MENU

Ser Mamá
Categoría

Mi hijo es agresivo ¿qué hago?

Dilemas, Lifestyle, Ser Mamá

Abril 26, 2017

Por más que nos sorprenda y quizás hasta nos cause cierto rechazo, la conducta agresiva en algunos niños es típica y hasta normal en plena fase de su desarrollo. Ciertamente es algo incómodo y difícil de manejar, sin embargo esto se debe a que ellos están explorando y desarrollando sus habilidades lingüísticas, intentando complacer sus deseos de independencia y aprendiendo a controlar sus impulsos, es por ello que se tornan tan sensibles físicamente o tienden a reaccionar de manera brusca en determinadas situaciones.

Golpes, pellizcos o mordiscos es lo “normal, por así decirlo. Lo vemos mucho en sus primeros acercamientos escolares o con sus familiares contemporáneos. Se cree que los pequeños tardan al menos dos años en superar esta etapa, así que aunque se sientan frustradas, avergonzadas y preocupadas, las mamás deben entender que esto no necesariamente es un signos de que en el futuro, sus hijos vayan a ser violentos.

Si bien la psicología ha demostrado que esta conducta es transitoria, los padres tienen la responsablidad de recodarles a sus hijos que la violencia no está jusificada, no es permitida y que hay otras maneras de comunicarse. No obstante acá les daremos unos consejos para afrontar la agresividad infantil y corregirla.

  • Responde a tiempo

Esto quiere decir que debemos responder, orientar y corregir inmediatamente que se presente el episodio de violencia en el niño. Él tiene que saber lo que hizo mal, porqué está mal y cuáles son las consecuencias de sus actos. A esta edad es muy dificil que los pequeños entiendan argumentos verbales o razonamientos de adultos, entonces debemos buscar formas de castigo acorde a su madurez y alejarlo del detonante conflictivo.

◦     Cálmate

No eres mala madre por colapsar, cansarte o malhumorarte porque tu hijo es agresivo, es natural en todas. Lo que si tenemos es que controlarnos y evitar gritarle, pegarle o utilizar cualquier tipo de violencia para reprenderlo. No uses adjetivos negativos para referirte a él, nada de “eres un niño malo” u otro calificativo, si lo haces lograrás enfadarlo mas y le demostrarás que no puedes controlarte.

  • Sé disciplinada

Procura responder y actuar siempre de la misma manera al percibir agresividad en tu chico. Con eso enfatizarás un patron que él aprenderá a reconocer y al tiempo entenderá. Tu hijo sabrá, por ejemplo, que si se porta mal lo dejarás solo encerrado por un rato o le quitarás el postre que anto le gusta.

  • Dale alternativas

Al pasar la etapa del castigo debe venir la de la reflexión. Cuando el niño esté calmado, siéntate y habla con él acerca de lo sucedido, explícale el porqué de las cosas y pídele que te dé su versión de los hechos. Trata de demostrarle que está bien que sienta enojo pero que no debe reaccionar con violencia, pataletas o groserías ante los demás, más bién busquen juntos otras opciones para drenar la rabia como las palabras o pidiendo ayuda a un adulto. De igual manera debe conocer el valor de pedir disculpas.

  • Prémialo

Préstarle atención sólo cuando se portan mal, es contraproducente para los niños. Ellos necesitan incentivos, elogios, premios o palabras de aliento y afecto cuando actuan fraternalmente en su entorno. Si salió a jugar con otros chicos y se mostró respetuoso, amigable y colaborador ¡Díselo! Destaca sus valores positivos y así lo motivarás y elevarás su autoestima.

  • Limita su tiempo de ocio

Los niños en temprana edad escolar no deberían pasar más de dos horas frente a la televisión, celular, tablet o algún juego de pantalla. Según los estudios, mientras más tiempo hagan uso de estos dispositivos, serán más propensos a presentar problemas de comportamiento e interacción social, además de influenciarlos en valores negativos ya que a menudo, en el contenido infantil, se muestran muchas imágenes violentas o gritos.

  • Fomenta la actividad física

Lo ideal es que los pequeños consuman toda esa energía de la que están llenos, en actividades de sano esparcimiento y disfrute como el deporte, y si es al are libre mucho mejor. Esta es la opción indicada sobre todo si son hiperactivos ya que podrán saltar, brincar, correr y jugar al mismo tiempo. Ya verás que al final de la jornada mejorarán la manera cómo comparten tiempo con otros niños, serán más sociables y disciplinados.

  • Busca ayuda

Algunas veces sentimos temor o pena de buscar ayuda profesional para que nos ayude a canalizar el comportamiento de nuestros hijos, cuando la realidad es que son los expertos quienes manejan todas las técnicas que son más afectivas en casos de agresividad infantil. No te detengas y acude a quienes saben la manera correcta de actuar para que estés segura de cómo reaccionar en cada situación.

Si tu hijo se comporta de manera violenta por más de cuatro semanas consecutivas, si con frecuencia recibes quejas de terceros relacionadas a su agresividad, si constantemente molesta, golpea, grita o pellizca a otros niños y si ya tienes problemas para controlarlo o castigarlo, lo mejor que es en un principio aceptes que es violento y que necesita ayuda. No lo pienses mucho y actúa, ya qu a pesar de que hasta cierto punto esto es normal, debes corregirlo para que no se convierta en un mal mayor a futuro.

Leer Artículo

4 Tipos de educación para tus hijos

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Abril 19, 2017

¿Qué padre no desea lo mejor para su hijo? Prácticamente ninguno, sin embargo en su afán por desempeñarse de la mejor manera, no se detienen ni dedican el tiempo necesario para evaluar los efectos positivos y negativos de los tipos de educación que eligen como método de enseñanza en el hogar. La idea es que los pequeños crezcan siendo felices y que se les cultive valores que garanticen un futuro éxito en cada aspecto de su vida adulta.

Según la psicología

La psicólogo del desarrollo Diana Baumrid, dedicó gran parte de su carrera al estudio de más de 100 niños en edad preescolar con la finalidad de observar, analizar y recopilar información acerca de cómo interactuaban y se comportaban tomando como referencia entrevistas personalizadas a cada uno de sus padres.

A partir de esta investigación surgieron los estilos de educación o modelos de crianza que varían según la calidez, nutrición, disciplina, comunicación y control en casa. Baumrin destacó en sus textos que los niños desconfiados y tristes provenían de hogares con papás controladores y muy poco cariñosos, los dependientes o apegados fueron criados en ambientes donde había afecto pero no límites y los independientes o autosuficientes fueron criados por padres comunicativos.

Los estilos educativos son básicamente 4 y estos a su vez repercuten de manera distinta, para bien y para mal, en cómo los niños rinden académicamente, se relacionan con los demás y se ven a sí mismos. También influyen mucho en el concepto que se forman de sus padres y en cómo van desarrollándose a lo largo de su adolescencia.

1.Autoritaria

Este tipo o estilo de educación se caracteriza por implementar fuertes reglas y disciplina en el seno del hogar. Aquí, tanto el padre como la madre, llevan el control y dan las normas a seguir por los hijos sin ninguna excepción, es decir, estos deben obedecer a cabalidad cada orden recibida.

Los padres autoritarios por lo general controlan cada aspecto en la vida de sus niños, son inflexibles, les gusta el castigo al igual que las amenazas y el miedo como método de enseñanza, incluso si es necesario pueden llegar hasta la violencia física.

Al crecer, los adultos que fueron criados bajo el tipo de educación autoritaria, desarrollan serios problemas de autoestima e inseguridad ya que no tuvieron una figura paterna que se preocupara por sus necesidades ni sentimientos. De la misma manera tienden a convertirse en personas agresivas, problemáticas y hostiles debido a que no conocen otra forma de solucionar los problemas que se le presenten ni mucho menos tomar decisiones. Diversos estudios aseguran que este régimen garantiza un buen desarrollo académico pero dificulta las relaciones sociales.

2.Permisiva

Muchos padres en la actualidad están adoptando esta forma de educación para sus hijos pero pocos han indagado sobre ella. La educación permisiva consiste en la flexibilidad y tolerancia a la hora de guiar o direccionar al pequeño en aspectos como el escolar, familiar o en la cotidianidad.

Aunque pareciese ser un buen método de enseñanza, no tener un control directo sobre el comportamiento de los chicos o ser poco firme a la hora de reprenderlos por algo que esté mal, hará que ellos crezcan en un ambiente que no fomenta el esfuerzo real para obtener éxito bien sea en los estudios o en las relaciones interpersonales a futuro, tampoco inculcará en ellos valores de respeto a la autoridad, por ejemplo, ni a las reglas establecidas socialmente.

Regularmente los hijos criados bajo la enseñanza permisiva se convierten en personas caprichosas, inestables emocionalmente, depresivas y con baja autoestima.

3.Democrática

Como su nombre lo sugiere, en la educación democrática encontramos un equilibrio entre la severidad, el cariño y la comprensión paterna, de hecho es una de las formas más efectivas para criar a los hijos porque establece límites claros que deben respetarse, pero también se da espacio para tomar en cuenta la opinión del niño.

Los padres que eligen esta opción es esfuerzan por hacerle ver a los chicos las consecuencias negativas de sus actos en vez de castigarlos sin explicación. Igualmente destacan y premian los resultados positivos de un buen comportamiento.

Los estudiosos de la materia explican que a la larga los niños que son criados bajo este sistema son más felices y exitosos en sus áreas, no tienen problemas para tomar decisiones, son responsables y no temen expresarse libremente.

4.Indiferente

Lamentablemente algunos papás, por distintas razones, no se involucran del todo en la crianza de sus hijos y se tornan indiferentes de lo que les pasa. Obviamente no les dan el apoyo que necesitan para crecer sanamente ni los guían en cómo deben hacer las cosas. No hay cariño, ni reglas, ni castigos ni premios, prácticamente los pequeños se crían solos.

Como todos sabemos la presencia incondicional y la conducta de los padres son pilar esencial en la formación de los jóvenes y adultos del mañana. Tanto el papá como la mamá tienen un impacto determinante en el desarrollo de los niños y cuando estos elementos fallan, se pone en riesgo su salud emocional.

Problemas psicológicos serios, trastornos de aprendizaje y conflictos emocionales son solo algunos de los efectos negativos de unos padres ausenten en el crecimiento de sus hijos.

Indiscutiblemente el papel que juegan los padres en la crianza de sus hijos es crucial es por ello que el tipo de educación que se implementará en el hogar debe ser bien analizado con anterioridad debido a que, aunque tengamos las mejores intenciones, lo mejor es estar seguros y tranquilos de que los estamos direccionado hacia un futuro sano emocionalmente y exitoso académicamente.

Leer Artículo

Lo que tu pareja debe saber sobre el embarazo

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Abril 12, 2017

El embarazo es una etapa de la mujer en dónde se experimentan profundos cambios físicos y psicológicos debido al proceso hormonal que se gesta dentro de ella y las adecuaciones que su cuerpo genera para albergar al bebé. En este sentido son normales los cambios de humor, el apetito extremo y la flojera constante, aquí muchos de los futuros padres se sienten frustrados al no poder comprender qué es lo que le está pasando a su pareja y por no saber cómo ayudarla.

Como sólo las chicas pueden entender casi de manera natural todas las sensaciones propias de estar embarazada, debemos hacer un esfuerzo extra por explicarles a los caballeros qué es lo que nos pasa y cómo tratarnos. Al final de cuentas esta es una experiencia maravillosa que deben compartir momento a momento para estrechar ese vínculo que tendrán de por vida.

  • Sobre la comida

    1.Cuándo tienes hambre

Todo el mundo sabe que las embarazadas por lo general comen mucho y en cantidades, claro esto varía de acuerdo al estilo alimenticio que ha llevado a lo largo de su vida, pero normalmente es así. Lo cierto es que los futuros papás deben saber que cuando su esposa le dice que tiene hambre, es porque está hambrienta, aunque recién haya tomado una merienda o plato fuerte.  La única manera que ellos sepan que no puedes esperar hasta la siguiente comida, es que se lo expliques. Dile que tu cuerpo está experimentando una serie de cambios, que requieres energía y que literalmente tienes a otra persona dentro de ti que necesita nutrientes. Ayúdalo a entender y trata de llevar contigo pequeños snacks para esos momentos de desespero en donde de verdad necesitas comer.

         2.El mercado

Seguramente, si ya tienen tiempo conviviendo juntos, han establecido dinámicas acerca del mercado, en donde la comida que se compra es para ambos y cualquiera puede tomar cualquier cosa si lo desea. Durante el embarazo la cosa cambia, si el padre come algún alimento que previamente la madre había seleccionado para su único y exclusivo consumo, es mejor que cargue con las consecuencias. Quizás por la sensibilidad típica de esos días y los antojos, la embarazada cuide con recelo algunas porciones especiales. Ante esto, es mejor curarse en salud y apartar o seleccionar lo que es para cada quien.

 

  • Sobre la imagen

    1.Subirán de peso

Comiendo por dos personas durante nueve meses, lo más normal es que la mujer aumente de peso. En este festín de meriendas, comida chatarra, dulces y cualquier cosa que se le ocurra a ella, el papá no se salvará y también ganara unos kilos extras. Ahora bien, a ninguna futura madre le gusta que le estén recordando que va en aumento y que al dar a luz el 70% de esa comida quedará en su cuerpo. Lo mejor es diseñar ambos un plan de antojos para que ni tú, ni él, ni la balanza sufran tanto.

        2.Los pechos serán mas grandes

Debido a la cantidad de nutrientes que necesita una mujer para amamantar, es normal que los pechos aumenten considerablemente de tamaño haciéndose más grandes. Esto de ninguna manera quiere decir que deben ser tocados a cada rato, ni que es lo mejor que le ha podido pasar porque la verdad es que al estar en esas dimensiones ¡duelen! Es por ello que aunque se vean sumamente atractivos, debes hacerle saber a tu pareja que los tiene más sensibles de lo normal y que hasta cierto punto te incomoda que te los esté apretando. Si no se lo dices, él puede sentirse rechazado porque creerá que eres tú que no quieres que él te toque.

  • Sobre las emociones

    1.Bajón de libido

Sobre todos en el primer trimestre del embarazo, que es cuando comienzan toda esa serie de cambios hormonales en su cuerpo, las mujeres experimentan un bajón en su libido y por ello el deseo sexual se ve mermado. Las ganas de tener relaciones disminuyen por el cansancio, las nauseas, los mareos y todos los síntomas que ya conocemos durante la gestación. De hecho las estadísticas aseguran que al menos el 50% de las chicas pasan por este periodo. Afortunadamente esto es temporal y pasajero.

        2.Cambios de humor

Durante los 9 meses de embarazo el padre del bebé, los familiares, los amigos y el círculo más cercano de la futura mamá podrán notar sus altos y bajos, hipersensibiidad y repentinos cambios de humor. Esto es absolutamente normal, de hecho se pude decir que pierden totalmente el sentido del humor. ¿La razón? Siendo jocosas podríamos decir que son cosas de embarazadas hormonalmente activas.

  • Sobre la comodidad

    1.Pereza extrema

Una mujer embarazada lleva otra personita dentro de ella y eso definitivamente no es fácil. La realidad es que su cuerpo se está adaptando internamente para albergar, dejar crecer y dar a luz a otro ser humano y esta es básicamente la razón por la que la mamá siempre está cansada y necesita mucho descanso. Lo idóneo es que tengas ayuda con los quehaceres de la casa y las responsabilidades generales, es ahí donde debes pedirle ayuda a tu pareja.

         2.Esfuerzo físico

Los cuidados exagerados de nuestra pareja durante la gravidez son normales y hasta tiernos. Los hombres tienden a tratar como una muñeca de cristal a la futura madre y evitan cualquier esfuerzo físico que ponga en riesgo su salud y la de su bebé. Esto por una parte es muy bien recibido por la mujer, pero también en ocasiones esta se siente un poco inútil y desea participar, así sea en pequeñas actividades compartidas, para demostrar que aún en ese estado, puede valerse por sí misma.

Sí, nos ponemos despistadas, dormilonas, comelonas y sensibles, digamos que es nuestra etapa de vacaciones en donde todo lo tenemos permitido. La verdad es que estar embaraza trae un montón de sensaciones y experiencias totalmente nuevas que vale la pena vivir y sentir por completo y mejor aún si es en pareja. Busquemos la manera de vincular al padre con cada una de las etapas desde el primero hasta el noveno mes, seamos explícitas cada vez que necesitemos que ellos entiendan algo, recordemos que la comunicación es la base de la pareja y debemos cultivarla a diario.

Leer Artículo

Posibles causas del fracaso escolar

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Abril 5, 2017

Entendemos como fracaso escolar a la dificultad que tiene el niño para asimilar e interiorizar los conocimientos impartidos en su sistema educativo, que a su vez se basan en la edad y desarrollo del pequeño. Ahora bien, a priori no podemos culpar al chico por la deserción ya que también existen factores como el entorno familiar, la comunidad educativa e incluso procesos neurológicos, que pueden estar afectando negativamente su productividad.

Tipos de fracaso escolar

  • Primario: que aparece junto a problemas de rendimiento e los primeros años de la vida escolar del niño.
  • Secundario: que aparece luego de varios años de escolaridad producto de cambios en el carácter del pequeño, en la adolescencia o después de un evento traumático.
  • Circunstancial: este es transitorio y momentáneo y deben averiguarse las causas de este repentino descenso en su motivación escolar.
  • Habitual: es normal un bajo rendimiento desde el comienzo de sus estudios y generalmente se debe a causas de origen personal, psicomotriz o desmotivación.  

Al referirnos a estas posibles causas, podemos mencionar entre ellas:

  • Bajo nivel de maduración psíquico-física del alumno y sus capacidades psicomotoras o cognoscitivas, es decir, problemas de la memoria, atención y/o percepción.
  • Dislexia, disgrafía o discalculia, que es la dificultad en las destrezas de lectura, escritura y razonamiento matemático.
  • Trastornos del Déficit de atención y sus derivaciones tales como hiperactividad o impulsividad que son elementos que requieren atención clínica.
  • Problemas para socializar, adaptarse y plantearse objetivos escolares.
  • Miedos, temores, fobias, inhibición emocional y conductual o timidez excesiva que son patologías psicológicas que imposibilitan a quién las sufre.
  • Sobre carga de actividades de estudios, deportivas, familiares o de recreación.
  • Dificultades socioeconómicas que están relacionadas directamente con el rendimiento del chico

Lamentablemente no todas las instituciones se adaptan a las necesidades, particularidades y características de los niños. Deben crearse escuelas dotadas con recursos físicos, económicos y profesionales que permitan su libre desarrollo ya que en ocasiones los pequeños no se identifican con el entorno o no están satisfechos y esto, por obvias razones, los desmotiva.

De la misma manera se podría decir que fallas en el sistema educativo o metodología de estudio, poco profesionalismo de los docentes y un hábitat hostil, entre otras, son circunstancias que también influyen en el desempeño académico del infante.

Trastorno Psicopedagógico de atención y sobredotación

Ahondando un poco más sobre las causas psicológicas conductuales del fracaso escolar, tenemos que el trastorno psicopedagógico por atención se origina cuando el alumno no es capaz de llevar a cabo objetivos pedagógicos acordes a su etapa. Esto conlleva una acumulación de contenido y datos en su mente que se manifiestan al ir pasando de nivel.

Es por ello que en particular le cuesta digerir conocimiento en las áreas de lenguaje y matemáticas, respondiendo a la aplicación de metodologías educativas que no se adaptan a las características del alumno o poca motivación parental.

Aunque suene totalmente irónico, la sobredotación intelectual también es un factor de deserción escolar ¿por qué? Porque el alumno presenta una muy elevada capacidad intelectual que lo diferencia de los demás niños, incluso es un motivo de discriminación ya que “no encaja” con los de su edad y tristemente los docentes de hoy no están lo suficientemente capacitados para manejar sus capacidades, sacarles provecho y ayudarlos a que exploten sus dones.

Estos pequeños se conocen por poseer un nivel intelectual superior, un elevado grado de dedicación al estudio, por ser muy creativos, lideres y artistas innatos.

Objetivos para el cambio

Indiscutiblemente la educación a nivel mundial debe sufrir cambios y adaptaciones curriculares con miras a fomentar y cultivar el pensamiento creativo y divergente de los alumnos para que estos puedan desarrollar a pleno sus potencialidades, así mismo se debe explotar el razonamiento científico-lógico desde edades tempranas y ofertar un libre acceso a otras áreas de conocimiento especializado como música, ciencia o arte.

Pero nosotros como padres, desde el hogar, también tenemos nuestra cuota de responsabilidad y es por ello que la motivación contante, las recompensas por el esfuerzo y la comunicación, deben ser hábito si queremos que nuestros pequeños crezcan capacitados académicamente.

El fracaso escolar no necesariamente es causado por falta de voluntad del niño para aprender, como pudimos ver, existen múltiples causas psicosociales, familiares y educativas que influyen negativamente en el proceso de aprendizaje. Lo importante es que nosotros como padres seamos conscientes de las características de nuestros hijos e identifiquemos esos factores que impiden su desarrollo intelectual, esta es la única manera de corregirlos.

Leer Artículo

53

Ser mamá sin dejar de ser mujer es posible y te diremos cómo

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Marzo 29, 2017

Poder compaginar los roles de madre, profesional y mujer es el sueño de todas, pero para lograrlo es necesaria mucha fortaleza, paciencia y convicción puesto que en ocasiones la cosa se torna un tanto difícil, es por ello que vemos mamás sumamente agotadas, desmotivadas, con sobrepeso y estrés crónico. Todo radica en el estilo de vida que se lleva a partir del nacimiento de nuestro hijo, eso es lo que se debe modificar para alcanzar el equilibrio y satisfacer todas y cada una de nuestras facetas.

Jhon Maxwel, coach de liderazgo dice: “nadie puede dar lo que no tiene” y en referencia a esta frase podemos decir que si en nuestra cotidianidad no existe un balance, coordinación y cuidado sobre nosotras mismas, no podremos desempeñarnos efectivamente en las diferentes tareas que conlleva ser mamá. Tenemos que dejar de cometer el error de sacrificarnos en cuerpo y alma queriendo ser las madres modelos ya que eso inclusive afecta negativamente nuestra salud.

Las reglas básicas para no perder nuestra esencia y ser madre y mujer al mismo tiempo son las siguientes:

Buscar tiempo a solas

No es cuestión de si se puede o no, es cuestión de generar un espacio de tiempo dedicado para ti como necesidad vital en tu equilibrio emocional ya que, de no hacerlo, corres el riesgo de colapsar e incluso caer en depresión.

¡Deja las excusas! No tienes porqué sentirte culpable de regalarte un break. Comienza a distribuir mejor tus responsabilidades para que te dé chance de hacer algo que te guste, mimarte o consentirte. Aquí la idea es que no pierdas tus roles de madre, ama de casa, trabajadora y mujer. Planifica actividades sencillas o más elaboradas para tu disfrute, como ir a la peluquería, hacer ejercicios, dedicarle una hora a tu proyecto personal o planear unas vacaciones al destino que desees.

Maximizar tus recursos

Hacer mucho con lo poco que tengas, incluido tiempo, presupuesto o espacio. En ocasiones nos complicamos por las altas expectativas que de pronto, en ese momento, cuando eres madre no son tan fáciles. Por ejemplo, quieres ponerte en forma pero tu bebé está muy pequeño y te da miedo dejarlo con alguien más, la solución para estar satisfecha en ambos aspectos podría ser buscar rutinas caseras, adaptar un espacio de tu casa como Gym improvisado o contratar un entrenador personal.

Sé feliz con lo que tienes y disfruta esta etapa. Los niños serán pequeños solo una vez, de hecho crecen muy rápido así que aprovecha el tiempo.

Buscar aliadas

Para poder regalarnos un tiempo a solas, salir en pareja, con amigos o sencillamente descansar, necesitarás de aliadas con quien intercambiar tareas y planificar turnos para cuidar a los niños. Familiares, amigas u otras madres que también quieran un break de sus responsabilidades. Un día tú y un día ellas, ese sería un buen acuerdo ganar-ganar para todas las partes.

Claro, debe ser alguien de confianza para estar tranquila al dejar a tu hijo, pero en líneas generales esta es un excelente opción a considerar.

Ser creativa

La creatividad dentro de la maternidad es muy útil para aprovechar cada segundo disponible con los niños, mientras trabajas o cuando estás sola. De la misma manera es imprescindible si queremos planificar actividades para satisfacer todas nuestras necesidades. Por ejemplo, mientras esperas que tu pequeño salga de su deporte o escuela, vete a la peluquería, siéntate a leer el libro que te interesa, dibuja o medita.

Metas y proyectos

Las personas exitosas tienen muy claras sus metas, en el caso de las mamás multifacéticas, esta característica debe estar mucho más arraigada si queremos desempeñar todos los roles y concretar nuestros proyectos. Al tener planteado qué queremos hacer con nuestra vida y cómo deseamos que sea nuestro futuro, nos será más fácil trabajar en ello y estaremos  automotivándonos constantemente.

Es normal que queramos hacer muchas cosas a la vez pero necesariamente debemos enfocarnos y priorizar una meta por cada aspecto siendo lo más específica que podamos, escríbiéndolas y buscando inspiración.

Cuidado personal

El 30% de los kilos ganados durante el embarazo se eliminan en el parto y el resto queda almacenados en el cuerpo para que nos encarguemos, nuestra fisionomía sufre cambios inevitables. Es aquí cuando prácticamente todas queremos recuperar la figura y al hacerlo, nos sentimos más saludables, con mayor energía y por supuesto, más atractivas. Se trata de no descuidarnos física ni espiritualmente debido a que en ocasiones las mujeres hacemos a un lado el cuidado personal porque vemos con prioridad la atención de los hijos, pero resulta que ambos aspectos influyen poderosamente en nuestro estado de ánimo.

Incluir rutinas de ejercicios, por más sencillas que sean, y adecuarlas a nuestro espacio de tiempo disponible, llevar una alimentación balanceada y consentir un poco nuestra imagen, debe ser casi una obligación para todas las mamás.

Relación de pareja

De por sí las relaciones de pareja cambian con la convivencia diaria, muchísimo más luego de tener hijos. Después de dar a la luz, los enamorados deben trabajar extra para mantener la llama del amor intacta, la mamá por su lado no puede permitir que la rutina o el exceso de atención a los hijos acabe separándolos y para ello debe cultivar los detalles, la sensualidad y la intimidad.

Se trata de incluir en el día a día actividades o momentos para el compartir en pareja y no dar por sentado que el amor siempre estará ahí pase lo que pase.

Ejercer el rol de madre es una gran responsabilidad que requiere de disposición, energía y planificación. La hermosa experiencia de la maternidad no necesariamente debe anular las otras facetas que como seres humanos tenemos derecho a explorar. No es fácil pero si es posible cubrir cada necesidad física y espiritual que tenemos como mujeres al mismo, sólo se necesita determinación y un poco de ayuda pero ¡Sí se puede!

Leer Artículo

Cómo cultivar la igualdad de género desde la niñez

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Marzo 22, 2017

Los niños son unas esponjas que absorben TODO lo que ven y más en el seno de su hogar. Es por ello que debemos prestar especial atención en cómo nos comportamos delante de ellos y cuál es el ejemplo que le damos. Es determinante que como padres los eduquemos en base a lo que queremos que sean en un futuro, y obviamente todo papá quiere que su hijo sea una persona de bien, como dicen los abuelos.

Evitar todos los tipos de maltratos o trato discriminatorio, palabras ofensivas o expresiones negativas es la premisa cuando se tienen pequeños en casa. La idea es que estos no vean estas costumbres como algo normal y crean que así deben ser las cosas, todo lo contrario, procuremos generar espacios de armonía e igualdad en el proceso de aprendizaje y desarrollo durante su niñez.

Erradicar los estereotipos

Atrás quedaron esos estereotipos de las niñas princesas y los niños guerreros o las mujeres de la casa y los hombres de la calle. Todos estos y muchos otros son patrones establecidos socialmente que contribuyeron a que todavía nosotras estemos librando una batalla en contra de la misoginia y discriminación.

Lo importante es que las nuevas generaciones desde pequeños vayan entendiendo que el género femenino y el género masculino sólo se diferencian por la fisionomía corporal, de resto ambos tenemos las mismas capacidades, aptitudes y atributos que respetar.

Es muy común que a las niñas desde pequeñas se les diga de manera explicita o subliminalmente que necesitan a un hombre al lado para tener éxito en la vida, las aupamos a que crean que su misión al crecer es buscar un buen esposo y ser mamá para estar realizadas, en vez de fomentar en ellas valores de independencia, perseverancia, emprendimiento y autonomía.

Por su parte a los niños les enviamos constantemente mensajes que los motivan a ser rudos, fuertes, insensibles y medir su hombría de acuerdo a la cantidad de niñas que enamoran. En esto hasta los medios de comunicación son partícipes. Es necesario que ellos sepan también que pueden ser sensibles, que no hay trabajos o profesiones que los hagan más o menos hombres y que tengan la libertad de expresar sus sentimientos y elegir a qué se quieren dedicar.

Hablar sobre la diversidad sexual

Por cuestiones religiosas, culturales o de tradicionales, los padres evitan conversar con sus hijos acerca de la diversidad sexual. Esto hasta cierto punto es entendible ya que vivimos en un continente en el que el machismo aún está muy arraigado, sin embargo esto debe cambiar. La forma cómo se aborde el tema varía de acuerdo a la edad del pequeño, pero mientras haya la mayor naturalidad posible es mucho mejor.

Dejar claro qué, primero: nadie tiene el derecho de juzgar o censurar las decisiones de vida de los demás y segundo: que el amor debe seguir siendo el motor que mueve al mundo es trascendental para que los niños entiendan que no importa si la pareja es heterosexual u homosexual, lo que importa es el respeto y que sean felices puesto que amar se expresar de distintas formas independientemente de la raza, género o religión. Indiscutiblemente esto logrará que nuestros hijos sean más tolerantes y respetuosos.

Igualdad desde la casa

Si queremos sembrar valores positivos en nuestros hijos, en el hogar debe haber:

  1. Igualdad en las tareas y responsabilidades tanto en las niñas como en los niños. Estas no pueden ir relacionadas de acuerdo a su género. Ejemplo, las tareas domesticas como ayudar a recoger o lavar los trastes es obligación de ambos al que cambiar los bombillos.
  1. Herramientas didácticas que contribuyan a ejemplificar la equidad de los roles. Existen un montón de libros y juegos por edad que reafirman los conceptos de igualdad y respeto entre iguales.
  1. Cuidados en cuanto al material que consumen los pequeños. Debemos velar por mantenerlos alejados de películas, lecturas, programas o páginas Web que afiancen estereotipos o conductas discriminatorias.
  1. Libertad de expresión en torno a las opiniones emitidas. Ellos deben tener la confianza para expresar lo que piensan y creen, es ahí dónde tendremos una idea acerca de lo que hay que conversar o corregir si es el caso.
  1. Educación y orientación adulta o profesional si es necesario además de respeto para dirigirnos a ellos, por más pequeños que sean.

Está en nuestras manos el futuro del mundo mientras criamos a nuestros hijos y los valores de igualdad que cultivamos desde el hogar determinarán su comportamiento en el mañana. Prestemos atención al ejemplo que les damos, dediquémonos a fomentar la equidad, el respeto y la dolencia en ellos, practiquemos la solidaridad y seamos abiertos para aclarar sus dudas.

Leer Artículo

113

Elige la mascota ideal para tus hijos

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Marzo 15, 2017

Cuando una familia decide incorporar a un nuevo miembro a la casa como lo es una mascota, necesariamente debe tomar en cuenta distintos aspectos importantes para que la elección sea la correcta. No sólo se trata del tipo de animal sino también de sus necesidades y las de los niños en el hogar

Es normal que nuestros hijos a partir de los 4 años comiencen a pedirnos una mascota por cuestiones de compañía, porque le gustan o porque desean tenerla para jugar, sin embargo a esta edad no saben la responsabilidad que ello trae consigo y es ahí dónde entramos nosotros para orientarlos y hacerles ver que no es un simple capricho que complacer sino una vida a la que hay que atender.

Los chicos primeramente deben tener bien claro que su rutina cambiará y que a partir de ese momento tiene que velar por alimentar a la mascota, asearla y asear su espacio, cuidarla si se enferma y sacarla a pasear si es el caso.

Ventajas de tener una mascota

Tener una mascota en casa también tiene sus ventajas, además de los bonitos momentos en familia, también está qué los niños que viven con animales:

  1. Son menos propensos a sufrir alergias
  2. Aprenden a respetar a los animalitos
  3. Tienen un mejor estado de ánimo
  4. Desarrollan la empatía, aumentan su autoestima, se socializan mejor y liberan estrés
  5. Son más responsables

Desventajas de tener una mascota

 Si van a tomar la decisión de buscar una mascota, deben tomar en cuenta qué:

  1. Pueden presentarse problemas de higiene relacionados con el olor, desechos o pelos.
  2. Si no se les presta atención pueden causar daños en algunos muebles del hogar, es especial los gatos y perros.
  3. Al salir de viaje se podría hacer difícil encontrar quién la cuide o esté pendiente de ella.
  4. Hay gastos asociados a la alimentación y veterinario.
  5. Algunos animales pueden generar mordeduras o picaduras a los miembros de la familia.

Ya sabemos cuáles son las ventajas y desventajas de tener una mascota en casa. Ahora bien ¿cuál vamos a adoptar? Aquí les damos unas opciones:

  • Perros

La mayoría de los niños eligen a un perro como su primera mascota y sus papás le compran el primer cachorrito que les parezca sin antes conversar acerca de las responsabilidades que el pequeño debe asumir, como pasearlo, asearlo, alimentarlo y jugar con él. Por otro lado, si se opta por este animal, es bueno tomar en cuenta que las hembras son más dóciles que los machos, que los de raza pequeña se escapan con mayor frecuencia y que además pueden sufrir daños cuando el chico juegue con él.

Está demostrado que los niños que crecen con perros desarrollan menos enfermedades respiratorias y mantienen una presión arterial estable. Por otro lado, estos animalitos son bastante útiles si quieres desarrollar las habilidades para socializar de tu hijo, aumentar su autoestima o cultivar valores como la responsabilidad en él. Así mismo su proceso de aprendizaje fluirá con mayor naturalidad, estrechará vínculos sentimentales sin problema.

  • Gatos

Aunque muchas personas tienen recelos con respecto a tener gatos en casa, la realidad es que estas mascotas traen muchos beneficios al hogar ya que entre otras cosas, reducen notablemente el estrés y la ansiedad al generar una reacción química de la dopamina y serotonina en nuestro cerebro que actúan como un calmante. Además, un gatito no necesita muchos cuidados porque son bastantes independientes y eso es un plus.

Estos pequeños felinos son muy aseados si se les entrena, así que el tema de sus necesidades no debería preocuparnos. También, aunque suene irónico, tener un gato en casa garantiza los anticuerpos para que los pequeños no sufran de alergia al polvo, sucio o pelo, sí, muy al contrario de lo que la gente piensa, y continuando con el aspecto de la salud, tendrán menos probabilidades de sufrir de enfermedades asociadas a los nervios o al corazón.

  • Conejos

Últimamente se ha puesto muy de moda tener conejos en casa como mascotas, la verdad es que son muy tiernos y a los niños les encantan. Entre sus ventajas es que fácilmente pueden estar en jaulas (aunque no es lo ideal) y esto es útil si vamos a viajar o salir por un rato por lo que el tema del espacio no será problema, lo que si es necesario es que los chicos constantemente los saquen a jugar y correr al jardín.

Son muy acariciables, suaves y cariñosos pero también delicados y frágiles, razón por la cuál frecuentemente irán al veterinario. Igualmente, debido a que son inquietos, tienden a roer cables o madera así que lo indicado es mantenerles juguetes para que se entretengan y si hablamos de la seguridad, debemos saber que sus dientecitos son muy afilados.

  • Peces

Si hay un animal fácil de cuidar y mantener, esos son los peces. Si buscas ir poco a poco acostumbrando y responsabilizando a tus hijos con el tema de las mascotas, definitivamente debes elegir a un pez ya que básicamente deben estar atentos de asear la pecera y colocarles comida.

Los peces son llamativos debido a que existe gran variedad de colores, formas y tamaños. También los hay rápidos y lentos, los que viven solos y los que deben tener a otros. En líneas generales estos podrían ser una buen regalo para los pequeños de la casa.

Una mascota puede aportar grandes beneficios a la salud física y emocional de todos los miembros de la familia. Los hijos en su caso comenzarán a entender lo que representa cuidar y ser responsable de algo, además de valorar más a los animales y cultivar en ellos esos valores de compromiso.

Leer Artículo

121

Si le enseñas esto a tu hijo crecerá siendo poderoso

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Marzo 8, 2017

Cuando tenemos hijos es fundamental forjar en ellos desde la niñez, valores de confianza, respeto e independencia que serán claves en su futuro. A través del ejemplo podemos demostrarles cómo se deben hacer las cosas y generar un patrón que seguramente ellos repetirán, no olvidemos que son esponjas capaces de absorber todo.

Si les enseñas esto desde chiquitos, garantizas que de grandes tengan las herramientas para enfrentarse al mundo y resultar poderosos, no solo física sino emocionalmente.

  • Si se equivocó pregúntale ¿Qué aprendiste?

De esta manera el pequeño sabrá cuál es el valor del fracaso y que de cada error hay una enseñanza. La idea es que sepan que no hay nada de malo y que incluso es natural equivocarse, también lo estarás motivando a que la próxima vez se esfuerce por hacerlo mejor.

  • Agradece y enséñalo a que él también lo haga

No solo se trata de dar las gracias sino de tener una actitud de agradecimiento ante la vida y para ello debes darle el ejemplo. Evita quejarte demás frente a él, valora cada día, circunstancia y asume el positivismo diario. Conversen sobre eso que deben agradecer como la salud, alimento familia, bienes, estudios etc. Conseguirás que disfrute más de la vida y se plantee metas.

  • Sé respetuosa

No podemos dejar que los niños se amparen en su inocencia o edad para que hagan lo que quieran, ellos deben saber respetar a las personas, espacios, opiniones, animales y todo a su alrededor. Los padres tienen que mostrar respeto por sus iguales, evitar las actitudes agresivas y eliminar los comentarios de odio, racismo, intolerancia y todo aquello que sea negativo en el aprendizaje de sus hijos.

  • Atrévete a soñar

Si deseas que tu chico aprenda cuál es el poder de los sueños y cómo hacerlos realidad, necesariamente debes atreverte a soñar. Aplica una mentalidad de perseverancia, emprendimiento y disfrute de tus objetivos para que vea como se persiguen y se alcanzan. Pueden hablar sobre las cosas felices que les han pasado.

  • Controla tus emociones

No podemos ir por la vida dejando que las emociones dominen nuestro comportamiento. Es necesario que sepamos controlar la ira, la tristeza, el estrés y hasta el amor para que no hagamos locuras, de esta manera los niños desarrollarán inteligencia emocional desde pequeños.

Es grande, pero maravillosa, la responsabilidad de criar a un hijo. Cada palabra o acción nuestra se convierte en un ejemplo, así que debemos ser cuidadosas con eso que estamos transmitiéndole a diario. Transformemos nuestras acciones enfocadas positivamente para ir sembrándole valores que le sirvan en un futuro.

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/