MENU

Dilemas
Categoría

116

Ventajas del sexo entre amigos

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

julio 4, 2017

A pesar de lo avanzado que está en pensamiento colectivo referente a cómo nos relacionamos en el plano romántico, algunas personas aún mantienen prejuicios acerca del sexo entre amigos. Este tabú permanece a lo largo del tiempo debido a que muchos temen que la amistad se fracture y que se mezclen los sentimientos luego que pase frenesí. Sin embargo la ciencia asegura que mantener relaciones sexuales con un amigo además de fortalecer el vínculo, abre la posibilidad de una relación formal que podría perdurar en el tiempo.

Cuando un hombre y una mujer tienen una fuerte relación de amistad en la que comparten no sólo tiempo sino también intereses, anécdotas, vivencias, incluso planes y emociones en común, es normal que les cueste diferenciar qué es lo que sienten exactamente; debatirse entre el deseo o la camaradería, es una constante con la que ambos deben luchar o aceptar.

“El miedo nace gracias a quienes no supieron manejar la situación y no dejaron claro cuáles eran los pro y contra de dar ese paso”.

Muchas parejas que se atrevieron a romper este mito con madurez, señalan que el miedo nace gracias a quienes no supieron manejar la situación y no dejaron claro cuáles eran los pro y contra de dar “ese paso”. En este sentido, es necesario que ambas partes se conozcan muy bien y se sinceren de antemano, conversen acerca de lo que están sintiendo, qué es lo que están dispuestos a dar, las condiciones de romper el hilo que los separa y discutir cuál es la prioridad y las consecuencias de pasar a otro plano para no generar falsas expectativas que pueden terminar hiriendo profundamente a uno de los dos.

La ciencia lo aprueba

Tener que elegir entre seguir siendo amigos o ser “amigos con beneficios” no debería representar un problema, al menos eso es lo que la ciencia asegura al indicar que tener sexo apasionado una o varias veces con un amigo, más allá de acabar con la relación, fortalece los niveles de confianza y respeto.

Una encuesta que científicos norteamericanos de la Boise State University realizaron a 300 participantes, arrojó como resultado que el 75% tuvo relaciones sexuales con un amigo y que gracias a ello su amistad salió fortalecida; otro 20% dijo que en algún momento de su vida se había acostado con un cercano y que esto los había unido mucho más de lo que estaban antes.

Por otro lado, 50% de los mismos encuestados señalaron que su relación actual y estable, había comenzado justamente como una amistad con derechos. Es decir, según el estudio mencionado, aquellos que de amigos pasan a ser novios, tienen mayores posibilidades de establecerse como una pareja seria y con propósito más que los que se emparejaron desde un principio.

Las ventajas

Culturalmente todavía no se ve bien que dos amigos eventualmente mantengan relaciones íntimas. Los conservadores prefieren mantener definidos los roles y que prevalezca la amistad por encima de la atracción romántica o sexual, no obstante vamos a detallar cuáles son las ventajas que el sexo entre amigos aporta a quienes sí sucumbieron ante el deseo:

  • Tener sexo sin condiciones, presiones, imposiciones o compromiso. Aquí no hay limitantes ni culpas siempre y cuando se hayan puesto las cartas sobre la mesa antes de iniciar este tipo de relación.
  • Que es pasajero y eso ambos lo deben saber ya que si se mantiene indefinidamente, podrán verse de otro modo e irrespetarán el acuerdo previo puesto que SIEMPRE alguno de los dos, comienza a sentir autoridad para exigir fidelidad o dará por sentado que son algo más.
  • Será más cómodo debido a que no tendrán que invertir tiempo ni dinero en cortejarse o convencerse ya que saben que se trata solo de sexo casual. Como ya se conocen y saben que se desean, hacerle saber al otro que quieren irse a la cama será más fácil.
  • Habrá discreción ya que sólo los dos sabrán los beneficios de su amistad y no será problema si alguno desea comenzar otra relación con alguien más.
  • El secreto que solo los amantes conocen, aumentan el morbo y placer sexual al momento de intimar de manera planificada o espontánea.
  • Dispondrán de tiempo y libertad para realizar sus tareas o aquello que les guste sin la presión de ver a una pareja. Los amigos con derecho respetan el espacio de cada quien.
  • Como ya existe confianza, será más fácil experimentar o llevar a cabo esas fantasías que ambos esconden.
  • Sexo frecuente ya que cuando estamos solteras, se nos hace más difícil tener relaciones debido a que primero debemos seguir el ciclo normal de conocer, intimar y acostarse. En cambio con un amigo sexual disponible, esto definitivamente no pasa.

No todo el mundo está preparado ni tiene la misma gestión emocional como para saber llevar una relación de amistad que incluya sexo. Aquellos que sí pudieron hacerlo y supieron separar ambos aspectos, gozan de madurez e independencia. Ninguno de los casos es reprochable, al final cada quien es responsable y dueño de las experiencias por las que desea pasar, quien quita y en esa resulta que consiguió al amor de su vida.

Leer Artículo

125

Señales que te indican que debes cambiar de trabajo

Carrera & Dinero, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

junio 29, 2017

Cuando trabajamos, pasamos muchas horas del día en la empresa u oficina donde ejercemos nuestras funciones. Estar rodeados la mayoría del tiempo útil a la semana con el mismo círculo de personas, en el mismo lugar y desempeñando el mismo rol, podría tornarse bastante tenso si no se goza de un ambiente laboral sano en donde fluya la armonía y se fomente el bienestar emocional de cada miembro. Si estas conforme, serás mucho más productiva, pero…¿Si no lo está? Entonces es necesario evaluar las señales que te indican que debes cambiar de trabajo.

La toxicidad en la oficina influye poderosamente, de manera negativa, en tu comportamiento como trabajador. Un puesto que no te llena, unos jefes que te hacen la vida de cuadritos, no saber qué debes hacer ni cómo hablar con tus superiores, son algunas señas de que mejor vayas buscando otro medio de ingreso.  De todas maneras vamos a desglosar algunas señales que te harán pensar qué tan feliz estás en la empresa:

  • No tienes sentido de pertenencia

Sentir que eres parte de la empresa donde trabajas es esencial para que te sientas a gusto en ella y por consecuencia seas productiva. Mientras que los empleados estén satisfechos y tengan compromiso por la organización, se crea una relación ganar-ganar en la que todos los involucrados obtienen beneficios económicos y emocionales.

Por esta razón es que los gerentes más exitosos del mundo apuestan por el capital humano para echar adelante sus negocios. Sólo aquellos que tienen simples cifras y números de producción en la mente por encima de sus trabajadores, son los que fracasan como empresarios.

Si no te sientes identificada con los valores, visión o dinámica de trabajo en la compañía donde haces vida, mejor reconsidera buscar otra alternativa laboral en la que realmente estés plena ya que a la larga eso se nota en tu desempeño.

  • Te cuesta comunicarte con tus superiores

Al hablar de comunicación corporativa no nos referimos solamente a cómo la empresa se comunica con los clientes o elementos externos sino también a cómo lo hace con sus trabajadores. ¿Existen canales para que cada miembro de la organización exprese sus incomodidades, opiniones o propuestas? Si la respuesta es negativa, lo más probable es que la mayoría de los empleados (aunque mantengan silencio) están inconformes, insatisfechos y bajo niveles de estrés ya que no se les está tomando en cuenta como miembro del negocio.

Entre las características de los trabajos tóxicos está precisamente el mal, o inexistente, fluido de información y comunicación a mayor o menor escala. La manera cómo se expresan, física y verbalmente los superiores a sus subordinados, cómo dan las órdenes, o cómo se involucran en todos los procesos productivos, dice mucho sobre su capacidad para gerenciar personal.

Identifica de qué manera te comunicas en la empresa, si se te hace fácil hablar con tus gerentes y si tienes la libertad de expresar lo que piensas o tus necesidades.

  • El rol de trabajo que desempeñas no está muy claro

Todos los empleados deben tener muy claro cuáles son sus tareas y responsabilidades dentro de la organización, para qué lo contrataron y cómo hacer su trabajo. Al existir ambigüedades acerca de estos puntos, inevitablemente el trabajador se confundirá sobre el papel que desempeña y se frustrara.

Desde el momento de la contratación, los reclutadores tiene que establecer y detallar las funciones del contratado para que este pueda ser productivo y se comprometa con el rol que ejercerá de ahí en adelante. Pasa en muchas ocasiones que los gerentes asignan diferentes tareas cada día a sus empleados e incluso en distintos departamentos, ante esta situación muchos no saben realmente cual es su puesto en el negocio, razón por la cuál no logran enfocarse.

¿Sabes para qué te contrataron? ¿Conoces tus funciones y responsabilidades?

  • La relación con tus jefes es hostil

Si hay algo peor que un mal trabajo, es un mal jefe. La relación entre todo el grupo de trabajo debería ser óptima, basada en el respeto, la empatía y la buena comunicación, cuando esto no existe o simplemente te la llevas mal con tu superior, la faena diaria puede volverse un calvario del que deseas salir cuanto antes.

El estrés que produce las diferencias entre los superiores y subordinados se refleja directamente en su mística de trabajo, esfuerzo y determinación por producir. Los supervisores tienen la tarea de motivar a sus supervisados, influir en ellos de manera positiva e inspirarlos para que desempeñen su rol. En este sentido, también debe cuidar muy bien cómo se dirige a sus empleados, debe manejar las emociones individuales, grupales y personales, necesita conocer a cada caso y ponerse en sus zapatos además de predicar con el ejemplo.

 Analiza honestamente qué tipo de relación tienes con tu jefe y si se puede mejorar o corregir.

  • Eres víctima de acoso laboral

Algunas empresas implementan el acoso laboral o “Mobbing” para que un empleado desista y finalmente ponga la renuncia. Hay muchos tipos, pero básicamente la idea es someterlo a una presión, vejación y maltrato físico o psicológico con el objetivo de que cumpla una tarea específica o renuncie, librando a la organización de pagos por indemnización o despido.

Hoy en día es muy fácil darse cuenta si se es víctima del mobbing y aquí la decisión es personal, si continuar bajo el yugo del maltrato laboral o renunciar y buscar una mejor alternativa en donde se nos respete y en donde nos sintamos satisfechos.

Otras razones para considerar irte de tu actual trabajo

  • Si tienes problemas para integrarte con el equipo de trabajo, cualquiera sean las razones, se recomienda buscar sanar la relación o salirte de ese ambiente que a la larga te restará motivación para trabajar.
  • Si no te gusta lo que haces pues de ninguna manera podrás hacerlo bien. Encuentra eso que te hace feliz y proponte hacerlo de manera formal.
  • Si estás irremediablemente desmotivada por uno o todos los factores de los que hablamos, trata de subsanar la raíz del problema, inspirarte o toma la decisión de irte por las buenas.
  • Si existen pésimas condiciones laborales a nivel estructural, económico y gerencial, pregúntate ¿qué ganas estando ahí?
  • Si no existen posibilidades de ascenso o crecimiento profesional, vale la pena reconsiderar en qué se está invirtiendo tu tiempo y buscar otra alternativa en la que haya más futuro.
  • Si está afectando tu salud física o emocional, no hay mucho que pensar pues el bienestar está primero que todo.

Se supone que todos debemos trabajar en eso que nos apasiona y que además nos traiga beneficios a nivel económico. Permanecer en un trabajo que nos resta en lugar de sumarnos es inútil y contraproducente para cualquiera, quizás al hacerlo estarás satisfaciendo necesidades inmediatas, pero el día de mañana, cuando te retires, seguro te lamentarás de no haberte desarrollado en lo que realmente te gustaba. Piénsalo dos veces antes de seguir en una organización que no va con lo que deseas en tu vida y decídete por ir detrás  de lo que sí lo hace.

Leer Artículo

129

Los 3 errores más comunes a la hora de concebir

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ, Ser Mamá

junio 28, 2017

Nadie sabe lo difícil que puede llegar a ser concebir un bebé hasta que se propone hacerlo. Sí, quizás para muchos un hijo llegó de manera fortuita y casi que improvisada, pero para otros que planifican familia, el asunto se torna un poco más complicado de lograr puesto que deben compaginar los hábitos, las hormonas, la frecuencia sexual y los días fértiles, entre otros muchos aspectos necesarios para que esa prueba de embarazo dé positiva.

La edad, el estilo de vida, la salud sexual, el conteo de espermatozoides y el ciclo menstrual determinan las probabilidades de que una pareja logre quedar en cinta. Estos factores solo los puede desglosar y analizar un médico especialista, pero la mayoría en un inicio emprenden este camino a ciegas y no es sino luego de muuuchos intentos fallidos, que acuden a la consulta ginecológica.

Debido al desconocimiento, en el largo trayecto de la concepción se cometen muchos errores que alargan el proceso y hacen que se pierda tiempo o energía que podría ser útil de otra manera. Si ambos se desesperan, lo único que lograrán será frustrarse y tirar la toalla, en este contexto es bueno tomar en cuenta las estadísticas ya que estas aseguran que sólo un tercio de las parejas que buscan un bebé quedaron embarazadas en el primer mes, mientras que el resto se tardó entre dos y tres años.

Lo cierto es que si estás o quieres comenzar a buscar un hijo, tanto tú como el futuro papá deben tomar en cuenta los siguientes errores comunes para que no los cometan y acorten el tiempo de espera:

1: Limitar la frecuencia sexual

Sin dudas este es el error más cometido por las parejas en el mundo: disminuir la frecuencia de encuentros sexuales suponiendo que de esta forma la calidad del semen mejorará y tendrán más posibilidades. La verdad es que, además de afectar negativamente la dinámica sexual, los hombres deben eyacular cada dos o tres días para tener un esperma sano puesto que si limitan la cantidad de descargas, a lo mejor aumentará el número de espermatozoides pero muchos de estos habrán muerto, serán inmóviles o anormales.

Así mismo, el sistema reproductivo de las mujeres y su fertilidad se ve reducida mientras menos relaciones sexuales mantengan. Claro que se debe prestar atención al periodo más fértil, pero tampoco debemos obsesionarnos en hacerlo únicamente durante esos días.

En este sentido se recomienda tener sexo cada vez que se quiera, incluso en los días no fértiles ya que se sabe que el sistema inmunitario de las chicas cambia a favor de la concepción de acuerdo a su ritmo sexual. Disfrútenlo y háganlo por placer, no sólo por el objetivo de tener un bebé porque pueden dañar la relación íntima.

2: Demasiado sexo

Este punto tiene mucho que ver con el anterior ya que todos los extremos son malos. Para fines reproductivos, es necesario saber que el esperma podría ser menos potente y por ende menos apto para fecundar, si se mantienen relaciones sexuales varias veces al día todos los días del ciclo menstrual, se le conoce como síndrome de “burnout” o “trabajador desgastado”.

Eyacular varias veces y a diario durante más de una semana, reduce demasiado el número de espermatozoides sanos, por ello lo indicado es aumentar la frecuencia y hacerlo todos los días durante el periodo de máxima fertilidad de la mujer.

Para conocer exactamente el ciclo menstrual y sus niveles de fertilidad, AMBOS deben hacerle seguimiento sobre todo si este es irregular. Lo que se busca es conocer en qué momento se desprende el óvulo maduro y el cuerpo femenino está dispuesto para concebir. No es tan fácil, pero si se dificulta lo mejor es buscar ayuda profesional.

3: Posiciones

Durante la eyaculación, cosa que sucede en segundos, los espermatozoides salen nadando a gran velocidad por el moco cervical hasta llegar a las trompas de Falopio, esto pasa indistintamente de la posición en la que nos encontremos en ese momento del coito. No existe ninguna evidencia científica que avale posicionarse de alguna manera específica para concebir más fácil o rápido.

Ahora bien, también debemos reconocer que con algunas piruetas en la cama existe una penetración más profunda, así que no está demás probar cuál de ellas nos satisface y si es en pro de la concepción mucho mejor. Con el misionero, el Yunke, el perrito o la cucharita, por ejemplo, el esperma tendrá más contacto con el cuello uterino al momento de eyacular.

Por si las dudas, hay que probar varias posiciones y sobre todo disfrutarlas. El sexo por obligación tarde o temprano fractura la relación de pareja y convierte una etapa hermosa como lo es la concepción, en una tarea ardua y agotadora para los implicados.

Otras consideraciones para quedar embarazada

  • Usar lubricantes puede ser contraproducente si se desea concebir ya que este dificulta la llegada del esperma al óvulo. Si necesitan uno, opten por los métodos naturales.
  • Los ciclos irregulares deben ser atendidos por un médico, pero suponer que se es fértil sólo porque la regla nos llega al día también es un error. La asesoría profesional será de gran ayuda para tener un bebé.
  • Tener sexo sólo el día de la ovulación puede costarles otro mes de espera. El óvulo vive durante 24 horas así que más vale prevenir y tener relaciones antes y después de este día.
  • Al paso de un tiempo prudencial de intentos fallidos, siempre se tiende a pensar que la mujer es la del problema. Desde el primer día se deben tomar en cuenta los niveles de fertilidad de cada uno y para salir de dudas ambos deben chequear su salud reproductiva.
  • La salud en general es de suma importancia para quedar embarazada. Es necesario erradicar vicios, mejorar los hábitos alimenticios, mantener el estrés bajo control y vigilar los medicamentos que puedan afectar la fertilidad.

Por el ritmo de vida, las presiones sociales o la situación económica, muchas mujeres postergan la maternidad hasta estar seguras de que es el momento indicado para concebir. Lo importante es que cuando este llegue, los miembros de la pareja sepan cuáles son los pasos adecuados y necesarios para lograr quedar embarazados; seguro escucharán muchos consejos de terceros, pero dejándose guiar por quienes de verdad saben, que en este caso son los médicos especialistas,  evitarán errores comunes que afectan negativamente el proceso, ah y lo más importante, con la fecundación el camino apenas comienza ¡Suerte!

Leer Artículo

134

Secretos que debemos guardar para ser felices

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

junio 26, 2017

Tal parece que la privacidad en esta época es cosa del pasado. Quizás sea por el constante flujo de información, las Redes Sociales o la necesidad de ser reconocido por el mundo, lo que está llevando a muchas personas a caer en el error de hacer pública información personal que a nadie debería interesarle. La cosa es que tantos detalles de lo que somos o hacemos, influye de manera negativa en el camino del éxito, por esta razón hay secretos que debemos guardar para ser felices.

Prácticamente todas las culturas ancestrales coinciden en la importancia de mantener el equilibrio y bienestar espiritual para lograr alcanzar la felicidad verdadera. Esta afirmación nos lleva a encontrarnos con esos errores que cometemos a diario pero que perjudican notablemente la armonía de la que pretendemos gozar en la vida, como contar aspectos de nuestra cotidianidad o nuestros más íntimos pensamientos, por ejemplo.

Es sencillo, mientras menos sepan de nuestra personalidad, menores son las probabilidades de que salgamos decepcionados. Además lo que pensamos, nuestras creencias, lo espirituales que somos, la dinámica sexual que disfrutamos o la concepción que tenemos del mundo que nos rodea y la corriente política a la que somos afines, son temas que seguramente causan polémica al ponerlos sobre el tapete.

No se trata de aislarse, se trata de ser más discretos y entender que somos seres individuales y nuestra única tarea es la evolución e introspección personal. Chequea estos datos acerca de lo que necesariamente debes guardar solo para ti:

  • Tus proyectos

Dicen por ahí que a nadie le gusta ver sonrisas en cara ajena, eso hasta cierto punto es verdad y por ello la cultura Hindú señala que, hasta que no sean un hecho, lo mejor es guardar en secreto esos planes que tenemos en mente o que ya hemos encaminado.

Todo lo que deseamos y trabajamos para construir, pasa una etapa de fragilidad y debilidad en la cual puede ser víctima tanto de malas intenciones como de críticas.  Si hablas mucho o das detalles de tus proyectos a terceras personas, corres el riesgo de verte mal influenciada por quienes no crean que puedas lograrlo.

  • Las buenas acciones que realizas

Que tu mano derecha no sepa lo que hace tu mano izquierda. El mayor placer de dar no es presumir que lo hiciste, todo lo contrario, una buena acción puede verse empañada si alardeas de ella. Pregúntate para qué la haces ¿Por genuina intención de ayudar o para que te lo reconozcan?

Por ejemplo, en estos tiempos vemos como muchos cuelgan una considerable cantidad de fotos y videos de supuestas obras benéficas en sus Redes Sociales. La arrogancia y el reconocimiento ajeno le restan mérito a la iniciativa y al sentimiento gratificante que se obtiene cuando hacemos el bien y nada más.

  • Los problemas que está pasando tu familia

¿Qué le importa a los demás cuáles son tus problemas personales? Sobre todo en relación a las dificultades familiares o los conflictos dentro del núcleo, lo mejor es evitar exponer lo que pasa dentro de tu casa. Mientras menos lo hagas, sin darte cuenta estarás aportando estabilidad y fortaleza a tu hogar.

Al hacer partícipes a tus amigos, conocidos o compañeros y enterarles de la mala racha que pasa tu familia, sólo descargarás toda esa emoción negativa y de frustración que llevas por dentro pero no solucionaras el problema de raíz ya que ellos poco pueden aportar en ello. Los trapos sucios se lavan en casa.

  • La razón de tus decisiones

No tiene sentido andar por la vida dando explicaciones de porqué tomaste tal o cual decisión, al final de cuentas es tu asunto y a nadie debería interesarle. Naturalmente el decidirse por algo siempre tendrá algo de dificultad, entonces cuando logramos hacerlo no queda de otra sino aceptarlo y continuar.

Aunque sean decisiones a nivel de pareja, laboral, familiar o personal, la carga emocional que generan en nosotros es compleja y va de menor a mayor escala ¿Para qué revivirla a cada momento?

  • Tu economía

Ni presumas lo que te sobra ni te menosprecies por lo que te falta; no seas frívola ni te hagas la víctima. El número de ceros que existe en tu cuenta no debería ser información de dominio público, total, el dinero es sólo un medio para obtener ciertas cosas en la vida, pero nunca comprará la felicidad.

Por otro lado, ciertas personas no se sienten cómodas sabiendo que quién está a su lado posee más “riqueza” o bienes materiales que ellas. Este sentimiento de incomodidad podría tornarse en envidia y llevarlas a cometer errores que tanto ellas, como tú, podrían lamentar. Mejor sé discreta en cuanto a tus finanzas.

  • A lo que le temes

La batalla para enfrentar tus más profundos temores debes librarla sola, contigo misma. No es necesario que le cuentes a tu entorno qué es a lo que le tienes miedo a menos que sea alguien calificado para ayudarte para sobrellevar esta difícil tarea.

Eso que nos causa inseguridad y lo que nos cuesta (pero queremos) superar, son factores que nos hacen de una u otra manera mucho más frágiles o susceptibles de que venga alguien y se aproveche de ello para evitar que logres cumplir tu objetivo.

Comencemos a valorar y tomar conciencia de cuán importante es mantener nuestra intimidad a salvo. Conectémonos con nuestro Yo interior y cultivemos el espíritu sin tomar tanto en cuenta lo que dicen sobre nosotros, para ello es necesario saber guardar secretos los aspectos más importantes y relevantes de nuestra individualidad.

Leer Artículo

120

¿Eres adicta a las Redes Sociales?

Dilemas, Lifestyle, SE CULTA

junio 19, 2017

Hasta hace muy poco, psicológicamente hablando, se consideraban como adicciones sólo aquellas conductas de dependencia por algún tipo de sustancia exceptuando la ludopatía. Hoy en día con la llegada de las nuevas tecnologías de la comunicación, este concepto se abre un poco más e incluye el uso indiscriminado del Internet, específicamente de las Redes Sociales.

Pueden considerarse adictas a las Redes Sociales aquellas personas que desarrollan una patológica necesidad de interactuar constantemente con otros a través de las distintas plataformas virtuales existentes. La realidad es que detrás de esta conducta recurrente, se encuentra una imperativa necesidad de aceptación, reconocimiento y, en algunos casos, deseos de conseguir algo más que les hace falta a su vida, aunque en ocasiones nos sepan qué es.

Querer estar enterados de todo lo que acontece en el mundo, hacerle saber a los demás lo que se está haciendo y (a toda costa) mantenerse presente en el cibermundo, es una de las necesidades que estos grupos satisfacen en el adicto. Digamos que le genera un placer intrínseco que casi pasa desapercibido. El término profesional adecuado para ello es Síndrome FOMO (Fear of Missing Out).

Otro aspecto relevante acerca de este tipo de adicción es que no se limita al uso de las computadoras sino que actualmente podemos acceder a nuestros perfiles utilizando diferentes aparatos como tablets y smartphones.

Adicción sin sustancia

Al igual que en la ludopatía, el uso contínuo de Redes Sociales, según diversos estudios, podría hacer que el individuo libere Dopamina al igual que un alcohólico cuando consume su primera copa. Si a esto le sumamos que cada vez son más las personas que se crean perfiles en comunidades como Twitter y Facebook, por razones culturales, de moda y hasta laborales, entendemos entonces que cualquiera puede caer en el mal uso de esta poderosa herramienta de conexión.

Sabiendo que a través de un perfil en cualquier portal de los que abundan en el Internet, podemos exponer nuestra cotidianidad y hasta crear una realidad paralela o falsa de nuestra vida subiendo fotografías, compartiendo enlaces o citando frases de autores, las Redes Sociales representan una herramienta determinante, para bien o para mal, de personas con rasgos depresivos o egocéntricos por ejemplo, he allí el elemento adictivo.

¿Quienes son más propensos?

Durante mucho estuvimos acostumbrados a pensar que los adolescentes eran más propensos a desarrollar malos hábitos en cuanto al uso de la tecnología. En la actualidad cualquier persona, de cualquier género o clase social puede hacerse adicto a la Redes Sociales ya que el acceso a estas es mucho mayor puesto que los gadget pueden acompañarnos a cualquier parte a donde vayamos, con tener un conexión Wifi o de datos es suficiente para acceder a nuestro Timeline.

Por la practicidad, rapidez y apariencia amigable, portales como Facebook se convirtieron en una especie de vitrina donde todos sus usuarios son de alguna manera evaluados socialmente de acuerdo al contenido que suben. Es por ello que nos esmeramos en mostrar la parte positiva, posesiones, viajes y diversión de la que gozamos. Es una manera de relacionarnos de tal manera, que hasta existen espacios exclusivos para encontrar pareja o salir de fiesta entre otros.

Las Redes Sociales dejaron de ser un lugar para mantener contacto con los seres queridos o amistades, para convertirse en todo un sistema que influye en los acontecimientos, publicidad y relaciones amorosas.

Síntomas y consecuencias

En el momento que un usuario se vuelve adicto a las Redes Sociales, presenta un síndrome de ansiedad casi obsesiva por estar “conectado” en sus perfiles y para ello buscará la manera, aunque no tenga a la mano un dispositivo o señal de Internet.

Así mismo su círculo cercano notará cambios drásticos en sus dinámicas diarias, aislamiento, presentismo que es cuando está cuerpo presente pero con la cara y total atención en su celular, tablet o laptop. Descuidará responsabilidades, no podrá concentrarse en sus tareas y sin darse cuenta su mundo real se convertirá en 100% virtual, bien sean amistades, conversaciones, trabajo y relaciones.

A medida que esta conducta adictiva vaya empeorando, las relaciones sociales, familiares, laborales y románticas del adicto también lo harán ya que este preferirá dedicarle más tiempo a las Redes Sociales que a interrelacionarse. En este sentido, se conocen casos de matrimonios que terminan en divorcio por este tema o por infidelidades asociadas al Internet.

Igualmente los ataques de estrés y ansiedad a causa del empleo compulsivo de este medio serán la orden del día. Serán normales los ataques de pánico por sólo ver que la señal se debilita o la batería se descarga. Así mismo obtener aceptación o feedback del contenido que se cuelga en cada perfil es una referencia de qué tan popular se es.

Justo en el punto en la que adicción es prácticamente incontrolable, la persona adicta preferirá no dormir con tal de estar en línea con sus contactos o publicando contenido constantemente. Por obvias razones el trastorno del sueño comenzará un deterioro físico que afectará negativamente su salud no solo en ese aspecto sino también a nivel muscular, en las articulaciones, vista y hasta oido.

Las redes sociales aparecieron como un mecanismo para mantenernos más conectados con nuestras personas de interés, familiares, influenciadores e incluso con los compañeros de trabajo o viejos amigos de la infancia. El problema está en que, como su capacidad de acceso a la información es infinita, estas han dado pie a que algunos las utilicen como escape de su propia realidad o como medio único de distracción que a la larga acarrea problemas de concentración, uso del tiempo productivo y hasta grandes desgastes físicos y emocionales. Analicemos con sinceridad cuánto tiempo le estamos dedicando a nuestros perfiles y que tan mal nos sentimientos si no estamos conectados, no hagamos que una herramienta súper útil de la actualidad se convierta en un instrumento negativo en nuestras vidas.

Leer Artículo

135

Tipos de contrato laboral

Carrera & Dinero, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

junio 8, 2017

Un contrato laboral es un previo acuerdo al que llega el empleador y su empleado antes de comenzar a trabajar dentro de la organización para la que se prestarán los servicios. En este se deja por escrito el tiempo que laborará, horario, remuneración, tareas asignadas y rol dentro de la empresa. Cada uno tiene sus características dependiendo de las cualidades del trabajador y necesidades de la empresa, es por ello que existen varios tipos.

Todos los derechos y también las obligaciones del contratado se reflejan en el documento que ambas partes firman como consentimiento mutuo. Quizás ni todos los gerentes ni todos los empleados, le dan la suficiente importancia a este recurso legal, sin saber que en cualquier momento puede servir de aval para futuros reclamos o sanciones.

¿Qué debe contener?

Específicamente en los contratos celebrados de manera legal, se deben apreciar todos los datos que certifiquen a la empresa junto a los del futuro empleado. De la misma manera la fecha en la que se iniciará la relación laboral y su duración, el tipo de contrato, el objeto del mismo bien sea en cuanto a las funciones de acuerdo a la categoría profesional del trabajador, las condiciones en las que éste prestará sus servicios y el lugar, el horario y los días de la semana, la duración de las vacaciones, la remuneración económica, los convenios colectivos y si habrá o no un periodo de prueba.

El contrato debe ser firmado por los interesados y sellado por la empresa que le hará llegar una copia fiel y exacta al trabajador, el cual, de necesitar orientación, tendrá la opción de una asesoría legal por un abogado en la materia.

Sabiendo que cada organización tiene sus parámetros y particularidades, existen varios tipos de contratos que se adaptan a cada circunstancia, estos son:

  • Indefinido

En este prácticamente no se limita ningún tipo de condición temporal en cuanto al tiempo de prestación del servicio,es decir, no se establece una fecha de finalización,  por lo que son muy pocas las empresas o países que lo utilizan ya que es preferible mantener un tiempo de prueba para conocer las aptitudes y capacidades del trabajador.

Aquí el empleado goza de una buena estabilidad laboral ya que, legalmente, a la empresa le será difícil despedirlo sin razones probadas y de hacerlo, esta tendría que pagarle una indemnización, para estos casos existen acuerdos privados y verbales entre uno y otro. Situaciones como estas deben ser consideradas por la empresa y por el contratado.

  • Temporal

El contrato temporal  básicamente es un pacto entre el empleado y el que lo emplea, puesto que de entrada se deja claro el tiempo de labores dentro del negocio. Aquí no hay sorpresas acerca del tiempo ni las responsabilidades, ya que se da bajo circunstancias específicas, en las que quizás pueda haber una prórroga. A su vez se subdivide en:

1.Casos de obras o servicio en donde el tiempo expira al momento de culminar el trabajo encomendado, por ejemplo, al finalizar una construcción o un evento.

2.Por temporadas en donde la compañía requiere de ayuda extra tipo vacaciones o festividades entre otras.

3.Para sustituir a otro trabajador por vacaciones, reposo o ausencia justificada. Lo que el negocio busca es llenar una vacante circunstancial.

  • Por formación

Pasa que como beneficio laboral e incentivo, las empresas le permiten a sus empleados formarse profesionalmente o capacitarse en el área en la cual se desempeñan. En estos casos se hace necesario contratar a una persona extra que los supla en las horas o tiempo en el que esté en sus actividades formativas.

También se emplea este recurso laboral bajo el nombre de pasantías, que es cuando un estudiante del último año de su carrera, busca empresas que le permitan desarrollar sus conocimientos mediante la práctica. Generalmente se alternan las actividades académicas con las laborales.

Cada empresa debe tomarse el tiempo en redactar y definir qué tipo de contrato aplicará dependiendo del postulado y sus necesidades. De la misma manera el futuro empleado tiene que leer detalladamente las bases del compromiso legal para que no hayan sorpresas a futuro, la cuestión es que en este tipo de acuerdo todos los deberes y derechos deben quedar plasmados por escrito y ser firmados por las partes para que la relación laboral sea transparente y llegue a buen término.

Leer Artículo

121

Claves para la autoaceptación

Bienestar, Dilemas, Lifestyle

mayo 29, 2017

Gran parte de nuestro sufrimiento no ocurre por razones ajenas ni por causas de terceras personas, sino por la constante comparación, críticas, insultos y descrédito que nos hacemos a nosotros mismos, es decir, al no aceptarnos tal cual somos.

El autoestima forma parte determinante de casi todos los aspectos de nuestra vida y la autoceptación es pilar del bienestar físico, emocional y psicológico de cada persona. No obstante, tendemos a conceptualizar de manera errada lo que esto significa ya que no tiene que ver con la resignación, ni con la rebeldía, soberbia ni victimización ante las circunstancias.

La autoaceptación está relacionada con la disposición de aceptar nuestras virtudes y defectos para cambiarlos o mejorar eso que nos trae problemas. Es vital identificar y reconocer cada rasgo de nuestra personalidad si queremos transformarnos en una mejor versión de nosotros mismos.

Hoy en día los terapeutas se encuentran con pacientes que ponen la pesada carga del perfeccionismo sobre sus propios hombros, por ende al no cumplir con esas altas expectativas, se sienten frustrados e incapaces. Esta actitud los aleja mucho de la autoaceptación que los hará crecer como individuos con el don de ver sus virtudes y sus límites. Así mismo tratan con personas conformistas que creen que por tener cierta edad, clase social o condición, no podrán cambiar su carácter ni explotar su capacidad de crecimiento.

Si bien es normal que nos gusten más que otros determinadas partes de nuestro cuerpo, habilidades o personalidad, esto no implica que debas censurar lo que te guste menos, eso reflejaría una profunda rabia interior, en esto la claves para la autoaceptación son:

  • Aprender

Muchas veces nos sentimos culpables por poner límites y decir que no en ciertas ocasiones y a determinadas personas, cuando en realidad estamos ejerciendo el derecho de la libertad personal frente a quienes nos puedan vulnerar nuestro espacio.

  • Atrévete

Como bien sabemos, salir de nuestra zona de confort y atrevernos a vivir experiencias que antes eran impensables nos eleva el autoestima y contribuye al bienestar emocional. Plantearnos nuevas metas y luchar por ellas es determinante para conectarnos con eso que hay detrás de lo que tememos que quizás nos pueda sorprender.

  • Ver tu lado positivo

Trata de no juzgarte tanto por los errores que hayas cometido, sé más objetiva a la hora de autoanalizarte. Recuerda tus aciertos y celébralos ya que no todo ha sido malo. Date un poco de crédito por aquello que haces bien.

  • Mantenerte en el presente

Lo que pasó, ya pasó y quedó en el pasado. Esas decisiones erradas o no, que tomaste en el ayer ocurrieron en un contexto diferente al de hoy, así que no vale la pena que te juzgues, más bien toma lo aprendido y emprende hacia el futuro ya que tienes una perspectiva distinta.

  • Ser coherente

Eres única en el mundo ¿qué tal si te lo crees? Vive siendo tu propio centro de atención, eres la protagonista de tu historia y por ende tienes la capacidad de crear tu futuro como lo desees.Para ello es importante que tu pensamiento, sentimiento y práctica sean coherentes.

  • Cultivarte

Todos tenemos talentos que deben ser cultivados, así que esmérate por alimentar lo que sabes hacer y nutrirte de conocimiento con formación académica. Aparte de pasar un buen rato conociendo gente nueva, ampliarás tu rango de acción y potenciarás lo que ya sabes.

La autoaceptación está ligada directamente a ese cambio de actitud desde lo más mínimo como alimentarse bien, hacer ejercicio y dejar los excesos a un lado, hasta trabajar para tener relaciones interpersonales que sean sanas y aporten cosas positivas, alejarse de la gente tóxica y aceptar desafíos constantemente. Alguien que hace todo lo contrario a esto, inconscientemente está autocastigándose por no quererse a sí mismo, entonces nosotros tenemos la capacidad de cambiar y rediseñar nuestro futuro para vivir plena y felizmente, en esto no hay límite de tiempo ¡Nunca es tarde!

Leer Artículo

116

Trucos para saber si te están mintiendo

Dilemas, Lifestyle, SE CULTA

mayo 28, 2017

Todos odiamos que nos mientan y hacemos lo posible para evitar caer en cualquier tipo de farsa incluso de nuestras personas más cercanas. Sin embargo, el sexto sentido no basta para desenmascarar al mentiroso, hacen falta ciertos trucos para saber si te están mintiendo y son los que a continuación detallaremos.

  • Expresión facial

Aunque en ocasiones no prestemos atención a las muecas, gestos o al lenguaje verbal de la persona que nos está hablando, debemos saber que estos pueden darnos suficiente información para saber si nos dicen la verdad. Normalmente al mentiroso se le nota la angustia y las dudas en sus palabras. Si levanta demás la ceja y arruga la frente, probablemente se siente expuesto.

  • Sonrisa

Forzar la sonrisa es una técnica usada por quienes mienten para bajar la presión de sentir que pueden ser descubiertos. Es muy fácil diferenciar quien ríe con amabilidad y quien ríe por compromiso o de mentira. Si es verdadera podemos notar que todos sus músculos de la cara se mueven, pero si es falsa solo usarán los labios y la parte inferior de las mejillas.

  • Manos

Cuando alguien está mintiendo tenderá a rascarse la nariz o cubrirse la boca al hablar, ya que tiene la adrenalina en un alto nivel y esta se transporta hacia los capilares nasales causándole picor. Bloquear los labios con las manos es una manera inconsciente de tapar las mentiras que dice. También mantendrá las manos en constante movimiento para disimular la ansiedad.

  • Mirada

Nadie miente por deporte o placer, hay connotaciones emocionales, psicológicas o circunstanciales que llevan a la mentira. Es por ello que a quien lo hace se le dificulta mantener el contacto visual y prefiere desviar la mirada hacia otro lado, nunca directamente a los ojos. Verás cómo parpadea más rápido y mira al horizonte para sentirse menos culpable.

  • Tono de voz

Si habla más rápido o despacio de lo normal, si su tono de voz es más agudo o grave que de costumbre, balbucea, tartamudea o se pone rojo, probablemente te está mintiendo. La persona que miente siempre se pondrá aunque sea un poco nerviosa al hacerlo, entonces lo evidencia en cómo se expresa, pero ten cuidado y no confundas estas señales con timidez.

  • Respuestas

Si quieres corroborar la información que te da la persona de la cual sospechas, indaga más en datos específicos, hazle preguntas y pídele que sea detallista. Si premeditó el engaño tendrá las respuestas básicas pero no esperará que tú vayas más allá y se enredará dando respuestas incongruentes o erradas, tardará tiempo en darlas o dirá lo primero que se le venga a la mente.

Con estos trucos seguramente atraparás a cualquiera que pretenda mentirte descaradamente. Sólo pon en práctica cada uno de los consejos que te detallamos y ahórrate el trato con cualquier mentiroso.

 

 

 

 

 

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/