va a cambiar para que la relación funcione; sin embargo, esa es la frase más falsa de todos los tiempos, en principio lo verás renovado y quizás hará por ti cosas que jamás imaginaste; luego la magia acabará y volverá a ser el mismo.

  1. La costumbre es más fuerte que el amor

No formes parte de esa frase, existen grandes diferencias entre el amor y cariño que queda de compartir tanto con una persona. “El amor todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”. Si ya no amas, difícilmente tendrás capacidad para sufrir y soportar.

  1. Tu familia y amigos ya no lo toleran

Tu familia y amigos siempre perciben lo mal que la pasaste con una persona y, por ende, dejan de tenerle aprecio si en algún momento lo hubo. Al volver con esa persona tendrás que comenzar también una lucha para que haya de nuevo empatía entre ellos.

  1. No podrás conocer nuevas personas

Regresar con tu ex puede significar negarte a la oportunidad de ampliar tu círculo de amistades y conocer nuevas personas. Recuerda que cuando estás sufriendo son los amigos quienes te dan una mano.

El consejo es que NO volver a tropezar con la misma piedra, sigue tu camino mirando siempre al frente, el pasado atrás quedó y no debes cerrarte a la idea de conocer un amor que no te dé tantos problemas.

Leer Artículo

Señales de que estas muy estresado Estrés Salud Enfermedad

571

¿Es hambre o ansiedad?

Belleza, Bienestar, Foodie, Lifestyle, SE BELLA

septiembre 1, 2017

Que nos den repentinos antojos o inexplicables bajones de apetito, puede deberse a varios factores pero uno de los que quizás no tomamos en cuenta es el de la ansiedad. Es decir, nuestro estado emocional influye sobremanera en la relación que llevamos con la comida ya que tanto las emociones, como la sexualidad y el hambre son reguladas por el hipotálamo y por ende, si tenemos la mente saturada de tristeza, angustia o preocupación, las demás funciones que regula esta parte del cerebro se verán afectadas.

En cuadros depresivos lo más natural es que las ganas de comer desaparezcan pues es como si tu cuerpo te dijera que ya no tiene ganas de vivir y que ya nada le es placentero. En cambio cuando permanecemos preocupadas y angustiadas tendemos más a querer saciar esos sentimientos a través de la comida, llenando vacíos internos mediante los alimentos que nos aportan una relajación o distracción pasajera.

Tanto el querer atragantarse de comida como la repulsión a esta son las dos caras que pueden incluso esconder algún tipo de depresión a mayor o menor escala. Digamos que es un círculo vicioso con una causa que aún no está bien definida, por eso que en ocasiones quieres comerte todo lo que esté a tu paso, luego te das cuenta que exageras, te arrepientes y no te provoca consumir nada, pero cuando se te olvida empiezas a cargarte poco a poco de estrés y empieza de nuevo la espiral.

Lo más probable es que las personas que comen por ansiedad hayan desarrollado este trastorno a lo largo de su crecimiento. Seguramente aprendieron a encontrar placer, relajarse o liberar tensión sólo frente a un plato de comida.

Señales de que estás comiendo por ansiedad

  • Todo el tiempo estás pensando en comer, aunque acabes de hacerlo.
  • Te preocupan tus hábitos alimenticios porque sabes que lo estás haciendo mal.
  • Vives comparando tu físico con el de los demás
  • En momentos de nervios o aburrimiento corres a buscar algo de comer.
  • Te sientes culpable cuando comes.
  • Buscas evadir el tema de las dietas o ejercicios.
  • Comes más rápido que los demás.
  • No sabes cuando es hambre o antojo
  • Te da sueño después de la comida.

El método más efectivo para dejar de utilizar la comida como instrumento para tranquilizar tu ansiedad, es buscar el equilibrio físico y emocional. Desarrolla hábitos que reformulen tu relación con la comida, ponte en forma, comienza las clases de Yoga ¡utiliza todas las herramientas que estén a tu alcance para relajarte! Sólo así volverás a disfrutar cada platillo por sus sabor y no para calmar el estrés.

Leer Artículo

Aprende a controlar la ira y sé más feliz

408

Técnicas para controlar los nervios

Bienestar, Lifestyle, SE BELLA

agosto 14, 2017

Enfrentar una situación difícil a nivel laboral, personal o familiar, es un proceso para el cual no todos estamos preparados. Malestares estomacales, sudoración, escalofríos y tartamudeo son solo algunos de los síntomas de tensión emocional que se presentan ante un evento que nos preocupa o que es importante para nosotros como una exposición, examen o consulta médica por ejemplo; para que los nervios no nos jueguen una mala jugada, lo mejor es desarrollar técnicas que nos ayuden a controlarlos y salir airosos.

El nerviosismo o estrés emocional es una reacción de nuestro cuerpo ante ciertos estímulos que suponen un esfuerzo emocional extra. Es decir, nuestro sistema nervioso autónomo se activa y prepara para responder ante un posible peligro físico o emocional.

¿Cómo controlar los nervios?

Luego de aceptar que tenemos problemas para controlar los nervios y que esto afecta sobremanera la forma cómo actuamos o nos desenvolvemos en circunstancias de estrés emocional, debemos enfocarnos en trabajar el problema de raíz y poner en práctica ciertas técnicas tales como:

  • Relajación

Al estar relajados y tener la mente tranquila seguramente se nos hará más fácil luchar contra los incómodos síntomas del nervio, para ello se recomiendan ejercicios que controlen la respiración y contribuyan a la bajar la tensión muscular como el Yoga o el Tai Chi. Afortunadamente existen un sin fín de técnicas avaladas por expertos que nos facilitan este proceso y que nos enseñan a relajar aquellas áreas que se tensan bajo estrés, como lo son la frente, mandíbula, cuello, espalda, piernas y brazos por mencionar algunas.

En este sentido el Mindfulness nos ayuda a conectarnos y concentrarnos en lo que de verdad es importante, pero lo mejor de todo es que con la meditación consciente podemos adquirir un mayor nivel de autocontrol ante momentos difíciles. Te tomará sólo unos minutos y lo podrás realizar en cualquier lugar, solo apártate de la situación por un momento para regresar más relajada y bajo control.

  • Autoprogramación

Te preguntarás si es posible autoprogramarnos con instrucciones positivas y usarlas ante momentos de nervio extremo. La respuesta es afirmativa ya que las expectativas previas que nos hacemos antes de afrontar la situación incómoda determinan en gran parte cómo respondemos ante ella.

“No voy a poder” o “Me quedaré en blanco” son algunos de los pensamientos negativos que se nos vienen a la cabeza cuando nos sentimos nerviosos, pero la verdad es que estos son altamente perjudiciales para nuestro desempeño debido que al final actuamos de la manera cómo pensamos. Programamos con afirmaciones que enaltezcan nuestras capacidades y habilidades para resolver el asunto, favorecerán nuestro desempeño y evitará que olvidemos aspectos importantes.

  • Ensayo

Practicar qué vamos a decir o hacer antes del episodio que nos preocupa, si bien no será exactamente cómo pasará, nos ayuda a estar más preparados y dominar el nerviosismo. Es una buena forma de controlar nuestros impulsos y actuación en esos momentos que sabemos nos van a estresar.

Intenta la técnica de hablar frente al espejo o busca a tus amigos o familiares más cercanos y ensaya, así obtendrás una visión más amplia de los posibles escenarios, conocerás tus fortalezas y sabrás las debilidades que debes mejorar, de la misma manera eliminarás factores sorpresa que puedan afectarte en el momento.

  • El peor escenario

Es normal que nos imaginemos el escenario más catastrófico y la peor de las situaciones, pero justo ahí debemos preguntarnos ¿Qué es lo peor que puede pasar? o qué haríamos si pasara eso a lo que le tememos.

Con esta pregunta le damos una importancia real o relativizamos el temor y hasta le buscaremos posibles soluciones al evento desafortunado. Si nos fue mal en la cita, ya tendremos otra oportunidad u otra persona ¿perdimos el examen? Presentamos el año que viene, el asunto es que la situación no acabe con el ánimo ni nos lleve a caotizar todo el panorama.

  • Exposición

Tanto daño nos puede hacer el miedo como no enfrentar aquello que nos lo causa. En ocasiones evitamos afrontar un asunto que nos causa temor sin saber que esta actitud sólo logra afianzarlo y nos inmoviliza para responder o hacerle frente.

Esto no quiere decir que vamos a provocar o ubicarnos en situaciones que nos generan ansiedad o estrés emocional, sino que ante estas lo mejor es accionar y acabar con la zozobra. Como reza el dicho, es mejor caer que estar guindando.

Otras recomendaciones

Momentos previos a la situación, evita consumir bebidas estimulantes como el café o el té verde ya que estas tienen la capacidad de activarte aún más y ponerte en estado de alerta, lo que exacerba el nerviosismo. Sustitúyelas por aquellas que tengan propiedades relajantes como el tilo o la manzanilla.

El líneas generales el deporte activa nuestro organismo y nos aporta salud y bienestar, Así mismo ayuda a tranquilizar la mente y liberar estrés, generar endorfinas y disminuir la tensión, así que correr o nadar por ejemplo, ayudan a mantener el miedo a raya.

Por otro lado trata en la medida de lo posible, estar en contacto con la naturaleza, sentir el viento en tu cara, tocar la hierba, la arena o recibir luz de sol ya que sin duda estas actividades son sumamente placenteras y relajantes.

Todas estas son técnicas comprobadas que ayudan a equilibrar nuestros miedo en  circunstancia que nos incomoden. Recordemos que es necesario para la armonía física y espiritual, aprender a gestionar nuestras emociones y que estas no controlen la manera cómo actuamos.

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/