MENU

Carrera & Dinero
Categoría

Termina lo que empiezas ¡Cumple tus metas!

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

abril 16, 2018

¿Sientes que te cuesta terminar cualquier proyecto u otra actividad que empiezas? Quizás al momento te entusiasmas pero a mitad de camino pierdes el interés o por algún otro motivo sientes que no puedes culminar.

Terminar lo que empezamos es muy importante, porque solo las cosas que terminamos son las que producen resultados y esto es sinónimo de éxito. Por lo tanto, si quieres tener éxito en la vida tienes que proponerte a culminar todo lo que hagas, esto con toda seguridad te llevará a cumplir tus metas.

Por supuesto que todos queremos lograr lo que nos proponemos, pero hay muchas cosas que nos detienen, hay varios factores que nos hacen dejar las cosas a la mitad o posponerlas, principalmente porque siempre vivimos llenos de ocupaciones y distracciones por lo que nos es difícil centrar nuestra atención durante el tiempo suficiente como para terminar lo que sea que hayamos empezado.

Así mismo, hay otros motivos que nos alejan de cumplir nuestros objetivos:

El miedo de no cumplir nuestras expectativas, es esencial tener metas porque una meta es la brújula que nos ayudará en nuestro camino por la vida. Pero muchas veces algún objetivo lo sentimos tan inalcanzable, tan complicado que nos da miedo no poder lograrlo, esto hace que se nos vaya el ánimo inicial.

El miedo de no cumplir las expectativas de otros, el temor a ser juzgado hace que muchos eviten arriesgarse para lograr sus metas, nadie quiere ser criticado. Vernos mal delante de otros y no poder cumplir con algo que otros nos piden (trabajo por ejemplo) es motivo de evitar concretar lo que tengamos planeado.

¿Por qué nunca terminas lo que empiezas?

Empieza por observar tu rutina diaria:

  • ¿Guardas las cosas en su lugar inmediatamente después de usarlas?
  • ¿Cierras puertas, gavetas, closets, cajones que abres?
  • ¿Luego de comer lavas los platos, o esperas a que ya ni quepan en el fregadero?
  • ¿Tu casa está ordenada?
  • ¿Cuándo terminar algún producto de belleza botas los envases antes de comprar nuevos?

Si no terminas con las cosas que son pequeñas, lo más seguro es que no estés terminando las que son importantes.

Logra terminar lo que empiezas

Necesitas hacer un plan que te ayude a terminar todos tus proyectos y así cumplir tus objetivos, aquí te dejamos unos pasos para lograrlo.

1.- Ordena y prioriza:

No puedes hacer mil cosas a la vez, te agota y evita que cumplas tu objetivo. Enumera listas, anota, lleva orden, ten una agenda y escribe “cosas que hacer a corto plazo” y “cosas que hacer a largo plazo” esto va desde lo que tengas que hacer diariamente a tu meta final, por ejemplo: viajar a París.

Revisa la lista y decide que es lo más importante por hacer, todo es importante pero tienes que concretar. Trata de ser objetiva y escoge una sola cosa.

2.- Motívate

Antes de empezar tu proyecto pregúntate: ¿Por qué lo quiero hacer? ¿De verdad es importante? ¿Me voy a esforzar por hacerlo, por qué? ¿Estoy preparada y dispuesta a superar los obstáculos que se presenten? ¿Es lo que más deseo hacer? ¿Cómo me sentiré si no lo logro?

 Si tus respuestas te animan y te das cuenta que es algo que de verdad te hace sentir bien y motivada, vas por el camino correcto, de lo contrario es mejor que no empieces con ese proyecto.

3.- Haz de tu meta algo tangible y medible

Por ejemplo: en vez de decidir qué quieres comprar un carro, mejor empieza por pensar que quieres reunir el dinero para la inicial del mismo. O si es conocer varios países, empieza por ponerte como objetivo próximo comprar el pasaje al país que quieres conocer primero.

4.- No pienses tanto en el resultado

Si tu meta, es por ejemplo escribir un libro, no te tortures desde antes de empezar con cosas como: ¿y si no se vende? ¿Si a nadie le gusta? Estos pensamientos no te van a ayudar porque te desaniman y antes de empezar ya vas a abandonar este objetivo.

5.- empieza a cumplir con tu meta

Es el momento de empezar, trata de incorporar tu objetivo en tu rutina diaria, dedícale algunas horas al día. Siempre ten presente eso que te propusiste, anótalo si es necesario usa alarmas que te avisen que ya es hora de dedicarle tiempo a tu proyecto.

6.- Evalúa tu progreso

Dedica un día a la semana para revisar cómo vas, registrar tus avances, reflexionar y celebrar todo lo que lograste.

7.- enfócate en lograr tu objetivo

Imagina lo bien que te sentirás al terminar eso que te propusiste hacer, te darás cuenta que vale la pena esforzarse para lograr tus metas.

Recuerda, no seas perfeccionista lo que importa es que termines lo que te propusiste, si buscas la perfección vas a perder tiempo y más te costará cumplir tu meta.

Si te equivocas, perdónate, siempre revisa como va tu motivación, ignora los obstáculos y pretextos, si sientes que te trancas busca la manera de hacer las cosas de manera diferente, descansa y no dudes en pedir ayuda.

Leer Artículo

Trucos para retener mayor información

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

abril 14, 2018

Cuando tienes algún examen importante o alguna presentación en tu trabajo, lo más lógico es que quieras estar preparada para ese momento, por lo tanto, aunque estudiar para algún examen o presentación requiere de tiempo y preparación para poder memorizar todo el material, lo más común es recurrir a tratar de aprender todo a última hora, con jornadas maratónicas de estudio, dejar de dormir y no tomar ni un momento de descanso.

Evita estás malas prácticas, no es tan importante las largas horas que pases leyendo y repasando, sino la técnica que uses. Por lo tanto te vamos a ofrecer algunas técnicas que te pueden ayudar retener información.

  • El ambiente: Cuando estés leyendo el material, acomódate en un lugar donde no tengas ninguna distracción, evita el sonido del televisor o estar tumbada en la cama. Al momento de intentar retener la información, el espacio donde estés no debe estar asociado a otro tipo de actividad cotidiana.
  • Sesiones cortas: Según el profesor Marty Lobdell, nuestra capacidad de retención se intensifica durante los primeros 20 minutos de memorización, pero a partir de los 30 minutos es cuando esta capacidad disminuye progresivamente, así como nuestro rendimiento. Trata de dividir las sesiones en tiempos de 30 minutos, con descansos entre sí de unos 10 minutos.
  • Conceptos y hechos: No memorices textos completos o como dicen “no aprendas al caletre”, extrae las ideas principales para que tengas una comprensión global y de esta manera puedas ampliar con tus propias palabras el contenido al momento de la presentación o evaluación.
  • Focaliza la atención: Haz una sola actividad a la vez, no te enredes con varios temas a la vez.
  • Verbaliza y repite: Repasa en voz alta lo que quieres recordar.
  • Ordena y clasifica: Mientras más orden tengas, más fácil será para ti recordar todo. Puedes hacer mapas mentales, esquemas o mapas conceptuales.
  • Visualiza y asocia: Ayúdate de los sentidos, nuestra memoria es visual, auditiva e incluso gustativa, visualiza lo que quieres memorizar y trata de ponerle tus sentidos. Por ejemplo, si quieres recordar algún momento especifico, te apoyas de cómo era el clima ese día, los sonidos alrededor o alguna cosa especial que te ocurrió en aquel momento que te haga recordar con más detalles.
  • Escribe (mentalmente): Siempre que tengas oportunidad, repasa y repite en tu mente lo que quieres recordar, no tiene como ser como dijimos, algo textual, simplemente lo que has entendido del material luego de leerlo y analizarlo.

Con estos trucos te será más fácil retener lo que sea que quieras recordar, tu cerebro es un archivo donde guardas toda la información, por lo tanto debes cuidarlo ¿Cómo? Descansando, no te presiones, no dejes todo para última hora y organízate.

Leer Artículo

El exceso de trabajo y sus consecuencias

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

abril 12, 2018

El trabajo es necesario para poder subsistir, pagar cuentas y tener un lugar donde vivir entre otras necesidades. Trabajar nos hace sentir útiles, ocupa nuestro tiempo en algo ventajoso y desarrolla la autoestima.

Pero, como nada es perfecto y aunque quizás tú seas una de esas afortunadas a la que les va muy bien en el trabajo, mantener ese excelente nivel profesional puede estar afectando tu salud física y mental. Por esto es importante que trates de controlar la cantidad de horas que inviertes en tu jornada, muchas veces nos metemos de lleno en las ocupaciones laborales y al darnos cuenta tenemos horas y horas seguidas trabajando sin haber descansado así sea un rato.

Si notamos que somos altamente productivos al dedicarnos netamente al trabajo, esto nos puede ir arrastrando hasta que hagamos de la parte laboral nuestro único modo de vida, lo que lógicamente no es nada sano.

Efectos del exceso de trabajo

Si quieres reconocer cuáles son esas señales que el cuerpo nos da para avisarnos que ya estamos pasándonos con el trabajo, sigue leyendo que a continuación te diremos cuáles son y cómo te afectan.

1.- Ansiedad

Esta es la más clara y común. Es un sentimiento de siempre estar alerta y con la mente pendiente en eso que tenemos que hacer, la ansiedad hace que siempre estemos activos pero al mismo tiempo nos crea temor de pensar en nuestras responsabilidades, eso nos lleva a aplazarlas.

Esta procrastinación lo que logra es acumularnos más el trabajo.

2.- Burnout o Síndrome del quemado

Es ocasionado por estrés constante y por horarios extremos.

En este caso sientes que el trabajo te sobrepasa o que aunque haces mucho no asciendes y te estancas, esto crea una gran frustración y desilusión. Llegado a este punto te puedes enfrentar a depresiones y ansiedad, también a fatiga crónica y hasta dolores musculoesqueléticos

3.- Problemas gástricos

El sistema digestivo es muy sensible, por lo cual se puede ver afectado a causa del estrés y la ansiedad. Estas hacen que aparezcan problemas como gases, estreñimiento, diarrea y síndrome del intestino irritable.

4.- Problemas cardiovasculares

La mayoría de estos problemas parten de la ansiedad, y es que alguna enfermedad cardiovascular puede surgir a causa de un mal manejo y control de la ansiedad, que puede llegar a cronificarse.

A esto se le suma una mala alimentación y falta de ejercicio por falta de tiempo. La hipertensión es la principal señal de alarma.

5.- Insomnio

Pensar recurrentemente en las obligaciones y vivir en un ambiente estresante pueden reducir la calidad de sueño, también nos afectan las largas horas de trabajo y el uso excesivo del computador.

Esto a la larga puede causar problemas cognitivos y cerebrales, además mayor riesgo a los problemas cardiacos.

6.- Dolores lumbares

Si pasamos más de 20 minutos sentados en la misma postura, los músculos se empiezan a tensar y a sufrir daños. Además, al estar enfocados en el trabajo nos olvidamos de tomar descansos para estirar las piernas y la espalda.

7.- Síndrome del túnel carpiano

Este es el problema común de los trabajadores que usan mucho el computador, como los administrativos, escritores o informáticos. Aparece cuando al mantener la mano en la misma posición para usar el teclado o el mouse causa que uno de los nervios de la misma quede presionado a la altura de la muñeca.

8.- Adicción al trabajo

¿Qué problema nos puede causar el exceso de trabajo? Pues…Adicción al trabajo, muchas veces nos trazamos metas que quizás no sean realistas y queremos cubrir nuestras expectativas y la de los demás. También el hecho de que nuestro proyecto o empresa se vea afectada por nuestra incapacidad a la hora de trabajar nos puede parecer una idea intolerable y por eso nos exigimos más de lo que podemos dar.

Algunos consejos

Como seguramente te diste cuenta, la principal causa de los problemas de salud causados por el exceso de trabajo es el estrés. Trata de combatirlo, no es fácil vivir 100% libre de estrés pero puedes disminuirlo, identifica cuál es la parte de tu vida laboral que te está creando problemas para que la controles o por lo menos trates de evitar una reacción excesiva mediante una dieta saludable, el ejercicio o desahogándote con alguien cercano.

Cuida tus articulaciones, estírate, mueve las piernas, mantente consciente de tus posturas a la hora de estar en el escritorio, toma algunos descansos y come sano.

Leer Artículo

Lo que debes saber sobre la inteligencia social

Carrera & Dinero, Dilemas, Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

abril 9, 2018

La inteligencia social es la capacidad que tenemos de relacionarnos con los demás de manera asertiva, empática, armoniosa y pacífica. Esta habilidad es innata en el ser humano, pero es necesario desarrollarla para lograr una mejor convivencia y por ende un mejor calidad de vida.

El desarrollo de la inteligencia social nos ayuda a comunicarnos efectivamente, a saber cómo manejar apropiadamente nuestras emociones y a obtener un buen resultado a la hora de relacionarnos.

Gracias a la inteligencia social podemos ser empáticos disminuyendo el interés personal para pensar en el otro. Esta nos hace más solidarios y menos individualistas y logra que nos sea más fácil integrarnos a los grupos sociales, además aumenta el autoestima ya que nos hace sentir seguros, queridos y apreciados.

La inteligencia social y emocional

Ambas están muy ligadas, implican el uso correcto de las emociones para mejorar las relaciones interpersonales, sólo que mientras la primera incluye aspectos como la intimidad, confianza, persuasión, la influencia y pertenencia a los grupos sociales; la segunda está relacionada con la capacidad de entender lo que significan las emociones propias y la de los demás, cómo  manejarlas, usarlas, identificarlas, expresarlas y entenderlas.

La importancia de la inteligencia social se refleja en cada ámbito de nuestra vida, y forma parte de todos los sectores de la sociedad: recreativo, cultural, deportivo, político, educativo y laboral. Hace que nos interesemos no solo en nuestro trabajo individual, sino también en el beneficio de la empresa donde laboramos, nos hace sentirnos bien donde desarrollamos nuestra vida personal y profesional, tener curiosidad y cariño por el país donde vivimos, trabajar en equipo, ayudar a mejorar el ambiente que nos rodea, ser solidarios y valorar la opinión de los demás.

Y es que, la inteligencia social es la que despierta el sentido de pertenencia en  nosotros y nos ayuda a identificarnos con nuestro entorno, por eso, para desarrollarla, es importante sentirnos parte del todo, preocuparnos en cómo nos afecta cualquier situación que ocurra a nuestro alrededor.

La inteligencia social implica algunos puntos clave:

  • Capacidad para identificar cómo se sienten mentalmente los demás.
  • Relacionar estados mentales con otros según sus similitudes.
  • Poder observar conexiones importantes entre diversas conductas.
  • Interpretar diferentes conductas sociales.
  • Responder de manera flexible al interpretar cambios en la conducta social.
  • Habilidad para predecir lo que pasará en una situación interpersonal.

La economía social

Es el “resultado” que obtenemos luego de alguna interacción social, todas esas primeras impresiones que nos quedan luego de interactuar con alguien. Algunas relaciones pueden resultar positivas y dejan cosas buenas en ti como alguna propuesta, una idea, algún conocimiento. Pero, como ya debes saber hay relaciones que son tóxicas, no nos dejan nada bueno, incluso algunas pueden ser tan negativas que nos causan estrés y eso afecta de manera negativa nuestra salud.

Cada vez que pasas por un momento que sea muy estresante para ti, en el cual estés sintiendo mucha angustia, tu manera de pensar, procesar y actuar se verá afectada, lo que hará que caigas en conductas que no son correctas socialmente. Vas a perder enfoque, y actuarás de manera impulsiva, Daniel Goleman afirma:

“El cerebro emocional responde a un evento más rápidamente que el cerebro racional”.

Todo lo contrario ocurre si te sientes cómoda con una persona y viceversa ¿Qué pasa cuándo te sientes bien estando con otra persona? Te expresas libremente, con espontaneidad, puede llegar a haber acercamiento corporal, fluye de manera natural la conversación y hay armonía entre ambos.

Mejorando tu inteligencia social

Ya sabemos lo importante que es la inteligencia social a la hora de crear vínculos emocionales con las personas que te rodean, por lo tanto a continuación te dejamos algunos tips para generar empatía:

  • Emplea un tono amable a la hora de conversar.
  • Ponte en el lugar del otro.
  • Reconoce y ten presente las emociones de los demás.
  • Establece contacto visual.
  • Observa con atención tu lenguaje corporal y el de tus interlocutores.
  • Comunícate de manera honesta.
  • Ten siempre una expresión amable en tu rostro.
  • Escucha con atención.

Si sabes cómo manejar tus aptitudes sociales, lograrás que tus relaciones sean más sencillas y satisfactorias. Interactuar con otros de manera positiva te ayuda a fortalecer vínculos familiares, crear amistades positivas y mantener relaciones de pareja.

Recuerda que si aceptas a los demás como son, te estás aceptando a ti misma.

Leer Artículo

Humildad vs orgullo

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ, Sexo & Relaciones

abril 7, 2018

Tener una buena autoestima implica, entre muchas otras cosas, asumir tanto nuestras virtudes como nuestros defectos, esto incluye tener una dosis de humildad. Ser humildes nos ayuda a vencer el pernicioso orgullo, porque muchas veces un exceso de autoestima puede llevarnos a  pisar el terreno peligroso de la presunción.

Aceptarte a ti misma y confrontar tu yo real es un acto valiente que amerita salir de tu zona de confort, de ese lugar tan agradable pero estancado del cual salir no es nada fácil. Igualmente, aceptarte como eres te ofrece algo maravilloso que es conocer el lado bueno, luminoso y afable de ti misma, no solo esto, también te ayuda a relacionarte con todas la personas que te rodean, lo que crea un ambiente de armonía a tu alrededor.

El orgullo en exceso es un sentimiento tóxico que destruye relaciones, la humildad es el antídoto perfecto ya que promueve la armonía y sana lo que ha sido dañado por el orgullo. Es importante tratar de ser flexibles de manera que nuestras relaciones estén basadas en el respeto y la armonía, evitar que emociones fuera de control den pie a discusiones innecesarias. No podemos actuar de manera impulsiva, una mala acción o palabra que salga de una reacción irracional puede costarnos caro en nuestra armonía emocional.

Si sientes que en algún momento dañaste alguna relación que era importante a causa del orgullo, trata de estar más atenta a las cosas que dices o haces, quizás estés a tiempo de reparar el daño y recuperarla, de esto se trata la humildad, de reconocer cuando has actuado mal y hacer algo para mejorar.

Además, dejar de actuar con orgullo es muy sanador, derribar todas las paredes emocionales que nos impide disfrutar de todos los buenos momentos de nuestra vida  es un proceso terapéutico.

Si eres paciente, constante y con toda la intención de asumir tus errores para aprender a ser mejor persona, con toda seguridad recibirás una respuesta positiva en la interacción que tengas con todos tus seres queridos.

Toda esa carga que trae consigo el orgullo termina creando una cárcel para nuestra alma que con el paso del tiempo nos amarga, nos hace ser infelices y mientras más tiempo pase más difícil será liberarnos del orgullo. Perdonarte y amarte a ti misma es la manera de avanzar hacia una vida más tranquila y feliz.

Aprende a ser humilde y aléjate de las actitudes orgullosas, el orgullo corroe tu alma.

Leer Artículo

Técnicas para hablar en público

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

abril 6, 2018

En algún momento de nuestras vidas nos ha tocado hablar en público; desde jóvenes a la hora de exponer un trabajo en la escuela, hasta de adultos por motivos de trabajo. Esto puede causar muchos nervios lo cual hace que se nos dificulte expresarnos. Si en tu rutina diaria no es cosa esporádica hablar frente a mucha gente, sino más bien algo esencial, es importante que conozcas las técnicas que te ayuden a que lo hagas sin ningún problema.

1.-  Entonación

Cuando estás en una conferencia, dando clases o intentando vender algo, tu tono de voz no puede ser igual al que usas siempre, trata de hablar claro y entonar bien las palabras.

2.- Tono y velocidad

Debes estar pendiente de subir un poco tu voz al momento de hablar, y variar la velocidad cuando sea necesario.

3.- Tu cuerpo

La manera en la que usas tu cuerpo es parte importante en la comunicación, trata de mover tus manos y no tener tus extremidades tensas.

4.- Ropa

La ropa debe ser seria, formal, en colores sólidos (negro, azul, gris, beige).

5.- Presentación

No debe ser exagerada, hazla clara y sencilla para que sea un buen soporte al momento de hablar, cuida lo gráficos y números.

6.- Manejo del tiempo

Separa la presentación en varios puntos y a cada tema le asignas un tiempo, cada uno no debería pasar de aproximadamente 7 minutos.

7.- Tu estilo

Se autentica y mantente relajada, ponte a nivel del público.

8.- Interacción

Durante la conferencia, es bueno que hables con el público, una idea es que realices preguntas a los presentes y pedirles que den su opinión sobre el tema.

Recuerda que el mensaje que quieres dar deber ser lo más claro posible, cuenta alguna anécdota personal divertida para bajar tensiones.

Invierte tiempo en tu crecimiento personal y simplemente se auténtica.

Leer Artículo

Diferencias básicas entre estar ocupado y ser productivo

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

abril 5, 2018

Que pases todo el día metida en la oficina y dediques largas horas al trabajo no quiere decir que seas una persona productiva. Es que realmente no es tan importante el tiempo que dediques a la jornada laboral sino que estés cumpliendo con tus objetivos ya que puedes vivir de reunión en reunión, respondiendo emails y llamadas, caminando de allá para acá con papeles en la mano y haciendo tareas que realmente no te ayudan a lograr algo, en ese caso estás muy ocupada pero no eres para nada productiva.

Imagina a dos empleados de la misma empresa, uno se la pasa todo el día ajetreado y lo ves como una hormiguita siempre haciendo algo; el otro, dura algunas horas frente al computador concentrado, se para y se va para su casa al terminar la jornada e incluso le queda tiempo libre. Al momento de comparar ambos trabajos, resulta ser más deficiente el del empleado que aparentemente dedica más tiempo a su labor. ¿Por qué? Porque una cosa es estar ocupada y otra muy distinta es ser productiva. Descubre a continuación cuál de las dos eres tú.

Las personas ocupadas:

Básicamente siempre están llenos de trabajo y nunca tienen tiempo.

  • No priorizan. Una persona ocupada intentará hacer varias cosas a la vez sin tener en cuenta realmente cual es la que tiene importancia, ser “multitasking” no siempre es bueno.
  • No se organizan. Nunca dicen que no, no se enfocan en lo que hacen y se la pasan el día entero resolviendo pequeñas cosas porque no tienen una buena rutina ni hábitos organizados de trabajo.
  • Se enfocan en los procesos. Para ellos es más importante cómo se realizan las cosas, y no los resultados.
  • Son firmes creyentes de la multitarea. Como lo dijimos arriba, una persona que no está enfocada, cree que la multitarea es aplicable para todos los trabajos y no es así. Hay tareas que ameritan estar 100% concentrado.
  • Viven estresadas. No hay nada más estresante que pensar que no tienes tiempo para terminar tus obligaciones y esto es precisamente la rutina de una persona ocupada, todo le causa ansiedad y nerviosismo
  • No cumplen con los tiempos de entrega. Todo lo anterior hace que una persona ocupada sea más propensa a no entregar a tiempo su trabajo.

Ahora el otro lado de la moneda: las personas productivas

Por el contrario, las personas que son productivas tienen una manera  más equilibrada, enfocada y organizada al momento de trabajar. Esto hace que obtengan mejores resultados.

  • Saben priorizar. Organización=vivir sin estrés. Una persona productiva desde el momento que inicia el día tiene definido un plan de trabajo. Esto le permitirá ir resolviendo lo importante sin estar constantemente pensando en lo urgente e inmediato
  • Saben diferenciar entre lo importante y lo que no lo es. Una persona productiva identificará qué tareas son las que requieren atención inmediata y cuáles pueden esperar.
  • Se enfocan en los resultados. Para una persona productiva lo que realmente importa es el resultado y no tanto como se llega a él. No es que no sean importantes las maneras, pero, el resultado habla más que el proceso para lograr el objetivo.
  • Tienen tiempo. Una persona productiva tendrá tiempo para completar sus tareas, y en caso de que no lo tenga, lo asumirá y tendrá claro cuáles son sus límites.
  • Son centrados. Son capaces de enfocar toda su atención en lo que está haciendo y no se distraen fácilmente.
  • Siempre están aprendiendo. Como les sobra tiempo, las personas productivas pueden destinar parte de su jornada a formarse. Entienden lo importante de estar actualizados en su área de trabajo.
  • No ponen excusas. Las personas productivas están acostumbradas a planificarse, y cuando se presente algún problema no saldrán con alguna excusa, simplemente intentarán conseguir una solución.
  • Anticipan problemas. Como no enfocan todo su tiempo en resolver pequeñas tareas, son capaces de ver el panorama en general y de anticipar cualquier problema que se pueda presentar.

Una persona capaz de centrarse y ser productiva puede disfrutar del momento. En la oficina, estará pensando en el trabajo y en lo que está haciendo en ese momento, no en otra cosa. Esto también lo aplica en su tiempo libre, cuando está con su familia, esta es el centro de atención. Cómo ves, el ser productivo te beneficia en todos los aspectos de tu vida.

Ahora que ya sabes la diferencia entre ser productivo y estar ocupado ¿Con cuál de las dos te identificas?

Leer Artículo

5 Pasos para encontrar tu pasión y vivir de ella

Carrera & Dinero, Lifestyle, SE TÚ

abril 2, 2018

Como todo el mundo desea llevar una vida plena y feliz, uno de los aspectos más importantes de ella es sin dudas el trabajo, lo que hacemos para ganarnos el sustento. En este sentido, de pequeños soñábamos con ser doctores, otras con ser bailarinas o veterinarios, sin embargo no todos llegamos a cumplir eso que tanto anhelábamos, mucho tiempo ha pasado y maduramos, quizás en algunos casos conseguimos nuestra felicidad haciendo otra cosa que también nos llena.

Pero también está el otro lado de la moneda, pues es común conseguir personas que trabajan en algo que no les emociona, no los hace felices, y que, como dice el dicho, trabajan para vivir y no viven para trabajar. Espero que este no sea tu caso, pero si tienes algún tiempo cuestionándote si de verdad lo que haces te hace feliz o si deberías buscar un nuevo trabajo que le dé un cambio total a tu vida, a continuación encontrarás varios consejos que te pueden ayudar a encontrar tu pasión y cómo puedes vivir de ella:

Primero que nada debe preguntarte varias que cosas que te ayuden tomar ese nuevo curso en tu vida, por ejemplo:

  • ¿A quién admiras y por qué?
  • ¿Qué era lo que te gustaba hacer todo el tiempo cuando eras más joven?
  • ¿A que te dedicarías si no cobraras nada por hacer esa actividad?

Quizás notes que algunas personas que conoces viven de hacer lo que aman, y te preguntes ¿Cuál es el secreto? Simplemente para algunos es más sencillo que para otros, encontrar tu pasión no es una ciencia exacta, pero puedes lograr vivir de eso que te apasiona.

1.- Rodéate de personas apasionadas

Si estás rodeada de personas que odian lo que hacen y por este motivo viven desmotivadas, te sentirás igual. Las energías positivas y la pasión son contagiosas, por ende, si te rodeas de un grupo que sienta pasión por lo que hace empezarás a recibir toda esa vibra y a sentirte igual.

Observa tu entorno ¿Las personas que te rodean te motivan? ¿Hacen cosas significativas y positivas en su vida? ¿Son optimistas?

Rodearte de positivistas que te hará crecer como persona, haz conexiones que signifiquen un cambio en tu vida.

2.- Enfrenta tus miedos

Sentir miedo es normal, lo importante es saber dominarlo para que no controle nuestra vida. Se requiere de mucho valor para asumir qué es lo que nos da miedo, muchas veces evitamos enfrentarlos porque esto significa hacer una revisión profunda de nuestra personalidad y asumir cuáles son nuestros defectos. No es fácil asumir que lo que hemos venido haciendo por mucho tiempo simplemente no nos hace feliz, abandonar la rutina y tomar nuevos caminos totalmente opuestos requiere de confianza uno mismo.

Una vez que has reconocido tus miedos lo inmediato que debes hacer es aceptarlos, luego preguntarte ¿Qué es lo peor que puede pasar? Y empezar a asumir el reto de superarlos.

3.- Plantéate interrogantes claves

Tú y solo tú puedes encontrar tu pasión, sabes mejor que nadie en lo que eres buena y que es lo que tienes para ofrecer. Todos tenemos un don solo es cuestión de descubrirlo y desarrollarlo. Enfócate y hazte estas preguntas:

¿Cuál es mi talento? ¿En qué soy buena? ¿Qué me hace feliz? ¿Qué me emociona? ¿Qué     me inspira? ¿Cómo quiero ser recordada? ¿En qué mis amigos suelen decir que soy buena?

Puedes ser que seas muy buena escribiendo, relatos, excelentes historias, que sepas dibujar, que tengas un talento nato para decorar, un gusto impecable al vestir o seas excelente cocinera. Cualquier cosa que en la que seas buena y lo sepas desarrollar, te puede llevar a un cambio de carrera, así que analízate, piensa bien en todo lo que amas hacer. Puede que no solo sea una, anótalas todas y ve probando hasta que des con la que te hace feliz.

4.- Elige y ve a la acción

De todas las cosas en la cuales determinaste que eres buena, elige una, esto luego de probar, experimentar y hacer el ejercicio de autoconocimiento. Si te diste cuenta que eres buena cocinera por ejemplo, puedes hacer blogs sobre el tema, tomar clases y con el tiempo trabajar en un restaurant y hasta montar tu propio negocio.

5.- Cómo vivir de lo que te apasiona

No es fácil llegar a este punto, pero puedes empezar especializándote en tu elección. Estudia, lee sobre el tema, empápate para que seas lo suficientemente buena como para que sea tu fuente de ingreso. Todo está en que tengas determinación, compromiso y disciplina, al final del camino todo habrá valido la pena porque tendrás la satisfacción de hacer lo que amas y poder vivir de eso.

Abandona todos tus miedos y no temas en dar ese paso que cambiará tu vida. Experimenta, ve como te sientes, si fallas intenta de nuevo hasta que lo que logres. Reinvéntate y lo más importante… Sé feliz.

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/