MENU

Sexo & Relaciones
Categoría

¿Por qué se finge un orgasmo?

Bienestar, Lifestyle, SE BELLA, SE TÚ, Sexo & Relaciones

Agosto 19, 2017

La sexualidad femenina es un baúl que esconde un sinfín de secretos, el orgasmos a su vez es la sensación más buscada dentro del encuentro sexual y entorno a este existen muchos mitos, como las razones por las cuales una mujer llega a fingirlo. El hecho es que saber si su pareja alcanzó o no el clímax, es una duda que algunos hombres se plantean en medio del coito.

Muchos son los estudios que se han realizado con la finalidad de indagar en el pensamiento sexual femenino y para saber qué piensan las mujeres durante el sexo, en este sentido los sexólogos aseguran que la mayoría de aquellas que fingen un orgasmo lo hacen por 4 razones principales, estas son:

1.Engaño altruista

Que consiste en crear toda una escena al mejor estilo de las películas para adultos, con la intención de proteger el ego masculino de su chico. Al no quererlo hacer sentir mal por su desempeño sexual, la mujer opta por exagerar su nivel de excitación y agradarle un poco el autoestima a su acompañante.

2.Inseguridad

Algunas chicas intentan reducir las sensaciones negativas o incómodas que les hace sentir el sexo, bien sea por experiencias traumáticas, por culpa o miedo a ser juzgadas si no pueden alcanzar el orgasmo. Aquí es necesario trabajar el tema con profesionales que le ayuden a superar esas barreras psicológicas que le impiden el disfrute general.

3.Para excitarse más

Pasa que el mismo hecho de verse o escucharse excitadas, provoca precisamente ese efecto: excitarlas aún más para finalmente llegar al punto más alto de placer. Es decir, simular el orgasmo las ayuda a encontrar uno verdadero e intenso.

4.Como punto final

Si la mujer desea finalizar el encuentro sexual rápidamente por estar insatisfecha, por no tener ganas o para realizar otras actividades, probablemente simulará haber alcanzado el orgasmo. Por supuesto que en este caso hay otros problemas de fondo que deben ser tratados.

Así mismo los investigadores coinciden en que muchas chicas fingen orgasmos mientras se les practica sexo oral ya que este les genera mucha ansiedad o inseguridad que no quieren transmitirle a su pareja.

Paradójicamente algunos especialistas consideran que más allá de un problema, fingir los orgasmos pueden incluso convertirse en una herramienta más para mejorar los encuentros sexuales siempre y cuando se haga consciente del por qué o para qué se está haciendo, de lo contrario alejará mucho más a la mujer de sentir una experiencia plena y satisfactoria.

Puede que la pareja de turno no lo note o puede que sí se dé cuenta de la sobreactuación que presencia y en este caso se sembraría la duda constante de si la chica está fingiendo por él o por factores externos.

En líneas generales se podría decir que sean cuales sean las razones que llevan a las mujeres a fingir el orgasmo, estas no deben afectar negativamente su placer ni vida sexual sino más bien deben utilizarse para despertar la sensualidad o como herramienta de excitación. Si la razón principal es de carácter psicológico o emocional que limita el disfrute en pareja, lo mejor es acudir a los que saben y buscar orientación al respecto.

Leer Artículo

Los 3 tipos de amor que tendrás en la vida

Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

Agosto 4, 2017

Según la psicología los seres humanos vamos a enamorarnos tres veces en nuestra vida, pero cada uno de estos amores será diferente al otro y juntos tendrán como propósito dejarnos una enseñanza. Ninguna de estas tres relaciones será más importante que la otra sino que cumplirán su finalidad en nuestro proceso evolutivo.

El primer amor

Todos los asociamos a la adolescencia pero realmente puede ocurrir a cualquier edad. Aquí el romanticismo y la ingenuidad estarán a la orden del día ya que idealizamos esta relación y nos esforzamos porque se parezca lo más posible a esos cuentos de hadas que nos han contado. Los sentimientos son profundos y dramáticos, creemos que será eterno y que estaba escrito en nuestro destino.

Lamentablemente nuestro primer amor también será nuestra primera decepción, porque aunque existan excepciones, nos convencemos de que así se siente estar enamorado y nos centramos más en las apariencias que en lo que sentimos. Con el tiempo vamos abriendo los ojos, madurando y el príncipe azul se termina destiñendo.

El segundo amor

A este se le conoce como el más complicado debido a sus niveles de intensidad; creyendo que habíamos aprendido la lección del primero, generalmente nos ponemos a buscar alguien totalmente opuesto a lo que conocíamos pero caemos en el mismo perfil. Eso sí, en este amor nos conocemos más a nosotros mismos y también el dolor por el engaño, la pérdida y las mentiras.

Todo el sufrimiento que seguramente experimentaremos, a la larga se convertirá en una escuela que nos enseñará lo que no queremos en nuestra vida y lo que debemos procurar en las siguientes relaciones. Por lo general se repetirá una y otra vez, volverán una y otra vez soñando que los problemas desaparecieron hasta que un día caemos en cuenta y decimos adiós para siempre.

El tercer amor

Este amor nos toma por sorpresa, se esconde para que no lo veamos venir y por arte de magia desaparece todos aquellos conceptos negativos que teníamos sobre las relaciones de pareja. No, no será como pensabas, no habrán reglas y te enseñará a darlo afecto más que a sentirlo.

Conocerás la estabilidad, no tendrás complicaciones, experimentarán diferentes etapas, emprenderán y se plantearán metas de vida juntos. Será el amor de tu vida, con que aprenderás muuuchas lecciones y crecerás.

Si sientes que aún no has pasado por los tres tipos de amor (El ideal, el complicado y el verdadero) quizás es porque no estás lista. Date tiempo para conocerte a solas, disfruta la soltería y cultívate, esta es la mejor manera de prepararte para cuando te toque.

Leer Artículo

10 cosas incómodas de estar soltera

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

Julio 25, 2017

Ser el blanco de chistes, soportar comentarios imprudentes, que te quieran buscar novio o que te critiquen por no tenerlo, son sólo algunas de esas situaciones incómodas de estar soltera y que casi todas hemos tenido que enfrentar. Ser la única disponible del grupo debería ser una ventaja, sin embargo no todos ven sus beneficios y por ende te hacen sentir como si en tu vida algo anda mal.

Estar soltera es una etapa más de nuestro crecimiento y evolución como individuos, por ello no debería convertirse en un dolor de cabeza constante que te empuje a buscar en cualquiera una relación (aunque corras el peligro de fracasar) solo para satisfacer las exigencias sociales o culturales que nos implantaron en el cerebro a lo largo de los años.

No, no es fácil ver como tu círculo social va enrumbando su vida en pareja y se alejan de ti para concentrarse en eso. Tampoco es sencillo tener que sortearnos entre su apretada distribución del tiempo o luchar contra esas pequeñas punzaditas de envidia que de pronto nos dan.

La soltería tiene sus Pro y sus contras como todo, sólo basta con abrir un poquito los ojos y comenzar a disfrutarla dejando de prestarle atención a las siguientes circunstancias:

1.Que tus amigos jueguen a ser cupido

Típico, resulta que por estar soltera tus amigos tienen la espontánea intención de jugar a ser cupido y comienzan una búsqueda frenética de posibles parejas para ti. Que si los compañeros de trabajo o del gimnasio, familiares lejanos o los hermanos de sus novios. La cosa es que no necesitamos celestinos y nos incomoda la predisposición de salir o conocer bajo esas circunstancias.

2.Ser el plan B de los demás

Nos referimos a que una cita con tus amigas o círculo social, se ve limitada a si están o no disponibles sus parejas. No debería pasar, pero sí pasa que te conviertes en el plan B de todo el mundo cuando no tienen nada que hacer o la agenda de su novio lo permita.

3.Frases cliché acerca de “tu suerte”

Seamos honestas, a nadie le gusta estar en solitario, así que es mentira cada vez que te dicen que “tienes suerte de estar soltera”. Pareciera que constantemente te lo dicen como para que no te sientas mal de, en ese momento, no disfrutar de una relación estable.

4.Tema de conversación

Si corriste con la suerte de colarte en un espacio de la agenda de tus amigos y salen a pasar tiempo juntos, no hay otro tema de conversación que no sea acerca de sus parejas. Que si comieron tal cosa, que si planean equis proyecto o que si a él o ella le gusta esto o aquello, tal parece que la palabra “me” fue sustituida por el “nos”.

5.Que te etiqueten

Sí, es muy triste e incómodo que se refieran a ti o te presenten como la amiga soltera del grupo. Bien sea en chistes o en serio, tu estado civil no debe definirte porque no es una característica relevante. Mejor que te guinden un cartel ¿no?

6.Tener que dar explicaciones

Es muy difícil que te crean que de verdad te sientes feliz así como estás y que sólo esperas que llegue alguien a complementar esa felicidad, pero que no estás desesperada. Tienes amigos, familiares y metas propias que no están atadas a una persona, pero muchos no entienden eso.

7.Las salidas

Aunque te la lleves de maravilla con las parejas de tu amigos o familiares, no todo el tiempo quieres salir con ellos. A veces sientes la necesidad de salir con tus seres queridos sin sus novios pues quizás quieras desahogarte, pedir un consejo o sencillamente disfrutar de la salida.

8.Señalamientos

Nada peor que tener que sentirse juzgada o señalada porque estás soltera y escuchar frases tipo “es que eres muy exigente” “estás cerrada al amor” “Relájate deja de ser tan complicada”.  ¿Quien les dijo que pueden elegir por ti?

9.Ataques de nostalgia

Vamos, todas queremos tener esa compañía perfecta con quien compartir, conversar, pasar momentos ricos y hacer planes. Esas son algunas de las razones por las que en ocasiones nos dan ataques de nostalgia y extrañamos tener pareja.

10.Dudas

Es normal que te ataquen las dudas ante la posibilidad de emparejarte con alguien. Piensas que de pronto ese sí puede ser quien esperabas o que definitivamente no. Deja de darte mala vida y VIVE más tu soltería que al final será pasajera.

El estar soltera, aunque haya sido satanizado por la sociedad, es un estado civil más de los que podemos experimentar durante nuestra vida. Como mujeres debemos darle importancia a las cosas que realmente lo merecen, darnos el espacio para disfrutarlas y entender que los demás también están disfrutando de estar en pareja. Sí, hay situaciones incómodas pero que seguro tenemos la capacidad de entender.

Leer Artículo

Lucha de poder en la pareja ¿Cómo lidiar con ello?

Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

Julio 18, 2017

En la etapa de “estabilidad” las relaciones de pareja comienzan a experimentar una nueva manera de convivir en la que cada quien busca reencontrarse consigo mismo y retomar todo aquello que había dejado a un lado para dedicarse de lleno a consolidar el amor. Es aquí donde la mayoría tiene conflictos relacionados a la lucha de poder, básicamente la razón principal es que tanto los intereses como los gustos individuales vuelven a ser la prioridad y sin darse cuenta, ambos se enfrentan a situaciones cotidianas en las que uno toma el control de forma desigual.

La psique individual, la familia y la sociedad son pilares de la lucha del poder con la pareja ¿Por qué? porque arrastramos conductas y porque cuando una persona se siente inferior, que no la valoran sino que más bien la excluyen, tiende a canalizar su frustración a través de la falsa superioridad ya que es ahí, en el “poder”, donde encuentra la seguridad que ha perdido en sí misma.

Haber sido criado por padres exigentes, autoritarios, muy controladores o sobreprotectores, puede ser otra de las causas principales que llevaron a un niño o niña impotente, a convertirse en un adulto en búsqueda de parejas sumisas que actúen conforme a sus deseos o que cambien de manera dramática su forma de ser.

¿Quién tiene la razón?

Que la pareja viva en una constante lucha por tener la razón o “la sartén por el mango”, se debe a que en la construcción de la relación no se fue realista en cuanto a las expectativas y que las demandas hacia la otra persona han sido y son totalmente irracionales.

La realidad es que  la mayoría de los individuos que están emparejados buscan mantener su individualidad y eso es normal,  pero cuando uno o ambos buscan imponer su criterio y pretenden que se hagan las cosas según sus propias ideas negándose a buscar una solución que beneficie a todos o un compromiso viable, es donde empeoran las cosas, incluso al extremo de terminar lastimando física o emocionalmente al otro.

No debería costar mucho trabajo aceptar que nuestra pareja tiene sus propios intereses y necesidades pero sin embargo eso pasa y si este tipo de conflictos no se resuelven a tiempo, pueden generar problemas a largo plazo, ante esto lo mejor es tomar los correctivos a tiempo antes que el vínculo amoroso sea irremediablemente roto.

¿Qué hacer?

Lograr conciliar una lucha de poder que lleve tiempo asentada en la relación no es fácil, en la mayoría de los casos requiere de ayuda profesional debido a que intervienen varios elementos como las carencias afectivas y las fallas en la comunicación. Aquí daremos algunos consejos para lidiar y superar estas situaciones:

  • Es de vital importancia que la pareja flexibilice las expectativas hacia los demás en cuanto a sus necesidades individuales para lograr una relación exitosa.
  • Darse apoyo y cariño necesario para ir creando un ambiente armonioso en casa.
  • Trabajar el respeto por las necesidades y opiniones del otro. No buscar imponerse, ser proactivos en la comunicación y no necesariamente esperar a que sea el otro el que inicie una conversación, sobre todo después de alguna pelea.
  • No se debe tolerar la violencia física ni verbal de ninguna manera.
  • Ser cortés a la hora de conversar, esto facilitará la buena comunicación y hará que las palabras fluyan.
  • Desarrollar la empatía hacia el otro, buscando así un equilibrio mediante el buen manejo de la negociación durante las discusiones o acuerdos a llegar.
  • Analizar y comprender las necesidades y temores propios para posteriormente discutirlo en pareja. Luego pedirle que haga lo mismo y lo hable contigo.
  • No ser rígidos en los puntos de vista, se debe aprender a apreciar las diferencias mutuas.

Es imposible que en una relación no surjan diferencias de opinión entre las partes, lo que importa es cómo logran resolver esas diferencias y llegar a un consenso donde ambos estén de alguna manera satisfechos, ni las relaciones más exitosas se salvan.

La comunicación es de vital importancia para una relación sólida. Cultivarla es un deber para todo el que desea disfrutar del amor en su más sana expresión, sin silencios, sin callarse los problemas sin tratar de imponerse y poniéndose en los zapatos del otro. Conversar es la forma ideal para aclarar malentendidos. La paz y la armonía dentro de la relación han de ser mucho más valiosos que alguna victoria obtenida a través de argumentos.

Leer Artículo

Las 6 etapas de toda relación de pareja

Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

Julio 11, 2017

Como todo en la vida, las relaciones amorosas nacen, crecen y evolucionan en el tiempo a medida que sus integrantes se conocen y adaptan el uno al otro. Cada uno de los niveles que los enamorados van superando, representa cambios en la manera cómo se ven, se aceptan y se diferencian de acuerdo a su personalidad, entonces, reconocer las etapas de toda relación de pareja es esencial para sustentar, aprender, madurar y evolucionar en pro de consolidar el vínculo de amor que los unió.

Cada pareja tiene sus tiempos y fases, sin embargo en líneas generales, son básicamente 6

etapas por las cuales deben pasar durante el tiempo que decidan estar juntos. Quizás no cumplan todas a cabalidad y la misma dinámica haga que terminen separándose, no obstante, disfrutar cada una de ellas y aprender, será un escalón más que les servirá como experiencia. Estas son:

1.Enamoramiento

Esta quizás es la etapa más intensa por la que todos pasamos y dura de 1 hasta 30 meses. Sentimos mariposas en el estómago, queremos estar todo el día con la otra persona y vivimos profundos deseos y pasión aunque haya o no actividad sexual pero sí mucha fantasía entre las partes.

Durante el enamoramiento ambos se esfuerzan por evitar al máximo cualquier pelea o inconveniente, creen ser tan idénticos que aseguran ser la otra mitad. Aquí nos encontramos envueltos en reciprocidad y afecto mutuo, esperanza y comprensión, sin embargo, esto se debe a que los enamorados se sienten como en las nubes y se

fija sólo en los aspectos comunes más no en las diferencias.

Cindy Hazan, profesora de la Universidad de Cornell en Nueva York, realizó una investigación en la que participaron 5000 mil personas provenientes de 37 culturas diferentes y descubrió que todos los seres humanos estamos codificados biológicamente para sentir pasión entre 18 y 30 meses. Este tiempo es suficiente para conocerse, aceptarse y procrear.

2.Conocimiento

Posterior a la llama que enciende el enamoramiento llega la etapa de conocerse de manera más profunda e íntima, se verán con mayor claridad las diferencias y personalidad real de cada quien. Comenzamos a mostrarnos más independientes y autónomos, sabemos diferenciar entre el “Tú y el Yo” del “Nosotros” y dejamos a un lado la pasión desbordada por la compañía sincera.

Esos temas que quizás se habían dejado a un lado por la euforia y frenesí del enamoramiento o por miedo a generar molestias y discusiones, salen a flote y se empiezan a considerar, es en este momento en donde se debe hacer gala de la habilidad para comunicarse y aprender de los errores. De la misma manera, se diferencian claramente los roles de género y se integran amistades a la convivencia establecida.

La idea de convivir y crear una hogar ya no se ve tan lejana, en la etapa de conocimiento se estrecha o se disuelve definitivamente el vínculo amoroso que en un principio los unió, ya no se idealizan tanto sino que se verán uno al otro como realmente son pero si se usa la individualidad para entenderse mejor o para superarse como individuo, podrán perdurar en el tiempo.

3.Convivencia

Muchos le temen a esta etapa de la relación, se sabe que al vivir juntos cambian muchas dinámicas que ya cada uno tenía establecida desde el hogar de origen. La decisión de convivir juntos se toma luego de conocerse bien el uno al otro y aceptar sus diferencias; es cuando ya la pareja visualiza un futuro juntos y se compromete con un proyecto de vida en donde conformarán su propia familia.

En la convivencia el deseo y la frecuencia sexual baja, esa variable a veces tiende a confundir a los enamorados pero la verdad es que esto es totalmente normal debido a la rutina y las responsabilidades que cada uno lleva a cuestas. Digamos que el amor se manifiesta más que con pasión, con afecto y compañerismo.

Aunque surjan una que otra pelea, siempre deben buscar la forma de resolverlos ya que no existirá la posibilidad de irse cada quien por su lado. Habrán momentos en lo que los animos estan caldeados o que discutirán sobre funciones domésticas por ejemplo, no obstante,  el diálogo, los acuerdos y las negociaciones deberán serán usados para superar las diferencias.

4.Autoafirmación

Después de conocerse y convivir juntos, aparecen las necesidades de cada miembro de la pareja. Están tan seguros de la relación que se atreven a realizar actividades individuales que afiancen su identidad, esto no debería representar ningún problema puesto que es necesario para evitar resentimientos y pérdida de la personalidad de uno o ambos, en base a ello la confianza y comodidad es primordial.

Ya el centro de atención total no es la relación y la consolidación de la pareja ya que esa etapa se superó, ahora nace el reencuentro consigo mismo y se plantean metas u objetivos de interés personal más que común. Quizás uno de los dos entra en crisis y supone el fin del amor, pero conversando el asunto seguramente entenderá que se trata de un nivel más a superar.

Sin dudas el compromiso se pone a prueba en la autoafirmación y si alguno tiene problemas de autoestima, lo mejor es que busque y encuentre una forma de ponerse a trabajar en su autosuperación o de lo contrario cumplirá aquella profecía de que los matrimonios se disuelven al 4to año de convivencia.

5.Crecimiento

Al llegar aquí se supone que la relación goza de madurez y estabilidad como para pensar en proyectos ambiciosos o hacer familia por ejemplo. Irónicamente, esa ilusión o entusiasmo que sentíamos al principio resurge y aparece de nuevo el romanticismo propio de consolidar una vida juntos apoyándose el uno al otro.

Como ya se conocen, ya conviven y ya saben resolver los conflictos, apuestan a cosas nuevas para salir de la rutina, evolucionar como pareja y evitar que el aburrimiento quebrante lo que han construido. Un hijo, un negocio familiar, la adquisición de una nueva casa o retomar algo que hayan postergado en el tiempo son opciones fiables.

Al conocerse, la pasión, la compatibilidad y las metas eran el ingrediente que sazonaba e impulsaba la relación; ahora, en el crecimiento, dejar la posesividad y la imposición es lo necesario.

6.Adaptación

Luego de más de 15 años juntos, superando una tras una cada etapa de la relación, la vida continúa dando giros y cambios de otra naturaleza a los que la pareja debe adaptarse para sobrevivir. Los hijos que crecen y se van, las enfermedades propias de la edad, el envejecimiento y los familiares en la vejez, son solo algunos de estos.

Llega la crisis de la mediana edad, la menopausia y andropausia, el reencuentro que supone reconocerse como adulto, quizás pueda también representar una oportunidad para empezar de nuevo y recordar cómo era la cotidianidad cuando sólo eran dos y descubrir una nueva manera de sentirse útiles y ¿por qué no? plantearse un proyecto que atrape su atención.

La adaptación es dura y muchas parejas atraviesan crisis y hasta cuestionan sus valores y los de los demás pero a pesar de ello, si le ven el lado amable, es una oportunidad para centrarse de nuevo en ser felices juntos, sin tantas responsabilidades.

Construir un hogar no es fácil y que el amor perdure  y supere todos los obstáculos y etapas tampoco lo es, sin embargo, cuando cada uno de los miembros de la relación pone de su parte y se deciden tomar lo mejor de cada experiencia, seguramente le ganarán la batalla al tiempo.

Leer Artículo

5 mitos sobre lo que ellos piensan en el amor

Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

Julio 8, 2017

Son muchos los mitos que se han tejido en la sociedad sobre lo que ellos piensan en el amor. Esto sin lugar a dudas, a predispuesto la manera cómo las mujeres vemos a los hombres y su comportamiento en las relaciones de pareja, sin embargo, es necesario que abramos un poquito más los ojos y les demos la oportunidad de demostrarnos que no todo lo que se dice es cierto.

Acá desglosamos los principales:

1.A falta de mujeres, se ponen exigentes y selectivos

Este mito ha sido bastante difundido a lo largo de la historia y consiste en creer que si hay “escasez” de mujeres para establecer una relación, ellos se ponen más exigentes, arrogantes y hasta engreidos para que las que aún quedan, terminen peleándose a ver cuál se lleva el premio. La verdad es que somos nosotras quienes subimos nuestros estándares y hasta enumeramos una lista de atributos que necesariamente deben tener todos los candidatos.

2.No sufren luego de una ruptura

Quizás este mito se origina en esa concepción machista del hombre latino que los medios nos han querido imponer, sin embargo, ellos sufren al terminar una relación, también tienen su etapa de duelo solo que lo manifiestan de diferentes maneras que las mujeres. De hecho las chicas nos reponemos más rápidos que los chicos en cuestionar de desamor.

3.Les gusta tener siempre el control

No hay nada más falso que esto, eso de que ellos siempre quieren llevar las riendas en la cama es falso. Realmente los caballeros se sienten muy atraídos por las mujeres que toman la iniciativa en su sexualidad y que no tienen miedo de tomar la sartén por el mango durante el sexo. Así que si creías eso, mejor ve poniéndote las pilas y sorpréndelo.

4.No son románticos

Creemos que sólo a nosotras nos gusta el romance, las flores, los corazones y cupido. Resulta que ellos también tiene su lado rosa, de hecho la ciencia lo afirma puesto que una reciente investigación arrojó que el 50% de los entrevistados cree en el amor a primera vista y en la importancia de la primera cita. Al final de cuentas no son tan duros y fríos como pensábamos, solo tenemos que buscarle el lado cursi.

5.No buscan las mismas cosas que las mujeres

Hacer las cosas de manera distinta a las mujeres no quiere decir que no quieran tener las mismas metas que nosotras y que no deseen trabajar para lograr los objetivos planteados en la pareja. No son mejores ni peores ¡son diferentes! La cuestión es ponerse de acuerdo y complementarse.

¿Ven que no somos tan diferentes? Tanto ellos como nosotras tenemos el mismo corazón y necesidad de amar y ser amados. A veces adelantarnos y suponer lo que los varones piensan o quieren, solo logra destruir poco a poco la relación o, si está empezando, matar algo que apenas nace. Vamos a ceder y dejemos de creer en esos mitos sobre lo que piensan sobre el amor.

Leer Artículo

Ventajas del sexo entre amigos

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

Julio 4, 2017

A pesar de lo avanzado que está en pensamiento colectivo referente a cómo nos relacionamos en el plano romántico, algunas personas aún mantienen prejuicios acerca del sexo entre amigos. Este tabú permanece a lo largo del tiempo debido a que muchos temen que la amistad se fracture y que se mezclen los sentimientos luego que pase frenesí. Sin embargo la ciencia asegura que mantener relaciones sexuales con un amigo además de fortalecer el vínculo, abre la posibilidad de una relación formal que podría perdurar en el tiempo.

Cuando un hombre y una mujer tienen una fuerte relación de amistad en la que comparten no sólo tiempo sino también intereses, anécdotas, vivencias, incluso planes y emociones en común, es normal que les cueste diferenciar qué es lo que sienten exactamente; debatirse entre el deseo o la camaradería, es una constante con la que ambos deben luchar o aceptar.

“El miedo nace gracias a quienes no supieron manejar la situación y no dejaron claro cuáles eran los pro y contra de dar ese paso”.

Muchas parejas que se atrevieron a romper este mito con madurez, señalan que el miedo nace gracias a quienes no supieron manejar la situación y no dejaron claro cuáles eran los pro y contra de dar “ese paso”. En este sentido, es necesario que ambas partes se conozcan muy bien y se sinceren de antemano, conversen acerca de lo que están sintiendo, qué es lo que están dispuestos a dar, las condiciones de romper el hilo que los separa y discutir cuál es la prioridad y las consecuencias de pasar a otro plano para no generar falsas expectativas que pueden terminar hiriendo profundamente a uno de los dos.

La ciencia lo aprueba

Tener que elegir entre seguir siendo amigos o ser “amigos con beneficios” no debería representar un problema, al menos eso es lo que la ciencia asegura al indicar que tener sexo apasionado una o varias veces con un amigo, más allá de acabar con la relación, fortalece los niveles de confianza y respeto.

Una encuesta que científicos norteamericanos de la Boise State University realizaron a 300 participantes, arrojó como resultado que el 75% tuvo relaciones sexuales con un amigo y que gracias a ello su amistad salió fortalecida; otro 20% dijo que en algún momento de su vida se había acostado con un cercano y que esto los había unido mucho más de lo que estaban antes.

Por otro lado, 50% de los mismos encuestados señalaron que su relación actual y estable, había comenzado justamente como una amistad con derechos. Es decir, según el estudio mencionado, aquellos que de amigos pasan a ser novios, tienen mayores posibilidades de establecerse como una pareja seria y con propósito más que los que se emparejaron desde un principio.

Las ventajas

Culturalmente todavía no se ve bien que dos amigos eventualmente mantengan relaciones íntimas. Los conservadores prefieren mantener definidos los roles y que prevalezca la amistad por encima de la atracción romántica o sexual, no obstante vamos a detallar cuáles son las ventajas que el sexo entre amigos aporta a quienes sí sucumbieron ante el deseo:

  • Tener sexo sin condiciones, presiones, imposiciones o compromiso. Aquí no hay limitantes ni culpas siempre y cuando se hayan puesto las cartas sobre la mesa antes de iniciar este tipo de relación.
  • Que es pasajero y eso ambos lo deben saber ya que si se mantiene indefinidamente, podrán verse de otro modo e irrespetarán el acuerdo previo puesto que SIEMPRE alguno de los dos, comienza a sentir autoridad para exigir fidelidad o dará por sentado que son algo más.
  • Será más cómodo debido a que no tendrán que invertir tiempo ni dinero en cortejarse o convencerse ya que saben que se trata solo de sexo casual. Como ya se conocen y saben que se desean, hacerle saber al otro que quieren irse a la cama será más fácil.
  • Habrá discreción ya que sólo los dos sabrán los beneficios de su amistad y no será problema si alguno desea comenzar otra relación con alguien más.
  • El secreto que solo los amantes conocen, aumentan el morbo y placer sexual al momento de intimar de manera planificada o espontánea.
  • Dispondrán de tiempo y libertad para realizar sus tareas o aquello que les guste sin la presión de ver a una pareja. Los amigos con derecho respetan el espacio de cada quien.
  • Como ya existe confianza, será más fácil experimentar o llevar a cabo esas fantasías que ambos esconden.
  • Sexo frecuente ya que cuando estamos solteras, se nos hace más difícil tener relaciones debido a que primero debemos seguir el ciclo normal de conocer, intimar y acostarse. En cambio con un amigo sexual disponible, esto definitivamente no pasa.

No todo el mundo está preparado ni tiene la misma gestión emocional como para saber llevar una relación de amistad que incluya sexo. Aquellos que sí pudieron hacerlo y supieron separar ambos aspectos, gozan de madurez e independencia. Ninguno de los casos es reprochable, al final cada quien es responsable y dueño de las experiencias por las que desea pasar, quien quita y en esa resulta que consiguió al amor de su vida.

Leer Artículo

109

Hábitos que destruyen la convivencia en pareja

Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

Junio 27, 2017

Es un hecho que muchas parejas terminan separándose debido a que no saben llevar una convivencia sana basada en el respeto y en la disposición de ceder y adaptarse a los hábitos de cada uno.

Nunca se conoce a la otra persona hasta que no se vive con ella, esa es la verdad y para esto no hay cursos ni talleres, se aprende en el proceso. Lo que sí se puede (y debe) es tomar a consideración ciertas recomendaciones de las parejas más experimentadas y que con hechos han demostrado que supieron sortear las dificultades típicas de convivir.

En ocasiones realizamos y hasta justificamos de forma inconsciente, posturas, costumbres y actitudes que afectan a nuestra pareja negativamente aunque para nosotros sea lo más normal. Por ejemplo, hablar solo del trabajo y llevar los problemas de la oficina a la casa, olvidar fechas que para el otro son importantes o poner por encima de él alguna opinión o necesidad de algún amigo o familiar, son cosas que poco a poco van incidiendo para mal y distancian a los enamorados.

Si bien es cierto que cada quien tiene sus propias características, en una relación de convivencia debe evitarse lo siguiente:

  • Criticar al otro todo el tiempo

Quizás no nos demos cuenta, pero las críticas constantes de lo más sencillo o lo más complejo sobre el comportamiento, las habilidades o la personalidad del cónyuge, podrían hacer que este se sienta miserable, incompetente o inferior.

Si de verdad queremos a nuestra pareja, lo menos que deseamos es herir sus sentimientos, pero con las discusiones diarias no resolutivas por algún error cometido, a la larga se terminará por destruir el amor que los unió. Señalar con énfasis sus fallas, recordarle todo el tiempo lo que ha hecho o hace mal, lejos de mejorar la convivencia logrará separarlos aún más.

Seguramente la parte acusada mantendrá en silencio sus emociones de culpa o tristeza, sin embargo tarde o temprano estas harán mella en cómo ven la relación o si de verdad vale la pena seguir dentro de ella.

  • Vivir a la defensiva

En todas las relaciones es normal que la pareja discuta y a veces por tonterías. Ahora bien, que cada tema de conversación termine en pelea sí debería ser un tema para tratarlo incluso en terapia. Las estadísticas dicen que los matrimonios menos felices son aquellos en donde sus miembros están siempre a la defensiva creyendo que el otro lo ataca con cada palabra o gesto que hace.

Para estos casos es necesario, primero, evaluar cómo están nuestras emociones individuales y luego pasar a cómo están las comunes. Quizás existan algunos asuntos de índole psicológico en cada uno que no se ha resuelto y que está afecta la manera cómo se comunican.

Vivir bajo el mismo techo intentando protegerse de supuestos ataques, no es una buena manera de llevar la relación si deseamos que perdure en el tiempo.

  • Ser indiferente

Cuando uno o ambos en la pareja optan por ser indiferente ante la presencia, necesidades, sentimientos o vida en general del otro, la relación está inevitablemente fracturada y destinada al fracaso. Dejar de amar se manifiesta de muchas maneras y al tomar la decisión de no seguir intentándolo, lo mejor es dar por terminado el vínculo.

Algunos, por cobardía o indecisión, limitan el contacto no sólo físico o sexual con su pareja, sino a todos los niveles. Llega un momento en que casi no se dirigen la palabra si no es estrictamente necesario. Se refugian en libros, computadora o smartphones, no conversan sobre temas cotidianos ni importantes e incluso esperan que el otro se duerma para ir a la cama a descansar.

Al final de cuentas uno de los dos debe dar el primer paso y hablar acerca de lo que pasa, continuar y corregir o formalizar la separación ya que permanecer viviendo juntos no tendría sentido.

¿Hay vuelta atrás?

Todos, absolutamente todos, los problemas tienen solución siempre que exista disposición y ambas partes realmente deseen rescatar la relación. Luego de aceptar la existencia de pésimos hábitos en la convivencia y que poco a poco se ha ido desgastando la unión, sólo queda avanzar y trabajar para salir de esa etapa.

Los psicólogos dicen que en las terapias de pareja se procura sustituir las expresiones negativas, las frases defensivas y las actitudes hostiles, por muestras de afecto constantes. Así mismo la comunicación juega un rol indispensable para reparar el daño hecho, hablar de lo que sienten estrecha mucho más la intimidad, el compromiso y el deseo.

Lo importante es recordar esas cualidades que los enamoraron, fortalecer lo que ya conocen de cada uno y les gusta, aprender a pedir ayuda de manera educada cuando se necesite, bajarle el tono agresivo a las quejas y buscar por todos los medios resolver aquello que nos genere incomodidad.

Felicitarse, reconocer las virtudes, agradarse con detalles, decirse cosas amorosas y plantearse metas juntos, son buenas maneras de “volverse a enamorar”. La clave está en tratarse como si se estuvieran cortejando otra vez.

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/