MENU

Comentarios (0) Bienestar, Foodie, Lifestyle

Cómo cuidar la dieta comiendo en la oficina

De acuerdo a lo que muestran estadísticas recientes “evitar comer fuera de casa mientras estemos a dieta bien sea por salud o por estética, es lo mejor que podemos hacer para no boicotearla o romperla”, pero cuando no solo dedicas tus labores de casa sino que tienes un trabajo de oficina, cumplir ese consejo al pie de la letra se aleja de tu realidad.

En la mayoría de casos, quien almuerza en su oficina comete el error de descuidar la dieta y no comer bien o, al menos, no como debería. Esto puede originarse a raíz de los apuros, atención en otras áreas mientras comemos o… sencillamente por la ansiedad que nos somete la presión en el trabajo y ¡Caer en tentación!; ya sea comprando dulces o cualquier otra cosa nada balanceada.

Sin embargo, comer en la oficina no tiene que ser sinónimo de descuidar los hábitos alimenticios, la experta en nutrición Isabel Belaustegui Trías, aconseja principalmente que si te vas a quedar a comer en tu trabajo, te des tiempo y hagas un espacio mental de calma para masticar, puesto que es una parte fundamental de la alimentación y explica además que, las prisas o atención a otras tareas nos pueden distraer de la necesidad de beber y ello es importante para hidratarnos ¡Tómalo en cuenta!

En cuanto a la preparación del tupper que llevarás al trabajo, evita echar sobras de comida de otros días, porque aunque te ayuden a salir del paso y te ahorres tiempo de preparación NO estarás realizando la combinación más saludable. Si quieres comer de forma sana, adopta las siguientes recomendaciones:

  •  Incluye en todas tus comidas verdura, proteína y una buena fuente de grasa
    Puedes elegir verduras cocidas o frescas como ensalada y proteínas de origen animal (pollo, pavo, huevo, pescado) o vegetal (legumbre). Entre las mejores fuentes de grasa se encuentra el aceite de oliva, pero también puedes optar por el aceite de coco, frutos secos, calabaza o chía.
  •  No coloques en casa el aderezo de tus ensaladas
    ¿Te ha pasado alguna vez que llevas la ensalada aliñada desde casa y al momento de abrirla se ha descompuesto? Es común que su textura deje de ser la deseada, por ello es recomendable que lleves el aderezo en un recipiente hermético aparte y lo añadas al momento de comerla.
  • Elige versiones integrales
    Si optas por consumir pasta o cereales, elige las versiones integrales. Existen en el mercado muchos productos a partir de espelta, quinoa y kamut que te ayudarán a controlar el peso y mejorar tu sensación de bienestar.

¿Qué evitar?

Evita el trigo, las grasas trans y el azúcar habitual en refrescos y los Snacks industriales, ya que son los alimentos que más promueven la inflamación y causan hoy en día numerosas enfermedades como el cáncer, envejecimiento, el desequilibrio hormonal y la obesidad.

  •  Haz 5 comidas diarias
    Los expertos coinciden en que es primordial hacer cinco comidas diarias, ya que si no llevamos una merienda para media mañana y media tarde la ansiedad puede hacernos “pecar” consumiendo lo indebido.
    Los frutos secos pelados (nueces, almendras, avellanas), la fruta fresca o deshidratada (ciruelas pasas, dátiles, higos pasos, orejones) son excelentes y nutritivos aliados que aportarán la energía, vitaminas y minerales que necesitas para rendir.
  • Planifica un menú semanal para el trabajo

Cocinar cada día para llevar la comida al trabajo, resulta engorroso y quita tiempo del que muchas veces no dispones. Por ello, es aconsejable que elijas un día para planificar el menú de toda la semana y realices las compras necesarias para agilizar dicha tarea.

Además, puedes cocinar con antelación y congelar arroz u otro cereal cocido, legumbre guisada y verduras cocidas e ir utilizándolas para preparar las comidas correspondientes. De esta forma, solo te faltará preparar el fruto fresco de tu preferencia como una pechuga de pollo a la plancha, pescado al horno, entre otros.
Si tienes una comida de negocios…

Cuando debes acudir a una comida de negocios, la tarea de cuidar tu alimentación es mucho más difícil, pues verás pasar frente a tus ojos platillos que anhelarás consumir pero que quizás no sean nada saludables.
Para luchar contra eso puedes sugerir un desayuno de trabajo o un café a media tarde. Si no puedes evitar el restaurant intenta elegir ensaladas, sopas, carpaccios o alguna proteína a la parrilla acompañada de vegetales.
Por otra parte, ahorra calorías, evitando la cesta del pan con mantequilla, el vino o las bebidas gaseosas y cambia las tortas por una saludable fruta o un helado de yogurt.

¡Ya no tienes excusas! Puedes intentar alimentarte de forma saludable así te encuentres fuera de casa y opacar las estadísticas que reflejan lo contrario, ya que al fin y al cabo… Querer es poder y tú quieres un cuerpo saludable y una linda figura. ¡Apuesta por ellos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

https://www.instagram.com/womelish/