MENU

Ser Mamá
Categoría

El peligroso juego de la ballena azul

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Junio 14, 2017

Hasta la fecha, alrededor del mundo se han contabilizado más de 130 jóvenes víctimas de uno de los juegos, a través del Internet, más peligrosos de los últimos años, se trata de la Ballena Azul. Esta dinámica contacta y seleccionados a chicos de todas partes del planeta mediante de las Redes Sociales, para cumplir una serie de retos con los cuáles van escalando posiciones hasta llegar al desenlace, que conduce directamente al suicidio.

La Ballena Azul es originaria de Rusia, uno de sus organizadores quien fue aprehendido por las autoridade aseguró que, según sus propias palabras, lo diseñó con la intención de limpiar la sociedad. “Les mostré por qué era mejor morir. Tomaron su decisión, nadie les obligó…. Los adolescentes son residuos biodegradables, personas sin ningún valor para la sociedad” dijo el joven de 22 años llamado Philippe Budeikin.

Sus inicios

A mediados del 2016, se escuchó hablar por primera vez del juego cuando una periodista rusa, atraía por la ola de suicidios masivos en adolescentes que azotaba su país, comenzó a investigar y redactar un artículo que intentaba buscar las causas de esta epidemia que poco a poco se estaba expandiendo. En esa ocasión lo llamó “grupos de la muerte” ya que fueron creados en la Red Social más popular en Rusia, la Vkontakte.

Según su investigación, desde noviembre del 2015 hasta abril del 2016, se habrían quitado la vida 130 niños y adolescentes rusos, la mayoría pertenecientes a el mencionado grupo.

Retos mortales

Desde automutilación hasta saltar al vacío, pasando por ahorcamiento, dibujarse una ballena en el brazo utilizando un cuchillo, pincharse varias veces con agujas, y pararse al borde de un puente, hasta ver películas de terror y psicodelia a una hora específica de la madrugada. Estos son algunos de los 50 retos que impone el juego hasta llegar al día final, en el cual se le pide al jugador que se suicide empleando alguna de las técnicas dictadas.

Lo que este macabro invento busca, es ir aumentando paulatinamente la dificultad de las tareas con el objeto de que el chico se gane la confianza del “curador” o mentor del juego.

 Las víctimas

Los adolescentes con problemas depresivos, trastornos de personalidad y víctimas de bullying, encabezan las listas de los captados para pertenecer a esta secta. En la dinámica existen tutores en línea que usan perfiles falsos de Facebook o Whatsaap para repartir los retos que estos participantes deben cumplir y posteriormente enviar fotografías que lo certifiquen.

Lamentablemente no existe ningún tipo de regulación en el Internet que sancione o bloquee estos enlaces, por ende cualquiera con sólo hacer click en alguno de los portales que ya existen dedicados a la Ballena Azul, puede acceder a la lista de desafíos. Hoy en día existen un grupo en español que cuenta con al menos 15.000 miembros pero también los hay en otros idiomas tanto en Facebook como en YouTube y Twitter.

La Ballena Rosa

Como respuesta al terrible juego de la Ballena Azul, un publicista y un diseñador gráfico brasileros, crearon la Ballena Rosa con una finalidad totalmente distinta pero siguiendo prácticamente el mismo concepto. En este juego, los participantes deben ir cumpliendo con 50 retos que rescatan los valores positivos de sus jugadores, ayuden a quien lo necesita y contacten a sus familiares.

“Vi la historia de ‘La ballena azul’ y pensé en hacer algo relacionado con el bien. Queríamos mostrar que Internet también tiene fuerza para hacer cosas positivas”, relató uno de los impulsores del proyecto a los medios de comunicación.

Todos los padres están en la obligación de hacerle seguimiento a las actividades y páginas Web que sus hijos visitan. Recordemos que existen un sinfín de peligros En Linea que seducen a los niños y adolescentes aprovechándose de su vulnerabilidad e inocencia. La Ballena Azul ya ha cobrado varias vidas en Suramérica, es por ello que ahora más que nunca, la supervisión es de vital importancia.

Leer Artículo

Consejos si estás buscando un bebé

Bienestar, Lifestyle, Ser Mamá

Junio 7, 2017

La mayoría de las mujeres en edad fértil comienzan a cuidarse cuando ya saben que están embarazadas, lamentablemente esto aumenta las posibilidades de que el embrión no se desarrolle sanamente ya que en las primeras semanas es cuando se aparecen las estructuras fundamentales del bebé. En este sentido, la planificación familiar juega un rol determinante en la salud del niño tanto como de la madre.

Cuando una pareja decide comenzar la búsqueda de un bebé, debe modificar ciertos hábitos o conductas de su cotidianidad para garantizar que tanto la gestación como el nacimiento, se den satisfactoriamente. Los futuros padres deben tomar en cuenta algunos consejos básicos para que el embarazo desde su comienzo, sea saludable y seguro, de hecho asistir a un consulta preconcepcional es la mejor opción ya que se contará con la ayuda de un médico durante todo el proceso.

Al llegar a un consultorio con la decisión de convertirse en padres, el profesional realizará la historia clínica de cada uno, valorará sus antecedentes, factores de riesgo y condición física, la idea es prever las posibles complicaciones que se puedan dar durante el embarazo.

  • Sustancias tóxicas

Si alguno o ambos en la pareja tiene algún vicio como el consumo de alcohol y tabaco, inmediatamente debe dejarlo ya que las sustancias tóxicas que se ingieren, aumentan las probabilidades de abortos, bebés prematuros o deficientes de peso.

Se estima que fumar antes y durante el embarazo, es una de las principales causas de enfermedades como el asma, bronquitis y dificultades para respirar en los niños. De la misma manera el alcohol está asociado a malformaciones fetales.

Igualmente, se deben tomar las previsiones necesarias si por cuestiones de trabajo, están expuestos a productos químicos o radiaciones que puedan afectar la gestación.

  • Enfermedades

Si la mujer padece algún padecimiento, incluyendo los crónicos, se recomienda analizar qué tipo de medicamentos usa y si es necesario ajustarlo o cambiarlo. Para esto los únicos capacitados son los médicos tratantes, que son quienes determinan el factor de riesgo en la gestación.

Por otro lado, un diagnóstico temprano y pertinente de enfermedades de transmisión sexual, es necesario para evitar un parto prematuro o que el bebé se infecte en el vientre o al momento de nacer.

En la consulta preconcepcional, debe comunicarse las patologías que presentan los miembros de la pareja.

  • Automedicación

En ningún caso es bueno automedicarse, muchísimo menos si se está buscando un bebé. Por más tonto que parezca, antes de consumir cualquier tipo de medicamento, así sean vitaminas, lo mejor es consultárselo al ginecólogo ya que no sabemos qué reacciones puede generar en nuestro cuerpo.

En ocasiones se cometen errores que parecen inofensivos, pero que atentan directamente contra la gestación, hacerse radiografías o una depilación láser pueden causar malformaciones en el feto.

  • Alimentación

Siempre debemos procurar alimentarnos de manera balanceada, pero si queremos quedar embarazadas, nuestra dieta tiene que estar compuesta obligatoriamente, por mucha frutas, verduras, legumbres y fibra, así mismo proteína animal como carne, pollo y pescado. También se debe evitar la ingesta de grasa, exceso de azúcar y productos procesados.

Los platos deben ser preparados al vapor, horneados o a la plancha preferiblemente. Lo que se busca es tener todos los nutrientes y evitar el sobrepeso antes de quedar en cinta.

  • Vitaminas

Es aconsejable tomar ácido fólico y yodo desde unos meses antes de la concepción puesto que el primero previene los defectos del tubo neural y la espina bífida en el bebé y el segundo desarrolla su sistema neurológico. En la dieta diaria podemos conseguirlo en alimentos verdes como el brócoli y lechuga al igual que en las frutas cítricas y los cereales; el yodo en el pescado y la leche.

Los expertos recetan 400 mg diarios de ácido fólico antes del embarazo y durante el primer trimestre.

  • Ejercicios

A menos que exista una causa médica que lo prohíba, deportes suaves y de bajo impacto que no requieran saltos o peso, como las caminatas, natación, yoga, pilates o baile, están recomendados durante el embarazo puesto que funcionan como método de relajación y liberación de la tensión normal en esta etapa. Además su práctica trae beneficios a la hora del parto ya que mejora la flexibilidad y la resistencia en la mamá.

Antes y durante de encaminarnos en la maravillosa experiencia de convertirnos en madres, debemos también hacer a un lado el consumo de café o bebidas estimulantes. Si eres de las que no puede vivir sin cafeína, limita su consumo a sólo 200 ml diarios.

Traer un bebé al mundo no es cuestión de juegos ni improvisación. Los padres deben tomar conciencia acerca de esta gran responsabilidad y tomar medidas de prevención de enfermedades relacionadas a la concepción, siempre de la mano de los que saben, es decir, los médicos especialistas.

Leer Artículo

Consecuencias de la obesidad infantil

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Mayo 31, 2017

Los malos hábitos alimenticios en la infancia son un problema más grave del que pensamos y poco a poco se ha ido instaurando en todas las familias a nivel mundial. Lamentablemente el niño puede sufrir terribles consecuencias referentes a su salud durante la niñez y adultez, aunque creamos que mientras más gorditos estén, más saludables son.

Según la Organización Mundial de la salud, el sobrepeso infantil se convirtió en una epidemia debido a las altas cifras en donde millones de niños, sobre todo en los países desarrollados, están sufriendo los embates de una pésima alimentación basada en azúcares y productos procesados.

La obesidad infantil se evidencia en el aumento excesivo de tejido adiposo y cuando el pequeño pesa 20% más de los parámetros considerados como normales según su edad, talla y sexo. No, no existe una dieta estándar para todos, de hecho cada uno debe ser evaluado por un médico que oriente a los padres en cómo deben diseñar su régimen alimenticio.

En su etapa temprana, todos los niños necesitan un extra de energía para crecer y desarrollarse puesto que, además de la que consumen en sus actividades, otro tanto la usa el cuerpo para formar nuevos tejidos y desarrollar órganos vitales. Pero cuidado, porque todo en exceso es dañino y es ahí cuando, a causa de comer y beber de más junto al sedentarismo, aparece la obesidad y algunas de sus consecuencias son:

A nivel físico

Actualmente la obesidad infantil es considerada una de las principales enfermedades de esta época. Cuando el exceso de grasa se acumula en el organismo del pequeño, este puede desarrollar múltiples enfermedades que afectan directamente su estado de salud a corto, mediano y largo plazo.

Algunas de las consecuencias físicas de la obesidad en los niños son:

  • Problemas en los huesos y articulaciones que pueden inclusive impedirles la práctica de ciertos deportes o ejercicios.
  • Dificultad para respirar y un rápido cansancio a la hora de realizar cualquier esfuerzo que implique movimiento.
  • Trastornos del sueño y por ende problemas para descansar..
  • Las hembras pueden llegar antes a la pubertad, tener ciclos menstruales prematuros e irregulares.
  • Hipertensión, altos niveles de colesterol y enfermedades cardiovasculares.
  • Disturbios hepáticos.

A nivel psicológico

Además de las repercusiones físicas, el niño sufrirá un impacto negativo en su autoestima y bienestar emocional al ser objeto de bromas, verse intimidado o rechazado por su círculo social cercano. Recordemos que vivimos en una sociedad que toma muy en cuenta, casi a nivel enfermizo, el tema de la imagen y los chicos no escapan de ello, lo que los hace presas de trastornos como la bulimia, anorexia o depresión, al igual que el uso de sustancias nocivas como las drogas al llegar la adolescencia.

Si el niño obeso no recibe atención especializada en el área de nutrición para lograr adecuarse al consumo balanceado de alimentos, probablemente será un adulto con dificultad para relacionarse a todos los niveles, desde el laboral hasta el íntimo. En esto son los padres quienes deben preocuparse por brindarle una alimentación sana y basada en sus requerimientos de acuerdo a la edad.

Factores desencadenantes

Hay una serie de factores que desencadenan la obesidad en nuestros hijos, entre ellos:

  • El consumo excesivo de alimentos o golosinas súper azucaradas y con alto contenido graso.
  • La inactividad física y el sedentarismo como pasar demasiado tiempo viendo Televisión o en la computadora.
  • No haber sido amamantado.
  • Predisposición genética

Cómo prevenirla

Aunque la obesidad en la niñez es causada por diferentes factores, la prevención puede ser efectiva para evitarla o combatirla. ¿Cómo? asesorándose con un profesional, incluyendo más variedad de alimentos frescos e integrales, al igual que fibras tales como avena, frijoles, frutas, cereales y verduras.

Por otra parte es bueno que el chico consuma al menos 5 porciones diarias de vegetales y frutas, evite las grasas y la azúcares procesadas que se encuentren muchísimo en alimentos pre empacados o para llevar. De la misma manera los papás deben controlar los horarios y el tamaño de cada plato al igual que las meriendas, así como las distracciones (Tv, computadora) mientras comen.

La obesidad infantil es un problema que a la larga trae serias consecuencias en la salud física y emocional de nuestros hijos. Como padres tenemos la obligación de velar porque los niños tengan hábitos sanos de alimentación y básicamente el ejemplo es la mejor estrategia en esto, ya que si los papás se alimentan mal, el niño copiará ese patrón y también lo hará. Tomemos conciencia de este padecimiento y también cartas en el asunto si no queremos sentirnos responsables de las enfermedades que los pequeños sufran en su etapa adulta.

Leer Artículo

Ejercicio pre natal: cómo y cuándo debes ejercitarte

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Mayo 24, 2017

Cuando pasamos por el hermoso proceso de embarazo es posible, a menos que nuestro médico lo contraindique, hacer ejercicios de manera regular. Incluso el ejercitarnos resulta beneficioso, junto con una buena dieta y bajo estrés, si queremos prepararnos para el momento del parto. Esperar un bebé no nos invalida como mujer, ni es una enfermedad que nos incapacite, por ello estar físicamente activas sí es posible durante esos nueve meses.

Es importante saber que todos los extremos son malos, ni el sedentarismo extremo ni las exigentes rutinas son buenos en la gestación. La moderación en la intensidad del ejercicio es vital para mantener la salud tanto del bebé como de la mamá, recordemos que mientras más intenso sea el movimiento, mayor es el riesgo de aborto. En este sentido se recomienda el trabajo aeróbico de bajo impacto y fuerza, así como también el yoga y el Pilates.

Diseña tu plan de ejercicio

Las mujeres acostumbradas al ejercicio tienen más facilidad para diseñar una rutina ya que sólo deben modificar aspectos como la intensidad, frecuencia y peso usado. Pero las que no estaban en forma antes de quedar embarazadas, si deben en primer lugar, asesorarse con un especialista, que en este caso sería el médico, quién es el único que puede determinar si puede o no ejercitarse.

Se llevar un embarazo normal y sin riesgos, lo mejor es comenzar los ejercicios suaves y despacio, para luego ir aumentando el ritmo gradualmente. Al menos 2 horas y media por semana es suficiente para mantenerse en movimiento.

Los problemas de salud que podrían limitar el ejercicio durante el desarrollo de la gestación serian la hipertensión arterial inducida por el embarazo, las contracciones tempranas, la hemorragia vaginal o la ruptura temprana de la membrana.

Beneficios

Entre los principales beneficios de ejercitarnos en el embarazo están:

  • Te ayudará a sentirte mejor ya que podrás controlar toda la energía que surge en ti a nivel emocional por el cambio hormonal, debido a que se liberan endorfinas que contrarrestan el estrés y la ansiedad, alivian los dolores y tonifican los músculos de tu espalda, así como los glúteos y muslos, estos al final de cuentas se ven afectados por cargar el peso de la pancita.
  • Te verás mejor puesto que los ejercicios mejoran el fluyo sanguíneo que va hacia la piel, haciéndola lucir más tersa, radiante y fresca. No te verás cansada o estresada, todo lo contrario.
  • Estarás más preparada para el parto con unos músculos y corazón más fuerte y en buen estado. Sabrás controlar la respiración que a su vez te ayudará a enfrentar el dolor y aunado a esto, tendrás mucha más resistencia.
  • Luego del nacimiento, te será más fácil recuperar tu figura ya que no acumulaste tanta grasa corporal.

Muchos especialistas incluso aseguran que el ejercicio pre natal disminuye el riesgo de complicaciones como la preeclampsia y la diabetes gestacional.

Qué ejercicios están recomendados

Las futuras mamás que deciden ejercitarse, buscan drenar emociones, distraerse y a la vez cuidar su peso. El tipo de ejercicio que hacen varía de acuerdo a sus gustos y particularidades, peor en general, si gozan de buena salud, pueden intentar con el baile, natación, caminatas, yoga, Pilates, Tai Chi y los cardiovasculares, todos aquello en los que no tenga que saltar.

Muchos médicos hacen énfasis en caminar, ya que es fácil modificar el ritmo, subir, bajar y medir distancias recorridas. Un kilómetro y medio tres veces por semana bastará.

Sea cual sea el ejercicio que se elige, la mamá debe estar alerta a las señales que le envía su cuerpo ya que cada uno es distinto, por ejemplo, mareos, pérdida del equilibrio, cansancio extremo, palpitaciones, falta de aire y dolor en la espalda o pelvis. Estos síntomas quizás son un mensaje de que tiene que parar. De la misma forma se debe cuidar la temperatura corporal puesto que no es bueno para el bebé que esta aumente por encima de los 39° ya que puede ocasionar problemas en su desarrollo sobre todo durante el primer trimestre.

Opta por ejercitarte al aire libre o en un sitio donde haya aire acondicionado, no lo hagas en días de mucho calor o a las horas más calurosas comprendidas de 10:00am a 3:00pm. Y si practicas natación, toma en cuenta que el agua te aporta frescura pero no deja que te percates cuando tu temperatura corporal aumenta.

Ejercicios que debes evitar

La mayoría de los doctores prohíben los ejercicios que requieran acostarse boca arriba y definitivamente debes evitar todos los que incluyan rebotar o saltar, que tengan un alto impacto o movimientos que requieran subir y bajar con fuerza, aquellos en donde cambies de dirección bruscamente o donde se ponga en riesgo tu zona abdominal.

Igualmente deportes de contacto físico como la equitación, esquí o artes marciales por ejemplo. Así mismo en actividades como el step, se debe reducir la altura del escalón a medida que va avanzando el embarazo, en líneas general todos los movimientos aeróbicos deben hacerse con especial cuidado evitando la agitación.

Muy posiblemente todas las futuras madres tengan miedo de hacer ejercicio mientras esperan a su bebé, pero si d everdad sienten esa necesidad y conocen los beneficios del ejercicio pre natal, lo mejor es salir de dudas y consultarlo con su médico. De estar en condiciones optimas de salud, buscar un especialista deportivo en el área y seguir sus instrucciones garantizará una total normalidad durante la gestación y que las rutinas no la afecten para nada.

Leer Artículo

Signos del autismo que no debemos ignorar

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Mayo 18, 2017

Para una madre, confirmar que su hijo padece TEA (Trastorno del Espectro Autista) es muy difícil de asimilar debido a las características propias del trastorno. Durante los primeros meses los padres disfrutan la enorme felicidad de tener un bebé que se desarrolla como los demás, sin embargo a medida que el niño va creciendo, se comienzan a notar en sus rasgos de personalidad, ciertos vestigios de agresividad e inquietud fuera de lo común que, como es normal, generan dudas en la familia y en muchos casos supone el inicio de un peregrinaje en busca de un diagnóstico fiable.

El Trastorno del Espectro Autista es la terminología con que se conoce a una serie de dificultades y alteraciones que afectan el desarrollo infantil. Consiste principalmente en la dificultad para interrelacionarse social y comunicacionalmente. A pesar de no tener cura, mientras más rápido es detectado mejor pronóstico se tiene del paciente.

Es congénito

No existen razones específicas para que un bebé nazca con este trastorno, aunque hay teorías no comprobadas que aseguran que se establecen causas multifactoriales tales como genética, hereditarias, metabólicas, físicas y tóxicas entre otras. A pesar de no estar demostradas del todo, parece existir cierta base neurológica en el desarrollo de esta enfermedad y en los procesos bioquímicos básicos, también se han ubicado excesos de secreción de serotonina en estudios realizados a pacientes.

Los resultados definitivos se reciben alrededor de los 2 años de edad y cae como balde de agua fría cambiando toda la vida de la familia de un golpe. No todo será como se soñaba y el derrumbe emocional que recae en los padres suele producir reacciones como tristeza, desencanto, ira o desesperación. También se puede observar rechazo o sensación de haber fracasado, fractura del núcleo familiar y en un peor panorama, desentendimiento por parte de miembros del núcleo.

¿Cómo reconocer a un niño autista?

Ningún niño presenta todos los síntomas del autismo juntos. Sin Embargo existen ciertos aspectos generales que a continuación presentamos.

Desafíos con el habla:

  • Presentan desarrollo tardío del habla o pierden habilidades comunicativas que ya habían aprendido.

  • Repiten sonidos, palabras o frases particulares simplemente por tener la satisfacción de decirlas incansablemente (Ecolalia). Suelen se escogidas fuera de contexto y suelen elegir voces grabadas que escuchan en comerciales de tv, sonidos de aplicaciones, anuncios del metro o ascensor.
  • Hablan con frases pre-aprendidas en lugar de desarrollar nuevas.
  • Tienen una entonación inusual que copian de donde lo han escuchado, el tono de voz usado por altavoces, por ejemplo.

Desafíos con la socialización:

  • Evitan el contacto visual directo, no miran los ojos de la gente y esto impide saber si están prestando atención o si han escuchado algo de lo que se les ha dicho.
  • No responden a llamados, vagan de aquí para allá mientras se les habla o se trata de iniciar un juego.
  • Tienen problemas para hacer amigos, no saben participar en actividades grupales, muestran desinterés y hasta temor de conocer a otros niños.
  • Son celosos con el espacio personal, lo demarcan y no son conscientes de estar enojados o reaccionar abruptamente cuando alguien entra en él.
  • Los niños con autismo a menudo tienen formas rígidas y repetitivas de usar sus juguetes, los utilizan de forma limitada y presentan desinterés de hacer otra cosa con ellos, ejemplo: Abrir y cerrar repetidamente la puerta de una casa de muñecas en vez de jugar con la muñeca.

Comportamiento

Los niños que padecen autismo, presentan dificultades con el procesamiento sensorial, soliendo recurrir a autoestimulación repetitiva para relajarse (balancearse, aplaudir sin parar, chasquear los dedos) Son altamente atraídos por experiencias visuales, su atención es estimulada por objetos giratorios como ventiladores, ruedas, luces parpadeantes y ciertos colores en movimiento. Al presentar torpeza en la coordinación mano-ojo, tienen dificultad para resolver exactamente donde están los límites de su cuerpo.

Generalmente sufren de altos niveles de ansiedad aunque no siempre son capaces de comunicarlo y cualquier acción puede desencadenar una reacción violenta en ellos. Son obsesivos con temas de conversación o acciones, si el niño puede hablar fácilmente dedica horas a charlar exclusivamente de un tema limitado.

Si sospechas que tu hijo pueda tener autismo por presentar varios de estos síntomas, el primer paso es buscar tempranamente un diagnóstico profesional. Puede parecer desalentador y muchas madres suelen “dar un tiempito” para ver si “se ponen al día”, pero realmente lo mejor es consultar a un pediatra lo más pronto posible. La ayuda especializada facilitará la vida del pequeño y de su entorno familiar dándole así mayores expectativas a futuro. No es fácil, el camino es largo, peor con amor todo es posible y el amor de madre es el más grande de todos.

Leer Artículo

Los principales mandamientos de una embarazada

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Mayo 6, 2017

La hermosa experiencia del embarazo comienza desde la fecundación hasta el momento de dar a luz. Durante este periodo, las mujeres experimentamos momentos de grandes emociones y vemos cómo nuestro cuerpo poco a poco se va transformando, motivo suficiente para cuidar cada paso que damos y procurar hacer todo lo posible para que el bebé se desarrolle a la perfección y nazca totalmente sano.

Fatiga, nauseas, mucha hambre, cambios de humor e hipersensibilidad, son algunas de las características de una embarazada que, hasta el día del parto, debe seguir al pie de la letra los principales mandamientos para un embarazo feliz y pleno, los cuáles son:

  • Preguntar de todo

Claro, no es preguntarle a cualquiera sino al médico tratante que es quién tiene el conocimiento. Sólo los doctores pueden dar las pautas para que cada embarazo, dependiendo de sus características, se desarrolle con éxito. Así que la futura mamá no debe sentir vergüenza por preguntarlo todo, al final de cuentas es una vida la que lleva adentro ¿no?

Medicinas que puede y que no puede tomar, tipos de ejercicios, riesgos, precauciones, cómo está la salud del bebé y de la madre, son algunas de las preguntas que más se hacen en el consultorio. Lo mejor es no quedarse con la duda y prevenir.

  • Cuidar lo que come

Una alimentación saludable y equilibrada garantizará un embarazo a buen término. Para que el embrión se desarrolle es de vital importancia que la mamá se alimente correctamente y que reciba todos los nutrientes. Muchas frutas y verduras es lo ideal.

De igual manera, una dosis de proteínas, calcio, hierro y vitaminas deben estar incluidas en cada plato que consume la madre. Por otro lado también debe prestar atención a cómo elige, manipula y cocina los alimentos ya que en ocasiones, estos contienen pesticidas o persevantes o bacterias que podrían hacerle daño al bebé.

  • Estar relajada

Ahí, dentro de la barriguita, el bebé está recibiendo los diferentes estímulos que la mamá le envía, razón por la cual debe estar relajada, alejada del estrés y de la ansiedad para que estas emociones negativas no afecten el embarazo.

Quizás la práctica del yoga prenatal, la meditación o las actividades al aire libre son una buena elección para niveles los estados de ánimo variables que se producen en la gestación. También se debe procurar tener distancia de aquellas situaciones o personas que causan angustia.

  • Descansar mucho

Aprovechar para descansar mucho antes de dar a luz es un buen truco si queremos acumular la energía que necesitaremos luego de que nazca el bebé. En los nueve meses de embarazo la mujer estará, la mayoría del tiempo, con fatiga y cansancio extremo, querrá dormir y estar acurrucada la mayor cantidad de horas posibles y esto aunque parezca hasta gracioso, es necesario para su salud y la del feto.

¿Qué mejor excusa para estar echadas y consentidas? Lo mejor es aprovechar y dormir lo necesario, estar cómodas y recibir todos los cariños y atenciones que una embarazada recibe.

  • Tener apoyo

Tanto físico como emocional, las embarazadas necesitan apoyo durante las diferentes etapas que atraviesa mientras crece el bebé en su vientre. Tener cerca a quienes nos asesoren, motiven, aconsejen o nos mimen, será muy útil sobre todo para esos cambios bruscos de conducta y para cualquier situación incómoda o problemática que se nos presente.

Comunícale a tus seres queridos sobre tu estado de gravidez lo antes posible por si necesitas su ayuda.

Ya sabemos cuáles son los mandamientos de una mujer embarazada, así que no hay excusas para ponerse al día y cuidar esa vida que habita dentro de nosotras y que necesita todos los cuidados y prevenciones posibles.

Leer Artículo

Mi hijo es agresivo ¿qué hago?

Dilemas, Lifestyle, Ser Mamá

Abril 26, 2017

Por más que nos sorprenda y quizás hasta nos cause cierto rechazo, la conducta agresiva en algunos niños es típica y hasta normal en plena fase de su desarrollo. Ciertamente es algo incómodo y difícil de manejar, sin embargo esto se debe a que ellos están explorando y desarrollando sus habilidades lingüísticas, intentando complacer sus deseos de independencia y aprendiendo a controlar sus impulsos, es por ello que se tornan tan sensibles físicamente o tienden a reaccionar de manera brusca en determinadas situaciones.

Golpes, pellizcos o mordiscos es lo “normal, por así decirlo. Lo vemos mucho en sus primeros acercamientos escolares o con sus familiares contemporáneos. Se cree que los pequeños tardan al menos dos años en superar esta etapa, así que aunque se sientan frustradas, avergonzadas y preocupadas, las mamás deben entender que esto no necesariamente es un signos de que en el futuro, sus hijos vayan a ser violentos.

Si bien la psicología ha demostrado que esta conducta es transitoria, los padres tienen la responsablidad de recodarles a sus hijos que la violencia no está jusificada, no es permitida y que hay otras maneras de comunicarse. No obstante acá les daremos unos consejos para afrontar la agresividad infantil y corregirla.

  • Responde a tiempo

Esto quiere decir que debemos responder, orientar y corregir inmediatamente que se presente el episodio de violencia en el niño. Él tiene que saber lo que hizo mal, porqué está mal y cuáles son las consecuencias de sus actos. A esta edad es muy dificil que los pequeños entiendan argumentos verbales o razonamientos de adultos, entonces debemos buscar formas de castigo acorde a su madurez y alejarlo del detonante conflictivo.

◦     Cálmate

No eres mala madre por colapsar, cansarte o malhumorarte porque tu hijo es agresivo, es natural en todas. Lo que si tenemos es que controlarnos y evitar gritarle, pegarle o utilizar cualquier tipo de violencia para reprenderlo. No uses adjetivos negativos para referirte a él, nada de “eres un niño malo” u otro calificativo, si lo haces lograrás enfadarlo mas y le demostrarás que no puedes controlarte.

  • Sé disciplinada

Procura responder y actuar siempre de la misma manera al percibir agresividad en tu chico. Con eso enfatizarás un patron que él aprenderá a reconocer y al tiempo entenderá. Tu hijo sabrá, por ejemplo, que si se porta mal lo dejarás solo encerrado por un rato o le quitarás el postre que anto le gusta.

  • Dale alternativas

Al pasar la etapa del castigo debe venir la de la reflexión. Cuando el niño esté calmado, siéntate y habla con él acerca de lo sucedido, explícale el porqué de las cosas y pídele que te dé su versión de los hechos. Trata de demostrarle que está bien que sienta enojo pero que no debe reaccionar con violencia, pataletas o groserías ante los demás, más bién busquen juntos otras opciones para drenar la rabia como las palabras o pidiendo ayuda a un adulto. De igual manera debe conocer el valor de pedir disculpas.

  • Prémialo

Préstarle atención sólo cuando se portan mal, es contraproducente para los niños. Ellos necesitan incentivos, elogios, premios o palabras de aliento y afecto cuando actuan fraternalmente en su entorno. Si salió a jugar con otros chicos y se mostró respetuoso, amigable y colaborador ¡Díselo! Destaca sus valores positivos y así lo motivarás y elevarás su autoestima.

  • Limita su tiempo de ocio

Los niños en temprana edad escolar no deberían pasar más de dos horas frente a la televisión, celular, tablet o algún juego de pantalla. Según los estudios, mientras más tiempo hagan uso de estos dispositivos, serán más propensos a presentar problemas de comportamiento e interacción social, además de influenciarlos en valores negativos ya que a menudo, en el contenido infantil, se muestran muchas imágenes violentas o gritos.

  • Fomenta la actividad física

Lo ideal es que los pequeños consuman toda esa energía de la que están llenos, en actividades de sano esparcimiento y disfrute como el deporte, y si es al are libre mucho mejor. Esta es la opción indicada sobre todo si son hiperactivos ya que podrán saltar, brincar, correr y jugar al mismo tiempo. Ya verás que al final de la jornada mejorarán la manera cómo comparten tiempo con otros niños, serán más sociables y disciplinados.

  • Busca ayuda

Algunas veces sentimos temor o pena de buscar ayuda profesional para que nos ayude a canalizar el comportamiento de nuestros hijos, cuando la realidad es que son los expertos quienes manejan todas las técnicas que son más afectivas en casos de agresividad infantil. No te detengas y acude a quienes saben la manera correcta de actuar para que estés segura de cómo reaccionar en cada situación.

Si tu hijo se comporta de manera violenta por más de cuatro semanas consecutivas, si con frecuencia recibes quejas de terceros relacionadas a su agresividad, si constantemente molesta, golpea, grita o pellizca a otros niños y si ya tienes problemas para controlarlo o castigarlo, lo mejor que es en un principio aceptes que es violento y que necesita ayuda. No lo pienses mucho y actúa, ya qu a pesar de que hasta cierto punto esto es normal, debes corregirlo para que no se convierta en un mal mayor a futuro.

Leer Artículo

126

4 Tipos de educación para tus hijos

Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

Abril 19, 2017

¿Qué padre no desea lo mejor para su hijo? Prácticamente ninguno, sin embargo en su afán por desempeñarse de la mejor manera, no se detienen ni dedican el tiempo necesario para evaluar los efectos positivos y negativos de los tipos de educación que eligen como método de enseñanza en el hogar. La idea es que los pequeños crezcan siendo felices y que se les cultive valores que garanticen un futuro éxito en cada aspecto de su vida adulta.

Según la psicología

La psicólogo del desarrollo Diana Baumrid, dedicó gran parte de su carrera al estudio de más de 100 niños en edad preescolar con la finalidad de observar, analizar y recopilar información acerca de cómo interactuaban y se comportaban tomando como referencia entrevistas personalizadas a cada uno de sus padres.

A partir de esta investigación surgieron los estilos de educación o modelos de crianza que varían según la calidez, nutrición, disciplina, comunicación y control en casa. Baumrin destacó en sus textos que los niños desconfiados y tristes provenían de hogares con papás controladores y muy poco cariñosos, los dependientes o apegados fueron criados en ambientes donde había afecto pero no límites y los independientes o autosuficientes fueron criados por padres comunicativos.

Los estilos educativos son básicamente 4 y estos a su vez repercuten de manera distinta, para bien y para mal, en cómo los niños rinden académicamente, se relacionan con los demás y se ven a sí mismos. También influyen mucho en el concepto que se forman de sus padres y en cómo van desarrollándose a lo largo de su adolescencia.

1.Autoritaria

Este tipo o estilo de educación se caracteriza por implementar fuertes reglas y disciplina en el seno del hogar. Aquí, tanto el padre como la madre, llevan el control y dan las normas a seguir por los hijos sin ninguna excepción, es decir, estos deben obedecer a cabalidad cada orden recibida.

Los padres autoritarios por lo general controlan cada aspecto en la vida de sus niños, son inflexibles, les gusta el castigo al igual que las amenazas y el miedo como método de enseñanza, incluso si es necesario pueden llegar hasta la violencia física.

Al crecer, los adultos que fueron criados bajo el tipo de educación autoritaria, desarrollan serios problemas de autoestima e inseguridad ya que no tuvieron una figura paterna que se preocupara por sus necesidades ni sentimientos. De la misma manera tienden a convertirse en personas agresivas, problemáticas y hostiles debido a que no conocen otra forma de solucionar los problemas que se le presenten ni mucho menos tomar decisiones. Diversos estudios aseguran que este régimen garantiza un buen desarrollo académico pero dificulta las relaciones sociales.

2.Permisiva

Muchos padres en la actualidad están adoptando esta forma de educación para sus hijos pero pocos han indagado sobre ella. La educación permisiva consiste en la flexibilidad y tolerancia a la hora de guiar o direccionar al pequeño en aspectos como el escolar, familiar o en la cotidianidad.

Aunque pareciese ser un buen método de enseñanza, no tener un control directo sobre el comportamiento de los chicos o ser poco firme a la hora de reprenderlos por algo que esté mal, hará que ellos crezcan en un ambiente que no fomenta el esfuerzo real para obtener éxito bien sea en los estudios o en las relaciones interpersonales a futuro, tampoco inculcará en ellos valores de respeto a la autoridad, por ejemplo, ni a las reglas establecidas socialmente.

Regularmente los hijos criados bajo la enseñanza permisiva se convierten en personas caprichosas, inestables emocionalmente, depresivas y con baja autoestima.

3.Democrática

Como su nombre lo sugiere, en la educación democrática encontramos un equilibrio entre la severidad, el cariño y la comprensión paterna, de hecho es una de las formas más efectivas para criar a los hijos porque establece límites claros que deben respetarse, pero también se da espacio para tomar en cuenta la opinión del niño.

Los padres que eligen esta opción es esfuerzan por hacerle ver a los chicos las consecuencias negativas de sus actos en vez de castigarlos sin explicación. Igualmente destacan y premian los resultados positivos de un buen comportamiento.

Los estudiosos de la materia explican que a la larga los niños que son criados bajo este sistema son más felices y exitosos en sus áreas, no tienen problemas para tomar decisiones, son responsables y no temen expresarse libremente.

4.Indiferente

Lamentablemente algunos papás, por distintas razones, no se involucran del todo en la crianza de sus hijos y se tornan indiferentes de lo que les pasa. Obviamente no les dan el apoyo que necesitan para crecer sanamente ni los guían en cómo deben hacer las cosas. No hay cariño, ni reglas, ni castigos ni premios, prácticamente los pequeños se crían solos.

Como todos sabemos la presencia incondicional y la conducta de los padres son pilar esencial en la formación de los jóvenes y adultos del mañana. Tanto el papá como la mamá tienen un impacto determinante en el desarrollo de los niños y cuando estos elementos fallan, se pone en riesgo su salud emocional.

Problemas psicológicos serios, trastornos de aprendizaje y conflictos emocionales son solo algunos de los efectos negativos de unos padres ausenten en el crecimiento de sus hijos.

Indiscutiblemente el papel que juegan los padres en la crianza de sus hijos es crucial es por ello que el tipo de educación que se implementará en el hogar debe ser bien analizado con anterioridad debido a que, aunque tengamos las mejores intenciones, lo mejor es estar seguros y tranquilos de que los estamos direccionado hacia un futuro sano emocionalmente y exitoso académicamente.

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/