MENU

Control
Tag Archive

968

Características de las personas controladoras

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

agosto 2, 2018

Tener una relación, de cualquier  tipo, con una persona controladora no es algo muy positivo ni fácil que digamos pues nadie quiere que le controlen cada aspecto de su vida. Este tipo de relaciones pueden incluso llegar  a tener matices abusivos ¿entonces cómo puede ser posible que tanta gente quede atrapada en este círculo?

Hay que tener en cuenta que una gran parte de nuestra personalidad es definida por el modo cómo nos relacionamos con los demás, recordemos lo que dijo Aristóteles “el humano es un ser social por naturaleza”. De esta manera, los controladores expresan su lado problemático mediante las actitudes que tienen al momento de interactuar con las personas, es decir, su empeño en limitar y tener control sobre otros.

Cada persona es única y diferente, pero hay ciertos rasgos en la personalidad de alguien que te pueden decir si es o no controladora. Es importante prestar atención a las señales, de esta manera puedes saber y protegerte en caso de que llegue a tu vida alguien que quiera controlarte.

A continuación te presentamos las características de una persona controladora.

 1.- Manejan muy bien los marcos mentales

Cuando nos comunicamos, los marcos mentales son sumamente importantes porque nos ayudan a comprender mejor nuestra realidad, estos definen nuestro sentido común.

Las personas controladoras saben que tiene que ocultar sus verdaderas intenciones al momento de tratar a quienes quieren tener bajo su control, por lo tanto usan el lenguaje para crearse una coartada moral. Dicho de una manera coloquial, usan el “verbo” para atraer a los demás y engañarlos.

2.- Actúan como si conocieran muy bien a la persona controlada

Los controladores justifican el control impuesto a otras personas diciendo que es lo “mejor” para ellos porque de conocen su verdadera esencia, claro, no lo dice de manera literal, pero lo dejen entrever.

Por ejemplo, hablan sobre las debilidades de otra persona y como intentan “compensar” esas limitaciones controlando cada aspecto de su vida.

3.- Actúan de manera paternal

Otra manera como las personas controladoras justifican su control, es ejerciendo un tono paternalista al momento de hacerlo. Lo pueden hacer de manera conciliadora -ofreciéndose a tomar una decisión por el otro para “ayudarle”- o de una manera directamente -criticando la “falta de personalidad” del otro y por esto deben tomar decisiones por este-.

4.- Buscan aislar socialmente al otro

Mientras más amigos y familiares preocupados tenga la persona dominada, más posibilidades hay que estos la ayuden a salir de una relación tóxica, y esto no lo puede permitir el dominante.

Por esta razón, intenta alejar a la víctima de su círculo social incluyendo familia, en los casos extremos. Uno de los síntomas más visibles y preocupantes de una relación tóxica es este, la persona que es controlada y una vez fue muy sociable, de un día para otro ya no ve a sus amigos y familia… desde que empezó la relación con el controlador.

5.- No solo buscan cooperación, buscan apoyo incondicional

Y lo esperan en todo momento, de hecho, el controlador va preparando el terreno para el control y la manipulación no en el momento exacto que necesite el apoyo incondicional, lo hacen en situaciones sin importancia.

De esta manera, cuando necesite el apoyo rotundo del otro, estará casi asegurado porque ¿Si me ayudaste en momentos que no eran tan importantes… por qué no hacerlo ahora que de verdad te necesito?, el controlado se verá en la obligación moral de ayudar, sea cual sea la situación.

6.- Creen que tienen el derecho a entrometerse en todo

Para los controladores, el derecho a estar solos y ser independientes es algo que se puede cuestionar si buscan las excusas adecuadas para hacerlo.

Y no es necesariamente porque quieren controlar al otro todo el tiempo, es porque simplemente no toman en cuenta las necesidades y sentimientos de esta persona.

7.- Se esconde detrás de “es bueno para ambos” para decidir por el otro

Para alguien controlador es normal tomar decisiones por los demás, y aún más si es su pareja.

Deciden anticipadamente sin dejar que el otro opine con la excusa de que “ellos saben más sobre tal cosa” “no se puede perder el tiempo” o “es lo mejor para todos”.

Otros de los rasgos típicos de una persona controladora es que no tiene amigos –si los tiene, generalmente son igual de controladores-, suele tratar mal a la gente, no le gusta tus amistades o familiares, tiene mal temperamento y puede cambiar de crueldad a amabilidad en segundos.

Claramente alguien controlador suele tener relaciones tóxicas en donde los principales afectados son los dominados. Ya sabes, si alguien quiere pedir tu comida en un restaurante o cree saber que es lo mejor para ti… huye y no veas para atrás.

Leer Artículo

realmente eres feliz

197

Supera El fracaso y retoma el control de tu vida

Lifestyle

mayo 28, 2018

Si sientes que no quieres hacer nada más, que luego de tanto trabajo y esfuerzo fracasas, y si además crees que ya no te puedes recuperar, puedes estar pasando por un momento de mucha ansiedad en el cual la esperanza desaparece y sientes que debes rendirte… No lo hagas, quédate tranquila, respira, recuerda que estos malos momentos son experiencias de las cuales puedes aprender y retos que puedes superar.

Cuando termina una historia en tu vida, aunque creas que es el fin, realmente es una oportunidad para empezar desde cero, es otro comienzo para reescribir tu historia ¿Quién dice que nuestra vida es solo un libro aburrido con inicio, desarrollo y final? No, son varios capítulos, son pequeñas anécdotas que te convierten en la persona que eres.

Si te sientes a la deriva, siempre puedes retomar el control de tu vida. Lo más seguro es que lo veas complicado e imposible, pero no lo es.

¿Cómo retomo el control?

No te desesperes, piensa en frio y sigue estos consejos que te pueden ayudar a superar el fracaso y volver a ser feliz con tu vida.

1.- Olvida todo lo que pasó

Ya eso ocurrió y no puedes hacer nada para cambiarlo, no te atormentes pensando en qué hiciste mal o qué pudiste haber hecho diferente.

Cada vez que la cosa va mal tendemos a analizar todos los detalles miles de veces, con esto solo conseguirás ver más fallas y errores, esto no ayuda a tu tranquilidad ni a tu salud mental. Relájate, distrae la mente en cosas agradables y que te guste hacer: ir al cine, caminar, correr, hacer ejercicio, dormir, etc.

2.- Estudia la situación desde una perspectiva diferente 

Una vez que ya dejas de darle mil vueltas a ese asunto que te trae atormentada, empiezas a verlo desde otra perspectiva muy diferente.

Apenas dejes de obsesionarte con un tema, empiezas a ver todo desde otro matiz y cuando empieces a lograrlo, tienes que permitirte abordar todo con una actitud nueva y diferente. Está en tus manos permitir que el dolor llene tu vida o aprender a erradicarlo por completo.

3.- Mente positiva

Un pensamiento positivo te ayuda a tener una vida con éxito. No es que vas a evadir los problemas, es simplemente asumir todo desde una perspectiva positiva, entender que detrás de cada cosa mala hay algo bueno que puedes tomar y con lo que te puedes quedar.

Ser positiva además te ayuda a ser agradecida con la vida y con las cosas buenas que te ofrece. Es importante que puedas impulsar tu vida de la mejor manera y con la mejor actitud, un buen cambio te dará fuerzas para poder tomar el control de esta.

4.- Aprende a identificar obstáculos y ve eliminándolos

Analiza y piensa bien cuáles son esas cosas que te hacen sentir infeliz y elimínalas de tu vida: personas tóxicas que no te ayudan a avanzar, distracciones como el televisor, gastos innecesarios como tarjetas de crédito, etc.

Todas las cosas que consideres dañinas, sácalas de raíz de tu vida. Cuando veas que tienes más tiempo libre, ahorraste dinero o no tienes a nadie que te critique y de haga daño, verás como las cosas irán cambiando para mejor.

5.- Maneja el estrés de forma sana

Este está presente continuamente en la vida de todos, la cuestión es aprender a lidiar con él de manera que no afecte nuestra salud.

Si aprendes a controlar el estrés, evitarás que se convierta en un problema tan grande que te haga perder el enfoque. Intenta cambiar la manera como lo enfrentas y apóyate en actividades saludables que te relajen: yoga, ejercicio, bicicleta, escuchar música, meditar, etc.

6.- No sientas miedo

Llegará un momento el que quizás empieces a dudar de ti y a sentir miedo de que todo salga mal de nuevo, no pienses así. Recuerda que estás haciendo las cosas de manera diferente y aplicando cambios importantes además de positivos en tu vida.

Piensa que toda esta situación te está ayudando a aprender más sobre ti misma y a descubrir lo que tus temores reflejan.

Al lograr cada una de estas pautas que te desglosamos, empezarás a retomar el control de tu vida. Es determinante que sepas con claridad qué quieres lograr, cuáles son tus sueños, a donde quieres llegar. Si no haces esto, si no te defines, vivirás a la deriva y reaccionando improvisadamente. Asume tu vida desde ya con esta actitud ganadora y verás como poco a poco todo se va convirtiendo en realidad.

Se persistente y mantente firme, las épocas malas llegan para ponernos a prueba y ayudan a formar nuestro carácter.

Leer Artículo

Aprende a controlar la ira y sé más feliz

239

Aprende a controlar la ira y sé más feliz

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

abril 4, 2018

Todas hemos sentido ira alguna o muchas veces en nuestra vida, quizás de manera fugaz o en un estado que sentimos no podemos controlar. La ira es un sentimiento normal y completamente humano, pero si llega a límites incontrolables llega a ser destructiva, nos lleva a tener problemas en nuestras relaciones personales, conflictos en el trabajo y disminuye nuestra calidad de vida llenándola de negatividad.

Normalmente, expresamos la ira por medio de la agresividad, es lo natural e instintivo. Esta es una respuesta a las amenazas externas lo que nos inspira a luchar y defendernos cuando nos sentimos atacadas, por lo tanto sentir un poco de ira no es dañino, es necesario para nuestra supervivencia. Pero como todos los extremos son malos, tenemos que aprender a controlarla para que las situaciones no se nos salgan de control.

La ira es un estado emocional que tiene sus variantes, puede ser una leve irritación, una furia moderada o una rabia intensa. Al molestarnos presentamos cambios biológicos y físicos, como por ejemplo aumento en nuestra presión y ritmo cardiaco. Asimismo, se disparan nuestros niveles hormonales como la adrenalina y la noradrenalina, por eso en algunos casos la ira “nos ciega”.

Expresión de la ira

Por razones de sentido común y normas sociales, no podemos atacar físicamente a cada persona u objeto que nos causa irritación, por lo tanto, recurrimos a diferentes maneras conscientes e inconscientes para lidiar con todos esos sentimientos de ira, pero definitivamente la mejor forma de hacerlo es de manera asertiva y no agresiva. Para lograr esto debemos aprender a manejar nuestras emociones, tener en mente que podemos conseguir las cosas sin lastimar a otros, lo principal es tener respeto hacia nosotras mismas y hacia los demás.

Tampoco es bueno suprimir la ira y luego redirigirla a otro tipo de pensamiento, si no expresamos nuestros sentimientos correctamente y la mantenemos dentro de nosotros sin ninguna expresión externa, puede causar ansiedad, hipertensión e incluso depresión.

Si no controlamos nuestra ira, ya sea que la suprimamos o en el caso contrario creamos una conducta cínica y hostil estamos creando un ambiente de infelicidad. El comportamiento pasivo-agresivo y la actitud más que crítica destructiva, hace que las personas no tengan relaciones exitosas.

Estrategias para controlar la ira

Relájate:

Si sientes que tienes muchos episodios de ira, intenta realizar ejercicios de relajación a diario, de este manera, al momento de tener algún inconveniente que te cree uno de esos accesos de ira seas capaz de controlarla. Sigue estos pasos:

Respira profundamente, toma aire desde tu diafragma, al mismo tiempo repite alguna frase como “relájate” o “ten calma” y visualiza en tu mente imágenes que relajen. Ejercicios como el yoga pueden a ayudarte también a calmarte.

Busca el origen de tu ira:

Muchas veces la ira puede venir de algún problema más profundo que tengas en tu vida y no has sabido enfrentarlo, si sientes que no has encontrado solución a ese problema en específico te puedes sentir frustrada. Enfócate, traza un plan y tomate el tiempo necesario pero no lo aplaces, no te castigues y renuncies si no consigues la solución, eventualmente lo lograrás. Terminar de resolver ese asunto pendiente puede mejorar al manejo de tu ira.

Mejora la comunicación:

Si te ves metida en una discusión acalorada, baja el ritmo y trata de escuchar atentamente a la otra persona, por más difícil que sea no respondas a la primera, tómate tu tiempo y piensa cuidadosamente lo que vas a decir. Es natural ponerse a la defensiva cuando nos sentimos atacadas, pero no pelees por cosas que realmente no tienen importancia, trata de entender al otro y descubrir cuál es el verdadero mensaje detrás de esas palabras molestas. Por ejemplo, si es tu pareja, quizás sea que se siente abandonada y busca llamar tu atención.

Usa el humor:

Ya sabes lo curativa que es la risa, puede aliviar cualquier momento de tensión y bajar los niveles de rabia. Por ejemplo, si te encuentras en medio de una situación que está creando ira en ti, dibuja en tu mente una imagen graciosa. Pero ojo, no te rías de los problemas ajenos y no uses el humor de manera sarcástica para atacar a otros. Esto es solo una herramienta para ti, para que internamente logres tu calma en medio de algún momento estresante.

Cambia de aire:

Si sientes que hay momentos o rutinas que están creando molestia en tu vida, trata de cambiarlas. Por ejemplo, si algún tema de conversación con tu pareja causa conflicto, intenta buscar algún lugar agradable para iniciar esa conversación y conseguir una solución, si el camino que recorres para ir a algún lugar es estresante, cambia de ruta. Son pequeños detalles que si los cambiamos pueden hacer una gran diferencia.

Recuerda que la vida es corta y no podemos desperdiciarla sintiendo algo negativo como la ira descontrolada. Trata de ver las cosas desde otra perspectiva, aunque no sea fácil puedes cambiar tu carácter y ser más tolerante con las cosas que te rodean, es muchas veces tratar de analizar si de verdad eso que te está haciendo sentir molestia es tan serio como piensas. Ser un poco más tolerantes, pacientes y sentir empatía hacia los demás puede ayudarnos a enfrentar todo con mejor humor.

Leer Artículo

Beneficios,Año,Sabático,Control,Tiempo,Aprender

221

Beneficios de darte un año sabático

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

marzo 31, 2018

Muchos creen que un año sabático es igual a estar inactiva e improductiva, pero no es así, de hecho, este descanso te puede ayudar en tu salud y para hacerte evolucionar en tu vida personal.

Esto tampoco quiere decir que seas incapaz de conseguir un buen trabajo o empezar algún otro proyecto, tomarte unos meses sin trabajar y sin recibir remuneración no es algo negativo ni significa perder el tiempo. A continuación te mostraremos las ventajas de tomarte un año sabático antes de empezar algún proyecto laboral o de estudio:

  • Tiempo para aprender de forma autodidacta:

Si estás pensando en realizar un proyecto específico, antes de emprender puedes averiguar todo referente al tema. Buscar información, leer, practicar, analizar todas tus opciones. Quizás te inclines por hacer un curso online, estos suelen ser cortos y no ameritan mucho tiempo, pero ayudan a empaparte sobre el tema que requieras.

  • Viajar:

Viajar es el mejor regalo que te puedes hacer y además para hacerlo necesitarás de un buen tiempo, por lo cual el año sabático es la opción perfecta.

  • Aprender algún idioma:

Un año es tiempo suficiente para aprender un nuevo idioma si te dedicas por completo a esto, al tener mucho tiempo libre puedes hacerlo. Te sorprenderá la facilidad con la que puedes llegar a manejar un idioma nuevo si de verdad te concentras en lograrlo.

  • Te ayuda a tomar el control de tu vida:

Puede que te estés sintiendo desenfocada y sin saber qué hacer, pues este tiempo te ayudará a reflexionar, tendrás la libertad de trazar planes, priorizar objetivos y concretar qué es lo quieres.

  • Tiempo para reconectarte con tus seres queridos:

Si sientes que tienes olvidados a tu familia y amigos, esta es la oportunidad perfecta para lograr esa reconciliación y retomar el contacto con ellos.

Recuerda, antes de tomarte un año sabático es importante planificar y ahorrar. Es necesario que al decidirte por esto, tengas un colchón económico con el que puedas llevar a cabo cualquier plan que tengas en mente.

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/