MENU

Ser Mamá
Categoría

7 tipos de amistades que debes evitar

Bienestar, Dilemas, Lifestyle, SE CULTA, SE TÚ, Ser Mamá, Sexo & Relaciones

junio 9, 2018

Hay muchas cosas en esta vida que te hacen daño: La vida sedentaria, el cigarro, no quitarte el maquillaje antes de dormir y no descansar lo suficiente, por nombrar algunas, pero hay una que quizás ni te imaginas cual es y puede ser bastante dañina… una mala amistad.

Estas mal llamadas “amigas” pueden estar ahora mismo  haciéndote daño y quizás tu aún no te das cuenta o no sabes identificar cuál es esa o esas malas amigas.

Si últimamente sientes que las cosas no te salen como quieres, que hay algo que te está deteniendo y que hay una mala energía rodeándote, es hora que hagas una revisión de tu circulo social.

Debes sacar de tu vida a todas aquellas personas que siempre te hagan sentir mal, te juzgan, se la pasan criticándote, te hacen sentir mal o peor aún, que te hagan todo lo anterior. La toxicidad de una mala amistad te puede dañar tu salud física y mental ¿y cómo no? Una amistad cercana tiene acceso a cada rincón de tu vida, si una persona sabe todas tus fortalezas y debilidades sabe cómo hacerte daño, por este motivo el daño será aún mayor, porque abarca todos los aspectos de ti.

Si quieres llevar una vida feliz y tranquila debes empezar ya a librarte de esa clase de personas, aquí te dejamos las diferentes clase de amistades de las cuales debes huir antes que sea demasiado tarde.

1.- La egocéntrica

Cada vez que habla todo gira alrededor de ella, de sus problemas, de su estrés y de todo lo bueno que le pasó, en fin, todo es sobre ella.

Y que ni se te ocurra tratar de interrumpir su monólogo porque con una sola mirada te reprocha que lo estés haciendo.

2.- La que no te valora

Siempre eres tú la que llamas, buscas momentos para verse y cuando logran concertar una cita, muchas veces llama para cancelar o llega tarde.

Además, siempre estás al tanto de lo que le pasa, recuerdas su cumpleaños y estás pendiente de estos detalles, si ella definitivamente pasa de ti y tienes que prácticamente rogarle para cualquier cosa, está de más decirte que esa persona no es tu amiga de verdad.

3.- La que todo el tiempo te hace sentir mal

De alguna u otra manera y muchas veces a través de un método pasivo-agresivo te hace sentir terrible por cualquier cosa.

Nunca deberías sentirte juzgada cuando estás con amistades, las verdades amigas siempre te hablan con la verdad y te dicen cuando haces algo mal, pero de ahí a hacerte sentir mal por cada una de las decisiones que tomas es diferente. Una verdadera amiga trata de hacerte sentir mejor en medio de cualquier situación y te ayuda a buscar una solución.

4.- La que te quita todo “prestado”

Toma todas tus cosas, desde la ropa y el maquillaje hasta tu carro. Por supuesto que las amigas están para ayudarse, pero de allí a apropiarse de todas y cada una de tus cosas hay un trecho muy largo.

¿Te imaginas que tengas tiempo sin saber de una amiga y solo aparezca para pedir dinero prestado? O que siempre esté a tu lado pero para usar todas tus cosas, esta situación no es buena ni sana.

 5.- La que se olvida de ti cuando tiene novio

Desaparece de tu vida por meses y solo reaparece cada vez que tiene problemas con su pareja, en búsqueda de apoyo moral o en caso contrario, cuando eres tú la que tienen una pareja, te excluye automáticamente de todos los planes. De cualquier manera esta es una actitud tóxica y nada amistosa.

6.- La envidiosa

Quiere todo lo que tienes, si logras algo también ella tiene que hacerlo y mejor que tu. No solo esto, cuando te pasa algo bueno lejos de alegrarse le busca lo malo a todo: que eso no va a ser como tú crees, que si es lo que de verdad necesitas o estás buscando, que todo es muy bueno, pero… y así siguen.

Peor aún, hay “amigas” que te persuaden de dejar a un lado lo que sea que conseguiste para ellas ir detrás de eso.

7.- La hipócrita

Delante de ti todo es amor y dulzura, pero luego te enteras por otra persona o por alguna red social que a tus espaldas critica todo de ti: tú peso, como te vistes, tu trabajo, como caminas, hablas, dice que no mereces ese trabajo que tienes etc.

Podría ser algún error, dale el beneficio de la duda si es otra persona la que te da la información, pero si compruebas que es así, ya sabes, a sacarla de tu vida.

Si luego de leer esto, identificaste a una o varias en tu círculo, habla con ellas trata de arreglar las cosas si sientes que vale la pena intentar mantener esas amistades. Pero si las cosas no cambian, por tu salud es mejor que simplemente te alejes de una vez por todas y para siempre.

Las amistades deben ayudarte a mantener equilibrio y a tener cosas buenas en tu vida, de lo contrario, la verdad es que no lo vale. Es mejor tener una o dos amigas con las que puedas contar de verdad a muchas que te hagan daño.

Leer Artículo

¿Maternidad tardía? Si es posible

Bienestar, Lifestyle, Ser Mamá

mayo 27, 2018

Hace muchos años, lo común y la norma era que una mujer se casara y tuviera hijos muy joven, si alguna no lo hacía de esta manera era considerada una transgresora de las normas establecidas por la sociedad.

Pero ya los tiempos han cambiado e incluso muchas mujeres toman la decisión de no tener hijos, tenerlos solas o pasados los 30. Últimamente se ha visto como la tendencia de la maternidad después de los 35 años, incluso, un estudio realizado en Buenos Aires reveló que el promedio de edad de las madres primerizas supera a los 30 y según datos del Instituto Nacional de Estadísticas, en España este promedio es de 32,2 años, además, un 30% de las mujeres dan a luz a su primer hijo después de los 35 años.

Ser madre luego de los 35 años tiene muchas ventajas, por supuesto, puede ser más difícil quedar embarazada a esta edad que a una edad temprana, pero al tener en la treintena más madurez emocional, estabilidad económica y sentimental le dan a la madre una gran ventaja.

– Mejora las habilidades mentales. Según publicado en el Journal of the American Geriatrics Society, las madres con más de 35 años y primerizas obtuvieron mejores resultados en pruebas de agudeza mental, búsqueda de solución de problemas y capacidad verbal.

– Madres pacientes. Según algunos estudios realizados en Dinamarca, las madres con más edad son menos propensas a imponer castigos y gritarle a sus hijos.

– Estabilidad económica. A esta edad las mujeres generalmente tienen ya estabilidad profesional y por ende económica. Esto les permite criar a sus hijos sin ningún contratiempo y con mayor tranquilidad.

– Madurez. En la treintena una mujer ya está más madura para enfrentar cualquier tipo de situación y esto incluye la maternidad. A esta edad se tiene una mejor perspectiva de las cosas y las preocupaciones se priorizan de mejor manera, las madres son más flexibles y esto crea una crianza alegre y sana.

– Más confianza. Una mujer de más de 35 tiene una mejor perspectiva de ella misma y de todo lo que pueden lograr, por lo tanto tiene más seguridad en todas las decisiones que toma. Toda esto repercute de manera positiva al momento de criar a sus hijos.

– Una vida más sana. Luego de los 30, las mujeres estamos más conscientes de nuestra salud, de lo que comemos, de cómo vivimos y eso nos lleva a tener una vida más sana. Obviamente eso afecta positivamente en la manera de criar a un bebé.

¿Estás pensando en tener un bebé y sientes que ya es tarde? No lo es, al contrario, estás en tu mejor momento para embarcarte en ese maravilloso viaje que es la maternidad.

Leer Artículo

Mejora la confianza en tus hijos

135

Mejora la confianza en tus hijos

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

marzo 10, 2018

La adolescencia es la etapa más difícil de los hijos y de los padres también. Los chicos experimentan cambios físicos y emocionales tan radicales que afectan directamente la relación de la familia al punto de que la confianza se ve severamente vulnerada.

En este proceso de crecimiento y desarrollo como individuos, los padres forman parte determinante el proceso para mejorar la confianza de los jóvenes y cómo se relacionan con la familia.

No es fácil, y requiere de un esfuerzo extra pero con el amor que caracteriza a los papás, nada se vuelve imposible. Algunas recomendaciones para fomentar la confianza en los hijos son los siguientes:

  • Reconoce sus esfuerzos

A los hijos les importan lo que sus padres piensen de ellos, aunque no lo demuestren. por lo tanto es necesario que los papás dediquen tiempo para hablar con sus hijos no sólo de sus errores, sino también para reconocer sus aciertos y victorias.

Aplaudir sus logros es reforzar positivamente la seguridad y autoconfianza de los adolescentes.

  • Acércate

No se trata de sobreproteger a tus hijos, se trata de que ellos sepan que tienen a un padre y una madre cercano que estará ahí para cuando necesiten de su ayuda o simplemente conversar.

Lo que se quiere es que los chicos asuman el hogar y la familia como un espacio de refugio a donde acudir cuando necesite una mano amiga en cualquier momento difícil.

  • Déjalos que opinen

Y no sólo dejarlos sino también pedirles su opinión cuando sea necesario tomar alguna decisión. Sin dudas ellos se sentirán importantes y sabrán que sus ideas tiene valor.

De esta manera también aprenderán estrategias para resolver conflictos y serán más asertivos en su vida adulta.

  • Apóyalos

Interésate por sus aficiones y hobbies ¡Apóyalos! si ellos mismos no tiene claro lo que les gusta, ayúdales en su proceso de autodescubrimiento, que ellos sepan que la familia es un bloque sólido y cohesionado.

Cuando sepan exactamente que les gusta hacer, guíalos y acompáñalos en todo momento.

Igualmente debemos cuidar la manera cómo hacemos críticas sobre su comportamiento o decisiones, recordemos que ellos están en una etapa sensible en la que todo se lo toman a pecho. No levantes una barrera innecesaria entre las partes.

Finalmente llénate de paciencia y no los dejes solos. Acepta que esta etapa pasará, que es normal y que también tú la superaste.

Leer Artículo

5 Errores de padres primerizos Padres Hijos Papás Bebés

172

5 Errores de padres primerizos

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá, Sexo & Relaciones

febrero 16, 2018

Es un hecho, todos los que desean ser padres van a cometer ciertos errores típicos a la hora de tener a su bebé. Con o sin intención, los papás primerizos se enfrentan a una serie de experiencias nuevas en las que quizás no son tan habilidosos; de cualquiera manera, el mundo que recién se abre en sus vidas es fascinante y hermoso.

1- Gastar dinero innecesariamente

Por la misma emoción e inexperiencia juntas, los futuros padres quieren comprar todos los productos para bebés que existe en el mercado. Ropa, gadgets, más ropa y más ropa incluso para temporadas que ni siquiera se experimentan en el país en dónde se encuentran, por ejemplo, ropita de invierno en un país tropical.

La verdad es que la mercadotecnia nos hace creer que NECESITAMOS todos esos productos y nosotros vamos derechito a comprarlos gastando altas suma de dinero; lo más triste que a la larga no usamos muchas de esas cosas que compramos.

2- Alimentar sólo cuando lloran

Los papás primerizos cometen el error de alimentar a su bebé únicamente cuando llora y esperan hasta que despiertan de su laaarga siesta para alimentarlos. Los recién nacidos, en sus primeras semanas de vida necesitan alimentarse cada dos o tres horas aunque no manifiesten hambre,

Luego de que tenga su peso ideal, siempre y cuando el pediatra lo apruebe, pueden pasar cinco horas entre alimento y alimento. Recordando que la lactancia es la mejor opción.

3- No sacarle los gases antes de alimentarlo

Sí, sabemos que hay que sacarle los gases después que comen pero ¡antes también! De esta manera evitamos que escupan y aliviamos sus gasesitos normales de los primeros 30 días de nacidos.

Lo que aconsejan los expertos es sacarle los gases al menos dos minutos antes de darle de comer, es decir, hay que tomarse el tiempo necesario para la alimentación del niño.

4- Llevarlos a pasear a lugares llenos de gente

Todos los padres primerizos quieren sacar a sus recién nacidos para que todo el mundo lo conozca, incluso los llevan a reuniones familiares y hasta a los centros comerciales, este es un error que puede afectar su salud.

En su primera etapa de vida, un bebé debe estar protegido de bacterias, gérmenes y personas que puedan tener algún tipo de virus o enfermedad contagiosa pues su sistema inmunitario se encuentra débil.

5- Bañarlo a diario

Muy por el contrario de las creencias populares que nos dicen que a los bebés hay que bañarlos con agua tibia todos los días, los pediatras dicen que con dos o tres veces a la semana está bien.

Eso sí, la higiene con el cambio de pañal y las manitos de niño es importante. Ahora bien si notamos que el agua caliente los relaja, puede hacerse antes de dormir peor sin jabón.

Estos son sólo 5 de toooodos los errores que cometen los papás primerizos. Sabemos que son muchos y que son normales, también sabemos que la experiencia va enseñándonos lo que debemos y lo que no debemos hacer, no obstante, hay que disfrutar esta hermosa etapa pues nuestros niños serán bebés una sola vez en la vida.

Leer Artículo

Las fobias más comunes

199

¿Realmente los videojuegos hacen violentos a los niños?

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

enero 12, 2018

Las opiniones sobre el impacto psicológico que son capaces de causar los videojuegos en niños y adolescentes siempre han sido divididas. Algunos padres les permiten hacer uso de estos a sus hijos, pero con limitaciones en cuanto a horarios para evitar desviaciones en su comportamiento, mientras otros dejan que hagan uso libre de los mismos.

No obstante, para saber de qué forma debemos actuar la pregunta obligada es ¿Verdaderamente el uso de videojuegos puede convertir a tu hijo en alguien violento? Un estudio revela que los adolescentes se vuelven más agresivos hacia otras personas luego de jugar videojuegos violentos durante años.

Dicha investigación, realizada por Brock University en Canadá, tomó como muestra una población de 1.492 adolescentes canadienses y afirma que los datos “son preocupantes”, debido a que los juegos de video agresivos pueden reforzar la errada sensación de que las agresiones son la forma más adecuada y efectiva de lidiar con los conflictos y la rabia.

En pocas palabras, el estudio afirma que hay un vínculo entre el uso de videojuegos violentos y la violencia en el mundo real, pero en este tipo de investigaciones solo se pueden ver coincidencias y no causalidad.

Por otra parte, sigue quedando sin respuesta si es la predisposición a la violencia lo que hace que los niños elijan jugar ese tipo de videojuegos o es la exposición a ellos la que hace que desarrollen conductas más violentas.

¿Efectos positivos?

Como ya lo dijimos el tema sobre si los juegos de video violentos generan comportamientos agresivos tiene varias vertientes. Resulta que una investigación llevada por la pareja de psicólogos Patrick Markey y Christopher Ferguson apunta que: este tipo de juego no supone ningún incremento de violencia entre sus jugadores y que los efectos pueden ser hasta positivos.

Según explican, en los países en los que se lanzan estos juegos violentos se detecta un número de violencia menor. Para llegar a dicha conclusión han analizado más de 20 países con un gran consumo de ocio digital, pero la sorpresa viene dada al establecer que la seguridad en estos territorios es muy alta.

“Los países donde se consumen más videojuegos son las naciones más seguras del  mundo. De hecho, tres de los países con las ventas más bajas de los mismos tienen un 200 por ciento más de media en crímenes violentos que los tres países donde se compran más” aseguran los investigadores.

Luego de leer esto seguramente querrás consultar internet para conocer la lista de países donde se venden más videojuegos antes de elegir tu próximo destino de vacaciones. Te podemos adelantar que Japón y Corea del Norte son los mercados con mayor consumo por año, seguidos por Estados Unidos y Reino Unido. ¡Este estudio desconecta por completo la relación entre violencia y juegos de video!

El comportamiento agresivo es un fenómeno multifactorial

Sí, como lo lees, muchos investigadores están de acuerdo en que hay diversos factores involucrados cuando se trata de un comportamiento violento y estos giran en torno a las familias, los compañeros, los barrios donde vivan, comportamientos individuales y rasgos.

Por ejemplo, los niños y adolescentes que vivan en el barrio violento tienen más riesgo de presentar conductas violentas, mientras que los que viven en lugares seguros y tranquilos son menos propensos a ser agresivos y violentos.

Algunos investigadores creen que el miedo a los videojuegos violentos puede terminar resultando más dañino que el propio juego y que los niños que presentan problemas de salud mental pueden jugarlos como una forma de escapar a los problemas de la vida real.

No obstante, esto puede poner al adulto en un estado de alerta y hacer daño a los niños., ya que cuando un adulto actúa sospechoso porque el pequeño se entretiene con ese tipo de juegos, lo más probable es que el niño reaccione a esas emociones y responda de una manera similar.

Puedes darte cuenta que a pesar de que existen muchos estudios en torno a este tema, la controversia sigue, así que probablemente los científicos deban seguir realizando estudios al respecto durante años. Mientras tanto, te aconsejamos lo siguiente:

  • Establece a tu hijo reglas claras acerca del contenido de los juegos y del tiempo que pueden dedicarle a jugarlos, ya sea dentro o fuera del hogar.
  • Puedes jugar con ellos para experimentar el contenido del juego.
  • Trata de involucrar a tu hijo en otro tipo de actividades para que no se obsesione jugando frente a una pantalla.
  • Eres el modelo a seguir de tu hijo, así que debes dar el ejemplo hasta con los juegos de video que de pronto juegas como adulto.

Si notas que el comportamiento de tu hijo cambia para mal y, de alguna u otra forma, se lo atribuyes a los videojuegos, entonces no dudes en llevarlo a consulta con un profesional de la salud mental.

Leer Artículo

Las mujeres ¿Ya no quieren tener hijos?

205

Las mujeres ¿Ya no quieren tener hijos?

Dilemas, SE TÚ, Ser Mamá

diciembre 30, 2017

Hoy en día las mujeres constantemente están desafiando esos estándares que la sociedad ha impuesto a lo largo de los años y se muestran mucho más empoderadas e independientes que en el pasado. Entre esos parámetros o “reglas” sociales que se están rompiendo se encuentra la maternidad, así es, muchas están diciendo NO al hecho de ser mamás.

Las mujeres que definitivamente se niegan en convertirse en madres, a menudo son señaladas o tildadas de egoístas y de ir contra la naturaleza humana. La realidad es que cada una tiene el derecho de decidir si quiere o no asumir este rol, en este sentido alguna de las razones que dan en su postura son las siguientes:

No quieren renunciar a “su felicidad”

Porque consideran que el estrés, la falta de tiempo personal y las responsabilidades de criar a otro ser humano le “resta felicidad”.

No tienen instinto materno

En efecto, no todas las mujeres genéticamente escuchan el llamado o tienen el instinto de ser mamá. No a todas les gustan los niños y no todas sueñan con dar a luz.

No quieren renunciar a su carrera

Como les resulta muy difícil encontrar un equilibrio entre la vida personal y la familiar, prefieren dedicarse a su oficio puesto que a las mujeres les cuesta un poco más hacer carrera profesional que a los hombres, debido a la discriminación de género que aún persiste en la sociedad.

No quieren colaborar con la destrucción del planeta

En este caso algunas mujeres ambientalistas que piensan que el ser humano acabará definitivamente con la tierra, deciden no colaborar con tal destrucción trayendo otra persona al mundo.

No quieren sacrificar su estilo de vida

Hay quienes dedican su vida a viajar constantemente y vivir otras culturas, también quienes aman su vida de soltero o los llamados Millennials. En todos estos casos prevalece la idea de que un hijo le impedirá seguir llevando ese estilo de vida, cosa que no pretenden sacrificar.

Es un hecho, gústele a quién le guste, muchas mujeres hoy en día se están negando rotundamente a convertirse en madres y eso no las hace menos femeninas o menos mujeres como tal. Ser mamá es una decisión personal que para nada debe estar sustentada por el qué dirán, ni para cumplir una norma social.

¿Sus razones? Son variadas pero todas dignas de respeto, al final cada uno de nosotros tiene el derecho de tomar las riendas de su destina en todos los ámbitos que lo integran.

Leer Artículo

312

Consejos para educar a tu hijo

Dilemas, Lifestyle, Ser Mamá

octubre 20, 2017

Convertirnos en padres es una gran bendición y un regalo de Dios, pero también representa un cambio drástico en nuestras vidas, ya que cumpliendo los roles de papá y mamá aumentan las responsabilidades y pasamos a un segundo plano porque en el primero empieza a estar nuestro hijo, sus necesidades y formación.

Muchos ven la tarea de educar e inculcar a sus hijos valores y principios como algo muy “difícil”. Posiblemente te preguntes ¿Cómo hacerlo sin tantas complicaciones? De una vez te aclaramos que NO hay fórmulas mágicas, pero en atención a ello, te presentamos una serie de consejos para que manejes la situación con la mayor soltura posible, que tus hijos no se “descarrilen” y logres tu propósito.

Comunicación y comprensión

Las palabras, gestos, miradas y expresiones que utilizamos sirven para conocernos mejor y dar a entender todo lo que sentimos. Así que desde que tu hijo está en el vientre debes hablar con él, cantarle, mimarlo, hacerlo sentir querido y mantener la comunicación incluso después que sea adulto ¡Háblale de sentimientos, temores, dudas, de amistad, de sexo… una buena comunicación creará un buen vínculo entre padres e hijo!

Para hacerle sentir que te interesa su opinión y que se sienta querido y escuchado puedes probar preguntarle qué piensa acerca de determinados temas.

Da el ejemplo

Los niños siempre toman a los padres y familiares cercanos como ejemplo para imitar conductas buenas y malas. Cuida no hacer cosas indebidas delante de ellos, porque después no tendrás moral para reclamares que lo estén haciendo.

Puedes aprovechar costumbres cotidianas como saludar, comportarte en la mesa y respetar las normas al conducir para que adquiera los hábitos correctos y poco a poco tome responsabilidades.

Establece límites y disciplina

¡No pases por alto enseñarle a tu hijo a separar los sentimientos de la acción!  Puedes quererlo mucho y demostrárselo, pero debes establecer normas claras y coherentes acompañadas de explicaciones lógicas, para que entienda lo que ocurriría si no hace lo que le pidas; por ejemplo, déjale claro que después de jugar tiene que recoger sus juguetes.

Ante las malas conductas hay que fijar límites porque hay zonas negociables y otras que no. Si el niño se niega a ir al colegio, reconócele lo molesto que es madrugar y dile que a ti también toca hacerlo para cumplir tus labores.

No compares ni descalifiques

Es un error muy común de los padres comparar a sus hijos con otros niños, elimina de tu vocabulario frases como “¿cuándo vas a volverte responsable como tu primo?” “eres tan flojo como el peor de tu clase” “Ya tu amigo sabe nadar y tú no”, entre otras.

Seguramente tu pequeño hace muchas cosas bien aunque sus últimos comportamientos demuestren lo contrario; actúa con inteligencia y dile frases como “Tú puedes nadar igual de bien que tu amigo” con ello transformarás su malestar en sonrisa y lo animarás a conseguir sus metas.

Permítele experimentar

¡No actúes como sobreprotector! La mejor manera para que el niño explore el mundo es experimentando las cosas. Si desconfías de su propia valía, le acarreas serias consecuencias como animarlo a la queja y al consuelo continuo.

Déjalo correr riesgos y si se equivoca acompáñalo física y emocionalmente, pero con límites.

Reconoce tus equivocaciones

Errar es de humanos y eso no significa que seamos malos padres, lo importante es reconocer nuestros errores y utilizarlos como fuente de aprendizaje. Una frase sencilla como “Disculpa cariño” sirve para reforzar su comportamiento y te ayuda a sentirte bien.

Comparte tus experiencias con otros padres

A veces estamos desorientados, preocupados y no sabemos cómo actuar ante determinadas situaciones, pero compartir con otros padres las vivencias que tienen con sus hijos nos ayuda a comprender la etapa de rebeldía que vive el nuestro. Cuando te dicen “No te preocupes a mi hijo le pasaba lo mismo” relacionas los problemas y actúas con más tranquilidad porque sabes que tu hijo no es el único que se comporta de tal manera.

Refuerza las cosas buenas

Debes dar siempre apoyo afectivo a tu hijo y dejar que sea él, según su capacidad, quien resuelva los problemas. Está comprobado que los refuerzos positivos con gestos de cariño, estímulos y recompensas resultan más efectivos a la hora de educar que los castigos.

No pretendas ser su amigo

Es conveniente fomentar un clima de cercanía y confianza, pero sin traspasar los límites. No quieras ser el mejor amigo de tu hijo porque podrías estar jugando con un arma de doble filo, los niños se pueden dar un trato igual pero nosotros como padres y educadores estamos situados en un escalón superior, desde donde ofrecemos nuestros cuidados, experiencia, protección y normas.

No grites

Por desgracia recurrimos al grito más de lo que debiéramos en muchas ocasiones y estos solo acarrean consecuencias negativas. Es mejor que corrijas a tu pequeño manteniendo la calma.

Esmérate en ofrecerle a tus hijos una buena educación. De ello dependerá que sean adultos maduros, felices, independientes, creativos y que… llegado el momento de tener su propia descendencia sean capaces de repetir el ciclo haciendo un buen trabajo. ¡Nada más satisfactorio!

Leer Artículo

268

Hijos ¿Cómo enseñarles a comer?

Lifestyle, Ser Mamá

septiembre 27, 2017

Durante la primera etapa de crecimiento de nuestros hijos es sumamente importante cuidar su alimentación y para ello los padres debemos fomentar buenos hábitos alimenticios que contribuyan a su desarrollo físico y emocional, pero aquí es justamente donde mucho fallan pues a veces por comodidad o por evitar berrinches, los papás terminan cediendo ante los antojos de sus niños.

No hablar con la boca llena, pedir permiso para levantarse de la mesa, no jugar con los alimentos y comerse los vegetales, son acciones que seguramente te suenan conocidas. Sin embargo, además de estas, también es necesario que les enseñemos a nuestros chicos qué deben comer para estar sanos, cuándo comer y cómo comer.

En primer lugar, hay que tener claro que el bombardeo mediático y publicitario, motiva a los más pequeños a consumir muchos dulces, frituras y gaseosas ya que en eso los especialistas el marketing son expertos, pero ¿Qué pasaría si los papás hacemos lo mismo, pero invitándoles a comer verduras y vegetales? “Véndeles” la comida sana de una manera divertida y atractiva ¡Como si fueras un chef! Puedes valerte de ciertos trucos como emplatar los alimentos con figuras, en platos llamativos o decorados.

Por otra parte, el ejemplo entra por casa, así que puedes hablarle todo lo que quieras sobre alimentación balanceada, pero si tus hijos no te ven alimentarte sanamente, difícilmente los harán ellos. Por ende los padres deben adoptar un estilo de vida que sea coherente con el que predican, no tiene sentido que obliguen a sus niños a comer al vapor mientras ellos se sientan a un lado a comerse unas papas fritas.

Si ya tus hijos están grandecitos probablemente te sea un poco más difícil encaminarlos hacia la alimentació saludable, pero tampoco es imposible. Por acá te desglosamos ciertos consejos que debes poner en práctica cuanto antes para recuperar el tiempo perdido:

  • Actitud positiva

Al momento de la comida se debe reforzar el valor positivo y generar un momento agradable. No se puede obligar a los pequeños a que coman algo que a primera vista no les apetece, entonces en lugar de decirle “¡Te las comes porque sí!” más bien celebra que hay espinacas para comer.

  • Poco a poco

Los especialistas aseguran que la mejor técnica para que los chicos se acostumbren a comer verduras y vegetales, es irlas incorporando poco a poco a las preparaciones diarias. Si un día definitivamente no quiso comerse el vegetal, déjalo tranquilo y espera otro día para volver a intentarlo hasta que lo acepte y se familiarice con su sabor.

  • La televisión y los horarios

Como decíamos, no se trata solo de qué comen sino también de cómo lo hacen, los papás deben establecer rutinas a la hora de comer en cuanto a horarios y lugares, por ejemplo. De esta manera evitarán que los chicos picoteen entre comidas o que pierdan la hora del almuerzo entre otras cosas y el tema del televisor cerca del comedor o estar jugando con algún gadget mientras come es un terrible error, puesto que se comprobó que estos distraen a los niños y los hace comer de más.

  • Azúcares

Desde pequeños los niños deben acostumbrarse a que las comidas dulces o las chatarras son dañinas, claro a lo padres se les pone cuesta arriba controlar eso y en este caso lo mejor es ceder en ciertos momentos especiales pero que los niños tengan claro que son excepciones y que no pueden consumir este tipo de alimentos frecuentemente. Es cuestión es crearles conciencia acerca de lo que consumen y sus efectos en el organismo.

  • Percepción de la comida

Cada vez son más los casos de bulimia o anorexia infantil y básicamente estas patologías derivan de la relación que los niños tienen con los alimentos y cómo los perciben. Los padres deben hacer incapié en fomentar buenos hábitos alimenticios, nunca utilizar la comida como premio o castigo, evitar juzgarlos por su apariencia física y enseñarles que esta sirve para mantenernos en buen estado de salud.

  • Motivación

En lugar de regaños, los chicos necesitan motivación y halagos cuando están haciendo su mayor esfuerzo por comerse algo que no quieren. Por ejemplo, si están (a regañadientes) comiéndose la sopa ¡Felicítalo! por su intención, alégrate porque está comiendo sano. Al verte feliz seguramente querrá repetir esa escena más a menudo.

  • Persuasión

Persuade a tu hijo involucrándolo en la elección de la comida para que se alimente convencido de que él fue el que eligió. Es decir, antes de comer pregúntale qué quiere, si papas al vapor o al horno, por ejemplo, de cualquiera manera estará comiendo verdura, pero sentirá que están tomando en cuenta su opinión.

A la hora de educar a sus hijos en los buenos hábitos alimenticios, los padres deben saber que este será un trabajo arduo, pero no imposible. Deberán también esforzarse por sacar a flote la creatividad y la coherencia para entusiasmar a sus niños y convencerlos de los beneficios de la alimentación saludable, recordemos que en su etapa de desarrollo es cuando más necesitan nutrirse de vitaminas y minerales que favorezcan su crecimiento.

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/