MENU

Dilemas
Categoría

¿Eres adicta a las Redes Sociales?

Dilemas, Lifestyle, SE CULTA

Junio 19, 2017

Hasta hace muy poco, psicológicamente hablando, se consideraban como adicciones sólo aquellas conductas de dependencia por algún tipo de sustancia exceptuando la ludopatía. Hoy en día con la llegada de las nuevas tecnologías de la comunicación, este concepto se abre un poco más e incluye el uso indiscriminado del Internet, específicamente de las Redes Sociales.

Pueden considerarse adictas a las Redes Sociales aquellas personas que desarrollan una patológica necesidad de interactuar constantemente con otros a través de las distintas plataformas virtuales existentes. La realidad es que detrás de esta conducta recurrente, se encuentra una imperativa necesidad de aceptación, reconocimiento y, en algunos casos, deseos de conseguir algo más que les hace falta a su vida, aunque en ocasiones nos sepan qué es.

Querer estar enterados de todo lo que acontece en el mundo, hacerle saber a los demás lo que se está haciendo y (a toda costa) mantenerse presente en el cibermundo, es una de las necesidades que estos grupos satisfacen en el adicto. Digamos que le genera un placer intrínseco que casi pasa desapercibido. El término profesional adecuado para ello es Síndrome FOMO (Fear of Missing Out).

Otro aspecto relevante acerca de este tipo de adicción es que no se limita al uso de las computadoras sino que actualmente podemos acceder a nuestros perfiles utilizando diferentes aparatos como tablets y smartphones.

Adicción sin sustancia

Al igual que en la ludopatía, el uso contínuo de Redes Sociales, según diversos estudios, podría hacer que el individuo libere Dopamina al igual que un alcohólico cuando consume su primera copa. Si a esto le sumamos que cada vez son más las personas que se crean perfiles en comunidades como Twitter y Facebook, por razones culturales, de moda y hasta laborales, entendemos entonces que cualquiera puede caer en el mal uso de esta poderosa herramienta de conexión.

Sabiendo que a través de un perfil en cualquier portal de los que abundan en el Internet, podemos exponer nuestra cotidianidad y hasta crear una realidad paralela o falsa de nuestra vida subiendo fotografías, compartiendo enlaces o citando frases de autores, las Redes Sociales representan una herramienta determinante, para bien o para mal, de personas con rasgos depresivos o egocéntricos por ejemplo, he allí el elemento adictivo.

¿Quienes son más propensos?

Durante mucho estuvimos acostumbrados a pensar que los adolescentes eran más propensos a desarrollar malos hábitos en cuanto al uso de la tecnología. En la actualidad cualquier persona, de cualquier género o clase social puede hacerse adicto a la Redes Sociales ya que el acceso a estas es mucho mayor puesto que los gadget pueden acompañarnos a cualquier parte a donde vayamos, con tener un conexión Wifi o de datos es suficiente para acceder a nuestro Timeline.

Por la practicidad, rapidez y apariencia amigable, portales como Facebook se convirtieron en una especie de vitrina donde todos sus usuarios son de alguna manera evaluados socialmente de acuerdo al contenido que suben. Es por ello que nos esmeramos en mostrar la parte positiva, posesiones, viajes y diversión de la que gozamos. Es una manera de relacionarnos de tal manera, que hasta existen espacios exclusivos para encontrar pareja o salir de fiesta entre otros.

Las Redes Sociales dejaron de ser un lugar para mantener contacto con los seres queridos o amistades, para convertirse en todo un sistema que influye en los acontecimientos, publicidad y relaciones amorosas.

Síntomas y consecuencias

En el momento que un usuario se vuelve adicto a las Redes Sociales, presenta un síndrome de ansiedad casi obsesiva por estar “conectado” en sus perfiles y para ello buscará la manera, aunque no tenga a la mano un dispositivo o señal de Internet.

Así mismo su círculo cercano notará cambios drásticos en sus dinámicas diarias, aislamiento, presentismo que es cuando está cuerpo presente pero con la cara y total atención en su celular, tablet o laptop. Descuidará responsabilidades, no podrá concentrarse en sus tareas y sin darse cuenta su mundo real se convertirá en 100% virtual, bien sean amistades, conversaciones, trabajo y relaciones.

A medida que esta conducta adictiva vaya empeorando, las relaciones sociales, familiares, laborales y románticas del adicto también lo harán ya que este preferirá dedicarle más tiempo a las Redes Sociales que a interrelacionarse. En este sentido, se conocen casos de matrimonios que terminan en divorcio por este tema o por infidelidades asociadas al Internet.

Igualmente los ataques de estrés y ansiedad a causa del empleo compulsivo de este medio serán la orden del día. Serán normales los ataques de pánico por sólo ver que la señal se debilita o la batería se descarga. Así mismo obtener aceptación o feedback del contenido que se cuelga en cada perfil es una referencia de qué tan popular se es.

Justo en el punto en la que adicción es prácticamente incontrolable, la persona adicta preferirá no dormir con tal de estar en línea con sus contactos o publicando contenido constantemente. Por obvias razones el trastorno del sueño comenzará un deterioro físico que afectará negativamente su salud no solo en ese aspecto sino también a nivel muscular, en las articulaciones, vista y hasta oido.

Las redes sociales aparecieron como un mecanismo para mantenernos más conectados con nuestras personas de interés, familiares, influenciadores e incluso con los compañeros de trabajo o viejos amigos de la infancia. El problema está en que, como su capacidad de acceso a la información es infinita, estas han dado pie a que algunos las utilicen como escape de su propia realidad o como medio único de distracción que a la larga acarrea problemas de concentración, uso del tiempo productivo y hasta grandes desgastes físicos y emocionales. Analicemos con sinceridad cuánto tiempo le estamos dedicando a nuestros perfiles y que tan mal nos sentimientos si no estamos conectados, no hagamos que una herramienta súper útil de la actualidad se convierta en un instrumento negativo en nuestras vidas.

Leer Artículo

Tipos de contrato laboral

Carrera & Dinero, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

Junio 8, 2017

Un contrato laboral es un previo acuerdo al que llega el empleador y su empleado antes de comenzar a trabajar dentro de la organización para la que se prestarán los servicios. En este se deja por escrito el tiempo que laborará, horario, remuneración, tareas asignadas y rol dentro de la empresa. Cada uno tiene sus características dependiendo de las cualidades del trabajador y necesidades de la empresa, es por ello que existen varios tipos.

Todos los derechos y también las obligaciones del contratado se reflejan en el documento que ambas partes firman como consentimiento mutuo. Quizás ni todos los gerentes ni todos los empleados, le dan la suficiente importancia a este recurso legal, sin saber que en cualquier momento puede servir de aval para futuros reclamos o sanciones.

¿Qué debe contener?

Específicamente en los contratos celebrados de manera legal, se deben apreciar todos los datos que certifiquen a la empresa junto a los del futuro empleado. De la misma manera la fecha en la que se iniciará la relación laboral y su duración, el tipo de contrato, el objeto del mismo bien sea en cuanto a las funciones de acuerdo a la categoría profesional del trabajador, las condiciones en las que éste prestará sus servicios y el lugar, el horario y los días de la semana, la duración de las vacaciones, la remuneración económica, los convenios colectivos y si habrá o no un periodo de prueba.

El contrato debe ser firmado por los interesados y sellado por la empresa que le hará llegar una copia fiel y exacta al trabajador, el cual, de necesitar orientación, tendrá la opción de una asesoría legal por un abogado en la materia.

Sabiendo que cada organización tiene sus parámetros y particularidades, existen varios tipos de contratos que se adaptan a cada circunstancia, estos son:

  • Indefinido

En este prácticamente no se limita ningún tipo de condición temporal en cuanto al tiempo de prestación del servicio,es decir, no se establece una fecha de finalización,  por lo que son muy pocas las empresas o países que lo utilizan ya que es preferible mantener un tiempo de prueba para conocer las aptitudes y capacidades del trabajador.

Aquí el empleado goza de una buena estabilidad laboral ya que, legalmente, a la empresa le será difícil despedirlo sin razones probadas y de hacerlo, esta tendría que pagarle una indemnización, para estos casos existen acuerdos privados y verbales entre uno y otro. Situaciones como estas deben ser consideradas por la empresa y por el contratado.

  • Temporal

El contrato temporal  básicamente es un pacto entre el empleado y el que lo emplea, puesto que de entrada se deja claro el tiempo de labores dentro del negocio. Aquí no hay sorpresas acerca del tiempo ni las responsabilidades, ya que se da bajo circunstancias específicas, en las que quizás pueda haber una prórroga. A su vez se subdivide en:

1.Casos de obras o servicio en donde el tiempo expira al momento de culminar el trabajo encomendado, por ejemplo, al finalizar una construcción o un evento.

2.Por temporadas en donde la compañía requiere de ayuda extra tipo vacaciones o festividades entre otras.

3.Para sustituir a otro trabajador por vacaciones, reposo o ausencia justificada. Lo que el negocio busca es llenar una vacante circunstancial.

  • Por formación

Pasa que como beneficio laboral e incentivo, las empresas le permiten a sus empleados formarse profesionalmente o capacitarse en el área en la cual se desempeñan. En estos casos se hace necesario contratar a una persona extra que los supla en las horas o tiempo en el que esté en sus actividades formativas.

También se emplea este recurso laboral bajo el nombre de pasantías, que es cuando un estudiante del último año de su carrera, busca empresas que le permitan desarrollar sus conocimientos mediante la práctica. Generalmente se alternan las actividades académicas con las laborales.

Cada empresa debe tomarse el tiempo en redactar y definir qué tipo de contrato aplicará dependiendo del postulado y sus necesidades. De la misma manera el futuro empleado tiene que leer detalladamente las bases del compromiso legal para que no hayan sorpresas a futuro, la cuestión es que en este tipo de acuerdo todos los deberes y derechos deben quedar plasmados por escrito y ser firmados por las partes para que la relación laboral sea transparente y llegue a buen término.

Leer Artículo

Claves para la autoaceptación

Bienestar, Dilemas, Lifestyle

Mayo 29, 2017

Gran parte de nuestro sufrimiento no ocurre por razones ajenas ni por causas de terceras personas, sino por la constante comparación, críticas, insultos y descrédito que nos hacemos a nosotros mismos, es decir, al no aceptarnos tal cual somos.

El autoestima forma parte determinante de casi todos los aspectos de nuestra vida y la autoceptación es pilar del bienestar físico, emocional y psicológico de cada persona. No obstante, tendemos a conceptualizar de manera errada lo que esto significa ya que no tiene que ver con la resignación, ni con la rebeldía, soberbia ni victimización ante las circunstancias.

La autoaceptación está relacionada con la disposición de aceptar nuestras virtudes y defectos para cambiarlos o mejorar eso que nos trae problemas. Es vital identificar y reconocer cada rasgo de nuestra personalidad si queremos transformarnos en una mejor versión de nosotros mismos.

Hoy en día los terapeutas se encuentran con pacientes que ponen la pesada carga del perfeccionismo sobre sus propios hombros, por ende al no cumplir con esas altas expectativas, se sienten frustrados e incapaces. Esta actitud los aleja mucho de la autoaceptación que los hará crecer como individuos con el don de ver sus virtudes y sus límites. Así mismo tratan con personas conformistas que creen que por tener cierta edad, clase social o condición, no podrán cambiar su carácter ni explotar su capacidad de crecimiento.

Si bien es normal que nos gusten más que otros determinadas partes de nuestro cuerpo, habilidades o personalidad, esto no implica que debas censurar lo que te guste menos, eso reflejaría una profunda rabia interior, en esto la claves para la autoaceptación son:

  • Aprender

Muchas veces nos sentimos culpables por poner límites y decir que no en ciertas ocasiones y a determinadas personas, cuando en realidad estamos ejerciendo el derecho de la libertad personal frente a quienes nos puedan vulnerar nuestro espacio.

  • Atrévete

Como bien sabemos, salir de nuestra zona de confort y atrevernos a vivir experiencias que antes eran impensables nos eleva el autoestima y contribuye al bienestar emocional. Plantearnos nuevas metas y luchar por ellas es determinante para conectarnos con eso que hay detrás de lo que tememos que quizás nos pueda sorprender.

  • Ver tu lado positivo

Trata de no juzgarte tanto por los errores que hayas cometido, sé más objetiva a la hora de autoanalizarte. Recuerda tus aciertos y celébralos ya que no todo ha sido malo. Date un poco de crédito por aquello que haces bien.

  • Mantenerte en el presente

Lo que pasó, ya pasó y quedó en el pasado. Esas decisiones erradas o no, que tomaste en el ayer ocurrieron en un contexto diferente al de hoy, así que no vale la pena que te juzgues, más bien toma lo aprendido y emprende hacia el futuro ya que tienes una perspectiva distinta.

  • Ser coherente

Eres única en el mundo ¿qué tal si te lo crees? Vive siendo tu propio centro de atención, eres la protagonista de tu historia y por ende tienes la capacidad de crear tu futuro como lo desees.Para ello es importante que tu pensamiento, sentimiento y práctica sean coherentes.

  • Cultivarte

Todos tenemos talentos que deben ser cultivados, así que esmérate por alimentar lo que sabes hacer y nutrirte de conocimiento con formación académica. Aparte de pasar un buen rato conociendo gente nueva, ampliarás tu rango de acción y potenciarás lo que ya sabes.

La autoaceptación está ligada directamente a ese cambio de actitud desde lo más mínimo como alimentarse bien, hacer ejercicio y dejar los excesos a un lado, hasta trabajar para tener relaciones interpersonales que sean sanas y aporten cosas positivas, alejarse de la gente tóxica y aceptar desafíos constantemente. Alguien que hace todo lo contrario a esto, inconscientemente está autocastigándose por no quererse a sí mismo, entonces nosotros tenemos la capacidad de cambiar y rediseñar nuestro futuro para vivir plena y felizmente, en esto no hay límite de tiempo ¡Nunca es tarde!

Leer Artículo

Trucos para saber si te están mintiendo

Dilemas, Lifestyle, SE CULTA

Mayo 28, 2017

Todos odiamos que nos mientan y hacemos lo posible para evitar caer en cualquier tipo de farsa incluso de nuestras personas más cercanas. Sin embargo, el sexto sentido no basta para desenmascarar al mentiroso, hacen falta ciertos trucos para saber si te están mintiendo y son los que a continuación detallaremos.

  • Expresión facial

Aunque en ocasiones no prestemos atención a las muecas, gestos o al lenguaje verbal de la persona que nos está hablando, debemos saber que estos pueden darnos suficiente información para saber si nos dicen la verdad. Normalmente al mentiroso se le nota la angustia y las dudas en sus palabras. Si levanta demás la ceja y arruga la frente, probablemente se siente expuesto.

  • Sonrisa

Forzar la sonrisa es una técnica usada por quienes mienten para bajar la presión de sentir que pueden ser descubiertos. Es muy fácil diferenciar quien ríe con amabilidad y quien ríe por compromiso o de mentira. Si es verdadera podemos notar que todos sus músculos de la cara se mueven, pero si es falsa solo usarán los labios y la parte inferior de las mejillas.

  • Manos

Cuando alguien está mintiendo tenderá a rascarse la nariz o cubrirse la boca al hablar, ya que tiene la adrenalina en un alto nivel y esta se transporta hacia los capilares nasales causándole picor. Bloquear los labios con las manos es una manera inconsciente de tapar las mentiras que dice. También mantendrá las manos en constante movimiento para disimular la ansiedad.

  • Mirada

Nadie miente por deporte o placer, hay connotaciones emocionales, psicológicas o circunstanciales que llevan a la mentira. Es por ello que a quien lo hace se le dificulta mantener el contacto visual y prefiere desviar la mirada hacia otro lado, nunca directamente a los ojos. Verás cómo parpadea más rápido y mira al horizonte para sentirse menos culpable.

  • Tono de voz

Si habla más rápido o despacio de lo normal, si su tono de voz es más agudo o grave que de costumbre, balbucea, tartamudea o se pone rojo, probablemente te está mintiendo. La persona que miente siempre se pondrá aunque sea un poco nerviosa al hacerlo, entonces lo evidencia en cómo se expresa, pero ten cuidado y no confundas estas señales con timidez.

  • Respuestas

Si quieres corroborar la información que te da la persona de la cual sospechas, indaga más en datos específicos, hazle preguntas y pídele que sea detallista. Si premeditó el engaño tendrá las respuestas básicas pero no esperará que tú vayas más allá y se enredará dando respuestas incongruentes o erradas, tardará tiempo en darlas o dirá lo primero que se le venga a la mente.

Con estos trucos seguramente atraparás a cualquiera que pretenda mentirte descaradamente. Sólo pon en práctica cada uno de los consejos que te detallamos y ahórrate el trato con cualquier mentiroso.

 

 

 

 

 

Leer Artículo

66

Lo que toda emprendedora debe evitar

Carrera & Dinero, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

Mayo 18, 2017

Todas las emprendedoras priorizan puntos clave que terminan siendo el pilar de triunfo de su organización, siendo sus negocios lo primero que piensan al despertar y lo último al dormir, estudian las perspectivas y problemas que diariamente afronta su creación, buscando la mejor solución a los retos de futuro y calculando el camino antes de llegar allí. Cada una de estas coincide en que tener una estrategia es necesario para no detener el crecimiento de su marca.

.

Es un hecho comprobado que siendo novato empresarial o ingenuo emprendedor, se está expuesto al implacable y frío mundo de la competencia empresarial, al llegar a ese punto comprendes que no basta tener creatividad y motivación para lograr el éxito; siempre estarás ocupado y llegarás a cometer errores, muchos obvios y sencillos de solucionar, otros pueden costar perderlo todo. Para que el camino al éxito se te haga un poco más corto, hemos copilado un conjunto de claves que toda emprendedora debe evitar:

  • No capacitarse:

Antes de iniciar cualquier negocio es necesario empaparse a fondo en el tema, estudiarlo hasta conocer como la palma de tu mano el ámbito en que está involucrado, así dominarás el conocimiento para planificar un plan de acción en función a tu idea. No improvises, prevé antes de emprender.

  • No querer delegar

Como dueña de tu negocio es inevitable sentirte “todopoderosa”. Puede que seas omnipotente pero la realidad es que no serás omnipresente y no puedes salir adelante sin un equipo de trabajo. Delega actividades y el trabajo será más óptimo; eso te permitirá mayores logros gracias a la suma de ideas y esfuerzos.

  • No aceptar críticas

La comunicación es un movimiento de ida y vuelta y para el buen funcionamiento de una compañía es imprescindible que los directivos sean permeables a las críticas constructivas. No es síntoma de debilidad, sino de humildad y grandeza. No hay nada más valioso que una crítica que permita un cambio a tiempo para mejorar el proyecto.

  • Poco efectivo disponible

El tema más relevante para los emprendedores es el dinero, por lo que los expertos recomiendan a los nuevos empresarios tener aproximadamente tres veces la cantidad de dinero que piensan que requieren para iniciar un negocio. Esto les permitirá protegerse ante cualquier eventualidad.

  • Pensar en “pequeño”

El emprendedor probablemente va a competir contra compañías más grandes y con más recursos. La idea no es mostrar esta realidad, más bien demostrarles a los clientes potenciales las bondades de estar en crecimiento, concentrándonos en las ventajas del negocio, como su mayor experiencia o velocidad de ejecución. Recuerda, tu empresa no es pequeña, es personalizada.

  • Diseñar un producto para ti y no para los clientes

No basta solamente con sentirse orgullosa del producto que ofreces, es fundamental ubicarte del lado de los consumidores y preguntarte cuáles son sus reales necesidades e intereses. Estudiar a la competencia que ya tiene tiempo establecida y tomar sus fortalezas, será de ayuda para adecuarte al mercado y mejorar tu producto.

  • No buscar sociedad ó crear un club con muchas socias

Muchas veces es mejor tener el 20% de algo bueno que el 80% de algo malo e improductivo. Busca reunirte con otras personas que compartan tu misma visión y dispongan de recursos físicos y financieros, estas no necesariamente deben pertenecer a tu círculo más cercano, intenta buscar socios en otros espacios para que tengan ideas nuevas que aportar y te sumen otro punto de vista. Los especialistas dicen que una empresa debe tener máximo 3 fundadores.

  • Pensar hacerte rica en corto tiempo

Emprender no es un juego que a todos funciona, entre muchas razones está el pensar que obtendrás sustanciosas ganancias de inmediato. Deberás trabajar duramente y durante muchos años afrontando distintos retos antes de que veas excedentes. Por ello, es importante tener interés en el mercado y pasión por entender sus problemas y resolverlos con una dedicación mucho mayor que la competencia. Es una carrera de larga distancia que, con dedicación tendrá resultados gratificantes a nivel personal y financiero.

  • Perder el foco

Todo negocio debe tener una visión sobre lo que será cuando crezca. Mientras más enfocada la visión, más grandes son las posibilidades de que se cumplan los objetivos planteados.

Cuidado, con esto no queremos decir que no te puedas equivocar en tu nueva etapa de emprendedora. De hecho las equivocaciones que cometas te van a ir dotando de enseñanzas y de experiencia. Pero has lo posible para incorporar estas lecciones y así reducir al mínimo el margen de error para que atravieses los primeros meses de tu emprendimiento de la mejor manera posible.

Leer Artículo

149

Tipos de infidelidad

Dilemas, Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

Mayo 16, 2017

Los especialistas afirman que todos, en algún momento de nuestra vida, nos hemos sentido atraídos por otra persona fuera de nuestra relación. Hasta el más puritano ha sido infiel aunque sea con el pensamiento, ya que en este caso, es algo hasta instintivo e inevitable que no debe hacernos sentir mal, a menos que se quiera cruzar la línea de confianza.

Desde un punto de vista evolucionista, la infidelidad es tan antigua como la humanidad, sin embargo estudios definen que ha aumentado el nivel de problemas alrededor del tema; los cambios sociales y las tecnologías (Chat, Facebook, Whatsapp) han colaborado a facilitar las relaciones fuera de pareja.

Aunque la mayoría de nosotros relacione la infidelidad con el sexo carnal, debemos saber que esta también puede involucrar factores emocionales y es justo ahí quizás cuando, tristemente, le puede doler más al traicionado ya que este se siente engañado, defraudado y despreciados.

Para entenderlo y fijar postura ante las relaciones extra maritales, debemos de conocer los distintos tipos de infidelidad que existen:

  • Causal o puntual

Se da cuando el infiel estando totalmente consciente de sus actos, premeditadamente recurre a profesionales sexuales para concretar lo que previamente ha maquinado en su cabeza. No reincide con la misma persona, obtiene satisfacción sexual con quien sea a cambio de una remuneración que puede ser económica, es un adicto sexual y en la mayoría de los casos termina viendo el sexo monógamo como algo aburrido.

  • Emocional

Es de mayor duración porque se da paulatinamente y las dos personas se interrelacionan más allá, pero no necesariamente llegan a intimar aunque haya bastante coqueteo. Este tipo de infidelidad se ve mucho en las mujeres que tienen “mejores amigos” como confidente ya que, sin darse cuenta, pueden llegar a enamorarse platónicamente de ellos.

  • De compromiso

Aquí la relación más allá de lo casual y se vuelve algo seria puesto que en ocasiones, el amante obtiene el mismo nivel de atención e importancia que la pareja oficial. Es decir, se dan dos relaciones paralelas que gozan de cierta estabilidad y que lleva incluso a solicitar el divorcio o ruptura de la relación inicial aunque normalmente no se concreta la amenaza ya que el adúltero tiende a reconsiderar su decisión.

  • Cibernética

Con el avance de la tecnología y desde la llegada del Internet a nuestra vida, la infidelidad cibernética es la que estamos viendo en la mayoría de los casos. Suele aparecer con el contacto frecuente de dos personas a través de los chats rooms de las diferentes redes sociales de la actualidad como Facebook, Instagram o Whatsaap. Se cuentan cosas muy personales, establecen una rutina y pueden llegar al cibersexo, aunque también existen aquellos infieles que acuden a estas salas de conversación sólo para buscar sexo en línea, ese sería el otro extremo.

  • Forzada

Generalmente cuando una relación va mal, tiene rasgos tóxicos o problemas de convivencia, es cuando se abre paso a la infidelidad forzada ya que el infiel sufre de bajo autoestima y busca consuelo en terceras personas que le den lo que su pareja no le da, es su manera de justificarse. Tiende a usar los defectos o errores cometidos por su compañero, como argumento o razón de su actitud.

¿Con cuántos de estos tipos de infidelidad te identificas? Para muchos la infidelidad es vista irreductiblemente como una traición, un puñal directo al corazón por parte de la persona amada. Otros flexibilizan la situación, importándoles más o menos y concentrándose en si es infidelidad física o emocional. Lo cierto es que el adulterio tiene ciertas consecuencias en quién lo padece, tales como:

  • Cognitivos: la víctima llega a sentirse tan abrumada y dolida, que presenta dificultad para concentrarse y cumplir con sus responsabilidades. De la misma manera tiene problemas para relacionarse románticamente a pesar que haya pasado el tiempo normal de duelo.
  • Conductuales: que es cuando vemos rasgos violentos, agresivos u obsesivos en la persona traicionada. Si decide perdonar, lo más probable es que desarrolle un comportamiento de vigilancia constante para asegurarse que no existe otra, o la misma, infidelidad.
  • Emocionales: aparecen sentimientos depresivos, de aislamiento, rabia y dolor. Algunos especialistas aseguran que se presentan los mismos efectos del estrés postraumático.

 Se puede ser infiel físicamente y con el pensamiento.  Muchas personas opinan que si la infidelidad, en cualquiera de sus tipos, se hace presente en la pareja, es síntoma de que algo no anda del todo bien y tal vez así lo sea. El límite entre uno y otro tipo de adulterio puede llegar a ser muy fácil de romper y si esta situación persiste en el tiempo, ambas partes deben buscar ayuda para juntos, o separados, superar el evento y seguir adelante.

Leer Artículo

5 aplicaciones para no quedarte dormida

Bienestar, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

Mayo 14, 2017

Algunas personas tienen el don divino de levantarse temprano todos los días sin problema alguno. A otras se les dificultad mucho más el hecho de madrugar y tienden a pegárseles las sábanas muy a menudo. La verdad es que despertar temprano nos ayuda mucho a ser más productivos y a gozar de energía además de cumplir con nuestras responsabilidades laborales, profesionales, académicas y familiares.

Para todos, la tecnología tiene una opción, y para los dormilones, estas 5 aplicaciones para no quedarse dormido son muy útiles:

1.Puzzle Alarm

Esta app es muy divertida e ideal para aquellos que están cansados del formato normal de apagar la alarma con un botón. Casi siempre nos volvemos a dormir y el despertador no hizo ningún efecto, pero con Puzzle Alarma todo cambiará ya que garantiza que realmente te despiertes ¿Cómo? Pues no dejará de sonar hasta que resuelvas una operación matemática o un juego de memoria.

Sin lugar a dudas, te despertarás en un 2×3.

2.Wake up or die

Para despertar con ánimo y de una manera muy curiosa, tendrás que acabar con un monstruo que aparecerá en la pantalla de Wake up or die. Para ello deberás agitar con fuerza e intensidad tu muñeca hasta liquidarlo. Por obvias razones esta manera de levantarte hará que tu cerebro se active y no volverás a echarte en la cama.

Si eres fanática de los juegos, seguro te encantará esta aplicación.

3.Time is Money

Si queremos mantener nuestros ahorros intactos, más nos vale levantarnos temprano o Time is Money nos penalizará descontando, con nuestra autorización, cierta cantidad de dinero de nuestra cuenta bancaria. No cabe dudas que esta app es muy ingeniosa ya que de una manera particular, nos demuestra lo valioso que es el tiempo y que no debemos perderlo echadas durmiendo hasta tarde.

Ya sabes, si tienes serios problemas para madrugar, esta aplicación es una de las mejores ayudas.

4.Sleep If U Can

Con Sleep If U Can no hay opciones, o te levantas o ¡te levantas! Ya que la alarma sencillamente no dejará de sonar a menos que tomes una foto en el lugar que previamente configuraste. Es decir, si programaste la app para que dejara de sonar con una fotografía de la sala de tu casa, tendrás que levantarte a tomarla.

Para grandes males, grandes soluciones así que si eres dormilona, te va a tocar porque sí, levantarte de esa cama a fotografiar lo que configuraste.

5.Snap Me Up

Los amantes de las selfies tienen su aplicación para despertarse temprano. Resulta que Snap Me Up funciona así, cuando suene la alarma deberás tomarte un selfie o seguir escuchándola hasta que lo hagas. Ah pero si crees que tomando una foto a cualquier objeto al azar o tapándote la cara con la sábana engañarás la aplicación, te decimos que no es tan fácil ya que tiene detector de rostro.

Y si eres de redes, pues aprovechas y la cuelgas en tu perfil.

Procura tener una sana higiene del sueño para que vayas atacando el problema de raíz y puedas despertarte temprano sin tanto drama. Aliméntate ligero por las noches, apaga el televisor, date una ducha con agua tibia antes de acostarte y lee un libro. Ya verás que podrás dormir y levantarte placenteramente.

Leer Artículo

¿Le temes a la muerte?

Bienestar, Dilemas, Lifestyle

Mayo 13, 2017

Una crisis de pánico por temor a la muerte es uno de los trastornos de ansiedad más frecuentes. En el funeral de un ser querido o simplemente mientras conduces hacia el trabajo, te pueden invadir fuertes sentimientos de desesperación ante la sensación de poder morir en cualquier instante. Aunque el ciclo de la vida nos enseña este es un hecho natural, no solemos aceptarlo tan fácilmente.

Este tipo de trastorno afecta a un 2,5%  de la población y se presenta con más frecuencia en las mujeres que en los hombres. Suele aparecer después de la adolescencia o temprana madurez y está ligado a factores hereditarios o donde tu contexto influye positiva o negativamente.

Relacionado directamente con tu zona de confort, posición social y arraigos culturales, el temor a morir es, como todos los miedos, una sombra que puede interferir en tu cotidianidad, oscurecer tus sentimientos, felicidad y tu mismo ser. Los miedos se forman en habilidosas capas una tras otra y como una cebolla debes ir quitándolas una por una hasta llegar a la raíz.

¿Cuál es la raíz del miedo?

El miedo elemental, originario de todo, es el temor a la muerte y los demás son reflejos de él. Todo miedo se reduce a uno solo: a morir, el miedo a desaparecer algún día: “Soy, pero llegará el día en que ya no seré”.

Llevar una vida sedentaria, sin metas, encerrada en una zona de confort que te genere pensamientos catalizadores de temores, es combustible para confundir tu visión de la vida y el temor de perderla.

Aquí, y por encima de cualquier tipo de creencia o de no creencia o de la duda más respetable, todos nos hacemos la misma pregunta: si vamos a morir, ¿cuál es el sentido de la vida? Si realmente era la pregunta que te estabas haciendo, tal vez no le estas dando un significado adecuado a tu vida actual, no la llenas de luz y vives el aquí y el ahora.

¿Tiene explicación este temor?

Nuestro cerebro es único en su capacidad de contemplación, en otras palabras, se percata que vivimos en una línea temporal en donde existe un pasado, presente y futuro, donde éste último es incierto y, para nuestra salud mental, no sabemos dónde va a acabar. Esto nos produce sensaciones de temor, miedo e incluso fobias que apuntan hacia un dudoso futuro.

No quiero temer, ¿Qué puedo hacer?

Muchas culturas alrededor del mundo tienen una visión de la muerte totalmente opuesta a la nuestra, la occidental. Esto demuestra que la opinión sobre el proceso de tránsito en esta vida, está ligada únicamente a creencias culturales y sociales.

Debes enfocarte, al enfocarnos nos equilibramos, aprendemos a relajarnos frente a la muerte y enfrentamos todo lo demás con más facilidad.

Existen muchas historias sobre pacientes que están al borde de la muerte y dicen que han descubierto una increíble felicidad al comprender que no hay nada que temer, nada que perder. Por desgracia, cuando el miedo ha desaparecido, solemos estar ya demasiado enfermos o viejos para hacer lo que habríamos hecho antes si no hubiéramos temido.

De aquí deriva una clara lección: tenemos que superar nuestros miedos mientras aún podamos hacer aquello que soñamos. Sin embargo, para superar el miedo necesitamos cambiar emocionalmente.

Avanza un pequeño paso cada día haciendo alguna de las pequeñas cosas que temes hacer, vive en sorbos la copa de la vida y allí, cuando dejamos atrás nuestros miedos, descubrimos una nueva manera de existir. Busca más tiempo para esparcir tu mente y por ende, ser libre. La verdadera libertad consiste en hacer las cosas que más nos asustan. Atrévete y encontraras la vida, en lugar de perderla.

¿Hay que temer a la muerte, o sólo es una necedad, un comportamiento irracional que no causa más que angustia y disminuye el placer en vida? Prepara una infusión de menta, descalza y sentada en una ventana dedícate unos minutos a pensar si vale la pena ese temor, te ahorrarás penurias y visitas al terapeuta.

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/