MENU

Comentarios (0) Bienestar, Lifestyle, Ser Mamá

Consejos si estás buscando un bebé

La mayoría de las mujeres en edad fértil comienzan a cuidarse cuando ya saben que están embarazadas, lamentablemente esto aumenta las posibilidades de que el embrión no se desarrolle sanamente ya que en las primeras semanas es cuando se aparecen las estructuras fundamentales del bebé. En este sentido, la planificación familiar juega un rol determinante en la salud del niño tanto como de la madre.

Cuando una pareja decide comenzar la búsqueda de un bebé, debe modificar ciertos hábitos o conductas de su cotidianidad para garantizar que tanto la gestación como el nacimiento, se den satisfactoriamente. Los futuros padres deben tomar en cuenta algunos consejos básicos para que el embarazo desde su comienzo, sea saludable y seguro, de hecho asistir a un consulta preconcepcional es la mejor opción ya que se contará con la ayuda de un médico durante todo el proceso.

Al llegar a un consultorio con la decisión de convertirse en padres, el profesional realizará la historia clínica de cada uno, valorará sus antecedentes, factores de riesgo y condición física, la idea es prever las posibles complicaciones que se puedan dar durante el embarazo.

  • Sustancias tóxicas

Si alguno o ambos en la pareja tiene algún vicio como el consumo de alcohol y tabaco, inmediatamente debe dejarlo ya que las sustancias tóxicas que se ingieren, aumentan las probabilidades de abortos, bebés prematuros o deficientes de peso.

Se estima que fumar antes y durante el embarazo, es una de las principales causas de enfermedades como el asma, bronquitis y dificultades para respirar en los niños. De la misma manera el alcohol está asociado a malformaciones fetales.

Igualmente, se deben tomar las previsiones necesarias si por cuestiones de trabajo, están expuestos a productos químicos o radiaciones que puedan afectar la gestación.

  • Enfermedades

Si la mujer padece algún padecimiento, incluyendo los crónicos, se recomienda analizar qué tipo de medicamentos usa y si es necesario ajustarlo o cambiarlo. Para esto los únicos capacitados son los médicos tratantes, que son quienes determinan el factor de riesgo en la gestación.

Por otro lado, un diagnóstico temprano y pertinente de enfermedades de transmisión sexual, es necesario para evitar un parto prematuro o que el bebé se infecte en el vientre o al momento de nacer.

En la consulta preconcepcional, debe comunicarse las patologías que presentan los miembros de la pareja.

  • Automedicación

En ningún caso es bueno automedicarse, muchísimo menos si se está buscando un bebé. Por más tonto que parezca, antes de consumir cualquier tipo de medicamento, así sean vitaminas, lo mejor es consultárselo al ginecólogo ya que no sabemos qué reacciones puede generar en nuestro cuerpo.

En ocasiones se cometen errores que parecen inofensivos, pero que atentan directamente contra la gestación, hacerse radiografías o una depilación láser pueden causar malformaciones en el feto.

  • Alimentación

Siempre debemos procurar alimentarnos de manera balanceada, pero si queremos quedar embarazadas, nuestra dieta tiene que estar compuesta obligatoriamente, por mucha frutas, verduras, legumbres y fibra, así mismo proteína animal como carne, pollo y pescado. También se debe evitar la ingesta de grasa, exceso de azúcar y productos procesados.

Los platos deben ser preparados al vapor, horneados o a la plancha preferiblemente. Lo que se busca es tener todos los nutrientes y evitar el sobrepeso antes de quedar en cinta.

  • Vitaminas

Es aconsejable tomar ácido fólico y yodo desde unos meses antes de la concepción puesto que el primero previene los defectos del tubo neural y la espina bífida en el bebé y el segundo desarrolla su sistema neurológico. En la dieta diaria podemos conseguirlo en alimentos verdes como el brócoli y lechuga al igual que en las frutas cítricas y los cereales; el yodo en el pescado y la leche.

Los expertos recetan 400 mg diarios de ácido fólico antes del embarazo y durante el primer trimestre.

  • Ejercicios

A menos que exista una causa médica que lo prohíba, deportes suaves y de bajo impacto que no requieran saltos o peso, como las caminatas, natación, yoga, pilates o baile, están recomendados durante el embarazo puesto que funcionan como método de relajación y liberación de la tensión normal en esta etapa. Además su práctica trae beneficios a la hora del parto ya que mejora la flexibilidad y la resistencia en la mamá.

Antes y durante de encaminarnos en la maravillosa experiencia de convertirnos en madres, debemos también hacer a un lado el consumo de café o bebidas estimulantes. Si eres de las que no puede vivir sin cafeína, limita su consumo a sólo 200 ml diarios.

Traer un bebé al mundo no es cuestión de juegos ni improvisación. Los padres deben tomar conciencia acerca de esta gran responsabilidad y tomar medidas de prevención de enfermedades relacionadas a la concepción, siempre de la mano de los que saben, es decir, los médicos especialistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

https://www.instagram.com/womelish/