MENU

Comentarios (0) Bienestar, Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

Cómo la rutina acaba con el amor

Al iniciar una relación la etapa de “luna de miel” es lo que muchos consideran la mejor parte de la misma. Cuando tenemos poco tiempo con nuestra pareja, apenas nos estamos conociendo, todo es nuevo y la rutina es impensable, la primera vez de cualquier cosa con el objeto de nuestro afecto es emocionante.

Al tener una nueva relación son muy habituales las escapadas románticas, hacer el amor en lugares excitantes, descubrir nuevos lugares, viajar; luego pasa el tiempo y muchas veces las parejas entran en una etapa de “adaptación” que se va convirtiendo en rutina, mas adelante en costumbre hasta que ya todo se termina.

El amor entre dos personas surge de la novedad y la pasión de los primeros encuentros, pero aunque en esos encuentros la pareja eche chispa, no es garantía que esto se mantendrá así para siempre. Y es que a las relaciones hay que dedicarles tiempo y cariño, son como una flor que si no riegas simplemente muere, la meta es cómo lograr que la relación se mantenga y se vaya desarrollando de manera positiva  con el paso del tiempo.

La indiferencia es la gran enemiga del amor pero aliada de la rutina, poco a poco se da por sentada a la pareja y se va dejando de lado los gestos de amor, la ternura, el tiempo y la dedicación al otro. Los mismos problemas cotidianos también ayudan a crear la rutina en una relación; el trabajo, asuntos familiares, mantener la casa, la situación económica… Todo esto hace que se acumulen frustraciones que nos empujan a desquitarnos con nuestra pareja.

Llega un punto al finalizar el día en el que nos metemos en la cama, no compartimos con nuestra pareja, no conversamos, ni nos preocupamos por cómo están y qué ocurre en sus vidas hasta que vamos dejando de lado hasta el sexo. Si no se hace algo para salir de la rutina esta puede matar la relación.

Acaba con la rutina antes que esta acabe con la relación

Si al leer todo esto sientes que tu relación está llegando a un punto sin retorno, no te desesperes, aún estás a tiempo de recuperar tu relación ¿Cómo? Dedicándole tiempo a tu pareja y recuperando la pasión que sentían al inicio y que seguro sigue allí escondida esperando.

  • Inicien el día de forma diferente

Con besos, caricias, conversen un poco antes de levantarse de la cama y empezar el día. Puedes preparar un desayuno especial, es cuestión de iniciar el día mostrando interés hacía tu pareja.

  • Escapada romántica

No dejen que pase el tiempo y poco a poco ir abandonado el tiempo a solas. Si tienen hijos es momento de buscar una niñera e irse de viaje a un lugar donde pueden reconectar y volver a encender pasión, dedíquense simplemente a consentirse mutuamente alejando todo lo demás.

  • Complicidad

Busque alguna actividad que puedan hacer juntos, algo que les guste a ambos y sea divertido. Puede ser juegos de mesa, baile de salón, ir al cine una vez a la semana, hacer un curso de cocina, etc.

  • Reconocimiento y respeto mutuo

Todos los días tómense el tiempo para recordarse el uno al otro porqué se aman, qué fue lo que hizo que se enamoraran, lo orgullosos que están por sus logros. Haláguense, no se callen nada, expresar los sentimientos es lo más sano en una relación.

  • Encuentros románticos

Reserven una habitación en un hotel, tengan sexo en el carro, en cualquier otro lugar que no sea la cama. Puedes ponerle sazón a la vida sexual con lencería sexy y juguetes, no olvides llevar un buen vino y música romántica.

  • Usa la creatividad

Y la tecnología, envíense mensajes de textos o de mensajería instantánea para recordarse lo mucho que se aman o para cosas más atrevidas como fotos, videos o notas de voz subidas de tono.

  • Demostraciones de cariño

No pierdan el romance, nunca es suficiente el “te amo”, pero no lo hagan de manera rutinaria, que sea sincero y con mucho cariño. No olviden los detalles ni las fechas importantes, celebrar los aniversarios y cumpleaños de tu pareja lo hace sentir querido y valorado.

No tengas miedo cuando escuches la palabra rutina, esta no es necesariamente mala. Llega un momento de la relación en la que es inevitable que algunas cosas como el ver televisión, salir a comprar, llevar a los niños a la escuela se vuelvan rutinarias, mientras sean conductas y patrones positivos no hay que alarmarse, simplemente tienes que saber cuando la rutina se está convirtiendo en algo que amenaza con alejarte de la persona que amas.

Nunca dejes de comunicarte con tu pareja, todo se soluciona hablando tranquilamente y con mucho amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

https://www.instagram.com/womelish/