MENU

Carrera & Dinero
Categoría

Cómo conseguir y retener el talento en tu empresa

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

Mayo 25, 2017

Uno de los grandes retos que afronta un líder es cómo detectar y retener el talento necesario para lograr los objetivos que se han planteado en la compañía. Este trabajo suele delegarse a Recursos Humanos y si le preguntamos a cualquier encargado del área qué tan capaz es haciéndolo, seguramente responderá que está capacitado para ello, pero si profundizamos un poco sobre la técnica que usa, nos percataremos que de entrada suele limitarse a pruebas y cuestionarios rígidos. Lamentablemente este es uno de los problemas más comunes hoy día dentro de las organizaciones: reclutadores que se dejan llevar por el “feeling” en la selección de personal y no por las cualidades de cada entrevistado.

Los negocios exitosos se construyen sabiendo la importancia de la detección oportuna y retención de personal calificado y talentoso para desempeñarse en cada área. Los grandes emprendedores saben que el capital humano es el corazón de su empresa y por ello se esmeran en mantener identificados y satisfechos a los trabajadores que puedan crecer dentro de la organización aportando conocimiento valioso para que esta sea y se mantenga productiva

Es necesario que la corporación maneje un plan de desarrollo organizacional en donde la capacitación del equipo de trabajo sea constante en aras de explotar su potencialidad, conocimientos y habilidades. Esto es la garantía del cumplimiento y alcance de metas u objetivos planteados.

Conocer al personal

Debido a que cambiar de personal con frecuencia representa un gran costo económico para la empresa, la mejor estrategia es conocer a profundidad el personal que ya se tiene y sacar lo mejor de cada uno de sus miembros. Una compañía que sabe cuáles son los beneficios de seleccionar a sus trabajadores y mantenerlos motivados, es aquella se esfuerza por descubrir no al empleado que conoce a la perfección todas las áreas, sino al que es útil en una en específico.

Detectar el talento

Del latín “Talentum”, podríamos definir que “Talento” es la aptitud y potencialidades para desenvolverse inteligentemente en determinada ocupación. Para detectar al personal competente dentro de la empresa, primero debemos saber cuál es el concepto de competencia y esta está ligada directamente al conocimiento, actitud y aptitud de un individuo. ¿Cómo hacerlo? Básicamente es necesario conocer la misión, visión y necesidades de la organización para seleccionar a sus miembros.

Recursos Humanos debe conocer las competencias de cada puesto para tener claro lo que se espera obtener de cada uno de los trabajadores. Así mismo debe reconocer el talento integral, que no es más que saber si además de conocimientos técnicos, se necesitan otros rasgos de personalidad en determinado rol, como por ejemplo, empatía, liderazgo o capacidad para trabajar bajo presión.

Ya lo hemos ubicado, ahora ¿Cómo retenerlo?

  • Demuéstrale que su trabajo es valorado, no sólo con palabras, también con incentivos económicos. Se debe saber cuándo compensar el esfuerzo y valor agregado de ese miembro del equipo que da todo por el todo. Combinar reconocimiento con remuneración es la fórmula perfecta para mantener en niveles aceptables la motivación y satisfacción.
  • Crea un clima que estimule el ambiente laboral sano ya que esto es determinante al momento en que un empleado talentoso piense renunciar. Al talento le cuesta irse cuando se siente valorado y cómodo dentro de una organización, por más ganancias extras que le ofrezcan.
  • Permite que el equipo se sienta como parte de los logros, tanto a nivel organizacional como individual.
  • Es preponderante que exista cabida para el crecimiento laboral y subir escalas en la pirámide organizacional. Los trabajadores deben tener claro que obtendrán promociones acorde a su nivel de responsabilidad. Una de las mayores causas de deserción es el estancamiento laboral.
  • La capacitación constante del talento es primordial, debes incentivarlo a explotar sus cualidades enfrentándolo a nuevos retos que impliquen nuevos conocimientos y por consecuencia crecimiento. Los empleados que deciden mantenerse y crecer dentro de una empresa ameritan y necesitan estar en continuo aprendizaje.
  • Mantener frescos y amplios canales de comunicación, de manera tal que existan líneas directas para el intercambio de ideas, opiniones y consideraciones bidireccionales; esto hará que considere su lugar de pertenencia colaborando activamente en el logro de objetivos trazados.

Puede resultar complicado encontrar profesionales con la preparación, destrezas y fogueo de sus habilidades, que además posean la suficiente motivación para afrontar los retos de tu empresa. Cuando ubicas ese talento que sabes que  impulsará el desarrollo planificado de tu negocio, procura retenerlo para garantizar el éxito de tu organización, valorarlo es la palabra clave en ello.

Leer Artículo

Te decimos cómo manejar las emociones en el trabajo

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE CULTA, SE TÚ

Mayo 22, 2017

No hace muchos años atrás, hablar de las emociones en el trabajo era condenarse al fracaso profesional debido a que se veía al trabajador como una máquina de hacer tareas cuya única responsabilidad era producir para la empresa. Afortunadamente los tiempos han cambiado y hoy en día sabemos y reconocemos la importancia de gestionar correcta y efectivamente los sentimientos en cualquier ámbito, a esto le llamamos inteligencia emocional.

Tener la libertad de expresarse, comunicar los distintos sentimientos que se experimentan en la convivencia diaria y manejar los picos emocionales ante las diferentes circunstancias o problemas, sin importar el rol que se ejerce dentro de una organización, forma parte del buen desenvolvimiento como empleado o emprendedor, que además ayuda a engranar y fortalecer el equipo de trabajo, he ahí su importancia.

Es normal que en los miembros de una empresa aparezcan explosiones de ira, frustración, fracaso o culpa y nos es único o exclusivo de la clase trabajadora, también le pasa a la alta cúpula gerencial de menor a mayor escala y es por eso que ahora los departamentos de Recursos Humanos, buscan gerentes capaces de inspirar, guiar al personal a su cargo y ayudarlos a canalizar sus emociones aunque exista alta competencia, tiempos de producción establecidos o metas determinadas bajo presión.

El arte de la gestión emocional

  • Gestión de quejas: Este es quizás el mayor reto que se le puede presentar a un gerente, saber gestionar las quejas y utilizarlas como trampolín al éxito, transformándolas en una oportunidad de crecimiento. Se trata de ser firme en las decisiones pero tomando las críticas constructivas de los subordinados o iguales, siempre teniendo cuidado en cada una de las palabras o gestos usados al dirigirse a terceros. El truco está en dejar pasar el momento emocional (ira, rabia, predisposición) para poder racionalizar y analizar el contexto.
  • Gestión de críticas: por consecuencia de la anterior, surge también la gestión de las críticas, que no es más que saber discernir entre la acotación sana, con propósito y la queja sin sentido o con mala intención. En todas las empresas existe personal tóxico que debe ser corregido o expulsado del ambiente. De no saber manejar las diatribas, puede surgir la frustración o imposibilidad de realizar determinadas tareas, como el manejo de personal, por ejemplo. Un ejercicio práctico es pedir 3 alternativas por cada queja que te presenten.
  • Gestión de ego: todos a diario y más en el ámbito laboral, tenemos que lidiar con nuestro ego y con el de nuestros compañeros. De igual manera debemos manejar las rivalidades, soberbia y arrogancia que nacen en el lugar de trabajo. Lo ideal es que el líder se convierta en una especie de mediador entre las partes para que logren limar asperezas, encontrar un punto medio entre sus posiciones y sanar la relación laboral.
  • Gestión de cambio: nada es estático, todo se transforma constantemente, eso es algo que las empresas deben tener claro y preparar a la jerarquía para los procesos de cambio, ya que muchas personas no se sienten a gusto ante lo nuevo. Cuando se van a realizar modificaciones de cualquier tipo en la dinámica laboral, es importante y necesario que se le comunique con anterioridad a los miembros del equipo para evitar que se corran rumores falsos o alarmistas. Además, de esta manera se todos se sentirán involucrados y tomados en cuenta dentro de la organización, lo que fomenta el sentido de pertenencia.
  • Gestión de responsabilidades: cuando la apatía o el desánimo aparece en los trabajadores, una guía que los motive, inspire y recuerde cuáles son sus responsabilidades, es necesaria para que la empresa no se vaya a pique. Hoy en día se estilan las reuniones grupales en dónde se promueva el diálogo o la tutoría de coach motivacionales. Lo que sí es cierto es que las felicitaciones se dan en público y los regaños en privado, así se transforma la carga emocional negativa en positiva.

Manejar las emociones dentro del trabajo no es fácil, hay que tener mucho tacto y sensibilidad, además de una buena comunicación y empatía para poder gestionar los sentimientos de cada uno de los compañeros. Viéndolo desde el punto de vista de un líder, este tiene la responsabilidad de mantener al equipo sólido, engranado y satisfecho para que la empresa sea productiva y existe un ambiente laboral agradable.

Leer Artículo

44

Lo que toda emprendedora debe evitar

Carrera & Dinero, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

Mayo 18, 2017

Todas las emprendedoras priorizan puntos clave que terminan siendo el pilar de triunfo de su organización, siendo sus negocios lo primero que piensan al despertar y lo último al dormir, estudian las perspectivas y problemas que diariamente afronta su creación, buscando la mejor solución a los retos de futuro y calculando el camino antes de llegar allí. Cada una de estas coincide en que tener una estrategia es necesario para no detener el crecimiento de su marca.

.

Es un hecho comprobado que siendo novato empresarial o ingenuo emprendedor, se está expuesto al implacable y frío mundo de la competencia empresarial, al llegar a ese punto comprendes que no basta tener creatividad y motivación para lograr el éxito; siempre estarás ocupado y llegarás a cometer errores, muchos obvios y sencillos de solucionar, otros pueden costar perderlo todo. Para que el camino al éxito se te haga un poco más corto, hemos copilado un conjunto de claves que toda emprendedora debe evitar:

  • No capacitarse:

Antes de iniciar cualquier negocio es necesario empaparse a fondo en el tema, estudiarlo hasta conocer como la palma de tu mano el ámbito en que está involucrado, así dominarás el conocimiento para planificar un plan de acción en función a tu idea. No improvises, prevé antes de emprender.

  • No querer delegar

Como dueña de tu negocio es inevitable sentirte “todopoderosa”. Puede que seas omnipotente pero la realidad es que no serás omnipresente y no puedes salir adelante sin un equipo de trabajo. Delega actividades y el trabajo será más óptimo; eso te permitirá mayores logros gracias a la suma de ideas y esfuerzos.

  • No aceptar críticas

La comunicación es un movimiento de ida y vuelta y para el buen funcionamiento de una compañía es imprescindible que los directivos sean permeables a las críticas constructivas. No es síntoma de debilidad, sino de humildad y grandeza. No hay nada más valioso que una crítica que permita un cambio a tiempo para mejorar el proyecto.

  • Poco efectivo disponible

El tema más relevante para los emprendedores es el dinero, por lo que los expertos recomiendan a los nuevos empresarios tener aproximadamente tres veces la cantidad de dinero que piensan que requieren para iniciar un negocio. Esto les permitirá protegerse ante cualquier eventualidad.

  • Pensar en “pequeño”

El emprendedor probablemente va a competir contra compañías más grandes y con más recursos. La idea no es mostrar esta realidad, más bien demostrarles a los clientes potenciales las bondades de estar en crecimiento, concentrándonos en las ventajas del negocio, como su mayor experiencia o velocidad de ejecución. Recuerda, tu empresa no es pequeña, es personalizada.

  • Diseñar un producto para ti y no para los clientes

No basta solamente con sentirse orgullosa del producto que ofreces, es fundamental ubicarte del lado de los consumidores y preguntarte cuáles son sus reales necesidades e intereses. Estudiar a la competencia que ya tiene tiempo establecida y tomar sus fortalezas, será de ayuda para adecuarte al mercado y mejorar tu producto.

  • No buscar sociedad ó crear un club con muchas socias

Muchas veces es mejor tener el 20% de algo bueno que el 80% de algo malo e improductivo. Busca reunirte con otras personas que compartan tu misma visión y dispongan de recursos físicos y financieros, estas no necesariamente deben pertenecer a tu círculo más cercano, intenta buscar socios en otros espacios para que tengan ideas nuevas que aportar y te sumen otro punto de vista. Los especialistas dicen que una empresa debe tener máximo 3 fundadores.

  • Pensar hacerte rica en corto tiempo

Emprender no es un juego que a todos funciona, entre muchas razones está el pensar que obtendrás sustanciosas ganancias de inmediato. Deberás trabajar duramente y durante muchos años afrontando distintos retos antes de que veas excedentes. Por ello, es importante tener interés en el mercado y pasión por entender sus problemas y resolverlos con una dedicación mucho mayor que la competencia. Es una carrera de larga distancia que, con dedicación tendrá resultados gratificantes a nivel personal y financiero.

  • Perder el foco

Todo negocio debe tener una visión sobre lo que será cuando crezca. Mientras más enfocada la visión, más grandes son las posibilidades de que se cumplan los objetivos planteados.

Cuidado, con esto no queremos decir que no te puedas equivocar en tu nueva etapa de emprendedora. De hecho las equivocaciones que cometas te van a ir dotando de enseñanzas y de experiencia. Pero has lo posible para incorporar estas lecciones y así reducir al mínimo el margen de error para que atravieses los primeros meses de tu emprendimiento de la mejor manera posible.

Leer Artículo

Consigue trabajo en un 2×3

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

Mayo 11, 2017

Trabajar en lo que nos gusta y sentirnos útiles, forma parte de la salud emocional que todos debemos procurar tener. Estar durante un largo periodo de tiempo sin empleo puede generarnos no solo problemas económicos, sino también psicológicos debido a que a nadie le gusta sentirse improductivo y limitado, de hecho el desempleo puede ser tan frustrante como realizar tareas sólo por el dinero a cambio.

Indistintamente de que hayas salido de un puesto laboral voluntariamente o que te hayan despedido, no debe pasar mucho tiempo para que salgas al ruedo y busques esa motivación moral que solo da estar activo y productivo. Quizás en los primeros intentos no encuentres lo que buscas, pero con perseverancia y estando focalizada, seguro darás con eso que te apasiona y que además te será  rentable.

Para que consigas trabajo en un 2×3 te recomendamos seguir estos pasos:

  • Analízate, identifícate y desglosa tus fortalezas tanto como tus debilidades

Preguntarnos a nosotros mismos quiénes somos y qué queremos, parece fácil pero no lo es. Necesariamente debes sentarte y analizar cada una de tus fortalezas y debilidades, seguramente esa será una de las preguntas que te harán en un futura entrevista de trabajo, así que mejor prepárate para contestar asertivamente.

De igual manera estos son datos que te ayudarán a diseñar tu curriculum, que a su vez es el primer acercamiento que las empresas tendrán contigo, por ahí decidirán si te dan o no la oportunidad de postularte.

  • Lúcete con un buen curriculum

Toda la información que acumulaste en el proceso anterior, la vas a sintetizar en una buena hoja de vida. Según los expertos, las organizaciones que reclutan personal tardan 6 segundos en decidir si eres o no, apto para el puesto para el que se te está evaluando, es por ello que tu curriculum debe ser breve, conciso y preciso.

Debes mostrarle a la empresa que estás capacitado para resolver sus problemas y satisfacer sus necesidades. No olvides incluir en tu CV la formación académica que posees, destacando las cualidades que le interesen al contratante, así mismo recalca tu experiencia laboral en términos operativos como gestión de conflictos, trabajo en equipo y bajo presión e incluye certificaciones y conocimientos técnicos.

  • Aprovecha las redes sociales

Sacarle provecho al mundo digital es una buena técnica para conseguir trabajo puesto que a través de las redes sociales, se nos abre un abanico de oportunidades para conocer gente y ofrecer nuestros servicios, no solo Facebook sino sitios especializados como Linkedin. En este aspecto hay que preocuparse por diseñar nuestro perfil de manera que muestre una imagen profesional ya que eso es lo que queremos.

No olvidemos que en los portales tradicionales para conseguir empleo, los candidatos se mantienen pasivos esperando una llamada, en cambio con el uso de las redes sociales, su posición es más activa y hasta en contacto directo con la empresa dándote a conocer.

  • Elabora una lista

Para ahorrar tiempo y esfuerzo, elabora una lista con las empresas en donde te gustaría trabajar. Averigua información acerca de estas, pregunta si su gerencia está buscando personal, también investiga sobre sus necesidades porque a veces pasa que contratan a quién les ofrece algo que ni siquiera ellos sabían que necesitaban, sólo por recibir su oferta.

Si tienes algún conocido dentro de las organizaciones a las cuales te gustaría pertenecer, pídele que te de una ayudadita con datos de tu interés. Tocar la puerta no es entrar.

  • Trabaja en tu marca personal

La marca persona ya es una tendencia en el mundo, cada vez más personas construyen una propia y le dan un valor profesional extra a su curriculum. Entre sus ventajas está el posicionamiento que te da como experto en un nicho de mercado, el envío de un mensaje único que te diferenciará de los demás, en resumen te convierte en la demanda y no en la oferta, en ese líder al que las empresas deberían tener.

Empieza desde las redes sociales y a medida que avances, pasa a los blogs o Youtube siempre adaptándote al área en la que trabajas.

  • Sé proactiva

Buscar trabajo de por sí es un trabajo ¿Que queremos decir? Que se debe tomar con seriedad, dedicarle un espacio de tiempo diario, buscar acercamientos con personas que nos puedan ayudar, aprovechar para capacitarnos más en el área y ser constante, no dejar que el desánimo nos invada.

No todo el tiempo el trabajo que deseamos cae del cielo o por sorpresa, así que la mejor opción es la proactividad, mantenerse alerta, activa y atenta. Nada de quedarse echada en el sofá mirando la televisión.

El primer paso para encontrar trabajo es decidir buscarlo, de nada vale tener la intención pero seguir inerte esperando a que toquen nuestra puerta. Con estos consejos seguramente la tarea de conseguir empleo será más fácil y tendrás mayores oportunidades de salir airoso de cualquier entrevista laboral ¡levanta ese ánimo!

Leer Artículo

Características de los líderes que debemos imitar

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

Mayo 8, 2017

Ser líder y liderar son dos actividades diferentes, eso es importante saberlo ya que el líder es aquel que lleva con eficacia una organización, pero liderar es otra cosa, es saber dirigir e influir en otros para que lo sigan. Los líderes no ordenan, dan lineamientos que ellos mismos realizan primero y dan el ejemplo, toman la iniciativa e impulsan al resto del equipo, trabajan de micro a macro, son altamente competitivos y se diferencian del resto en la acción por encima de la palabra.

Pero… ¿Qué es lo que hace a un líder?

Seguramente todas alguna vez nos hemos topado con jefes a los que les encanta dar órdenes que, en efecto, son cumplidas a cabalidad pero a regañadientes y dónde los empleados se limitan a una meta sin ir más allá. ¿Te has preguntado por qué en cambio existen otros que son seguidos apasionadamente por el equipo de trabajo? Pues es sencillo, la respuesta está en sus cualidades y rasgos de personalidad, en cómo trate circunstancias cotidianas y su respuesta ante adversidades. Entre las más notables características de los líderes que debemos imitar tenemos:

  • Carácter

En el liderazgo te enfrentas a situaciones que pueden hacerte sentir como en una montaña rusa. De estar en la cima, corres el riesgo de caer sin previo aviso y para resistir el impacto, necesariamente debes estar blindada con un carácter fuerte que te facilite ir al grano, manejar los infortunios sabiamente y evitar el desgaste emocional de los fracasos. Otro aspecto referente al carácter, es que este no puede confundirse con arrogancia, algunos alimentan o disfrazan sus vacios, sentimientos de soledad o traumas con imposición.

  • Carisma

El líder carismático es aquel que ama la vida, transmite optimismo sin importar la situación, actúa con pasión, se preocupa porque su equipo de trabajo sienta magia en cada uno de los objetivos que se plantee y donde sus miembros estén a gusto consigo mismo. Piensa en las personas con quienes te gusta pasar el tiempo, descríbelas, aquí te das cuenta que no son gruñonas, evitan las amarguras y depresiones, son de grata de compañía, brindan esperanza a su entorno y son desprendidas, esas personas, probablemente y aunque no lo sepan, son líderes.

  • Determinación

Los exitosos son activos, evitan el sedentarismo tanto físico como mental, cometen errores pero no se rinden y jamás dejan de perseguir sus sueños. De antemano debes saber lo que quieres y avanzar hacia eso ¡Decidirte! Nadie puede ser al mismo tiempo indeciso y efectivo. Para ser un líder firme debes tener claro hacia dónde vas y cuál es tu camino, así tendrás tino en reconocer una gran oportunidad cuando pase por tu puerta, ya que no todas se detienen a tocar el timbre.

  • Habilidad para escuchar

Entre las personas con el don de liderazgo hay muy pocas que no sean buenas escuchando, puesto que la mayoría de problemas gerenciales aparecen como resultado de problemas de comunicación, específicamente porque los gerentes no saben escuchar a ningún miembro de la jerarquía. La conductora, actriz, empresaria, escritora y productora estadounidense, Oprah, asegura que parte de su éxito se debe a que, en sus palabras: “Soy una aprendedora, escucho pacientemente a todo aquel que lo necesita” y seguro tiene razón ya que en apenas un año, despegó una cautivadora y fructífera carrera, convirtiéndose en un ícono de los hogares Norteamericanos.

  • Destreza para solucionar problema

Un gran problema resuelto no es un logro si ya lo has tenido que afrontar anteriormente. No importa el campo de trabajo, un líder siempre tendrá muchas dificultades que enfrentar, la cualidad de este para resolver y su creatividad para avanzar, son indiciadores de cuanto ha sido su nivel de crecimiento. Saber identificar una problemática al menos la veas venir, estudiarla desde un punto de vista general, desglosarla y no flaquear ni un instante, forma parte del don de liderazgo.

  • Responsabilidad

En nuestro entorno actual, la gente invierte más en preocuparse por sus derechos que por sus responsabilidades, la mayoría prefiere asumir un papel de víctima. Un buen líder se inclina a lo contrario, desligado de esa mentalidad, reconoce responsablemente quién es y dónde está parado, cuál es su rol y cómo sortear lo que le depare la dinámica de su área. Da lo mejor de sí, toma la batuta con la certeza guiar al equipo sólo cuando sabe que puede hacerlo, termina lo que inicia, produce sin importarle el contexto o situación y se automotiva deseando la excelencia.

  • Seguridad

Un líder no depende de las personas, pero tampoco pretende hacerlo todo él mismo u obtener todo el crédito por los logros. Los líderes inseguros son peligrosos para ellos mismos, para sus seguidores y para las organizaciones que dirigen, entonces todo aquel que padezca complejos, baja autoestima o inseguridad, debe reconsiderar su vocación ya que ese sitial, tiende a exponerlo ante el escarnio público.

Nadie puede lograr el éxito solo, para materializar una gran visión necesitas un gran equipo y este debe ser conducido por un excepcional líder, carismático, seguro, tenaz, humano y sobre todo, responsable. Reconoce tus virtudes, analiza tus cualidades y si te falta alguna de estas características que enumeramos, ponte desde ya a trabajar en ellas.

Leer Artículo

Conoce los problemas más comunes en las empresas

Bienestar, Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

Mayo 4, 2017

Debido a que gran parte del día a día lo pasamos en nuestros puestos de trabajo, la convivencia laboral es de gran importancia para el avance de un negocio, sin embargo, por la cantidad de horas que se invierten en equipo, los conflictos internos dentro de las empresas son más comunes de lo que se quisiera. Detectarlos y corregirlos a tiempo, puede cambiar radicalmente el rumbo de la organización y esa es una tarea que los buenos gerentes deben llevar a cabo.

La verdad es que los molestias laborales pueden convertir la cotidianidad en un infierno ya que no es agradable sortearnos a menudo con esos conflictos de intereses, exclusión, acoso o malos entendidos que son clásicos en este tipo de situaciones y que desmotivan a cualquier trabajador. Pero ¿sabes cuáles son los problemas más comunes? Si la respuesta es negativa, acá te los desglosamos:

  • No hay trabajo en equipo

Lograr que todas las piezas de una organización encajen, es una tarea difícil sobre todo si las personalidades de quienes la integran son totalmente opuestas. Está demostrado que el trabajo en equipo disminuye los niveles de estrés y potencia la capacidad productiva del negocio, si este falta, la producción se verá afectada negativamente y por ende habrá choques y conflictos. Pensar de manera individual puede incluso generar desconfianza entre los demás trabajadores.

  • Barreras en la comunicación

Los problemas para transmitir información entre los miembros de una empresa es una de las limitantes que se deben atacar con prioridad. Las barreras de la comunicación pueden ser una de las principales causas de problemas laborales debido a que, todos los trabajadores de una organización deben poseer canales adecuados y efectivos para enviar y recibir información dentro de la jerarquía. Entre las consecuencias de la desinformación o mala información, están los roces por situaciones no aclaradas o la incapacidad para saber quién se equivoca o acierta en un proceso productivo.

  • Bullying laboral

Parece mentira, pero aunque las organizaciones estén integra por adultos en su mayoría, también se presenta el bullying o acoso laboral, que es cuando uno o varios trabajadores tóxicos, accionan en contra de uno de sus compañeros de manera directa coaccionándolo a dejar su puesto o a que realice tareas para las cuales no fue contratado. Normalmente atacan al más débil, propician conflictos por donde pasen, quieren ser el centro de atención, critican y se meten en asuntos que no les conciernen.

  • Competencia

Las comisiones, los pagos por metas alcanzadas o los incentivos por productividad, son comunes en las empresas que quieren motivar a sus trabajadores. Sin embargo, esta técnica también propicia la competencia desmedida entre los compañeros de trabajo que quieren ser premiados económicamente y muchos de ellos no miden sus acciones con tal de obtenerlos. Es así como entran en un campo de batalla para ver quién obtiene la mayor bonificación.

  • Parejas

Cada vez se hacen más frecuentes las parejas que trabajan juntas, la razón es que el ritmo de trabajo cada día se hace más exigente y los trabajadores pasan más tiempo juntos en sus puestos, lo que contribuye a mayores acercamientos de tipo romántico entre ellos y como consecuencia surgen los amoríos. No todos los jefes ven con buenos ojos los romances de oficina, de hecho algunas empresas los prohíben ya que provocan situaciones incómodas con los otros compañeros y disminuyen la concentración en las tareas asignadas.

  • Discriminación

Bien sea por género, raza o estatus social, la discriminación aún existe en muchas empresas y ese es un prejuicio que se intenta erradicar por completo. Desgraciadamente algunos compañeros no toleran trabajar con quienes no comparten sus raíces étnicas, orientación sexual, identidad de género o color de piel y esto por ende dificulta el trabajo en equipo y la armonía laboral.

  • Cambios inesperados

No todas las personas se sienten a gusto o aceptan los cambios y esto se evidencia también en sus lugares de trabajo. Recortes de personal, sustitución de jefes, modificación de la jerarquía gerencial etc. son sólo algunas de las situaciones que desmotivan o atemorizan a los trabajadores y los hacen sentir incómodos en sus áreas, esto conlleva a una “paralización” del ritmo y la dinámica con la que se venía debido a ese reajuste que se está realizando.

  • Inconformidad

Consciente o inconscientemente, muchas empresas sobrecargan de trabajo a sus empleados y estos a su vez sienten que la remuneración económica no es justa. Por obvias razones, la explotación en un elemento que desmotiva al equipo ya que si el subalterno no se siente bien pagado, no se desempeñará como sus jefes esperan, de hecho puede llevarlo a un saboteo interno o problemas serios con el personal.

  • Malos supervisores

Los malos jefes o jefes tóxicos también abundan dentro de las organizaciones bien sea por mala gerencia, por sus rasgos de personalidad o por acoso. En todos los casos, este factor afecta al resto de los trabajadores y los imposibilita a la hora de solucionar conflictos. Se caracterizan por ser arrogantes, controladores, autocráticos y discriminadores.

Debemos dejar de pensar que en las empresas no hay conflictos y que el manejo de personal es sencillo. Los problemas laborales existen en todas las organizaciones y se debe a que gran parte del engranaje productivo es el capital humano, gerenciar y direccionar la individualidad y el trabajo en equipo es una de las más difíciles pero importantes tareas dentro de un negocio.

Leer Artículo

Consejos para volverte más competitiva y destacar

Carrera & Dinero, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ

Mayo 2, 2017

Uno de los elementos que más tomamos en cuenta cuando hablamos de desarrollo personal es la creatividad, ya que en el mundo que vivimos, la industrialización y la tecnología han desplazado el capital humano sobre todo en el área laboral. Ante este panorama, las empresas están haciendo mayor énfasis en contratar personal altamente calificado y capacitado para determinados roles, es por ello que tenemos el compromiso de sobresalir si no queremos quedar rezagadas.

En líneas generales, una organización necesita conformarse por un equipo creativo que sea capaz de buscar y encontrar soluciones a situaciones concretas, al igual que una emprendedora requiere de ideas de negocio que tengan un impacto social y económico. Pero no sólo en el área productiva es necesario potenciar la creatividad, la verdad es que en el día a día, incluso quienes se dedican a las tareas domésticas, necesitan este valor agregado para sortear las distintas problemáticas o necesidades que se le presentan, de la misma manera que los artistas buscan inspiración e ingenio para sus obras de arte.

Como podemos notar, activar la creatividad a diario es sumamente necesario y no está solamente relacionada a la creación artística ya que esta puede expresarse de maneras distintas de acuerdo a la necesidad que se presente. Los grandes creativos aconsejan potenciarla cultivando estos hábitos:

1.Hacer a un lado el pensamiento lógico y dedicar un espacio de tiempo para dejar volar nuestra imaginación y soñar despierto. Recordar cuando éramos pequeños y ¿por qué no? Jugar un poco para drenar estrés. Aunque no lo creas, en los departamentos más importantes de marketing mundial, existen áreas de juegos y distracción para que los creativos se relajan y “les baje la musa”, podemos tomar este ejemplo y buscar aquello que nos despierta la creatividad.

2.Atreverse a salir de la rutina y tomar riesgos. Muchas veces por pereza o miedo, nos mantenemos en nuestras zonas de confort y mutilamos el pensamiento creativo con la monotonía. Debemos salirnos de lo tradicional y probar nuevas alternativas de menor a mayor escala, ver el mundo desde otra perspectiva, movernos, conocer gente totalmente diferente o explorar otras culturas, lo que se busca es mantener el cerebro despierto y activo.

3.Ser curioso, preguntar, indagar y conocer. No  quedarse con la duda de nada, busca más y mejor conocimiento en todas las áreas porque no sabes en qué momento te vaya a ser útil. Esa información que vas incluyendo en tu memoria te dará un abanico de posibilidades a la hora de resolver determinado asunto, quedarse con una sola versión limita tus posibilidades.

4.Olvídate de los tabúes y prejuicios sociales. Predisponerte a una sola idea reducirá tu capacidad de análisis y debilitará tu potencial creativo, es necesario aceptes otras realidades, que abras tu mente y te dejes llevar por la variedad para aprender acerca de otras formas de vida, culturas y maneras de pensar de quienes no responden a los estándares socialmente aceptables. Comienza por un nuevo círculo de amigos, cursos y talleres, lecturas especializadas o documentales extranjeros.

5.Busca tendencias y conoce lo que está de moda. Esto no es con la idea de copiar un estilo ni mucho menos, se trata de que una idea lleva a la otra y saber lo que otros están desarrollando te da la ventaja de analizar qué le cambiarías para mejorarlo o sustituirlo. Mantenerse al día e informado es crucial para despertar el ingenio.

Ahora bien, ya sabemos qué ejercicios tenemos que hacer a diario para ejercitar la mente, pero a la hora de enfrentar un problema o resolver un conflicto, debemos seguir una serie de pasos en el proceso creativo que, aunque parezcan referentes sólo al ámbito empresarial, siguen una misma dinámica en casi todos los aspectos de la cotidianidad.

  • Identificar el problema

Se trata de, a través de la observación, visualizar cuál es el problema que debe ser resuelto, lo que debe ser mejorado o la necesidad que debe ser satisfecha. En este sentido, fijamos nuestra atención en la meta. Por ejemplo, identificamos la necesidad de medios para la difusión de información en una empresa, la meta es generar uElen canal para mantener a los trabajadores al día acerca de los asuntos inherentes a la organización.

  • Definir objetivos

Ya sabemos en qué vamos a trabajar, ahora nos toca definir los objetivos específicos de acuerdo a la meta. Esto nos ayudará a buscar diferentes alternativas. Volvemos al ejemplo anterior en el caso de la empresa, tendríamos que en un principio sondear cuál es el método más eficaz para que fluya la información. Redes sociales, carteleras informativas, boletines o correos electrónicos por ejemplo.

  • Brainstorming

El equipo de trabajo debe reunirse para implementar una lluvia de ideas o “Brainstorming”, que contribuyan a tener sobre la mesa más y mejores datos u opiniones sobre cómo alcanzar la meta. Aunque vayas a realizar un proyecto individual, de igual manera busca quiénes conocen de la materia y puedan ayudarte. Durante este proceso debemos aceptar todas las variables que surjan y plasmarlas en físico para su posterior análisis.

  • Evaluar

Ya tenemos todas las posibles ideas para lograr nuestros objetivos, ahora bien lo que sigue es evaluar cada una de ellas y saber cuál es la más factible e indicada, a partir de allí alimentarla y hacerla más atractiva. Tenemos que ordenar y priorizar además de plantearnos cómo podemos innovar.

  • Elegir

Este es uno de los pasos más difíciles puesto que venimos trabajando en varias ideas y elegir sólo una se nos pone cuesta arriba, es por ello que la evaluación es muy importante antes de la elección final. Hay que ser detallista, racional y cauteloso en ese proceso de análisis y con respecto a ello, no podemos decidirnos por la opción que más nos guste sino en la que satisfaga la necesidad por la cual trabajamos, es decir, la que nos lleve a la meta.

  • Asesorarse

Buscar asesoría especializada no está de más. Siempre hay alguien dispuesto a colaborar y aportar el conocimiento valioso que estamos buscando. También es de provecho investigar precedentes o métodos para desarrollar nuestro proyecto en diferentes fuentes de información, esto para nada coarta el proceso creativo sino que más bien sirve de inspiración.

Luego de seguir estos pasos que te sugerimos, seguramente lograrás despertar ese ingenio creativo y garantizarás tener un cerebro activo y capaz de resolver cada situación y conflicto que se te presente de una manera original. Recuerda que la creatividad se pone en marcha cada día es todos los aspectos de nuestra cotidianidad, es por ello su importancia a nivel laboral, familiar, romántico y familiar, en fin, un elemento vital para relacionarnos.

Leer Artículo

Consejos para pedir un aumento de sueldo

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

Abril 27, 2017

 

Con esto nos referimos a que si tienes algún proyecto o propuesta que consideras pueda calar dentro de la empresa, es el momento que lo propongas. Claro, ten cuidado es que se vea como un chantaje o manipulación, así que espera un poco a ver cómo se desarrolla la reunión y si ves la oportunidad de exponer tu plan, hazlo sin vacilar.

Seamos claros, lo mejor sería que el aumento de sueldo sea una iniciativa que venga desde los superiores y que no tengamos que solicitar tal reivindicación, pero la realidad es que en todos los casos la cuestión no funciona así y es ahí cuándo el trabajador debe acudir y solicitarlo formalmente. Tampoco es cómodo y tenemos que considerar la posibilidad que este nos sea rechazado, s

Hasta para pedir un aumento de sueldo tienes que saber cuándo y cómo hacerlo, sobre todo si ya llevas algo de tiempo en la empresa y consideras que mereces una promoción salarial que vaya acorde con tu aporte a la organización. Debido al alto costo de la vida, los gastos básicos y las aspiraciones a futuro, todos requerimos de una base financiera sólida que garantice la cobertura de todos estos aspectos y que además, nos quede para ahorrar. En base a esto, cuando consideramos que merecemos un ajuste de nómina, nos preguntamos: ¿cómo lo pido?

Aunque no es lo único, el salario es una de las aspiraciones que nos impulsa diariamente a cumplir con nuestras responsabilidades laborales. Sí, son necesarios otro tipo de reconocimientos pero básicamente al trabajador le interesa que su esfuerzo sea recompensado económicamente.

Si estás pensando acudir a tus jefes para solicitarle un aumento de sueldo, te damos estos consejos para que la respuesta sea satisfactoria.

  • Busca referencias

Es bueno que busques referencias sobre el salario promedio de tus funciones en el sector o rama donde te desempeñas. Saber lo que un trabajador de tu tipo gana en otras empresas, te puede servir de base para solicitar que se te iguale o mejoren las condiciones salariales.

 

Lo más probable es que algunos de tus compañeros tengan cierto hermetismo acerca de cuál es su sueldo, así que apóyate en Internet o en conocidos de otras organizaciones. Toma en cuenta tus conocimientos, años de servicio y tus títulos académicos.

  • Sé pertinente

Antes de pedir un aumento de sueldo averigua cuál es la situación económica de  la empresa, si goza de buen estatus financiero o si por el contario está pasando por una mala racha en su liquidez.

Es mucho más probable que te lo aprueben si las cosas marchan positivamente en el sector, pero si están en recesión, vas a perder el tiempo a menos que seas una inversión determinante para sacar adelante la organización.

  • Ofértate

Si eres un trabajador valioso dentro de la empresa, una buena estrategia es hacer que te valoren, pero… ¿Cómo hacerlo? Hazles ver que otras instituciones te quieren dentro de ellas y que estás recibiendo ofertas que superan tus incentivos económicos actuales.

Si en tu caso ya te han entrevistado para otros puestos, no hay problema que se lo hagas saber a tus actuales jefes para que consideren la opción de renegociar tu contrato de trabajo o ser sinceros y dejarte ir en buenos términos.

  • Ten un plan B

¿Y si las cosas no salen como esperabas? Antes de ir donde tu superior a solicitar el aumento de sueldo, piensa bien qué harás si la respuesta no es satisfactoria para ti. Evalúa otras opciones laborales por si tienes que dejar la empresa pero si no tienes nada concreto, mejor resérvate esa información ya que la jugada te puede salir mal y generar una mala impresión ante tus jefes.

  • Anúnciate

Reserva una cita con tu superior encargado o con el departamento que corresponde. En estos casos, para realizar dicha solicitud, no es bueno improvisar ni caerle por sorpresa. El acto debe ser bien planificado y pensado. Los pasillos, la hora del almuerzo o un encuentro casual en la calle no es el momento ni el lugar indicado para hacer tal solicitud.

  • Exprésate con las palabras adecuadas

De por sí pedir un aumento de sueldo es una situación incómoda para un trabajador, es por ello que debes utilizar las palabras adecuadas al momento de exponer tus razones. La idea es que además de resaltar tu aporte a la organización, destaques también los valores de la empresa y lo importante que es para ti trabajar en ella. Muéstrate serena, tranquila y segura, basa tu discurso con hechos.

  • No divagues

Ve al grano, si vas a pedir un aumento es porque sabes que te lo mereces así que no tienes porque adornar la propuesta. Enfócate en exponer y justificar el porqué de la petición con palabras claras pero ten en cuenta que quizás tu superior argumente déficit en la liquidez y la respuesta no sea la que esperabas, puede que te proponga otro tipo de incentivo como capacitación o ajuste de horarios.

  • Elabora una lista

Puede ser mental o física, lo importante es que elabores una lista de tus logros dentro de la empresa y los avances que has dado durante tu estadía en ella. Cómo contribuyes al desarrollo de la organización, los problemas que resuelves, las horas que trabajas y tu disposición constante a trabajar en beneficio del negocio. Si ves necesario recurrir a su desglose, no temas en hacerlo, algunas veces es bueno refrescar la memoria.

  • Ofrece futuro

in embargo intentarlo no está de más y por eso te dejamos estos consejos, que si los sigues al pie de la letra, te darán mayor oportunidad de salir airoso de la situación.

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/