MENU

Comentarios (0) Bienestar, Lifestyle, Ser Mamá

¿Maternidad tardía? Si es posible

Hace muchos años, lo común y la norma era que una mujer se casara y tuviera hijos muy joven, si alguna no lo hacía de esta manera era considerada una transgresora de las normas establecidas por la sociedad.

Pero ya los tiempos han cambiado e incluso muchas mujeres toman la decisión de no tener hijos, tenerlos solas o pasados los 30. Últimamente se ha visto como la tendencia de la maternidad después de los 35 años, incluso, un estudio realizado en Buenos Aires reveló que el promedio de edad de las madres primerizas supera a los 30 y según datos del Instituto Nacional de Estadísticas, en España este promedio es de 32,2 años, además, un 30% de las mujeres dan a luz a su primer hijo después de los 35 años.

Ser madre luego de los 35 años tiene muchas ventajas, por supuesto, puede ser más difícil quedar embarazada a esta edad que a una edad temprana, pero al tener en la treintena más madurez emocional, estabilidad económica y sentimental le dan a la madre una gran ventaja.

– Mejora las habilidades mentales. Según publicado en el Journal of the American Geriatrics Society, las madres con más de 35 años y primerizas obtuvieron mejores resultados en pruebas de agudeza mental, búsqueda de solución de problemas y capacidad verbal.

– Madres pacientes. Según algunos estudios realizados en Dinamarca, las madres con más edad son menos propensas a imponer castigos y gritarle a sus hijos.

– Estabilidad económica. A esta edad las mujeres generalmente tienen ya estabilidad profesional y por ende económica. Esto les permite criar a sus hijos sin ningún contratiempo y con mayor tranquilidad.

– Madurez. En la treintena una mujer ya está más madura para enfrentar cualquier tipo de situación y esto incluye la maternidad. A esta edad se tiene una mejor perspectiva de las cosas y las preocupaciones se priorizan de mejor manera, las madres son más flexibles y esto crea una crianza alegre y sana.

– Más confianza. Una mujer de más de 35 tiene una mejor perspectiva de ella misma y de todo lo que pueden lograr, por lo tanto tiene más seguridad en todas las decisiones que toma. Toda esto repercute de manera positiva al momento de criar a sus hijos.

– Una vida más sana. Luego de los 30, las mujeres estamos más conscientes de nuestra salud, de lo que comemos, de cómo vivimos y eso nos lleva a tener una vida más sana. Obviamente eso afecta positivamente en la manera de criar a un bebé.

¿Estás pensando en tener un bebé y sientes que ya es tarde? No lo es, al contrario, estás en tu mejor momento para embarcarte en ese maravilloso viaje que es la maternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

https://www.instagram.com/womelish/