MENU

Comentarios (0) Lifestyle, Ser Mamá

Hijos ¿Cómo enseñarles a comer?

Durante la primera etapa de crecimiento de nuestros hijos es sumamente importante cuidar su alimentación y para ello los padres debemos fomentar buenos hábitos alimenticios que contribuyan a su desarrollo físico y emocional, pero aquí es justamente donde mucho fallan pues a veces por comodidad o por evitar berrinches, los papás terminan cediendo ante los antojos de sus niños.

No hablar con la boca llena, pedir permiso para levantarse de la mesa, no jugar con los alimentos y comerse los vegetales, son acciones que seguramente te suenan conocidas. Sin embargo, además de estas, también es necesario que les enseñemos a nuestros chicos qué deben comer para estar sanos, cuándo comer y cómo comer.

En primer lugar, hay que tener claro que el bombardeo mediático y publicitario, motiva a los más pequeños a consumir muchos dulces, frituras y gaseosas ya que en eso los especialistas el marketing son expertos, pero ¿Qué pasaría si los papás hacemos lo mismo, pero invitándoles a comer verduras y vegetales? “Véndeles” la comida sana de una manera divertida y atractiva ¡Como si fueras un chef! Puedes valerte de ciertos trucos como emplatar los alimentos con figuras, en platos llamativos o decorados.

Por otra parte, el ejemplo entra por casa, así que puedes hablarle todo lo que quieras sobre alimentación balanceada, pero si tus hijos no te ven alimentarte sanamente, difícilmente los harán ellos. Por ende los padres deben adoptar un estilo de vida que sea coherente con el que predican, no tiene sentido que obliguen a sus niños a comer al vapor mientras ellos se sientan a un lado a comerse unas papas fritas.

Si ya tus hijos están grandecitos probablemente te sea un poco más difícil encaminarlos hacia la alimentació saludable, pero tampoco es imposible. Por acá te desglosamos ciertos consejos que debes poner en práctica cuanto antes para recuperar el tiempo perdido:

  • Actitud positiva

Al momento de la comida se debe reforzar el valor positivo y generar un momento agradable. No se puede obligar a los pequeños a que coman algo que a primera vista no les apetece, entonces en lugar de decirle “¡Te las comes porque sí!” más bien celebra que hay espinacas para comer.

  • Poco a poco

Los especialistas aseguran que la mejor técnica para que los chicos se acostumbren a comer verduras y vegetales, es irlas incorporando poco a poco a las preparaciones diarias. Si un día definitivamente no quiso comerse el vegetal, déjalo tranquilo y espera otro día para volver a intentarlo hasta que lo acepte y se familiarice con su sabor.

  • La televisión y los horarios

Como decíamos, no se trata solo de qué comen sino también de cómo lo hacen, los papás deben establecer rutinas a la hora de comer en cuanto a horarios y lugares, por ejemplo. De esta manera evitarán que los chicos picoteen entre comidas o que pierdan la hora del almuerzo entre otras cosas y el tema del televisor cerca del comedor o estar jugando con algún gadget mientras come es un terrible error, puesto que se comprobó que estos distraen a los niños y los hace comer de más.

  • Azúcares

Desde pequeños los niños deben acostumbrarse a que las comidas dulces o las chatarras son dañinas, claro a lo padres se les pone cuesta arriba controlar eso y en este caso lo mejor es ceder en ciertos momentos especiales pero que los niños tengan claro que son excepciones y que no pueden consumir este tipo de alimentos frecuentemente. Es cuestión es crearles conciencia acerca de lo que consumen y sus efectos en el organismo.

  • Percepción de la comida

Cada vez son más los casos de bulimia o anorexia infantil y básicamente estas patologías derivan de la relación que los niños tienen con los alimentos y cómo los perciben. Los padres deben hacer incapié en fomentar buenos hábitos alimenticios, nunca utilizar la comida como premio o castigo, evitar juzgarlos por su apariencia física y enseñarles que esta sirve para mantenernos en buen estado de salud.

  • Motivación

En lugar de regaños, los chicos necesitan motivación y halagos cuando están haciendo su mayor esfuerzo por comerse algo que no quieren. Por ejemplo, si están (a regañadientes) comiéndose la sopa ¡Felicítalo! por su intención, alégrate porque está comiendo sano. Al verte feliz seguramente querrá repetir esa escena más a menudo.

  • Persuasión

Persuade a tu hijo involucrándolo en la elección de la comida para que se alimente convencido de que él fue el que eligió. Es decir, antes de comer pregúntale qué quiere, si papas al vapor o al horno, por ejemplo, de cualquiera manera estará comiendo verdura, pero sentirá que están tomando en cuenta su opinión.

A la hora de educar a sus hijos en los buenos hábitos alimenticios, los padres deben saber que este será un trabajo arduo, pero no imposible. Deberán también esforzarse por sacar a flote la creatividad y la coherencia para entusiasmar a sus niños y convencerlos de los beneficios de la alimentación saludable, recordemos que en su etapa de desarrollo es cuando más necesitan nutrirse de vitaminas y minerales que favorezcan su crecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

https://www.instagram.com/womelish/