MENU

Ser Mamá
Categoría

Cómo hablarle a tus hijos sobre el sexo

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Agosto 16, 2017

Durante muchos años el tema sexual fue una tabú para los padres quienes evitaban a toda costa hablarle sobre este asunto a sus hijos, de hecho era bastante vergonzoso tener que responderles preguntas cotidianas que tuviesen que ver con la sexualidad y el sólo hecho de mencionar la palabra “sexo” dentro de la casa estaba totalmente prohibido. Afortunadamente los tiempos cambiaron para que en la actualidad exista más libertad y comodidad a la hora de conversar sobre la educación reproductiva desde temprana edad.

Lo más recomendable es que desde el seno del hogar se abran canales de comunicación que permitan que los más pequeños e inexpertos hagan todas las preguntas que deseen con respecto a la sexualidad. La idea es que encuentren las respuestas a sus interrogantes sin la necesidad de tener que recurrir a terceras personas o al Internet y para ello los padres deben estar más abiertos y dotados de herramientas que satisfagan la necesidad de conocimiento que sus hijos demandan, recordemos que los papás influyen determinantemente en su conducta y comportamiento.

Ya que somos constantemente bombardeados con información de alto contenido sexual a través de los medios de comunicación, es normal que los niños se pregunten cosas que quizás las generaciones anteriores no se preguntaron o que sean muy precoces a la hora de entender de qué se trata el sexo, es por ello que en la casa debe reinar la confianza para que estos no sientan temor alguno de pedir explicaciones acerca de este tema.

Pero… ¿Y cómo lo hago?

Primero que todo es importante destacar que el hecho de que los chicos sepan mucho sobre sexo no quiere decir que tengan una buena educación sexual, entonces es tarea de los padres forjar en ellos valores de respeto y responsabilidad para que conozcan y asuman las consecuencias de sus actos en este sentido.

Desde luego en todos los aspectos la teoría es mucho más fácil que la práctica, puede ser que como padres tengamos toda la disposición de abrirnos al tema sexual con nuestros hijos pero no sabemos cómo hacerlo, a qué edad y de qué manera.

El abordaje de este tema debe darse de manera natural y casi que espontánea, tal cual lo hacemos con otros temas sólo que vamos a tomar en cuenta la edad del niño y su capacidad de entendimiento. Si está muy pequeño, lo lógico será comenzar a enseñarle el nombre de los órganos sexuales con el fin de que ellos los llamen de manera correcta y que sepan protegerse de los abusadores sexuales; el niño debe saber cómo defenderse en una situación de peligro y tenemos que prepararlos para identificarla.

Así mismo trata de no hacer muy larga ni aburrida la conversación, más bien aprovecha diferentes momentos del día en donde ambos estén tranquilos y relajados, así todo fluirá de manera natural y sin pena. Cuando te haga preguntas, no te escandalices ni hagas gestos, actúa normal para que el no piense que es vergonzoso hablar sobre eso contigo.

Por otro lado no te enredes ni enredes al niños con respuestas elaboradas y difíciles de entender, háblale como se le habla a un niño puesto que ellos necesitan respuestas breves y sencillas. A veces les damos más información de la que están pidiendo por el simple hecho de no estar preparados para responder.

Preguntas incómodas

Pasa mucho que los niños hacen preguntas que de pronto son incómodas hasta para sus propios padres, bien sea por temas religiosos, culturales o de educación rígida. Sea cual sea el caso, TODA pregunta que ellos hagan debe ser respondida, no evadida ni postergada “para después”.

Por ejemplo ¿qué hacer si llega contándote que su amiguito tiene dos mamás o dos papás? Lo mejor ser claros y enseñarles que no todas las familias son iguales, existen las monoparentales en las que solo hay una madre o un padre por divorcio o viudez, otras en donde hay dos mamis o dos papis y aquellas donde prevalece una figura masculina y una femenina. Al final lo importante es que él sepa la importancia del respeto y el amor familiar.

Obviamente  y continuando con el ejemplo anterior, seguramente llegará el momento de hablar sobre la orientación sexual, eso pone a más de uno de cabeza pero es más fácil de lo que se cree. Cuando somos niños no tenemos prejuicios, entonces los padres debemos explicarles que las personas nos sentimos atraídas por otras personas que en ocasiones son del mismo sexo y a esas personas se les llama homosexuales, así de simple; claro, siempre haciendo énfasis en que cada quien tiene derecho a elegir y debe ser respetado.

Las relaciones sexuales entre los padres también se van convirtiendo en un tabú a medida que los niños van creciendo y esto no debe ser así ya que hoy en día ellos se interesan más en saber sobre qué es hacer el amor. Para que comprendan mejor, los papás deberán ir relacionando el acto sexual con el amor y hacerles saber que cuando los cuerpos están listos, ya en edad adulta, papá y mamá quieren estar un tiempo juntos, hacerse cariño y disfrutar a solas, no tienen porqué dar detalles que no les están pidiendo.

Así como estas muchas serán las preguntas sobre sexo que nuestros hijos irán haciéndonos a medida que van creciendo. Aquí lo trascendental es que nos preparemos para responder y mantener la naturalidad a la vez ya que sabemos que mientras más prohibido sea un tema, mayor será su curiosidad en saber de qué se trata.

No nos convirtamos en nuestros abuelos que erradicaron el tema de la sexualidad de nuestras casa sino más bien preocupémonos por darle a nuestros hijos las herramientas y conocimiento para que sepan manejar las diferentes situaciones que experimentarán a lo largo de su vida y que sobre todo, se conviertan en adultos responsables sexualmente hablando.

Leer Artículo

Deportes ideales para nuestros hijos

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Agosto 5, 2017

Todos los niños a partir de los cinco años deben practicar al menos 60 minutos diarios de algún deporte o actividad física, así lo indica la Organización Mundial de la Salud. Si queremos que nuestros hijos crezcan sanos y en forma, el ejercicio en la opción ideal ya que además los enseña a trabajar en equipo, son una opción saludable de distracción y los divierte un mundo.

Son muchas las disciplinas que podemos probar para que nuestros hijos hagan ejercicio, cada una de ellas desarrolla alguna característica diferente a su cuerpo y conducta, lo cierto es que también es importante que sea una que a ellos realmente les guste. Aquí unas opciones:

  • Natación

Máxima flexibilidad, ejercicio completo en todos los músculos, corrección de postura y disminución del estrés, razones suficientes para considerar inscribir a nuestro pequeño ya mismo en sus clases de nado. Así mismo, debido a la complejidad de este deporte, se va cultivando en quien lo practica un espíritu de superación y competencia.

  • Fútbol

Tanto los niños como las niñas aman este deporte y sus papás también puesto que drenan toda esa energía de una manera saludable. Con el fútbol ello desarrollan la capacidad cognitiva al estar pensado cuál será la mejor jugada, también mejoran su visión periférica, resistencia aeróbica y velocidad.

  • Escalada

Aunque la escalada no sea un deporte tradicional, es perfecto para que los chicos superen sus miedos y se vuelvan mejores compañeros de equipo. De la misma manera obtendrán brazos y piernas fuertes junto a un excelente manejo del equilibrio.

  • Judo

Como todas las artes marciales, el judo trabaja la defensa personal, la toma de decisiones, la coordinación y la disciplina. Por tal motivo, nuestros hijos se volverán más rápidos ante ciertos estímulos y estarán listos para actuar en cualquier situación de peligro físico.

Estos son sólo algunos de los deportes ideales para nuestros hijos, recuerda que el apoyo tanto de su papá como de su mamá, los motivará a practicarlo e irse superando a sí mismo cada día. Sean constantes, disciplinados y entusiastas, el ejercicio es una delas principales fuentes de salud tanto en grandes como en los más pequeños

Leer Artículo

Verdades y mentiras sobre la alimentación prenatal

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Julio 26, 2017

Estar embarazada es una de las etapas más importantes y hermosas de toda mujer pero también es la de mayor responsabilidad. Durante la gestación, prestamos mayor atención a los cambios que va dando nuestro cuerpo y en las nuevas costumbres o comportamientos que adquirimos; la alimentación prenatal es una de ellas pues se dicen tantas verdades y mentiras acerca de este aspecto que no sabemos si lo que nos pasa es normal o si estamos comiendo lo que debemos.

Toda embarazada se preocupa por lo que come ya que eso incide directamente en la salud de su bebé y en la de ella misma, pero es normal que tenga dudas sobre ciertos mitos de la cultura popular que deben ser develados y es por ello que vamos a desglosar algunos de los más famosos.

  • Más apetito

Muchas mujeres aseguran que desde que quedaron embarazadas tienen mucho más apetito. Esto es verdad y se debe a los altos niveles de hormonas, neurotransmisores y endorfinas entre otras, que se modifican durante el embarazo para que el bebé reciba todos los nutrientes necesarios, por eso la sensación de hambre que todo el tiempo nos persigue.

  • Comer por dos

La mejor excusa para comer demás mientras estamos embarazadas, es esa de que tenemos que “comer por dos” y esto es mentira. Lo que sí debemos hacer es mejorar nuestros hábitos alimenticios, cuidar que cada plato sea saludable y equilibrado además de incrementar la ingesta de fibra, ácido fólico y vitaminas.

  • El famoso kilo por mes

No sabemos a ciencia cierta de dónde salió este mito, pero algunas embarazadas piensan que deben engordar un kilo por mes de gestación. Si bien los médicos recomiendan no aumentar más de un kilo mensual, las características de cada chica son diferentes y presentar distintos factores que influyen en su peso, de hecho algunas adelgazan durante el primer trimestre debido a los constantes vómitos.

  • Olfato desarrollado

La olfactomedina, es una proteína que se activa durante el embarazo y básicamente es la responsable de que tu olfato se superdesarrolle para que sientas con mayor intensidad los olores. Es verdad, desde que concebiste sientes que algunos alimentos huelen mejor o peor que antes, pero no es que estos hayan cambiado, es que tu nariz está más sensible que antes.

  • Alimentos abortivos

Dicen que la piña, el perejil, la manzanilla o el limón son abortivos y esta es una total mentira. Científicamente no está comprobado que estos u otros alimentos sean abortivos pero si se sabe que están llenos de nutrientes, así que no dudes en incluirlos en tu dieta diaria para gozar de sus beneficios.

  • La cerveza

Tienes terminantemente prohibido acercarte a una cerveza mientras lleves el bebé en tu pancita. Aquí hay un poco de verdad y un poco de mentira pues la cerveza sin alcohol tiene dosis realmente mínimas, incluso algunos estudios señalan que su consumo moderado puede ayudar a liberar ese estrés prenatal del que sufren las futuras madres y que contiene vitaminas como el cobre, magnesio, fibra y ácido fólico. La decisión es tuya.

  • Los antojitos

 Una de las partes más divertidas de estar embarazada son los antojos. A más de una le han provocado combinaciones fuera de lo común que de hecho pueden parecerle asquerosas a cualquiera. Satisfacer uno que otro de estos antojitos no le hace mal a nadie pero creer que por no hacerlo te saldrán manchas en la piel u cualquier otra afección es ilógico. Así que es mentira que obligatoriamente tengas que comer todo lo que se te venga a la mente.

Que te preocupes por lo que comes, por el peso, por las nauseas y por los antojos durante el embarazo es totalmente normal y a todas les pasa ¿Que debes ser precavida? Sí, es verdad, pero tampoco paranoica. Recuerda que el indicado para aclararte cualquier duda sobre la alimentación prenatal es tu médico de confianza, no dudes en recurrir a él cuando lo necesites pues sólo así te aseguras de hacer lo correcto y cuidar tanto a tu bebé como a ti misma.

Leer Artículo

¿A qué se debe la incontinencia infantil?

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Julio 19, 2017

Que nuestro hijo se haga pipí en la cama es un tema que se toma como normal y a la ligera, pero en el fondo la incontinencia infantil esconde causas psicológicas ligadas a su autoestima y seguridad junto a una fuerte carga de estrés o ansiedad. Lo importante es que a través de una comunicación fluida, los padres le hagan saber al pequeño que este es un problema pasajero del que no tiene que preocuparse pues juntos lograrán superarlo.

Mojar la cama o dejar escapar un poco de orina cuando ya se está en edad de ir solo al baño, son eventos que se relacionan a un retraso en la madurez evolutiva del niño, a situaciones estresantes que lo preocupan y a los estados ansiosos que le produce sentirse inseguro o incomprendido. Lo cierto es que la incontinencia infantil hace que el chico sienta vergüenza pues sabe que no es normal y esto obviamente lo deprime, sin embargo es prioritario orientarlo y explicarle que todo tiene solución, pero… ¿Cómo lo haces? Básicamente tienes que:

Indagar en sus emociones

Como madres debemos ayudar a nuestros hijos a canalizar sus emociones, para ello en este caso, tendremos que averiguar qué es eso que le produce ansiedad o por qué está tan estresado. Sabemos que los niños son muy emocionales y sensibles a todos los cambios que se produzcan en su entorno, quizás haya algo que amenace su estabilidad a nivel familiar como la llegada de un hermanito, divorcio o una pérdida familiar; tal vez es víctima de acoso escolar o se siente presionado académicamente, todas estos son posibles elementos estresores a su edad.

Siempre la mejor terapia para cualquier problema dentro y fuera del hogar, es conversar y en el caso de nuestros hijos es determinante para dilucidar cualquier duda o apoyar en momentos difíciles. Hablar con el pequeño seguramente lo hará sentir mejor, sea cual sea la causa de su estrés y lo más probable es que la incontinencia se solucione por arte de magia.

Mostrarle más amor ¡No lo castigues!

Sentirse amado y a salvo son ingredientes esenciales para una buena autoestima en nuestros hijos. Hazle saber a diario que lo amás utilizando frases positivas, de afecto, confianza y orgullo. Recuérdale que sus padres están ahí para protegerlo y apoyarlo.

Al saber la causa de su ansiedad y por ende su incontinencia, no olvides hacerlo desde el amor, cuidando cada palabra y gesto que le transmitas; elige un momento adecuado y tranquilo ¡Abrázalo, bésalo! Utiliza un lenguaje claro y sencillo que él pueda entender a su edad pero por favor, no lo castigues o culpabilices ya que esto es absolutamente contraproducente.

Sí, es normal que nos molestemos cuando el niño se hace pipí y lo primero que pensamos es regañarlo ya que es incómodo o molesto tener que limpiar todo lo mojado, pero en ese momento debemos ponernos en su lugar y tratar de comprender que si nosotras nos sentimos molestas ellos a su vez se sienten apenados y tristes. Pon de tu parte, recuerda que eres la adulta y asume una actitud comprensiva.

Hablarlo en casa

Que el niño se orine la cama o los pantalones no debe convertirse en un tema tabú para la familia. Aunque esté pequeño, él tiene la capacidad de entender que hacerse pipí no es un comportamiento socialmente aceptado y que no va acorde con su edad, así que mantenerlo en silencio puede de hecho afianzar la culpa o vergüenza que siente al respecto.

Claro, tampoco se quiere vulnerar la intimidad del pequeño, pero sí es necesario que se trate el tema con normalidad y que se hable en confianza, solo así podrán buscar soluciones y enfrentar el problema desde una perspectiva familiar.

Soluciones temporales

Después de afrontar el problema de incontinencia infantil, sus posibles causas y luego de haber descartado alguna patología junto al médico tratante, viene la hora de buscar soluciones temporales que reeduquen al pequeño en el hábito de orinar. En este sentido, la idea es evitar que el niño perciba que moja la cama o su ropa y afortunadamente existen muchas alternativas en el mercado. Aquí algunas ideas:

  • Los calzoncillos absorbentes se adaptan muy bien a la ropita y son prácticamente imperceptibles para que tu hijo no sienta que anda en pañales. Por nada del mundo uses la palabra “Pañal” o lo harás sentir como un bebé.
  • Llévalo a que use el baño antes de acostarse y no le permitas bebidas dos horas antes de dormir. Si tiene el sueño pesado y le dan ganas de hacer pis, no podrá llegar a tiempo.
  • Protege el colchón con sábanas de plástico o protectores de cama para que el daño no sea tan evidente. Si amanece mojado, ve rápido y ponle ropita seca lo antes posible.
  • Lleva un calendario de anotaciones y logros con los que puedan visualizar la meta. Determina cierta cantidad de tiempo y ve coloreando los días en los que no se haya hecho pipí.
  • Motiva al niño con juegos tipo stickers de un sol para los días secos y nubes para los días húmedos. Busquen técnicas para mantenerlo enfocado y determinado en la meta.

Según la Academia Americana de Pediatría, un poco menos de la mitad de los niños que pasan los cinco años de edad continúan mojando la cama. Si es el caso de tu hijo, no dudes en buscar ayuda profesional para descartar causas médicas y evalúen juntos los factores, incluyendo la herencia, que provocan la incontinencia infantil en tu pequeño. Ningún problema es imposible de solucionar, enciende las alarmas a tiempo y ayuda a tu niño a superar esta etapa tan vergonzosa para él.

Leer Artículo

Padres ausentes, hijos depresivos

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Julio 12, 2017

Según la terapeuta Victoria Prooday, 1 de cada 5 niños en edad escolar presenta algún tipo de enfermedad mental derivada de un estilo de crianza en dónde generalmente los padres se encuentran ausentes. En este sentido, la también investigadora afirma que actualmente la educación de los hijos está direccionada a forjar chicos con baja autoestima, incapaces de relacionarse y con una alarmante tendencia a ser depresivos.

Velar porque sus hijos gocen de una infancia sana a nivel físico y emocional, debería ser la premisa de toda pareja que decide procrear. Sin embargo, hoy día vemos como aumenta, prácticamente sin control, las tasas de jóvenes suicidas con edades comprendidas entre los 10 y 14 años de edad, lo que nos lleva a preguntarnos ¿qué estamos haciendo mal? Tal vez la respuesta se encuentra en la cantidad y calidad de tiempo que invertimos dotando a los pequeños de herramientas conductuales que les sirvan en un futuro para enfrentar el mundo real, sean capaces de sobreponerse ante las adversidades y en apreciar el verdadero sentido de la vida.

Según Prooday, otro factor determinante que incide en el aumento de un 37% de adolescentes deprimidos, es la sobreestimulación y sustitución de afecto paterno por bienes materiales

Por otro lado, el exceso de tecnología logró arropar los hogares del mundo al punto que una buena comida en familia, disfrutar de un película en casa o de un paseo al aire libre, son momentos que han sido desplazados por pasar más tiempo frente a la computadora, tablet o smartphone. De esta conducta patológica y hasta dependiente en la que tanto hijos como padres se encuentran inmersos por estar al pendiente de sus realidades virtuales o paralelas, radica la cantidad exponencial de niños con déficit de atención o hiperactividad que están asistiendo a terapias psicológicas.

¿Qué hacen los padres ausentes?

  • Mantenerse distantes y no estar para apoyar emocionalmente a sus hijos cuando estos los necesitan, bien sea en situaciones cotidianas o en momentos trascendentales de su desarrollo como individuos. Una palabra de aliento o una respuesta a sus preguntas hacen la diferencia.
  • Están constantemente pegados a sus computadoras o celulares, conectados en su red social favorita o viendo novelas en la televisión. Este tiempo podría ser utilizado para conversar, satisfacer sus necesidades o realizar alguna actividad con propósito.
  • No imponen límites ni disciplina a sus hijos, dejan que estos establezcan sus propias reglas y que prácticamente se gobiernen solos. Los padres son figuras de autoridad que deben guiar a los chicos o detenerlos al momento de cometer errores.
  • Inculcan en sus niños un sentido de pertenencia o derecho a todo sin ganárselo, es decir, no le forjan responsabilidades para que obtengan gratificaciones. En ocasiones, con el fin de que estos se mantengan quietos o dejen el berrinche, los papás satisfacen cada capricho de sus hijos aunque estos no se los merezcan.
  • No se preocupan por cultivar las habilidades deportivas o artísticas de los pequeños. Tanto el deporte como el arte, son actividades que desarrollan la habilidad social de la persona, la enseña a trabajar en equipos y le estimula su creatividad.
  • Dejan que sean los chicos quienes decidan la hora de dormir y qué comer o cuándo hacerlo. La alimentación y el descanso son fundamentales para que el cuerpo y la mente crezcan en armonía y equilibrio emocional.

No todo está perdido, luego de algunas semanas de cambios paulatinos en la dinámica familiar, se ven resultados en la manera cómo sus miembros se relacionan. Poco a poco se van estrechando lazos de fraternidad y se van definiendo los roles; claro, para ello lo principal es la disposición de los padres y la determinación con que redireccionen la conducta de cada uno en casa.

Los 10 mandamientos para padres

Algunos consejos que Victoria Prooday recomienda en su libro “The silent tragedy affecting today´s children” para que esta generación de padres vuelva a la raíz de la educación y sus hijos retomen el contacto con la esencia de la niñez, son los siguientes:

1.Recordarle a los hijos quiénes llevan las riendas del hogar y que son los padres los jefes de la casa para que a su vez se sientas más seguros. Esto se hace con acciones más que con palabras y en ello el ejemplo predica mucho.

2.Aprender a decir que No. Los hijos no pueden obtener todo lo que desean sino todo lo que de verdad necesitan y sus padres no deben temer en negarles aquello que sea sea innecesario.

3.Cumplir con un régimen de alimentación balanceada que aporte nutrientes esenciales para la salud de los miembros del hogar. Al igual que los niños, los padres también necesitan tener energía y estar bien alimentados para poder cumplir con sus responsabilidades.

4.Establecer horarios para el disfrute al aire libre en actividades como caminatas, bicicleta, natación o cualquier deporte. Estos momentos deben compartirse en familia y con otros niños.

5.Hacer a un lado la tecnología en espacios destinados para el compartir familiar, por ejemplo, comida, charla, caminata entre otras.

6.Dedicar tiempo para apreciar el arte en cualquiera de sus expresiones. La idea es motivar y despertar tanto su emotividad como su creatividad.

7.Involucrar a los niños en las tareas del hogar que vayan acorde a su edad y capacidades. Recoger sus juguetes, doblar la ropa o acomodar el uniforme y útiles escolares la noche antes de ir a clases por ejemplo.

8.Dejar a los hijos que cometan sus propios errores y que se equivoquen, no sobreprotegerlos ni encerrarlos en una burbuja donde nada malo le pueda pasar. Esto no quiere decir que se les va a exponer a riesgos, lo que se busca es que ellos mismos desarrollen una actitud resiliente ante las circunstancias que se le presenten

9.Aplicar rutinas para dormir, alimentarse, recrearse y estudiar. Dejar que se aburran de vez en cuando pues al contrario de lo que se piensa, los niños necesitan estar aburridos para que les “baje la musa” y sean más creativos.

10.Conversar, hablar, reírse o lamentarse juntos. Los padres necesitan tender puentes emocionales con sus hijos ya que estos necesitan sentirse comprendidos para autorregular sus emociones.

Es necesario que los padres de hoy se involucren de manera activa en el crecimiento de sus hijos si no quieren que estos se conviertan en los adultos medicados del mañana. El número de pequeños desarrollando enfermedades o trastornos psicológicos que desencadenan suicidios y que los hace mucho más depresivos es alarmante, ante esta situación, nos vemos en la obligación de reimpulsar el papel que ejercemos dentro del hogar con miras a que nuestros niños crezcan siendo felices, sanos, resilientes y capaces de relacionarse con los demás.

Leer Artículo

La ansiedad en hijos de padres adictos

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Julio 5, 2017

Hoy en día estamos viendo con mayor frecuencia que muchos niños desarrollan problemas relacionados a la ansiedad, siendo esta un mecanismo para defenderse ante ciertas circunstancias que padecen en el seno del hogar. Se les manifiesta con altos niveles de inseguridad afectiva, siendo controladores o sufriendo de estrés y por lo general se debe a que uno de sus padres sufre algún tipo de adicción.

En las familias donde alguno de los padres es dependiente, bien sea por las drogas, fármacos, alcohol o apuestas por ejemplo, por lo menos uno de los hijos asume el papel de salvador queriendo rescatar a su figura de autoridad de eso que le está causando tanto daño. En su afán por lograr ese objetivo, el pequeño crece queriendo racionalizar lo que está pasando, funge como protector de la casa, cuida al resto de sus hermanos y se preocupa por mantener todo bajo control.

La ausencia de una mamá o un papá que ejerza su rol diariamente, que oriente a sus hijos, que solucione los problemas cotidianos y que le dé respuestas a todas las interrogantes que el ser humano se hace en sus primeros años de vida, produce en los chicos una grave confusión acerca del papel que juega en el núcleo y por ende se sienten desprotegidos o en riesgo permanente. Es entonces cuando se empiezan a manifestar los síntomas de la ansiedad ya que el estado de alerta y zozobra permanente, genera ciertas molestias físicas y emocionales.

“Culpa, vergüenza y abandono, son sólo algunos de los sentimientos que los hijos de un adicto experimentan a lo largo de su infancia”.

Culpa, vergüenza y abandono, son sólo algunos de los sentimientos que los hijos de un adicto experimentan a lo largo de su infancia y que arrastran en su adultez cuando se convierten en personas con problemas de autoestima, autoconfianza, control de la ira y dificultad para relacionarse a todo nivel.

Situaciones que desencadenan la ansiedad en los niños

Una casa donde la inestabilidad es constante y no saber si ese será un día tranquilo o turbulento, no es el mejor lugar para que un niño pueda crecer y desarrollarse sana y felizmente. A menudo tienen que lidiar con situaciones como:

  • Altercados físicos y verbales de los padres con terceras personas o entre ellos mismos.
  • Discusiones debido a la adicción.
  • Dificultades económicas a consecuencia de la adicción bien sea porque el padre no puede tener un trabajo estable o porque se gasta el dinero en satisfacer su necesidad.
  • Agresiones físicas y verbales por parte del adulto al niño. Estas se dan por frustración en el caso del padre que no es adicto y por el mismo problema por parte del que sí lo es.
  • Carencias por la no cobertura de las necesidades básicas de los hijos.
  • Aislamiento social y familiar.

A pesar de vivir todo un sin fín de situaciones estresantes y preocupantes, los hijos de padres adictos aman profundamente a sus papás y dentro de sus posibilidades SIEMPRE buscarán una manera para ayudarlos a que superen la enfermedad.

Responsabilidad de la adicción

Todos los miembros de la familia de una u otra manera participan en discusiones, conflictos o problema derivados de la adicción del padre o la madre, dependiendo de qué tanto se vean afectados. No es que todos sean adictos, pero sí contribuyen a que está enfermedad se mantenga presente ya que señalando o juzgando al adulto en problemas, sólo afianzan aquello con lo que están peleando. Generar cambios en la dinámica del hogar y en cómo están abordando el asunto es un buen paso, claro, esta tarea le toca a quienes ya tienen una mayor edad como lo son la pareja, los abuelos o hermanos mayores.

Los niños por su parte, aunque son los menos responsables de la dicción de sus papás, son los que cargan con el saco más pesado de enojo y culpabilidad que los empuja a sentir la necesidad y obligación de rehabilitarlos. Básicamente pasan gran parte de su niñez y adolescencia trabajando para ayudarlos, sin embargo, en el fondo, se hacen adultos con la rabia de no haber tenido lo que necesitaban en su momento y por haber jugado el papel de papá o mamá cuando no le correspondía.

Actitudes que asumen los hijos de adictos

  • Buscan en cuanto puedan, escapar lejos de la familia de origen, bloquear los sentimientos que experimentaron y olvidarse del asunto. Anhelan crecer rápidamente para hacer su vida y tener contacto con los familiares sólo en fechas importantes o en alguna emergencia.
  • Resignarse y sacrificar incluso su evolución y crecimiento como individuo, quedándose junto al padre adicto hasta que este supere la enfermedad. Cuidarlo, ayudarlos y regañarlo.
  • Querer responsabilizar y obligar al padre que no sufre de la adicción, a que solucione el problema que según él mismo generó.
  • Asumir el papel de jefe de la familia, bien sea de papá o mamá. Vela por satisfacer la necesidades de todos, orienta, colabora y en algunos casos mantiene la casa.
  • Se convierte en la pareja del padre adicto, consolándolo, resolviéndole los problemas e incluso dotándolo de la sustancia o conducta que le causa la adicción.

Cada una de estas actitudes que desde niños van asumiendo los hijos de padres adictos, producen y desencadenan en ellos muchísima ansiedad puesto que se obligan a sí mismos a permanecer al pendiente, listos y preparados para solventar alguna situación producida por la adicción de su figura paterna, quien no ha sido capaz de proporcionarle la sensación de protección que necesita.

El grado de ansiedad varía de mayor a menor, de acuerdo de qué tan responsable se sienta el hijo por la adicción de su padre y que tan grande es su necesidad de salvarlo.

Ser hijo de un padre o madre que padezca alguna adicción no es nada fácil y por lo general el chico más sensible y emocional de la familia es quién desarrolla con mayor rapidez el trastorno de ansiedad generalizada. Si las partes responsables involucradas no trabajan en función de rehabilitar a quien sufre de adicción, tristemente serán los más pequeños quienes arrastren las consecuencias hasta ser adultos.

Leer Artículo

Los 3 errores más comunes a la hora de concebir

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Junio 28, 2017

Nadie sabe lo difícil que puede llegar a ser concebir un bebé hasta que se propone hacerlo. Sí, quizás para muchos un hijo llegó de manera fortuita y casi que improvisada, pero para otros que planifican familia, el asunto se torna un poco más complicado de lograr puesto que deben compaginar los hábitos, las hormonas, la frecuencia sexual y los días fértiles, entre otros muchos aspectos necesarios para que esa prueba de embarazo dé positiva.

La edad, el estilo de vida, la salud sexual, el conteo de espermatozoides y el ciclo menstrual determinan las probabilidades de que una pareja logre quedar en cinta. Estos factores solo los puede desglosar y analizar un médico especialista, pero la mayoría en un inicio emprenden este camino a ciegas y no es sino luego de muuuchos intentos fallidos, que acuden a la consulta ginecológica.

Debido al desconocimiento, en el largo trayecto de la concepción se cometen muchos errores que alargan el proceso y hacen que se pierda tiempo o energía que podría ser útil de otra manera. Si ambos se desesperan, lo único que lograrán será frustrarse y tirar la toalla, en este contexto es bueno tomar en cuenta las estadísticas ya que estas aseguran que sólo un tercio de las parejas que buscan un bebé quedaron embarazadas en el primer mes, mientras que el resto se tardó entre dos y tres años.

Lo cierto es que si estás o quieres comenzar a buscar un hijo, tanto tú como el futuro papá deben tomar en cuenta los siguientes errores comunes para que no los cometan y acorten el tiempo de espera:

1: Limitar la frecuencia sexual

Sin dudas este es el error más cometido por las parejas en el mundo: disminuir la frecuencia de encuentros sexuales suponiendo que de esta forma la calidad del semen mejorará y tendrán más posibilidades. La verdad es que, además de afectar negativamente la dinámica sexual, los hombres deben eyacular cada dos o tres días para tener un esperma sano puesto que si limitan la cantidad de descargas, a lo mejor aumentará el número de espermatozoides pero muchos de estos habrán muerto, serán inmóviles o anormales.

Así mismo, el sistema reproductivo de las mujeres y su fertilidad se ve reducida mientras menos relaciones sexuales mantengan. Claro que se debe prestar atención al periodo más fértil, pero tampoco debemos obsesionarnos en hacerlo únicamente durante esos días.

En este sentido se recomienda tener sexo cada vez que se quiera, incluso en los días no fértiles ya que se sabe que el sistema inmunitario de las chicas cambia a favor de la concepción de acuerdo a su ritmo sexual. Disfrútenlo y háganlo por placer, no sólo por el objetivo de tener un bebé porque pueden dañar la relación íntima.

2: Demasiado sexo

Este punto tiene mucho que ver con el anterior ya que todos los extremos son malos. Para fines reproductivos, es necesario saber que el esperma podría ser menos potente y por ende menos apto para fecundar, si se mantienen relaciones sexuales varias veces al día todos los días del ciclo menstrual, se le conoce como síndrome de “burnout” o “trabajador desgastado”.

Eyacular varias veces y a diario durante más de una semana, reduce demasiado el número de espermatozoides sanos, por ello lo indicado es aumentar la frecuencia y hacerlo todos los días durante el periodo de máxima fertilidad de la mujer.

Para conocer exactamente el ciclo menstrual y sus niveles de fertilidad, AMBOS deben hacerle seguimiento sobre todo si este es irregular. Lo que se busca es conocer en qué momento se desprende el óvulo maduro y el cuerpo femenino está dispuesto para concebir. No es tan fácil, pero si se dificulta lo mejor es buscar ayuda profesional.

3: Posiciones

Durante la eyaculación, cosa que sucede en segundos, los espermatozoides salen nadando a gran velocidad por el moco cervical hasta llegar a las trompas de Falopio, esto pasa indistintamente de la posición en la que nos encontremos en ese momento del coito. No existe ninguna evidencia científica que avale posicionarse de alguna manera específica para concebir más fácil o rápido.

Ahora bien, también debemos reconocer que con algunas piruetas en la cama existe una penetración más profunda, así que no está demás probar cuál de ellas nos satisface y si es en pro de la concepción mucho mejor. Con el misionero, el Yunke, el perrito o la cucharita, por ejemplo, el esperma tendrá más contacto con el cuello uterino al momento de eyacular.

Por si las dudas, hay que probar varias posiciones y sobre todo disfrutarlas. El sexo por obligación tarde o temprano fractura la relación de pareja y convierte una etapa hermosa como lo es la concepción, en una tarea ardua y agotadora para los implicados.

Otras consideraciones para quedar embarazada

  • Usar lubricantes puede ser contraproducente si se desea concebir ya que este dificulta la llegada del esperma al óvulo. Si necesitan uno, opten por los métodos naturales.
  • Los ciclos irregulares deben ser atendidos por un médico, pero suponer que se es fértil sólo porque la regla nos llega al día también es un error. La asesoría profesional será de gran ayuda para tener un bebé.
  • Tener sexo sólo el día de la ovulación puede costarles otro mes de espera. El óvulo vive durante 24 horas así que más vale prevenir y tener relaciones antes y después de este día.
  • Al paso de un tiempo prudencial de intentos fallidos, siempre se tiende a pensar que la mujer es la del problema. Desde el primer día se deben tomar en cuenta los niveles de fertilidad de cada uno y para salir de dudas ambos deben chequear su salud reproductiva.
  • La salud en general es de suma importancia para quedar embarazada. Es necesario erradicar vicios, mejorar los hábitos alimenticios, mantener el estrés bajo control y vigilar los medicamentos que puedan afectar la fertilidad.

Por el ritmo de vida, las presiones sociales o la situación económica, muchas mujeres postergan la maternidad hasta estar seguras de que es el momento indicado para concebir. Lo importante es que cuando este llegue, los miembros de la pareja sepan cuáles son los pasos adecuados y necesarios para lograr quedar embarazados; seguro escucharán muchos consejos de terceros, pero dejándose guiar por quienes de verdad saben, que en este caso son los médicos especialistas,  evitarán errores comunes que afectan negativamente el proceso, ah y lo más importante, con la fecundación el camino apenas comienza ¡Suerte!

Leer Artículo

247

El peligroso juego de la ballena azul

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Junio 14, 2017

Hasta la fecha, alrededor del mundo se han contabilizado más de 130 jóvenes víctimas de uno de los juegos, a través del Internet, más peligrosos de los últimos años, se trata de la Ballena Azul. Esta dinámica contacta y seleccionados a chicos de todas partes del planeta mediante de las Redes Sociales, para cumplir una serie de retos con los cuáles van escalando posiciones hasta llegar al desenlace, que conduce directamente al suicidio.

La Ballena Azul es originaria de Rusia, uno de sus organizadores quien fue aprehendido por las autoridade aseguró que, según sus propias palabras, lo diseñó con la intención de limpiar la sociedad. “Les mostré por qué era mejor morir. Tomaron su decisión, nadie les obligó…. Los adolescentes son residuos biodegradables, personas sin ningún valor para la sociedad” dijo el joven de 22 años llamado Philippe Budeikin.

Sus inicios

A mediados del 2016, se escuchó hablar por primera vez del juego cuando una periodista rusa, atraía por la ola de suicidios masivos en adolescentes que azotaba su país, comenzó a investigar y redactar un artículo que intentaba buscar las causas de esta epidemia que poco a poco se estaba expandiendo. En esa ocasión lo llamó “grupos de la muerte” ya que fueron creados en la Red Social más popular en Rusia, la Vkontakte.

Según su investigación, desde noviembre del 2015 hasta abril del 2016, se habrían quitado la vida 130 niños y adolescentes rusos, la mayoría pertenecientes a el mencionado grupo.

Retos mortales

Desde automutilación hasta saltar al vacío, pasando por ahorcamiento, dibujarse una ballena en el brazo utilizando un cuchillo, pincharse varias veces con agujas, y pararse al borde de un puente, hasta ver películas de terror y psicodelia a una hora específica de la madrugada. Estos son algunos de los 50 retos que impone el juego hasta llegar al día final, en el cual se le pide al jugador que se suicide empleando alguna de las técnicas dictadas.

Lo que este macabro invento busca, es ir aumentando paulatinamente la dificultad de las tareas con el objeto de que el chico se gane la confianza del “curador” o mentor del juego.

 Las víctimas

Los adolescentes con problemas depresivos, trastornos de personalidad y víctimas de bullying, encabezan las listas de los captados para pertenecer a esta secta. En la dinámica existen tutores en línea que usan perfiles falsos de Facebook o Whatsaap para repartir los retos que estos participantes deben cumplir y posteriormente enviar fotografías que lo certifiquen.

Lamentablemente no existe ningún tipo de regulación en el Internet que sancione o bloquee estos enlaces, por ende cualquiera con sólo hacer click en alguno de los portales que ya existen dedicados a la Ballena Azul, puede acceder a la lista de desafíos. Hoy en día existen un grupo en español que cuenta con al menos 15.000 miembros pero también los hay en otros idiomas tanto en Facebook como en YouTube y Twitter.

La Ballena Rosa

Como respuesta al terrible juego de la Ballena Azul, un publicista y un diseñador gráfico brasileros, crearon la Ballena Rosa con una finalidad totalmente distinta pero siguiendo prácticamente el mismo concepto. En este juego, los participantes deben ir cumpliendo con 50 retos que rescatan los valores positivos de sus jugadores, ayuden a quien lo necesita y contacten a sus familiares.

“Vi la historia de ‘La ballena azul’ y pensé en hacer algo relacionado con el bien. Queríamos mostrar que Internet también tiene fuerza para hacer cosas positivas”, relató uno de los impulsores del proyecto a los medios de comunicación.

Todos los padres están en la obligación de hacerle seguimiento a las actividades y páginas Web que sus hijos visitan. Recordemos que existen un sinfín de peligros En Linea que seducen a los niños y adolescentes aprovechándose de su vulnerabilidad e inocencia. La Ballena Azul ya ha cobrado varias vidas en Suramérica, es por ello que ahora más que nunca, la supervisión es de vital importancia.

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/