MENU

Carrera & Dinero
Categoría

Técnicas para proteger tu dinero

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

Abril 23, 2017

El costo de la vida está alto y siempre son necesarias las estrategias que nos ayuden a proteger nuestro dinero. Ser conciente y planificar en qué gastamos los ingresos que entran a nuestro hogar es una buena manera de garantizar la cobertura de las necesidades básicas, preveer para el futuro y poder costear momentos de disfrute y esparcimiento.

Chequea estas técnicas para proteger tu dinero.

  • Ábrete una cuenta bancaria distinta

La idea es que tengas una especie de alcancía diferente a la que usas para recibir tu sueldo y distribuirlo en los gastos habituales. Aquí irás ahorrando para actividades extras, adquisición de bienes, emergencias o unas vacaciones programadas. Divide tus ingresos para tener mayor control sobre ellos.

  • Cuida tu identidad

Hoy en día todos somos vulnerables a los ataques de hackers o estafadores en línea. Blinda tus cuentas con contraseñas seguras y no las dejes al alcance de cualquiera. Verifica muy bien la confiabilidad de las páginas Web que te piden tus datos para alguna transacción y cambia con frecuencia tus claves.

  • Revisa tus líneas de crédito

Tómate el tiempo de revisar los estados de cuenta de tus tarjetas de crédito para ver es qué estás gastando los recursos y cancelar al día las deudas que tengas en ellas, no olvides que los atrasos afectan tu record crediticio a la hora de solicitar un financiamiento. Además, si dejas correr los intereses por demora de pago, lo más probable es que cuando te des cuenta, hayas duplicado la deuda inicial.

  • No derroches

Evita caer en ofertas engañosas y gastar en productos o servicios que no necesitas. Todos somos presas de la publicidad que se esmera por hacernos creer que nuestra vida cambiará si adquirimos determinada cosa. Hazte conciente de cada gasto que haces para que disfrutes de un fondo para aquello que sí es necesario.

  • Invierte

La mejor manera de proteger tus ingresos fijos es invirtiéndolos, así sea en proyectos de bajo riesgo. Al emprender paralelamente a tu entrada estable, garantizas la cobertura de tus necesidades básicas y disfrutas de los ingresos extras. Si no eres tan osada, intenta con actividades online como Blogs especializados.

  • Vende lo que no usas

Están muy de moda los mercados de segunda mano, aprovecha esa estrategia para salir de las cosas en buen estado que ya no usas y tener dinero para sustituirlas por otras nuevas. De esta manera no tendrás que utilizar tu dinero ahorrado.

Todas estas son recomendaciones para mantener a salvo tu dinero y que no te quedes corto a mitad de mes o que se te presente alguna emergencia que no puedas cubrir. Si estás en la posibilidad de tener un asesor financiero, déjate guiar por sus consejos y ponlos en práctica. La idea es que maximices tus recursos y trabajes no sólo para cubrir tus necesidades sino que también puedas disfrutar del fruto de tu trabajo y premiarte de vez en cuando.

Leer Artículo

Claves para tener una mejor relación con tus colegas

Carrera & Dinero, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

Abril 20, 2017

Debido a que pasamos la mayor parte del tiempo en nuestros lugares de trabajo, la convivencia diaria con los colegas se puede tornar hostil y problemática si no sabemos comunicarnos, manejar las emociones y controlar el estrés laboral. Enfrentamientos directos, conflictos por intereses o competencia exacerbada son sólo algunos de los problemas más comunes en este tema, recordemos que aquí las necesidades individuales tienen que convivir con las colectivas.

Las relaciones de trabajo son tan importantes en nuestra vida como lo son la familiar y la romántica puesto que no sólo llevamos a cabo determinadas tareas para recibir un salario, sino que también formamos parte de un círculo social en donde compartimos, conversamos, nos divertimos y hasta nos entristecemos.

Llevar una buena y sana relación con los colegas es posible siempre y cuando se tenga claro que todos tenemos personalidades diferentes con las que debemos entendernos, así mismo es necesario qué:

  • Descanses

Con descansar nos referimos a que cuando estamos bajos circunstancias estresantes tendemos a molestarnos por tonterías y a contestar o actuar de mala manera con cualquier compañero que se acerque. Para que esto no nos pase, lo ideal es tomar pequeños descansos de 10 minutos en medio de la jornada laboral, con esto se busca despejar la mente, estirarnos, hidratarnos y relajarnos un poco.

  • Comas en otro espacio

Por más ocupada o apurada que estés, procura que la hora de la comida sea sagrada y lejos del espacio de trabajo; nada de comer sobre el escritorio o en la cocina de la oficina. Busca lugares abiertos, con naturaleza o donde puedas caminar un rato, así oxigenas tu cerebro, te distraes de las responsabilidades que te esperan y levantas el ánimo para irte de nuevo a tus labores habituales.

  • Demuestres empatía

Podemos permitirnos tener un trato más cercano y menos formal con nuestros colegas, de hecho es beneficioso para el proceso comunicativo, así que no te inhibas de hacer chistes, compartir anécdotas cotidianas o conocer ( y que te conozcan) un poco más de cerca a las personas con las que compartes a diario. De esta manera estarás fomentando la empatía entre las partes y evitas mayores impactos negativos a la hora de un conflicto laboral.

  • Gestiones tus emociones

La inteligencia emocional es determinante a la hora de relacionarnos socialmente y es por ello que gestionar eficazmente sentimientos como rabia, frustración, tristeza, impaciencia o decepción en el ámbito laboral, nos ayudará a entendernos y tolerar mejor los distintos escenarios que se presentan en una empresa u organización. Saber manejar nuestros sentimientos es crucial para adaptarnos y afrontar los retos.

  • Te enfoques

 Saber cuáles son las metas y objetivos reales de la empresa facilitará el trabajo en equipo. En ocasiones trabajamos en función a lo que nosotros creemos que busca la organización y no en base a los lineamientos que están propuestos y esto por ende, se dificulta el engranaje necesario entre los involucrados. Por ejemplo, en el marketing, quizás se está buscando mejorar la imagen de una marca y no aumentar sus ventas, si tú estás esforzándote por la segunda opción, serás una pieza de tranca para el resto de tus compañeros.

Por otro lado, gestos simples y sencillos de cortesía también aportan un plus a la hora de convivir sanamente con tus colegas, tales como:

1.Ser amable, cortés y educado. Estas cualidades te darán un espacio de respeto y valor entre tus iguales. Nada te cuesta dar los buenos días, las gracias y pedir las cosas por favor.

2.No lleves los problemas de la casa a la oficina. Aprende a dejar cada cosa en su lugar para que tus asuntos personales no interfieran en cómo te diriges a los demás. Nadie tiene la culpa de tus problemas ni merece malos tratos de tu parte por muy mal momento que estés pasando en la intimidad de tu hogar.

3.Separa las relaciones laborales y las personales. Esto te ayudará mucho sobre todo si ocupas un puesto superior al de tu amigo. No quiere decir que no puedas entablar amistades verdaderas en tu entorno laboral, pero ambas partes deben saber manejar los espacios y entender que dentro de la empresa son compañeros.

4.No te enamores en la oficina. Puede pasar, es normal de hecho, pero no lo más indicado debido a que se generan comentarios, incomodidades, rumores y hasta posible tráfico de influencia. Además, no todas las empresas ven con buenos ojos que sus empleados sean pareja, así que arriesgas muchas cosas si decides mantener una relación amorosa en el trabajo.

5.Evita hablar mal de terceros.  Lo mejor siempre será mantener distancia y no opinar negativamente de otros compañeros de trabajo a sus espaldas. De hacerlo,  indiscutiblemente se creará una imagen de ti que no quieres, en cambio, si por el contrario te mantienes al margen de chismes, te convertirás en alguien confiable y referencia de lo bueno y positivo.

No, no es fácil tener una buena relación con todos los compañeros de trabajo. Para lograrlos debemos trabajar varios aspectos de nuestra personalidad y autocontrol, sin embargo, es gratificante poder presumir de un ambiente laboral sano y productivo, es por ello que vale la pena esforzarse para que el equipo funcione de la mejor manera, al final de cuentas, son una especie de familia que a diario comparten un espacio e intereses en común.

Leer Artículo

Fases del estrés y cómo combatirlo

Carrera & Dinero, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

Abril 17, 2017

Debido al actual y acelerado ritmo de vida que estamos llevando, el estrés se ha convertido en una de las principales causas de enfermedades crónicas en la población mundial. Sí, el estrés inclusive puede provocar cáncer en quien lo padece, la cuestión es que estar bajo un constante y permanente estímulo estresor, como el exceso de trabajo por ejemplo, agudiza y prolonga un estado de alerta perjudicial para el organismo.

Específicamente el estrés no tiene una causa única, de hecho pueden existir varios factores a la vez que dependen de la personalidad, expectativas o situaciones de cada persona, pero sí hay elementos externos que lo acentúan, en este caso nos referimos a momentos traumáticos a nivel físico, familiar, económico, académico o laboral y se les llama “estresores”.

Desglosemos las 3 etapas del estrés para reconocerlo y actuar contra él:

1.Alerta

En situaciones de estrés constante y permanente o incluso luego de una situación traumática, podemos darnos cuenta cómo aparecen los llamados ataques de ansiedad o pánico. Estos se evidencian a través de la respiración, el pulso y el ritmo cardiaco acelerado, las pupilas dilatadas y la rápida circulación de la sangre. A nivel cerebral la atención se agudiza y nos ponemos hipersensibles.

¿Qué pasa durante el pánico? En vista de que el cuerpo está recibiendo un estimulo que lo altera física o mentalmente representando una amenaza para su correcto funcionamiento, este busca la manera de “huir” de ella liberando adrenalina a diferentes partes con la intención de provocar una reacción, por ejemplo a los vasos sanguíneos, al corazón, al estómago, a los pulmones, a los ojos y a los músculos, es como cuando estamos en peligro y nos preparamos para correr, la misma sensación. Cabe destacar que esta hormona aumenta los niveles de energía que nos permite escapar rápidamente de los llamados elementos de “estresor”; las causas que nuestro organismo combate casi de manera instantánea.

2.Resistencia

Al estar sometidos a un estrés permanente que no cesa y que le impide al sistema nervioso estabilizarse, comenzamos a sentirnos fatigados todo el tiempo, tenemos problemas de sueño y malestar general. Estos síntomas se van agudizando con el paso del tiempo y evolucionan a patologías mucho más serias que nos ponen irritables, sin poder concentrarnos ni ser productivos, básicamente nos inhabilita.

Lo que pasa es que por el pánico, los recursos y las defensas naturales del cuerpo se agotaron, es decir el organismo está cansado debido al sobreesfuerzo que tuvo que hacer y necesita descansar. Es aquí cuando busca adaptarse, recuperarse y repararse llevando los niveles de adrenalina y cortisol a su estado normal.

3.Agotamiento

Lamentablemente muchas veces dejamos que el estrés sea parte de nuestra cotidianidad, no le prestamos atención o nos acostumbramos a estar constantemente en estado de alerta, sin saber que a la larga el organismo agotará todos los recursos que tiene para defenderse de los estímulos estresores y por consecuencia se debilitará para finalmente enfermarse.

Es justo en esta etapa cuando todos los efectos negativos y perjudiciales del estrés crónico se manifiestan en pleno, por ejemplo, la desmotivación total, los problemas interpersonales por mal humor o irritabilidad, la incapacidad o desequilibrio de las emociones y las enfermedades derivadas de este como hipertensión,  úlceras y debilidad en el sistema inmunológico.

¿Cómo combatirlo?

Sabemos que si el estrés se apodera de nuestro día a día es difícil erradicarlo, sobre todo cuando perdemos el poder de controlar los factores externos que nos lo causan, sin embargo, hay terapia psicológica que nos ayuda mediante herramientas y estrategias para tal fin. La meditación por ejemplo es bastante útil si queremos despejar la mente y liberar un poco de cargas, el ejercicio igual contribuye a generar hormonas de la felicidad y la introspección funge como primer paso en la sanación.

Según la psicología el estrés ocurre porque la persona no cuenta con la fortaleza o capacidad para enfrentar las situaciones que lo generan. Podríamos decir que no domina las demandas ni controla las reacciones a ellas, entonces como no le es posible eliminar el elemento estresor concientemente, el cuerpo busca combatirlo.

Por su parte la ciencia asegura que aunque el entorno social desencadena esta patología, también puede actuar como agente amortiguador y mitigar sus efectos nocivos, claro, en este aspecto deben generarse métodos para ello, como estrategias laborales para un ambiente de trabajo positivo y ameno que motive a los empleados.

Sigue estos consejos para combatir el estrés:

  • Gestiona tu tiempo de manera eficaz para que puedas cumplir con tus tareas y prevenir brotes de estrés. Llega temprano al trabajo, estudia con tiempo de anticipación y aléjate de la ansiedad.
  • Deja el perfeccionismo porque este sólo te generará tensión y angustia y no te dejará disfrutar de tus logros.
  • Practicar yoga también contribuye al equilibrio físico y mental. Por algo se está expandiendo por todo el mundo y cada vez tiene más adeptos.
  • Somos lo que comemos, así que cuida tu alimentación y excluye de tu dieta diaria aquellas comidas estimulantes, diseña un régimen basado en comida sana y llena de vitaminas.

Lo más importante es tomar conciencia de que el estrés es realmente peligroso para el organismo, puede generar enfermedades serias y crónicas por lo que es necesario llevar una vida emocionalmente equilibrada.

Leer Artículo

Tipos de acoso laboral

Carrera & Dinero, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

Abril 13, 2017

El Mobbing o acoso laboral, consiste en aislar a un empleado progresivamente con la intención de infundirle temor, que aumente su productividad o que abandone el puesto de trabajo. Esto afecta notoriamente la autoestima y desempeño del trabajador. Lamentablemente muchas empresas emplean este tipo de técnicas para que la víctima se sienta acorralada y presionada a renunciar.

Psicológicamente hablando el acoso laboral es definido como toda práctica ejercida que atenta contra la estabilidad productiva del individuo bien sea a través del ataque sistemático a su moral, trato vejatorio, descalificador o psíquico.

Aunque sea difícil de identificar y comprobar, existen diferentes tipos de maltrato laboral dependiendo de sus características y que hoy están siendo estudiadas a nivel mundial sobre todo por organizaciones que buscan proteger a la masa trabajadora. Pero básicamente se conocen los siguientes tipos de acoso laboral:

  • Por jerarquía horizontal 

Este tipo de acoso se presenta cuando el empleado es víctima de un compañero que se encuentra en su mismo rango, sin embargo las repercusiones psicológicas son grandes debido a que por lo general, comparten una gran parte de la jornada juntos. Las causas son varias, puede darse por envidia, enemistad, aburrimiento o carácter.

También se le llama perverso ya que el acosado se convierte en presa de un acosador que simplemente tiene problemas de personalidad con rasgos de manipulador y hostigador por lo que suele acosarlo a solas y sin testigos de una manera fría y calculadora. Es bueno consiguiendo que los demás confíen en él y su intención no responde a intereses laborales y no puede corregirse a menos que una de las partes abandone la empresa.

  • Por objetivo

El segundo tipo de acoso laboral es vertical, aquí el acosador se encuentra en un nivel superior que el acosado aunque también pasa al contrario y se le llama ascendiente, cuando un superior es atacado constantemente por uno o varios de sus subordinados.

En el caso descendiente, que es el más común, son los superiores quienes acosan a uno o varios empleados que están a su cargo, por lo general esta técnica es utilizada como medida de presión para que abandone su puesto de trabajo y se subdivide a su vez en:

  1. Estratégico: también es llamado institucional y se emplea como parte de la estrategia de la organización para que el empleado abandone voluntariamente su puesto y que esta a su vez no tenga que pagarle la indemnización por despido indirecto. Generalmente sobrecargan de tareas a la victima o por el contario desmejoran su rendimiento despojándolo prácticamente de todas sus responsabilidades y aislándolo de la dinámica diaria.
  2. Gestión: este es llevado a cabo por la alta jerarquía de la empresa cuando desea maximizar la productividad y utiliza el miedo, la intimidación y las amenazas de despido si no se llega a la meta establecida. De igual manera se usa con el fin de prescindir de un trabajador que no acata normas o que no cumple con las expectativas y aumentar la capacidad de trabajo de los subordinados.
  3. Disciplinario: su única intención es que la persona acosada “entre por el molde” y si no lo hace recibirá un castigo. Por su puesto el terror es la principal herramienta para conseguir tal objetivo y se infunde no solo en la víctima sino como ejemplo para que todo su círculo vea lo que le puede pasar si actúan de tal manera. Por obvias razones el clima laboral se hace pesado y tenso en dónde nadie se atreverá a llevarle la contraria al jefe.

El psicólogo alemán Heynz Leymann, quien se dedicó al estudio del Mobbing como lo conocemos hoy en día y a la conducta en el trabajo, señala que este existe cuando una o varias de las 45 actitudes que él propone, se repiten al menos una vez por semana durante seis meses consecutivos. ¿Cómo lo reconocemos? Básicamente por el estrés que genera una sintomatología física (dolores, malestar general, gastritis etc.) y psíquica (ansiedad, baja autoestima, pánico etc.) ante las constantes exigencias y presencia del o los acosadores que quizás no nos creemos capaces de satisfacer. Por otro lado, el síndrome de “Burn out” o “estar quemado” también es un indicio y aparece cuando el sujeto es sometido a fuertes demandas que acaban con su entusiasmo por el trabajo.

Fases del acoso laboral

Indiferentemente del tipo de acoso laboral por el que esté pasando un trabajador, las fases son las mismas:

  1. Conflicto: es cuando se sospecha del acoso y por ello se comienzan a observar las señales, perfiles o indicios que te ayudan a detectarlo.
  2. Acoso: que básicamente es la etapa en dónde no hay duda y se genera el acoso en todo su esplendor a través del hostigamiento y maltrato constante que se hace insoportable.
  3. Intervención: es cuando la victima decide hacer la denuncia formal para que se tomen los correctivos o se decide prescindir del empleo. No obstante, normalmente el victimario consigue sus objetivos mediante el desgaste sistemático.
  4. Exclusión: representa la parte final del conflicto y una de las partes quedará por fuera, bien sea por que el acosador salga de la empresa (de ser posible) o que el acosado no soporte la presión y renuncie.

El acoso laboral, por desgracia, es muy usado en las organizaciones sin importar las consecuencias que este tiene sobre la psiquis de quien lo padece. Estos constantes ataques sufridos en el puesto de trabajo conllevan a una serie de problemas psicológicos como depresión, ansiedad, ataques de pánico y estrés crónicos entre muchos otros, además de perjudicar la reputación de la víctima que mientras más se resiste al Mobbing, más acosado será. Si estás pasando por una situación como esta, medita qué hacer ante el dilema y toma una decisión en base a cuidar tu salud física y mental.

Leer Artículo

Consejos para aprender a negociar

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

Abril 6, 2017

A la hora de emprender y para gestionar una negociación, no sólo basta con tener los conocimientos básicos sobre el producto o servicio que ofrecemos, también son necesarias diversas técnicas de persuasión si queremos cerrar el trato. Todo empresario exitoso sabe que en ocasiones hay que manejar con sutileza las herramientas de promoción, el lenguaje, la inteligencia emocional y la comunicación asertiva para conseguir que todas las partes salgan satisfechas.

Saber negociar repercute positivamente en tu desempeño como vendedor o emprendedor ya que gracias a esta cualidad, tu productividad será ese punto extra que te diferencie de los demás. Pero para pulir el don, es necesario ejecutar los planes de venta con técnica y sabiduría,  aquí te damos unos tips:

  • Escuchar

Saber escuchar es tan o incluso más importante que saber hablar, sobre todo si estás en un proceso de negociación. ¿Por qué? Porque al escuchar, prestamos atención a las señales que el emisor está enviando a través del lenguaje verbal. Sabrás qué es lo que quiere más allá de las palabras que expresa y esas son herramientas a tu favor para que des el paso y cierres el trato.

Es importante saber que escuchar no es lo mismo que oír. Puedes estar oyendo una canción a lo lejos que suena como hilo musical, pero no tienes la atención puesta en cada nota o frase, en cambio si estás escuchando concientemente, con empatía y tu capacidad cognitiva, entenderás mejor el mensaje.

  • Expresarse

 La comunicación asertiva se refiere a que tú como negociador sepas expresar tu opinión, ofrecer y hablar con las palabras correctas que no invadan o irrespeten el punto de vista de la otra persona que, en este caso, quieres persuadir. Ser cordial, atenta, coherente y tolerante debe ser tu característica durante la conversación.

Demuestra seguridad sobre tu producto o servicio tanto con el lenguaje verbal como con el corporal. Maneja tus emociones y mantén la cordura aún y cuando las cosas no vayan como esperas.

  • Confiar

El ingrediente esencial para una buena negociación es la confianza en sí mismo. Si no confías en tus capacidades y en lo que ofertas, no podrás, de ninguna manera, cerrar el negocio. Muéstrate serena y capaz, muéstrate como eres pero sin arrogancia.

Si estás insegura actuarás a la defensiva y como lo que buscas es convencer a la otra persona, actúa con decisión y cree en cada cosa que le dices.

  • Ser positiva

El lenguaje positivo y optimista se contagia y refresca, úsalo y ten siempre esa actitud al momento de negociar. Sé abierta aunque haya tensión en el ambiente (que será normal) y no dejes que los nervios o la desesperanza te ganen.

Si de verdad notas mucho estrés durante el diálogo, respira, toma unos segundos para despejar la mente y recapitular. No te dejes ver negativa por nada del mundo, más bien sonríe, exprésate con palabras alegres y confortables. Sal con una pequeña broma si es necesario.

  • Aceptar

Seamos realistas, no todos los negocios se cierran ni todas las ventas se hacen. Esa es una posibilidad que debes tener clara desde un principio para evitar frustración y desespero. Puede que estés armada con las mejores estrategias pero a veces pasa, no cierras el trato.

Aprende a ceder ante las necesidades del cliente potencial, intenta llegar a un punto medio en donde ambas partes salgan ganando. No todo puede salir exactamente como lo planeaste.

  • Buscar el equilibrio

Que tengas la madurez de aceptar que en ocasiones debes ceder terreno en la negociación, no quiere decir que serás conformista. No te pares de la mesa sin obtener algún saldo positivo porque si te vas con las manos vacías le dirás al cliente que no confías 100% en lo que ofreces.

Está permitido modificar algunos criterios o aspectos de la negociación pero jamás darse por vencida. Hazle ver que tu oferta vale la pena.

  • Investigar

Buscar en Internet información sobre los valores culturales, costumbres, círculo de amistades e información general sobre la persona con la que intentas cerrar el trato, es una buena herramienta para que puedas persuadirla.

Consigue y memoriza datos que te ayuden a empatizar con el cliente y ve integrándolos en la conversación de manera sutil. Seguramente él se sentirá cómodo contigo y se abrirá más.

Es importante que cierres la negociación, para bien o para mal. Luego que la junta termine, elabora una lista de conclusiones que usarás para tu próxima oportunidad; porque basándote en ella, sabrás qué errores debes mejorar y cuáles aciertos debes repetir en próximas ocasiones.

Negociar es todo un arte debido a que los seres humanos somos emocionales y en una situación como esta, se necesita tener la cabeza fría para desplegar todas las técnicas y trucos de ventas que hemos aprendido. Para ello es fundamental controlar los impulsos y las reacciones sobre todo si no estamos alcanzando el objetivo. Como en todo, luego de la práctica y los fracasos se aprende a dominar las negociaciones y catapultar nuestros niveles de productividad.

Leer Artículo

Así mejoras la memoria para ser más eficiente en el trabajo

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

Marzo 30, 2017

La muchas ocupaciones diarias a las que nos exponemos en nuestra oficina como sistematizar datos, responder llamadas, contestar emails, redactar listas y atender clientes, nos convierte en trabajadores multitareas. Sin embargo para poder realizar eficientemente cada una de las asignaciones, debemos potenciar nuestra eficiencia y retentiva, es decir, mejorar la memoria.

Realizar diversas actividades y cumplir con distintas encomiendas a la vez, nos puede generar mucho estrés y afectar nuestro desempeño laboral debido a que el cerebro está diseñado para centrar su atención en una tarea específica. Cuando cambiamos rápidamente de actividad, la mente utiliza menos recursos en ella y corres el riesgo de realizarla mal. Al final de la jornada estarás exhausta y probablemente insatisfecha.

Comencemos con trucos básicos que motivarán tu funcionamiento y productividad cerebral:

1.Calma tu mente

Trata de comenzar el día con alguna actividad que relaje tu mente. Quiźas hacer ejercicios, meditar, escuchar música o irte caminando a la oficina genera una especie de “calentamiento” de tu cerebro. Lo que se busca es despejarse y prepararte para la rutina laboral.

2.Identifica lo que te distrae

Para ser más productiva necesitamos identificar qué es lo que nos distrae. Si el elemento distractor es la tecnología, apaga tus dispositivos y evita revisar tus redes sociales, si son los compañeros de trabajo, enciérrate o ponte audífonos.

3.Focaliza tu energía

Cuando algún compañero te interrumpe en una tarea, recibes una llamada de casa o algún mensaje de un amigo, tu cerebro se distrae. Para que esto no suceda, dispón de un tiempo de “No molestar” y centra tu atención en lo que necesitas hacer y no en factores externos. Focaliza tu energía y cuando estés listo, pasa a la siguiente tarea o atiende otros asuntos.

4.Descansa

Sí, descansar para trabajar, pero un descanso mental en este caso. Lo que se busca con estas pequeñas pausas programadas en medio de la rutina, es oxigenar el cerebro y refrescarlo. Date un brake cada hora y estírate en tu escritorio, cierra los ojos y haz algún ejercicio de relajación, cada quien tiene sus métodos para bajarle a la presión.

5.Aliméntate

Está demostrado que la alimentación influye muchísimo en los niveles de productividad y para ello incluso hay alimentos que ayudan a tu cerebro a procesar más información. Sabiendo esto, procura incluir en tu dieta diaria nutrientes como proteínas, vegetales verdes, grasas saludables y omega 3.

 “​Permanecer sentado por largos períodos de tiempo reduce el flujo de sangre al cerebro. Cada vez que te sientas cansada mentalmente, trata de tomar un descanso: levántate para estirarte y muévete durante 10 o 15 minutos.”

Ahora bien, como la memoria nos permite retener mayor cantidad de imágenes, datos e ideas para retomarlas cuando las necesitamos, tenemos que ejercitarla y así evitar que con el tiempo y estrés tienda a desgastarse o fallar. En el ámbito laboral esto podría afectarnos negativamente.

Pasa que se nos olvidan las cosas porque realmente no las interiorizamos ni codificamos, es decir, no las grabamos bien, la buena noticia es que tenemos la capacidad de evitarlo. En este caso tenemos qué:

  • Prestar un extra de atención a lo que nos interesa y será útil.
  • Utilizar la asociación para recordar nombres, cifras o datos. Por ejemplo, vincular el nombre de una persona con un lugar u objeto, visualizarlo mentalmente y repetirlo en voz alta un par de veces.
  • Agrupar y clasificar la información a penas llegue a nuestras manos. Lo ideal es tener todo separado pero ordenado para cuando se necesite. Los datos numéricos en un lado y los humanos en otros.
  • Crea un espacio dedicado única y exclusivamente para trabajar ya que, sobre todo en los trabajos a distancia, se improvisan áreas en las que hay mucho tránsito de personas o mucho ruido.
  • Elige una figura de tu entorno y fija tu mirada por 1 o 2 minutos. Esto se llama técnica del objeto y consiste en centrar tu atención en su forma, textura, colores, etc. Notarás como tu mente se despeja y por ende se relaja.
  • Cierra tus ojos y respira suavemente. Fíjate cómo entra y sale el aire de tus pulmones, imagínalo. Esto es ideal para cuando estés desconcentrada.

Para rendir en nuestro trabajo la memoria juega un papel determinante y en ello la concentración es fundamental. Es necesario armarse de herramientas y técnicas para cultivar la retentiva y mantener sano nuestro cerebro que al igual que un músculo, debe ser trabajado.

Leer Artículo

Consejos para tu entrevista de trabajo

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

Marzo 23, 2017

Cuando estamos interesadas en una oferta laboral y se nos presenta la tan anhelada entrevista de trabajo, no podemos dejar que la emoción o ilusión afecte negativamente nuestra imagen ante el empleador. Es por ello que hay ciertos trucos o reglas que todo aspirante debe seguir si quiere salir con éxito de la cita.

Causar una buena impresión dependerá de factores como la actitud, lenguaje verbal y corporal, vestimenta y datos que aportes durante la selección. Este es el momento de contacto directo con tus posibles jefes o compañeros de trabajo, por lo que es importante cuidar cada aspecto y aprovechar la oportunidad de destacarte entre los demás.

 Siguiendo los siguientes consejos saldrás muy bien parada de tu entrevista:

  • Que no se te haga tarde

Si se te hizo tarde para la entrevista mejor no vayas. La puntualidad es súper importante si queremos dar una impresión de responsabilidad y respeto por la empresa y la oportunidad laboral que se nos abre en ella.

Planifica todo el día anterior para que estés, si es posible, unos 10 minutos antes de lo acordado ¡No exageres! O te verás ansiosa y tendrás que esperar, eso puede ser incómodo tanto para ti como para el empleador.

  • Cuida tu apariencia

La primera impresión si es bien importante así que no se te ocurra llegar desalineada o despeinada a tu entrevista. En cuanto al estilo que elijas, este varía de acuerdo a la actividad que desempeñe la organización, normalmente formal y ejecutiva es lo indicado pero si optas por un puesto de creativo, por ejemplo, en una agencia de publicidad, este vestuario puede ser contraproducente y desencajarás.

Para ese día evita los colores cálidos y vete más hacia los neutros. El azul, negro o gris plomo no dejan mal a nadie. Péinate bien y no uses taaanto maquillaje.

  • Lleva tu resumen curricular

Hoy en día muchas organizaciones prefieren recibir el resumen curricular en digital vía Internet, forma parte de la nueva dinámica profesional usando la tecnología. Sin embargo, cuando se tiene un portafolio de trabajos que mostrar, por ejemplo los creativos o artísticos, lo mejor es llevarlo impreso y compartir la explicación en físico con los entrevistadores.

Procura elegir bien qué mostrarás filtrando aquello que realmente le puede interesar a la empresa.

  • Mantén la mirada atenta

Una manera de mostrar interés y confianza en lo que se está hablando y en el posible puesto es mantener la mirada fija en la conversación. Probablemente por los nervios uno tiende a evitar el contacto visual, mirar hacia la ventana, nuestras manos o algún objeto fijo. ¡Hay que relajarse!

Piensa que si ese es el trabajo indicado para ti, se va a notar durante la entrevista, todo fluirá y habrá Feeling entre las partes. Si no es así, te servirá de experiencia para practicar cómo actuar durante una situación como esta. Si estás segura de tus cualidades y aptitudes no debes temer.

  • Nada de mentiras

Por amor a Dios, no mientas en la entrevista porque todo tarde o temprano se sabe. Imagínate que mintiendo sobre tu experiencia laboral o conocimientos obtengas el puesto y posteriormente la verdad salga a la luz, seguro quedarás MUY mal ante la organización profesional y moralmente. Recuerda que entre empresas se comunican así que el rumor se correrá en el gremio.

Lo mejor es ser honesto en cuanto a nuestras capacidades y no intentar “encajar” adjudicándonos destrezas que no poseemos.

  • No hables mal de nadie

Las razones por las que saliste de tu último trabajo será una de las preguntas que obligatoriamente te harán. No se te ocurra hablar mal de tus antiguos jefes, tu imagen se irá al sótano en el acto. Siempre lo mejor es evitar los detalles y alegar que fueron motivos personales los que te llevaron a dejar ese puesto.

Claro, esto aplica si los términos en los que terminó la relación laboral no fueron muy buenos, pero si por el contrario la relación finalizó bien, puedes destacar los valores que aprendiste en esa empresa.

  • Pregunta

Deja el tema del salario para el final pero cuando ese momento llegue, hazlo sin vacilación y con normalidad. No manifiestes de buenas a primeras que eso te importa, céntrate en la motivación profesional que tienes de trabajar en esa empresa y deja las finanzas a un lado. Primero entren en calor, demuestra lo que eres y por último conversa sobre tu pago.

Lo que si debes abordar durante la entrevista es el horario de trabajo, las oportunidades de crecimiento, las responsabilidades asignadas, fechas de entrada y beneficios como trabajador entre otros.

Además de todos estos consejos que te hemos dado, asume una actitud positiva, una postura erguida y un lenguaje apropiado a la hora de conversar con un reclutador. Busca generar empatía, conversen de otros temas además de los laborales, sonríe, muévete tus manos y visualiza en el ambiente (si es oficina mejor) qué elementos de conexión contigo puede haber. Lo más importante de todo es que seas tú misma, que la entrevista refleje tu espíritu y lo que eres, de ahí en adelante confía en tus cualidades y espera esa llamada para comenzar a trabajar. ¡Suerte!

Leer Artículo

Datos a la hora de realizar un evento para tu empresa

Carrera & Dinero, Eventos, Lifestyle, SE TRENDY

Marzo 16, 2017

Cuando planificamos un evento corporativo debemos saber que si bien el presupuesto es importante para poder ostentar de una excelente locación, un delicioso catering y el mejor ambiente, este no determina el éxito del mismo. Tenemos que enfocarnos en la calidad de contenido que transmitiremos y garantizar que el mensaje llegue a los asistentes.

Igualmente, si vamos a realizar bien sea un congreso, taller, foro, reunión o cualquier actividad que incluya clientes, socios o personal de la empresa, debemos dividirnos por equipos que básicamente atenderán los asuntos de dos ejes fundamentales: logístico y comunicacional. El primero se encargará de cubrir todas las necesidades de ubicación, seguridad, duración, requerimientos, higiene, alimentación e hidratación. El segundo de emitir y sistematizar toda la información interna y externa, analizar los datos y definir los objetivos.

Vamos por pasos, lo primero que se tiene que hacer al planificar el evento es lo siguiente:

  1. Elegir una temática
  2. Fijar el presupuesto
  3. Definir fecha y duración
  4. Desglosar invitados y asistentes
  5. Cotizar y buscar proveedores

Para que todo salga como a pedir de boca, toma en cuenta los siguientes datos a la hora de realizar un evento para tu empresa:

  • Cuál es el objetivo

Este es el primer punto en la organización del evento, saber qué se quiere lograr realizándolo y en base a esto, saber qué tipo se adecua más al objetivo, es decir, si la meta es motivacional, las actividades en locaciones al aire libre le van mejor, entonces el equipo de producción y logística se basa en ello para planificar sitio, comidas y sonidos entre otros. Igualmente el departamento de marketing diseña la campaña ideal.

  • Conocer el público

Es necesario que el equipo que organizará el evento corporativo tenga muy claro quienes serán los asistentes, en este punto los departamentos de Relaciones Públicas y Recursos Humanos pueden ayudar. La idea es generar un ambiente atractivo visual y de contenido adaptándose a las características del público. No es lo mismo una conferencia para médicos experimentados que para un grupo de Millenials. Se busca mantener interesado, entretenido y atento a los agasajados.

  • Comunicación entre las áreas de trabajo

Todas las áreas que forman parte de la organización del evento necesariamente deben estar comunicadas entre si. Logística, contenido, publicidad, producción etc. Pueden conformar una especie de consejo de planificación en el que estén al tanto del avance de la jornada y además aporten nuevas ideas. De esta manera se evitan los imprevistos e improvisación ya que cada pieza tiene que ver y afecta con las otras.

  • Uso de la tecnología

Vivimos en un mundo en donde el avance tecnológico nos ayuda en cada aspecto de nuestra vida, incluyendo el profesional. Es primordial incluir la tecnología en la planificación, desarrollo y desenlace del evento corporativo, bien sea través de herramientas para las ponencias o mediante aplicaciones creadas con el fin de recolectar datos de los asistentes, compartir material relevante, fotos, videos etc. Para las empresas de menores recursos, las redes sociales pueden ser bastante útiles, lo importante es mostrar que la organización está preparada para el futuro. La innovación hará más atractiva la velada.

  • Socialización

Sobre todo en los grandes eventos, pasa que los participantes no se conocen entre sí y la empresa anfitriona debe buscar la manera de romper el hielo organizando actividades de esparcimiento previas para que socialicen e interactúen. Es por ello que en ocasiones, vemos como los congresos se realizan en hoteles para que días antes, los ponentes y participantes tengan la posibilidad de compartir en áreas de recreación. La opción para actividades a menor escala, es invitar a un desayuno, brunch o comida antes de entrar en materia.

 Lo que no debes hacer a la hora de realizar tu evento

  • Improvisar. Siempre habrá algo que no te saldrá como lo esperas y corres el riesgo de echar a perder todo el trabajo.
  • Ser tacaña. Está bien que tengas voluntarios y personas que desinteresadamente quieran ayudarte, pero tampoco puedes depender de ellas, es por eso que TIENES que contratar personal especializado y rodearte de los que saben. Eso debe ir incluido en el presupuesto.
  • Usar demasiado papel. Hoy en día casi todo se maneja en digital, si imprimes demasiado material en hojas, lo más probable es que estas terminen en la papelera. A la gente le da flojera y prefieren que les envíes todo a sus correos electrónicos.
  • Cobrar. Los asistentes verán con muy mal ojo que se les cobre adicional por la comida, bebidas, parking o Internet Wifi que consumen en el evento. Todo eso debe estar presupuestado e incluido en el costo inicial (si es un evento pago).
  • No tener opciones. Debes saber las necesidades del público y tener opciones. Por ejemplo, comida variada por si van vegetarianos, celiacos, abstemios etc.

Al organizar un evento, la empresa está asumiendo un gran reto y varios riesgos. Sin embargo, siendo previsivos y profesionales seguramente todo saldrá bien. Lo importante es saber que esta es una oportunidad para crecer como organización, ganar reconocimiento, posicionarse y transmitir un mensaje corporativo debido a la cantidad de personas que reunirá en un mismo sitio. Hay que aprovechar y destacarse.

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/