MENU

Ser Mamá
Categoría

Cómo cultivar la igualdad de género desde la niñez

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Marzo 22, 2017

Los niños son unas esponjas que absorben TODO lo que ven y más en el seno de su hogar. Es por ello que debemos prestar especial atención en cómo nos comportamos delante de ellos y cuál es el ejemplo que le damos. Es determinante que como padres los eduquemos en base a lo que queremos que sean en un futuro, y obviamente todo papá quiere que su hijo sea una persona de bien, como dicen los abuelos.

Evitar todos los tipos de maltratos o trato discriminatorio, palabras ofensivas o expresiones negativas es la premisa cuando se tienen pequeños en casa. La idea es que estos no vean estas costumbres como algo normal y crean que así deben ser las cosas, todo lo contrario, procuremos generar espacios de armonía e igualdad en el proceso de aprendizaje y desarrollo durante su niñez.

Erradicar los estereotipos

Atrás quedaron esos estereotipos de las niñas princesas y los niños guerreros o las mujeres de la casa y los hombres de la calle. Todos estos y muchos otros son patrones establecidos socialmente que contribuyeron a que todavía nosotras estemos librando una batalla en contra de la misoginia y discriminación.

Lo importante es que las nuevas generaciones desde pequeños vayan entendiendo que el género femenino y el género masculino sólo se diferencian por la fisionomía corporal, de resto ambos tenemos las mismas capacidades, aptitudes y atributos que respetar.

Es muy común que a las niñas desde pequeñas se les diga de manera explicita o subliminalmente que necesitan a un hombre al lado para tener éxito en la vida, las aupamos a que crean que su misión al crecer es buscar un buen esposo y ser mamá para estar realizadas, en vez de fomentar en ellas valores de independencia, perseverancia, emprendimiento y autonomía.

Por su parte a los niños les enviamos constantemente mensajes que los motivan a ser rudos, fuertes, insensibles y medir su hombría de acuerdo a la cantidad de niñas que enamoran. En esto hasta los medios de comunicación son partícipes. Es necesario que ellos sepan también que pueden ser sensibles, que no hay trabajos o profesiones que los hagan más o menos hombres y que tengan la libertad de expresar sus sentimientos y elegir a qué se quieren dedicar.

Hablar sobre la diversidad sexual

Por cuestiones religiosas, culturales o de tradicionales, los padres evitan conversar con sus hijos acerca de la diversidad sexual. Esto hasta cierto punto es entendible ya que vivimos en un continente en el que el machismo aún está muy arraigado, sin embargo esto debe cambiar. La forma cómo se aborde el tema varía de acuerdo a la edad del pequeño, pero mientras haya la mayor naturalidad posible es mucho mejor.

Dejar claro qué, primero: nadie tiene el derecho de juzgar o censurar las decisiones de vida de los demás y segundo: que el amor debe seguir siendo el motor que mueve al mundo es trascendental para que los niños entiendan que no importa si la pareja es heterosexual u homosexual, lo que importa es el respeto y que sean felices puesto que amar se expresar de distintas formas independientemente de la raza, género o religión. Indiscutiblemente esto logrará que nuestros hijos sean más tolerantes y respetuosos.

Igualdad desde la casa

Si queremos sembrar valores positivos en nuestros hijos, en el hogar debe haber:

  1. Igualdad en las tareas y responsabilidades tanto en las niñas como en los niños. Estas no pueden ir relacionadas de acuerdo a su género. Ejemplo, las tareas domesticas como ayudar a recoger o lavar los trastes es obligación de ambos al que cambiar los bombillos.
  1. Herramientas didácticas que contribuyan a ejemplificar la equidad de los roles. Existen un montón de libros y juegos por edad que reafirman los conceptos de igualdad y respeto entre iguales.
  1. Cuidados en cuanto al material que consumen los pequeños. Debemos velar por mantenerlos alejados de películas, lecturas, programas o páginas Web que afiancen estereotipos o conductas discriminatorias.
  1. Libertad de expresión en torno a las opiniones emitidas. Ellos deben tener la confianza para expresar lo que piensan y creen, es ahí dónde tendremos una idea acerca de lo que hay que conversar o corregir si es el caso.
  1. Educación y orientación adulta o profesional si es necesario además de respeto para dirigirnos a ellos, por más pequeños que sean.

Está en nuestras manos el futuro del mundo mientras criamos a nuestros hijos y los valores de igualdad que cultivamos desde el hogar determinarán su comportamiento en el mañana. Prestemos atención al ejemplo que les damos, dediquémonos a fomentar la equidad, el respeto y la dolencia en ellos, practiquemos la solidaridad y seamos abiertos para aclarar sus dudas.

Leer Artículo

Elige la mascota ideal para tus hijos

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Marzo 15, 2017

Cuando una familia decide incorporar a un nuevo miembro a la casa como lo es una mascota, necesariamente debe tomar en cuenta distintos aspectos importantes para que la elección sea la correcta. No sólo se trata del tipo de animal sino también de sus necesidades y las de los niños en el hogar

Es normal que nuestros hijos a partir de los 4 años comiencen a pedirnos una mascota por cuestiones de compañía, porque le gustan o porque desean tenerla para jugar, sin embargo a esta edad no saben la responsabilidad que ello trae consigo y es ahí dónde entramos nosotros para orientarlos y hacerles ver que no es un simple capricho que complacer sino una vida a la que hay que atender.

Los chicos primeramente deben tener bien claro que su rutina cambiará y que a partir de ese momento tiene que velar por alimentar a la mascota, asearla y asear su espacio, cuidarla si se enferma y sacarla a pasear si es el caso.

Ventajas de tener una mascota

Tener una mascota en casa también tiene sus ventajas, además de los bonitos momentos en familia, también está qué los niños que viven con animales:

  1. Son menos propensos a sufrir alergias
  2. Aprenden a respetar a los animalitos
  3. Tienen un mejor estado de ánimo
  4. Desarrollan la empatía, aumentan su autoestima, se socializan mejor y liberan estrés
  5. Son más responsables

Desventajas de tener una mascota

 Si van a tomar la decisión de buscar una mascota, deben tomar en cuenta qué:

  1. Pueden presentarse problemas de higiene relacionados con el olor, desechos o pelos.
  2. Si no se les presta atención pueden causar daños en algunos muebles del hogar, es especial los gatos y perros.
  3. Al salir de viaje se podría hacer difícil encontrar quién la cuide o esté pendiente de ella.
  4. Hay gastos asociados a la alimentación y veterinario.
  5. Algunos animales pueden generar mordeduras o picaduras a los miembros de la familia.

Ya sabemos cuáles son las ventajas y desventajas de tener una mascota en casa. Ahora bien ¿cuál vamos a adoptar? Aquí les damos unas opciones:

  • Perros

La mayoría de los niños eligen a un perro como su primera mascota y sus papás le compran el primer cachorrito que les parezca sin antes conversar acerca de las responsabilidades que el pequeño debe asumir, como pasearlo, asearlo, alimentarlo y jugar con él. Por otro lado, si se opta por este animal, es bueno tomar en cuenta que las hembras son más dóciles que los machos, que los de raza pequeña se escapan con mayor frecuencia y que además pueden sufrir daños cuando el chico juegue con él.

Está demostrado que los niños que crecen con perros desarrollan menos enfermedades respiratorias y mantienen una presión arterial estable. Por otro lado, estos animalitos son bastante útiles si quieres desarrollar las habilidades para socializar de tu hijo, aumentar su autoestima o cultivar valores como la responsabilidad en él. Así mismo su proceso de aprendizaje fluirá con mayor naturalidad, estrechará vínculos sentimentales sin problema.

  • Gatos

Aunque muchas personas tienen recelos con respecto a tener gatos en casa, la realidad es que estas mascotas traen muchos beneficios al hogar ya que entre otras cosas, reducen notablemente el estrés y la ansiedad al generar una reacción química de la dopamina y serotonina en nuestro cerebro que actúan como un calmante. Además, un gatito no necesita muchos cuidados porque son bastantes independientes y eso es un plus.

Estos pequeños felinos son muy aseados si se les entrena, así que el tema de sus necesidades no debería preocuparnos. También, aunque suene irónico, tener un gato en casa garantiza los anticuerpos para que los pequeños no sufran de alergia al polvo, sucio o pelo, sí, muy al contrario de lo que la gente piensa, y continuando con el aspecto de la salud, tendrán menos probabilidades de sufrir de enfermedades asociadas a los nervios o al corazón.

  • Conejos

Últimamente se ha puesto muy de moda tener conejos en casa como mascotas, la verdad es que son muy tiernos y a los niños les encantan. Entre sus ventajas es que fácilmente pueden estar en jaulas (aunque no es lo ideal) y esto es útil si vamos a viajar o salir por un rato por lo que el tema del espacio no será problema, lo que si es necesario es que los chicos constantemente los saquen a jugar y correr al jardín.

Son muy acariciables, suaves y cariñosos pero también delicados y frágiles, razón por la cuál frecuentemente irán al veterinario. Igualmente, debido a que son inquietos, tienden a roer cables o madera así que lo indicado es mantenerles juguetes para que se entretengan y si hablamos de la seguridad, debemos saber que sus dientecitos son muy afilados.

  • Peces

Si hay un animal fácil de cuidar y mantener, esos son los peces. Si buscas ir poco a poco acostumbrando y responsabilizando a tus hijos con el tema de las mascotas, definitivamente debes elegir a un pez ya que básicamente deben estar atentos de asear la pecera y colocarles comida.

Los peces son llamativos debido a que existe gran variedad de colores, formas y tamaños. También los hay rápidos y lentos, los que viven solos y los que deben tener a otros. En líneas generales estos podrían ser una buen regalo para los pequeños de la casa.

Una mascota puede aportar grandes beneficios a la salud física y emocional de todos los miembros de la familia. Los hijos en su caso comenzarán a entender lo que representa cuidar y ser responsable de algo, además de valorar más a los animales y cultivar en ellos esos valores de compromiso.

Leer Artículo

Si le enseñas esto a tu hijo crecerá siendo poderoso

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Marzo 8, 2017

Cuando tenemos hijos es fundamental forjar en ellos desde la niñez, valores de confianza, respeto e independencia que serán claves en su futuro. A través del ejemplo podemos demostrarles cómo se deben hacer las cosas y generar un patrón que seguramente ellos repetirán, no olvidemos que son esponjas capaces de absorber todo.

Si les enseñas esto desde chiquitos, garantizas que de grandes tengan las herramientas para enfrentarse al mundo y resultar poderosos, no solo física sino emocionalmente.

  • Si se equivocó pregúntale ¿Qué aprendiste?

De esta manera el pequeño sabrá cuál es el valor del fracaso y que de cada error hay una enseñanza. La idea es que sepan que no hay nada de malo y que incluso es natural equivocarse, también lo estarás motivando a que la próxima vez se esfuerce por hacerlo mejor.

  • Agradece y enséñalo a que él también lo haga

No solo se trata de dar las gracias sino de tener una actitud de agradecimiento ante la vida y para ello debes darle el ejemplo. Evita quejarte demás frente a él, valora cada día, circunstancia y asume el positivismo diario. Conversen sobre eso que deben agradecer como la salud, alimento familia, bienes, estudios etc. Conseguirás que disfrute más de la vida y se plantee metas.

  • Sé respetuosa

No podemos dejar que los niños se amparen en su inocencia o edad para que hagan lo que quieran, ellos deben saber respetar a las personas, espacios, opiniones, animales y todo a su alrededor. Los padres tienen que mostrar respeto por sus iguales, evitar las actitudes agresivas y eliminar los comentarios de odio, racismo, intolerancia y todo aquello que sea negativo en el aprendizaje de sus hijos.

  • Atrévete a soñar

Si deseas que tu chico aprenda cuál es el poder de los sueños y cómo hacerlos realidad, necesariamente debes atreverte a soñar. Aplica una mentalidad de perseverancia, emprendimiento y disfrute de tus objetivos para que vea como se persiguen y se alcanzan. Pueden hablar sobre las cosas felices que les han pasado.

  • Controla tus emociones

No podemos ir por la vida dejando que las emociones dominen nuestro comportamiento. Es necesario que sepamos controlar la ira, la tristeza, el estrés y hasta el amor para que no hagamos locuras, de esta manera los niños desarrollarán inteligencia emocional desde pequeños.

Es grande, pero maravillosa, la responsabilidad de criar a un hijo. Cada palabra o acción nuestra se convierte en un ejemplo, así que debemos ser cuidadosas con eso que estamos transmitiéndole a diario. Transformemos nuestras acciones enfocadas positivamente para ir sembrándole valores que le sirvan en un futuro.

Leer Artículo

Mujeres que decidieron NO tener hijos… Entérate de sus razones

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Marzo 1, 2017

No todas las mujeres en el planeta desean ser madres, esto parece ser escandaloso para la sociedad que aún está en pañales sobre el tema de la aceptación en la diversidad, sin embargo cada vez son más las chicas que le dicen NO a los hijos propios y se dedican a experimentar, desarrollarse y vivir plenamente su independencia.

Personajes reconocidos mundialmente, como Jennifer Aniston, han puesto sobre el foco social este grupo de féminas que no poseen ese don o deseo innato de procrear. No obstante, a menudo se les es tildada de egoístas y son enjuiciadas por haber decidido permanecer sin bebés. Lo que pasa es que para el mundo tradicional, esta decisión va contra “lo natural” y correcto por lo que en ocasiones, optan por disimular u ocultar su posición ante el tema.

Todos los seres humanos somos autónomos y tenemos la capacidad para discernir qué hacer con nuestro cuerpo. Las mujeres a veces somos vistas como úteros dispuestos única y exclusivamente para poblar la tierra, cuando en realidad tenemos mucho más que ofrecer y merecemos ser respetadas con respecto a cómo vivamos nuestra vida.

Hay diversas razones para que una chica no quiera ser mamá. Causas de índole meramente personal y otras más de carácter financiero, social o hasta físico. Tener unas condiciones económicas adversas que no le permitan mantener un niño, vivir en un país o ciudad dónde el ambiente no está dado para proveerlo de seguridad o padecer alguna enfermedad, son algunas de las que podemos mencionar. Pero también hay otras que desglosaremos:

  • Mundo actual

Muchas mujeres que decidieron no convertirse en madres aseguran que durante su niñez, las condiciones de seguridad, bienestar y economía estaban aseguradas. Estar en la calle, jugar el campo, ir a la escuela o poner alimentos sobre la mesa no era un problema para preocuparse. Hoy en día, consideran que la situación del mundo actual dónde los peligros asechan en cada esquina, la tecnología facilita situaciones de riesgo para los más pequeños y el sistema económico demanda mucha más dedicación si se quieren satisfacer todas las necesidades básicas de cada persona, dibujan un panorama poco alentador para las generaciones venideras.

Tener un hijo bajo estas circunstancias, según su criterio, sería condenarlo a una vida en la cuál quizás no vayan a tener todo el tiempo ni atención de los padres como sí la tuvieron ellos, argumento que para muchos suena egoísta, pero que en el fondo, si lo miramos bien, es una razón válida y hasta madura para esas chicas.

  • Carrera y profesión

Como todas sabemos, un hijo necesita y debe tener los mayores cuidados y dedicación por parte de sus papás. En la sociedad actual, donde las mujeres están dando pasos agigantados para alcanzar la equidad e igualdad de género, muchas están sacrificando una posible maternidad con el fin de lograr catapultar sus carreras ya que, de convertirse en mamás, tendrían que disponer de tiempo y esfuerzo para esa tarea.

Equilibrar una vida profesional y familiar resulta muy difícil para aquellas féminas que desean desarrollarse en sus ámbitos laborales, por ende la idea de postergar o cancelar esos planes para cumplir con la gran labor de madre no es una idea muy atractiva y antes de ser una madre ocupada o ausente, prefieren declinar.

  • Individualidad e independencia

Para algunos escuchar a una mujer que no desea tener hijos porque quiere “vivir su vida” es algo antinatura. Sin embargo sí las hay; alegan querer tener tiempo y energía para usarla en sus carreras, familias, relaciones, pasatiempos o en ese ir y venir como deseen. La libertad e independencia de la que goza una dama sin hijos es algo a lo que no quieren renunciar por cuidar y criar a otra personita.

Chicas que creen en la individualidad y que sueñan con explotar todas sus posibilidades son esas que precisamente, no se ven en un futuro siendo madres.

  • Estilo de vida

Las nuevas generaciones están enfocadas en desarrollar y explorar distintos estilos de vida, entre ellos los Millenials. Estos jóvenes a los que les encanta viajar, experimentar, conocer nuevas personas y probar constantemente otros trabajos u oficios, no están dispuestos a cambiar sus estilos de vida para asentarse y ser padres.

El tema de los gastos, el tiempo, la dedicación, la estabilidad y la monotonía parece no combinar con sus gustos y es que ellos ven, más allá de lo material, una satisfacción mucho mayor al poder tener la libertad del cambio constante y las experiencias continuas.

  • Instinto

No todas las mujeres tienen instinto maternal, pese a los que muchos creen. La realidad es que algunas no se la llevan de maravillas con los niños e incluso rechazan la idea de criar uno propio. “No está demostrado que en las mujeres opere un reloj biológico que promueva instintivamente el deseo de ser madre, son otras las causas que hacen que una mujer lo decida pero no el instinto”, explicó a ABC la psicóloga Marisa Díaz.

Gracias a la presión de la sociedad, estas mujeres que carecen de instinto maternal y por ende ganas de concebir, se sienten rechazadas y anormales.

  • Pareja

Formar una familia funcional y constituida por todos sus miembros es el sueño de muchísimas mujeres desde que están pequeñas. Para alcanzar dicho sueño es necesario encontrar al papá ideal y no todas logran conseguirlo. Tras fracasos amorosos, rupturas traumáticas o simple soltería prolongada, las soñadoras deciden esperar a que llegue el adecuado o eligen quedarse solas antes que ser madres sin pareja.

Tener hijos sin papá, divorciados o de cualquier hombre definitivamente no es una alternativa.

Cada cabeza y cuerpo es un mundo, estamos en el deber de respetar a esas mujeres que decidieron NO tener hijos. Sean cuales sean sus razones, todas tenemos el derecho de decidir el destino de nuestras vida y el tipo de futuro que queremos. No todas sueñan con tener bebés, y eso también es válido.

Leer Artículo

Cómo motivar a mi hijo para que estudie

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Febrero 22, 2017

Durante los primeros años de estudio los padres se ven en la necesidad de ingeniárselas para motivar a los niños a que hagan las tareas y se interesen en cultivar su conocimiento. La primaria y la secundaria son las bases para que los jóvenes del mañana logren terminar una carrera universitaria, razón por la cual tanto los papás como los docentes deben fomentar sus hábitos de estudio desde la infancia.

Lo fundamental en este proceso, es que el aprendizaje vaya más allá de la memorización de datos y se convierta en reflexión, significado y experiencia.

Es importante desde el inicio de la escolaridad, que los representantes creen el hábito de estudio, ya que si los niños se acostumbran a tener un horario fijo, en un espacio determinado durante un tiempo en específico para estudiar, será mucho más fácil mantener la costumbre de realizar sus tareas y dedicar parte de su día al conocimiento. Los requerimientos y necesidades irán cambiando a medida que la etapa avance y el chico crezca, pero seguramente será mucho más satisfactorio que empezar de cero cuando ya hay vicios arraigados, por ejemplo, pasar toda la tarde frente a la Tv y dejar de último las asignaciones del colegio.

La planificación de tiempo escolar, familiar, social y recreativo debe realizarse en todos los miembros de la familia, además de dotar a los estudiantes de herramientas que les faciliten el estudio, en este sentido el Internet, los libros, cuadernos, pizarras entre otros se hacen necesarios.

Por otra parte, es prioridad identificar en la siguiente lista qué tipo de estudiante es el niño:

  1. Auditivo: son aquellos que son sociables, les gusta hablar y escuchar. En este caso se recomiendan las narraciones, audiolibros, películas y el debate directo. Se caracterizan por ir diciendo en voz alta lo que están estudiando es por ello que incluso pueden grabarse mientras memorizan y luego escucharse ellos mismos.
  2. Visuales: aquí su fuerte es la lectura ya que les encanta, y retienen más, mientras leen un libro o sus lecciones. Así mismo las fotos o los gráficos les son de mucha ayuda para memorizar y más si tienen colores o figuras llamativas.
  3. Funcionales: ellos aprenden haciendo, llevando a la práctica lo que están aprendiendo debido a que son impacientes e inquietos. Se sienten más cómodos en actividades físicas y con objetos en las manos, así que el proceso de aprender tiene que ser dinámico.

Ante toda esta responsabilidad, la mayoría de los padres se preguntan ¿Cómo motivar a mi hijo para que estudie? Deben seguir estos consejos si quieren lograrlo:

  • Interés

La curiosidad natural de los niños es una buena herramienta que puedes usar a su favor a la hora de estudiar. Despierta su interés por lo desconocido y ayúdalo a entender las razones de fenómenos cotidianos como por ejemplo ¿Por qué llueve? La idea es crearles la necesidad del conocimiento acerca de todo lo que los rodea.

  • Diversión

La mejor manera de que los niños aprendan es que les guste lo que están estudiando, y la forma para lograr esto es generando procesos que incluyan juegos o cuentos divertidos que influyan de manera positiva en su aprendizaje. La compañía de los padres es fundamental, hoy en día existe una gran variedad de elementos como pizarras de colores, cuadernos ilustrados, aplicaciones entre otras que son de gran ayuda.

  • Reconocimiento

Las palabras tienen poder para construir y destruir, eso hay que tenerlo muy en cuenta cuando tratemos con nuestros hijos. Debemos procurar afianzar sus conductas positivas y reconocer sus logros utilizando palabras de aliento y felicitación, ellos se verán motivados a continuar haciéndolo bien para obtener el reconocimiento y atención de sus papás. La idea es elevar su autoestima.

  • Recompensa

Cada vez que se le asigne una tarea y la cumpla el niño debe ser recompensado, muchísimo más si se le prometió algo anteriormente. Premiarlo los animará a repetir la conducta. Es importante también que se utilicen premios que vayan ligados al compartir familiar como una salida al parque, una cena con su comida favorita o preparar el postre que más le gusta.

  • Responsabilidad

Hay que responsabilizar a los niños por sus actos para que se esfuercen en hacerlo mejor. Si su única asignación o responsabilidad es cumplir con la tarea, este debe realizarla sin importar otros elementos como tiempo, condiciones o si le gusta o no el profesor, esos son factores que pueden discutirse pero no cambiarán la responsabilidad que debe ser fomentada para volverla hábito.

  • Práctica

Aunque no en todos los casos se pueda, es importante poner en práctica los conocimientos adquiridos para volver el aprendizaje una experiencia de vida. ¿Cómo? Por ejemplo, si estudian los tipos de plantas, sería bueno ir al parque y dedicar el día a una pequeña excursión, igual puede pasar con los animales, un paseo al zoológico que vaya enlazado con la tarea.

  • Ejemplo

Los niños imitan a los personajes que admiran y los más cercanos son sus papás. Para fomentar la lectura deberán verte leyendo, si quieres que se despierten temprano deberás hacerlo tú también y si deseas que trabajen arduamente por sus objetivos tendrás que enseñarles cómo se hace.  Cuidar el ejemplo que se le da a los hijos es determinante.

Sin duda motivar a tu hijo para que estudie es una ardua tarea que requiere de paciencia y entusiasmo, es decir, no podemos esperar resultados milagros ni inmediatos. Al final de cuentas, son nuestros hijos y merecen toda la dedicación, sobre en esta etapa en la que forjarán sus hábitos y pilares para el mañana.

Leer Artículo

137

Reglas para ser buenos padres después del divorcio

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Febrero 15, 2017

Ser padres no es una tarea fácil debido a la gran responsabilidad que se tiene sobre la vida de otra persona, como lo es un hijo. Luego de un divorcio, la crianza de los pequeños debe ser consensuada y planificada en detalle. Aunque la relación no haya terminado de la mejor manera, las partes deben ponerse de acuerdo.

A algunos hijos de padres divorciados les va mejor que a otros ¿A que se debe? Seguramente a que sus papás respetan las reglas para ser buenos padres después del divorcio y no mezclan su relación de ex pareja con la relación de sus hijos.

Los principales errores que los padres divorciados deben evitar con su hijo son:

  • No ponerlo a escoger

De por sí un divorcio genera fractura en la relación familiar, hacer más traumático este proceso puede causarle irremediables daños psicológicos a los hijos. Ponerlos a escoger entre los familiares de papá o los de mamá agrava la situación y lamentablemente muchos divorciados incurren en este error de manera frontal o disimulada.

Los padres deben procurar que sus hijos mantengan contacto constante con tíos, abuelos, primos y demás miembros de cada familia. Deben también evitar hacerles preguntas competitivas acerca de la otra familia ya que cada una tiene algo distinto que ofrecerles, de lo contrario pueden hacerlos sentir culpables o ansiosos por una elección.

  • No hablarle mal del ex

Aunque te sientas engañada, ofendida, herida, enojada o decepcionada, evita a toda costa drenar esos sentimientos con tus hijos ya que ellos necesitan tener una figura masculina y una femenina que les infunda autoridad. Al hablarles mal de tu ex conseguirás que tu niño le pierda el respeto y a la larga eso traerá sus consecuencias, sobre todo en la adolescencia.

A nadie le gusta que le hablen mal de su papá o de su mamá. Incluso si tu ex pareja está ofendiéndote frente a los hijos, no te le enfrentes hasta que estos se vayan. Busca resolver los asuntos pendientes a solas y mantengan a los chicos al margen de estos.

  • No usarlo para enviar mensajes

Típico que los padres divorciados se envíen mensajes a través de sus hijos habiendo tantas maneras de comunicarse como textos, e mails o llamadas. Colocar a los niños en medio de los dos adultos sólo hará que se sientan desprotegidos.

Como papás debemos velar por la tranquilidad y protección de nuestros hijos. Intentar molestar, herir o insinuar al otro utilizando a los pequeños como herramientas, además de ser cruel, es inmaduro. Lo mejor es establecer canales de comunicación sanos que no involucren a los chicos.

  • Brindarle seguridad

Indiferentemente de la frecuencia en las visitas a tu casa, el niño merece y necesita sentirse seguro en ella. Lo normal es que la mamá sea quién tenga la custodia, pero también pueden otorgársela al papá. En ambos casos, los padres deben garantizar que sus hijos tengan las necesidades básicas cubiertas como lo es la comida, higiene y protección.

Además de esto, un ambiente de armonía, amor, respeto, aceptación y confort se hace indispensable para que los pequeños estén a gusto en el hogar.

  • Respetar su espacio

En este aspecto nos referimos a que si el niño estará en fin de semana, en una salida especial o de vacaciones con alguno de sus padres, el otro debe dejarlo que disfrute de ese momento y no estar constantemente chequeando, llamando o dando órdenes aún en la ausencia. Si lo hace sólo le dará a entender que no está seguro ni a salvo.

Cada uno de los padres es responsable de su hijo y no querrá que a este le pase nada malo, por más descuidado que sea. Es normal preocuparse, pero para evitar malos ratos, bien sea por miedo o por celos, la ex pareja debe sentarse a conversar y acordar normas que el pequeño debe seguir esté donde esté.

  • Escucharlo

La comunicación es fundamental en las relaciones de cualquier tipo y de padre a hijo mucho más. Tu hijo debe saber que puede manifestarle sus incomodidades, sentimientos o dudas a cualquiera de los padres ya que estos escucharán atentos y buscarán la manera de solucionar cualquier conflicto, por pequeño que sea.

Si en su caso, no se siente cómodo hablando sobre la dinámica familiar, busquen juntos un especialista con el que se sienta cómodo y pueda desahogarse. Al final, lo más importante es su salud y estabilidad emocional.

  • Liberarlo de culpas

Es primordial que los padres le hagan saber por todos los medios a sus hijos que el divorcio NO fue su culpa. Tienen que liberarlo de responsabilidad y para ello deben brindarle mucho amor, comprensión y si es necesario, apoyarse con un terapeuta.

Siguiendo las reglas básicas de papás divorciados garantizamos que los más pequeños no crezcan con ese peso sobre sus hombros creyendo que son responsables de la desintegración del núcleo familiar.

Aunque tu matrimonio o relación no resultó como querías, cuando hay niños de por medio ambos deben poner de su parte en el tema de la crianza para que el o  los hijos que tengan en común no paguen las consecuencias y crezcan con un sin fin de problemas relacionados a su estabilidad emocional. Con una buena comunicación y determinación seguramente la tarea de la crianza será placentera y satisfactoria.

Leer Artículo

Mamás: Qué hacer para que el castigo sea eficaz

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Febrero 8, 2017

Toda conducta negativa de un niño que contravenga alguna orden dada previamente por los padres debe ser corregida a tiempo para que esta no se vuelva repetitiva en el pequeño, a esto se le llama castigo. Para aplicarlo de manera eficaz, no hace falta utilizar palabras ofensivas, gritarlos, criticarlos o repetirles una y otra vez lo que NO deben hacer, basta con asumir conscientemente las órdenes que se les darán y cuidar no maltratarlos verbalmente, de lo contrario obtendremos el resultado contrario.

Al castigar a un hijo se busca modificar o erradicar comportamientos, no satanizar su personalidad o aptitudes. Quizás como madres nos frustramos porque no hallamos la manera adecuada de corregirlo de una forma que ellos lo entiendan y que por supuesto surja efecto. Parece que les entra por un oído y les sale por el otro ¿Cierto? No todo está perdido, esto es lo que se debe hacer.

Para que el castigo sea efectivo:

  • Debe ejercerse por una conducta concreta y definida para que el niño sepa por qué lo están castigando y entienda lo que ha hecho mal. En este punto debemos expresar la razón específica sin dar lugar a confusiones, por ejemplo, si el hijo no realizó la tarea del día, le pegó a su hermano o contestó mal a sus papás. Nada de “por qué te portaste mal” o “por qué no haces tus tareas” esto puede confundirlo y generar en él una imagen de injusticia y arbitrariedad sobre ti. Te odiará más no te respetará.
  • Evita las descalificaciones como “niño malo” por ejemplo, ya que lo que se quiere señalar es una conducta, no a la persona. Si lo haces estarás restándole méritos a sus cualidades y el pensará que lo estás castigando por lo que es y no por lo que hace. Déjale bien clara la causa.
  • Un castigo no debe depender del estado de ánimo de los padres que lo aplican, si ese día andan de malas o lo dejan pasar si andan muy de buenas. Debe aplicarse siempre que aparezca la conducta a reprochar, de lo contrario el pequeño probará suerte a ver si ese día lo castigan o no.
  • Lo ideal es que el castigo se ejerza lo más rápido posible luego de la acción. Mientras más tiempo pase menor será su impacto en el chico. En este mismo sentido, evitemos aplicar el castigo en fechas o actividades posteriores como: “No saldrás en vacaciones” “No recibirás regalo en navidad” cuando falte mucho para tal día. Lo más probable es que ambas partes lo olviden.
  • Dale alternativas para que no vuelva a cometer el error por el que esta siendo castigado. La idea es reforzar lo positivo y no lo negativo. Por ejemplo, si el reproche va por durar todo el día pegado a la televisión, inscríbelo en un curso o algún deporte.

También debes tomar en cuenta:

  • Que el castigo no sea exagerado sino proporcional a la conducta que se quiere sancionar.
  • Que lo aplicas para modificar conductas negativas no para impartir justicia o vengarte.
  • No utilizar como herramienta de castigo aquellas actividades o valores que se quieren fomentar. Nada de quitarle el derecho a ir a su deporte o el libro que más le gusta.
  • Siempre potencia lo positivo y expresarlo verbalmente, es decir, no le digas “te castigo quitándote las vacaciones si sales mal en el colegio” dile más bien “gánate ese viaje trayendo excelentes calificaciones”.
  • Dale su premio si cumplió con lo acordado. Volvemos al ejemplo anterior, si trajo buenas calificaciones llévalo a vacacionar.
  • No lo amenaces con castigarlo si no lo vas a hacer o perderás autoridad en el niño.
  • Contribuye a que haya una buena comunicación sin secretos en la familia. La idea es evitar que el niño esconda alguna conducta por no tener la confianza de decírselo a sus papás.
  • Si lo que se está reprochando continúa luego del castigo, busca otra manera de castigarlo.
  • Establece fechas topes para que realice lo que le pediste.
  • Cuando tenemos varios hijos sus castigos deben ser individualizados de acuerdo a sus características.

Ninguna mamá castiga a su hijo porque se le antoja, siempre detrás de alguna corrección está la más genuina intención de fomentar en ellos una conducta positiva y de provecho. Aunque se nos arrugue el corazón, es nuestro deber velar porque su comportamiento sea el apropiado y que sus pasos sean firmes. Sí, en ocasiones debemos ser flexibles, pero la figura de autoridad siempre debe estar presente.

Leer Artículo

5 pasos para reanudar el sexo después de un parto

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Febrero 1, 2017

Indiscutiblemente la experiencia de convertirse en madre le cambia la vida a toda mujer, pero luego de dar a luz el cuerpo sufre diferentes cambios, que si no se manejan de la manera indicada, pueden afectar nuestra vida sexual. Además de estos, el factor emocional juega un papel importante, ya que algunas parejas postergan las relaciones íntimas mientras la mamá se acostumbra y se siente cómoda con su figura.

El primer mes del post parto, sobre todo si se sufrió desgarre o se tienen puntos de sutura, se debe manejar con especial tacto el tema de la sexualidad, ya que hay molestias, dolor e inflamación. Por otro lado, el agotamiento físico y la dedicación que requiere un bebé pueden crear distanciamiento entre el padre y la madre, es por ello que la comunicación se hace imprescindible.

Volver a tener relaciones sexuales luego del nacimiento de un hijo requiere mucha paciencia y comprensión. En un inicio las expectativas no deben estar tan altas porque probablemente se distraerán con el niño, por lo que es mejor ir poco a poco. De todas maneras estos son los 5 pasos para reanudar el sexo luego de un parto:

1.Espera el momento adecuado

¿Cuándo reiniciar la intimidad luego de dar a luz?

es una pregunta que todas las mamás se hacen. Si el parto es natural o mediante cesárea, igual se le debe dar un espacio de tiempo a sus órganos para que vuelvan a su estado natural y la mayoría de los médicos coinciden en que seis semanas es un tiempo prudencial, pero como cada cuerpo es diferente, lo mejor es acudir a tu ginecólogo.

Este proceso no sólo es físico sino también emocional debido a que la mujer se prepara mentalmente para retomar la intimidad, es por ello que la comunicación debe estar presente en todo momento. Hablar con la pareja acerca de sus temores, miedos y pena debido a los cambios que sufrió su cuerpo, es necesario para reafirmar la autoestima. Pueden comenzar con caricias, besos y sensaciones, no necesariamente deben concluir el coito, más bien ir paulatinamente acostumbrándose.

2.Diseña una nueva distribución de tu tiempo y atención

 En esta primera etapa de la maternidad tu bebé necesitará mucha atención y cuidados especiales que no debes hacer a un lado. Pero también es importante que no dejes olvidada a tu pareja ya que también necesita de ti tanto como tú de él. Busca la manera y el espacio para conversar y disfrutar de la intimidad emocional y sexual, de esta manera te recargarás de energía y fortalecerás el apoyo mutuo.

Lo normal es que el bebé esté en el cuarto de los papás y les de un poco de “vergüenza” o incomodidad mantener relaciones frente a él. Esta es una buena oportunidad para salir de la rutina haciéndolo en otros espacios de la casa mientras el pequeño esté dormido. Para ello la creatividad, el buen humor y la disposición son indispensables.

3.Ejercita tus partes íntimas

Luego de un parto es importante que comiences a ejercitar la musculatura pélvica para evitar incontinencia urinaria y fortalecer la zona, esto sin duda facilitará muchísimo más las relaciones íntimas. Antes de comenzar a practicar tu rutina, consulta con el ginecólogo cuáles son los ejercicios recomendados en tu caso y la manera de hacerlos correctamente.

Los ejercicios de Kegel por ejemplo, mejoran la circulación en la zona V cuando está inflamada. Lo mejor es que en cualquier momento del día (o durante todo el día) puedes realizarlos solo contrayendo los músculos de tu vagina como si quisieras interrumpir las ganas de orinar. Aprieta, cuenta hasta 10 y suelta. Repite el procedimiento  veces.

4.Conversen sobre posiciones y lubricación

Después del nacimiento muchas mujeres presentan resequedad o hipersensibilidad vaginal relacionada al cambio hormonal y a los niveles de estrógeno, mucho más si está dando pecho. En este caso se recomienda el uso de lubricantes y lo mejor es consultar con el especialista para saber qué tipo se debe utilizar y por cuanto tiempo.

De igual manera la pareja debe buscar nuevas posiciones que los satisfagan y que no generen demasiada presión en las áreas que aún están adoloridas o inflamadas. Así mismo los movimientos en un inicio deben ser suaves y a un ritmo lento. La mujer encima, el hombre sentado o tendida de lado, son algunas buenas opciones.

5.Buscar protección

Aunque la mamá no haya tenido su periodo luego de dar a luz, hay probabilidades de que salga nuevamente embarazada, es por ello que deben buscar métodos de anticoncepción junto a su médico de cabecera ya que ciertas condiciones y recomendaciones aplican para cada caso. En muchos países donde no hay acceso a los anticonceptivos, se utiliza la lactancia materna exclusiva que es un 98% eficaz.

Durante los primeros seis meses no se deben utilizar métodos hormonales combinados como el anillo vaginal, parche cutáneo o píldora ya que los estrógenos pueden hacer efecto en la producción de leche materna. Así que lo ideal es buscar ayuda profesional.

Una nueva oportunidad

Desde el punto de vista emocional, físico, espiritual y hasta sexual, tener un bebé genera muchos cambios que se convierten en una oportunidad para reinventarse la vida tomando lo bueno y modificando lo no tanto. A nivel de sexualidad, este puede ser un momento de la pareja para ponerse creativos y sentir esa adrenalina de cuándo todo comenzó.

Buscar nuevos espacios, probar juguetitos para adultos, sorprenderse en la ducha mientras el bebé duerme o tantas estrategias que nos podemos inventar para mantener la llama de la pasión intacta se deben hacer presente para en este proceso. Sí, habrán ciertas molestias y un poquito de miedo y sensibilidad, pero recuerden que está es una nueva faceta que deben descubrir juntos.

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/