MENU

Bienestar
Categoría

Aprende a liberarte de tus miedos

Bienestar, Lifestyle

octubre 16, 2017

El director de cine, Woody Allen, bromea humanizando el miedo con una frase que reza “El miedo es mi compañero más fiel, jamás me ha engañado para irse con otro” y es que este sentimiento definido por la Real Academia Española como “una perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario” es común en TODOS los seres humanos.

De acuerdo con lo que revela en Psychology Today el doctor en psicología, Karl Albrecht, hay cinco miedos básicos de los cuales nacen casi todo el resto de nuestros temores y son: El miedo a la muerte, la pérdida de autonomía, la soledad, el miedo a la mutilación y el miedo a daños y perjuicios. Todos estos pueden causar reacciones como el ritmo cardíaco acelerado, dificultad para respirar, mareos, sudoración, ansiedad, necesidad de escapar, entre otras ¿Haz sentido alguna de las mencionadas?

Al respecto, te podemos decir que es normal tener miedos, pero cuando estos son muy intensos y generan rechazo a toda costa, se pueden convertir en fobias capaces de tomar el control de nuestras vidas y afectar su funcionamiento. Es allí donde debemos actuar como Batman ¿Conoces la historia de ese héroe ficticio? Si no lo sabías, se convirtió en ese superhombre para enfrentar su temor a los murciélagos y convertirlo en una fuente increíble de fuerza, algo parecido es lo que debes hacer con tus temores para evitar que frenen tu existencia y hoy queremos mostrarte en dos fases cómo lograrlo:

  • Interactúa con tus miedos

El primer paso para acabar con tus temores es encontrar su raíz e IDENTIFICARLOS, porque solo cuando sabemos de dónde provienen podemos empezar a controlarlos. A veces, podemos determinar nuestros miedos de forma rápida y clara, pero en otras ocasiones es difícil ponerle nombre a esos sentimientos ansiosos que acechan la parte trasera de tu mente. ¡Deja que tu miedo salga a la superficie y ponle un nombre! Puede ser concreto (como miedo a las arañas) o situacional (Como miedo a que te llamen por tu nombre en clase)

Por otra parte, debes comprender los detonantes de tu miedo. ¿Es tan obvio como ver una rana en tu jardín? Tal vez pasar por la oficina de tu asesor de carrera hace que tu mente inicie una espiral negativa cuando caminas por los pasillos de tu escuela. Averigua todo lo que desencadena tu miedo ¡Entre más lo comprendas, mejor!

Así mismo, es necesario que averigües exactamente qué poder tiene tu miedo sobre tu mente y tu comportamiento. Para lograrlo interrógate ¿El miedo a la rana hace que evites ir al jardín a regar las plantas? ¿Tu miedo ocasiona que te quedes en la cama en lugar de levantarte e ir a una clase que temes reprobar?

Y, por último, en la fase de interacción imagina el resultado que deseas; es decir, piensa en lo que quieres cambiar exactamente y visualízate experimentando la vida sin cargar con tus miedos; por ejemplo: Si temes al compromiso, imagínate feliz con una pareja o si tu miedo son las arañas, imagínate observando una y sintiéndote neutro.

  •  Enfrenta tus temores

Luego de interactuar con tus miedos, es hora de comenzar a enfrentarlos… Para ello lo principal es que identifiques las falsas creencias o pensamientos catastróficos. Por ejemplo, si eres de los que al ver una araña piensas inmediatamente que te hará daño y morirás, es importante que te cuestiones ese pensamiento, quizás investigar un poco en línea te ayude a comprender el riesgo percibido versus el riesgo real y a reconocer que el peor de los casos es altamente improbable.

Después de haber enfrentado tus creencias falsas, empieza a exponerte al miedo de forma gradual. A menudo, tenemos miedo a algo porque no hemos sido muy expuestos a ello. Si tienes miedo a los perros, puedes examinarlos en fotos y vídeos, para que luego vayas a un parque donde sepas que habrá uno o varios con correa y los observes hasta no sentir miedo, posteriormente podrás ir a una casa de un amigo con un perro y verlo interactuar con él hasta que te sientas preparado para hacerlo tú.

También parece que involucrarte con un miedo y verbalizarlo tiene un increíble poder para ayudarte a superarlo y regular las emociones. En un estudio, los investigadores expusieron a personas con miedo a las arañas mediante el contacto con una de ellas y los que etiquetaron sus miedos con frases como “tengo muchísimo miedo a esta araña” tuvieron una menor reacción a la siguiente semana donde fueron expuestos a otra.

Además, puedes aprender técnicas de relajación. Cuando tu cuerpo experimenta miedo, muchos detonantes lo preparan para la “huida” y debes aprender a ignorar esa reacción contrarrestándola con técnicas de relajación que le digan a tu cuerpo que no hay peligro y estás a salvo. ¿Cómo relajarte? Prueba ejercicios de respiración profunda, inhala cuatro segundos y luego exhala cuatro más. Si notas que tus músculos se tensan, sé consciente de contraerlos durante 3 segundos y luego relájalos.

La recomendación general es que reconozcas tus miedos y te atrevas a enfrentarlos para que los puedas empezar a superar. ¡No uses tu imaginación para asustarte sino para calmarte! Pero si lo intentas todo y aun así tus miedos quieren apoderarse de ti considera visitar un terapeuta, éste podrá ayudarte a averiguar la fuente de tus miedos y crear nuevas formas de lidiar con ellos.

Leer Artículo

¿Qué es la felicidad laboral?

Bienestar, Carrera & Dinero, Lifestyle

octubre 11, 2017

Todos hablamos de la felicidad, de qué se trata y cómo buscarla, pero pocos se detienen a pensar en ella según cada aspecto de nuestras vidas. En este sentido la felicidad laboral es incluso vista como una contradicción pues tendemos a pensar en el trabajo como sinónimo de castigo, y de hecho pensábamos que la productividad se conseguía a punta de látigo y regaño. Afortunadamente los tiempos han cambiado y hasta la fecha reconocemos que las compañías más exitosas son aquellas que procuran mantener bien altos los niveles de satisfacción de sus empleados a todo nivel, bien sea el personal y el profesional al punto de que hoy hablamos de la felicidad como estrategia productiva.

Así es, en efecto la felicidad laboral es posible y por eso es que se están implementando técnicas motivacionales y contratando coaches ejecutivos pues es sumamente importante conseguir el individuo se sienta pleno y satisfecho ejerciendo su rol laboral. Ahora bien ¿Cómo podemos conseguir dicha felicidad? Hay una gran variedad de herramientas como charlas, dinámicas y reuniones que buscan hacer cada día más feliz tanto en la casa como en el trabajo.

De hecho las psicología positiva tiene sus recomendaciones al respecto y básicamente aconseja tener una actitud más positivista y llena humor como lema, establecer metas claras y realizables, fomentar las buenas relaciones interpersonales, identificar el sentido de tu vida y poner de tu parte para disfrutar de un ambiente laboral sano.

Por otro lado el Dr. Allen Reis de la Universidad de Stanford asegura que el humor estimula la producción de Dopamina, que a su vez funge como una droga natural obtenida a través de la gratificación. Entonces podemos inferir que si una empresa goza de un ambiente de trabajo que fomente el buen humor, la risa y la diversión, probablemente obtendrá mayores índices productivos ya que sus empleados drenarán estrés y las tensiones naturales de la dinámica diaria, y en este sentido podemos inclusive hablar de la llamada Risoterapia como una de las técnicas para lograrlo.

¿Las empresas tienen éxito porque sus empleados son felices, o los empleados son felices porque las empresas tienen éxito?

Estudios especializados aseguran que las organizaciones logran alcanzar sus metas y desarrollarse sólo si sus trabajadores son felices dentro de ella, ya que el buen humor y la risa son poderosas armas para hacerle frente a los fracasos, a los imprevistos y a las situación que hacen mella en la moral de los empleados.

Esta es una de las causas por las cuales los gerentes están buscando alternativas que contribuyan al manejo de las situaciones estresantes en equipo, al sistema de comunicación grupal y a la fluidez de la información. De hecho en el pasado se medía sólo el IQ de un aspirante a vacante laboral, pero apoyándose en la teoría de Daniel Goleman en su libro “La inteligencia Emocional” hoy en día se mide el EQ (coeficiente de inteligencia emocional).

¿Cómo lograrlo?

Podríamos pensar que la felicidad laboral está totalmente en las manos de nuestros empleadores, sin embargo esta responsabilidad es de parte y parte. A continuación te desglosaremos los factores que influyen en que seas o no seas feliz en tu trabajo.

  • Motivación

    Dicen que si trabajas en lo que amas no tendrás que trabajar ni un dia de tu vida… ¡Bueno o algo así! El asunto es que primero que todo debemos procurar dedicarnos a eso que nos gusta hacer, o de lo contrario será un tormento diario. De la misma manera las empresas NECESITAN reconocer el aporte de su capital humano para la consecución de las metas, encontrar personas que se sientan comprometidas con los objetivos del negocio y demostrarle lo importante que son para la organización.

  • Compañerismo

    Pasamos la mayor parte del día con nuestros compañeros de trabajo, por ende es vital fomentar las buenas relaciones de equipo y hacer lo posible por llevársela bien partiendo del respeto y la empatía. Los gerentes por su parte deben generar canales de colaboración, intercambio, recreación y compartir entre los miembros de la organización para que estos desarrollen habilidades sociales.

  • Crecimiento y reconocimiento

    Es necesario que nos esforcemos por capacitarnos y afianzar nuestros conocimientos para poder optar a ese crecimiento profesional que nos mueve y nos apasiona, pero es determinante que la empresa promueva aquellos empleados que han demostrado un avance y evolución de sus capacidades como manera de reconocimiento a su trabajo.

  • Sueldos y salarios

    No deberíamos permanecer en una empresa que no retribuye económicamente y de manera justa, el esfuerzo que hacemos en el desempeño de nuestras responsabilidades, eso es un hecho. Es así que las organizaciones deben velar por no sólo por establecer una justa escala salarial sino también por ofrecer otros incentivos que mantengan al personal motivado.

Lograr el equilibrio y satisfacción de todas nuestras necesidades incluye obligatoriamente la felicidad laboral. Una parte corre por nuestra cuenta y otra por parte de quienes nos asignan el rol profesional, pero no olvidemos que esta es una parte importante de nuestra vidas y por ello debemos prestarle atención de que tan satisfechos nos sentimos de ella.

Leer Artículo

Maneras de superar la depresión

Bienestar, Dilemas, Lifestyle, SE BELLA

octubre 9, 2017

La depresión es un estado mental que nos hace decaer tanto emocional como físicamente. Su principal síntoma es la TRISTEZA acompañada por sentimientos de inutilidad, culpa, desesperanza, dificultad para conciliar el sueño o exceso del mismo, falta de energía, problemas para concentrarse, cambios en el apetito, inactividad y retraimiento; todos capaces de hundirnos si así lo permitimos.

Ahora bien ¿Qué te lleva a sufrir una depresión? Cualquier cosa puede deprimirte, pero entre los motivos comunes destacan el terminar con una relación de pareja a la que estabas aferrada, la muerte de un ser querido, no calificar para el puesto que quieres dentro de una empresa o el despido del mismo.

En resumidas cuentas, los fuertes choques emocionales son los que nos empujan hacia la depresión y, aunque TODOS los vivimos en algún momento de nuestra existencia, no todos afrontan las mismas consecuencias pues hay quienes “dan una rápida vuelta a la página” y no permiten que esas emociones se vuelvan permanentes.

¿Cómo superar una depresión?

Si vives una depresión lo importante es que entiendas que no debes sumergirte en ella sino superarla y SEGUIR VIVIENDO. Al fin y al cabo… aparecerán otras parejas, aunque los seres queridos no se reemplazan, debes pensar en que seguramente esa persona que ya no está quisiera verte bien y si de trabajos se trata, más oportunidades vendrán.

Probablemente por tu cabeza pasa la idea de que los demás “lo dicen muy fácil, porque no son ellos los que se enfrentan a esta realidad”, pero la depresión se puede superar y tú mismo tienes que ayudarte a hacerlo. A continuación, te brindamos 5 maneras para lograrlo:

  • Ocúpate

La depresión se caracteriza por llevarnos a la inactividad y ésta produce que nuestra mente se llene de pensamientos negativos que, a su vez, dificultan la recuperación. Así que independientemente de tu estado de ánimo debes proponerte mantener un grado de actividad que te lleve a cortar con ese círculo vicioso depresivo. ¿Qué tipo de actividades? Las que te resulten placenteras y proporcionen una sensación de paz y control sobre tu propia vida. Por ejemplo, busca hobbies, plantéate objetivos y amplía tu círculo social.

Si la depresión hace que pierdas interés en actividades que antes disfrutabas, intenta volver a llevarlas a la práctica, lo más seguro es que después de realizarlas unas cuantas veces las vuelvas a disfrutar.

  • Realiza actividades físicas

Un estudio realizado en 2007 por investigadores de la Universidad de Duke, resalta los beneficios de hacer deporte para tratar la depresión. En concreto, asegura que caminar y correr un par de veces a la semana es tan efectivo como los antidepresivos al momento de reducir síntomas de la depresión.

El ejercicio físico aumenta los niveles de endorfina causando una sensación de felicidad o bienestar; además, activa zonas del cerebro que se encontraban dormidas.  Entonces ¡A ejercitarse!

  • Mejora tu autovaloración

“Todo me sale mal”, “Nadie me va a querer nunca”, “Le caigo mal a la gente”, “Soy fea, inútil, torpe…” Son sólo algunas de las necedades que llegas a pensar cuando estás deprimida, pero puedes cambiar esa forma negativa de ver las cosas por una más racional y hacer afirmaciones positivas sobre tu persona en voz alta te beneficiará.

Si tienes un problema real de cierta gravedad, haz todo lo que este a tu alcance para ponerle solución; no pienses en ello de manera improductiva porque te pondrás peor.

  • Únete a un grupo de interés

Esta opción puede atemorizar a aquellas personas que se sienten solas y aisladas, pero sin duda será de gran ayuda que te sientas parte de un grupo; convivas y compartas con otros para superar la depresión.

  • Emociones: Déjalas fluir y exprésalas

Si observas tus emociones, te asustas de ellas y las alimentas con más pensamientos negativos te mantendrás en el círculo vicioso de la depresión; en cambio, si las observas y dejas fluir sin nutrirlas verás cómo se apagan y la tempestad da paso a la calma ¡Inténtalo!

Por otra parte, el hecho de transmitir lo que piensas y sientes a alguien de tu confianza puede tener un efecto liberador. Al desahogarte puedes sentir cómo se alivian algunos de tus problemas; es como si dialogar permitiera quitarte un peso de encima.

El caso es que, cualquier situación que estés viviendo es transitoria, así que jamás, lee bien, JAMÁS se te ocurra pensar que tu vida no tiene sentido; al contrario, llénate de valor, sal de la depresión y sigue luchando por obtener logros en ella. ¡Estamos en este mundo por algo!

Leer Artículo

Cómo cuidar la dieta comiendo en la oficina

Bienestar, Foodie, Lifestyle

octubre 8, 2017

De acuerdo a lo que muestran estadísticas recientes “evitar comer fuera de casa mientras estemos a dieta bien sea por salud o por estética, es lo mejor que podemos hacer para no boicotearla o romperla”, pero cuando no solo dedicas tus labores de casa sino que tienes un trabajo de oficina, cumplir ese consejo al pie de la letra se aleja de tu realidad.

En la mayoría de casos, quien almuerza en su oficina comete el error de descuidar la dieta y no comer bien o, al menos, no como debería. Esto puede originarse a raíz de los apuros, atención en otras áreas mientras comemos o… sencillamente por la ansiedad que nos somete la presión en el trabajo y ¡Caer en tentación!; ya sea comprando dulces o cualquier otra cosa nada balanceada.

Sin embargo, comer en la oficina no tiene que ser sinónimo de descuidar los hábitos alimenticios, la experta en nutrición Isabel Belaustegui Trías, aconseja principalmente que si te vas a quedar a comer en tu trabajo, te des tiempo y hagas un espacio mental de calma para masticar, puesto que es una parte fundamental de la alimentación y explica además que, las prisas o atención a otras tareas nos pueden distraer de la necesidad de beber y ello es importante para hidratarnos ¡Tómalo en cuenta!

En cuanto a la preparación del tupper que llevarás al trabajo, evita echar sobras de comida de otros días, porque aunque te ayuden a salir del paso y te ahorres tiempo de preparación NO estarás realizando la combinación más saludable. Si quieres comer de forma sana, adopta las siguientes recomendaciones:

  •  Incluye en todas tus comidas verdura, proteína y una buena fuente de grasa
    Puedes elegir verduras cocidas o frescas como ensalada y proteínas de origen animal (pollo, pavo, huevo, pescado) o vegetal (legumbre). Entre las mejores fuentes de grasa se encuentra el aceite de oliva, pero también puedes optar por el aceite de coco, frutos secos, calabaza o chía.
  •  No coloques en casa el aderezo de tus ensaladas
    ¿Te ha pasado alguna vez que llevas la ensalada aliñada desde casa y al momento de abrirla se ha descompuesto? Es común que su textura deje de ser la deseada, por ello es recomendable que lleves el aderezo en un recipiente hermético aparte y lo añadas al momento de comerla.
  • Elige versiones integrales
    Si optas por consumir pasta o cereales, elige las versiones integrales. Existen en el mercado muchos productos a partir de espelta, quinoa y kamut que te ayudarán a controlar el peso y mejorar tu sensación de bienestar.

¿Qué evitar?

Evita el trigo, las grasas trans y el azúcar habitual en refrescos y los Snacks industriales, ya que son los alimentos que más promueven la inflamación y causan hoy en día numerosas enfermedades como el cáncer, envejecimiento, el desequilibrio hormonal y la obesidad.

  •  Haz 5 comidas diarias
    Los expertos coinciden en que es primordial hacer cinco comidas diarias, ya que si no llevamos una merienda para media mañana y media tarde la ansiedad puede hacernos “pecar” consumiendo lo indebido.
    Los frutos secos pelados (nueces, almendras, avellanas), la fruta fresca o deshidratada (ciruelas pasas, dátiles, higos pasos, orejones) son excelentes y nutritivos aliados que aportarán la energía, vitaminas y minerales que necesitas para rendir.
  • Planifica un menú semanal para el trabajo

Cocinar cada día para llevar la comida al trabajo, resulta engorroso y quita tiempo del que muchas veces no dispones. Por ello, es aconsejable que elijas un día para planificar el menú de toda la semana y realices las compras necesarias para agilizar dicha tarea.

Además, puedes cocinar con antelación y congelar arroz u otro cereal cocido, legumbre guisada y verduras cocidas e ir utilizándolas para preparar las comidas correspondientes. De esta forma, solo te faltará preparar el fruto fresco de tu preferencia como una pechuga de pollo a la plancha, pescado al horno, entre otros.
Si tienes una comida de negocios…

Cuando debes acudir a una comida de negocios, la tarea de cuidar tu alimentación es mucho más difícil, pues verás pasar frente a tus ojos platillos que anhelarás consumir pero que quizás no sean nada saludables.
Para luchar contra eso puedes sugerir un desayuno de trabajo o un café a media tarde. Si no puedes evitar el restaurant intenta elegir ensaladas, sopas, carpaccios o alguna proteína a la parrilla acompañada de vegetales.
Por otra parte, ahorra calorías, evitando la cesta del pan con mantequilla, el vino o las bebidas gaseosas y cambia las tortas por una saludable fruta o un helado de yogurt.

¡Ya no tienes excusas! Puedes intentar alimentarte de forma saludable así te encuentres fuera de casa y opacar las estadísticas que reflejan lo contrario, ya que al fin y al cabo… Querer es poder y tú quieres un cuerpo saludable y una linda figura. ¡Apuesta por ellos!

Leer Artículo

Descubre el poder sanador del perdón

Bienestar, Dilemas, Lifestyle, SE BELLA, SE TÚ

octubre 7, 2017

Hay una frase que dice: “Aferrarse al enojo es como agarrar un carbón caliente con la intención de aventárselo a alguien más; pero el que sale herido eres tú”. El perdón se define como una liberación o renuncia al resentimiento e indignación que alguien nos ha causado y trae consigo el “olvido por elección” de cualquier intención de venganza que hayamos tenido con dicha persona. Cuando perdonas no solo beneficias a la persona que consideras que te ha hecho algún daño sino también a ti misma, pues acabas con esa condena que te estaba envenenando.

Al menos una vez en la vida nos hemos enojado con otra persona por considerar que nos ha ocasionado un daño con sus acciones, pero eso más allá de hacernos sentir bien nos puede enfermar de rabia, impotencia e incluso producir malestares físicos, ya que nuestras creencias y juicios se somatizan en el cuerpo.

Si perdonas, ¿De qué formas te beneficias? Liberándote de la rabia, ira y sufrimientos que te hacen desperdiciar energías en pensamientos tóxicos, sentimientos de rencor y odio.

Aunque hablemos de una palabra de 6 letras, el significado es más complejo que pronunciarla, ya que por naturaleza nos cuesta pedir y recibir perdón. De algún modo, la sociedad nos ha convencido de que pedir perdón a alguien nos desvaloriza o coloca por debajo del otro pero eso es TOTALMENTE FALSO, la verdad apunta que pedir perdón o recibir una disculpa por parte de alguien muestra que somos personas maduras y sensatas.

En las siguientes líneas compartimos contigo algunos beneficios del perdón:

  • Niveles de estrés más bajos:

De acuerdo a un estudio realizado por investigadores del Hope Center, uno de los beneficios del perdón es que reduce las cantidades de cortisol. Los investigadores examinaron las respuestas físicas de 71 participantes mientras hablan acerca de rencores y al momento que hablaban acerca del perdón y la empatía, aquellos que mostraron más perspectivas de perdón tuvieron respuestas de estrés psicológico menores.

  • Mantiene sano tu corazón:

El perdón también es bueno para el corazón. Un estudio sugiere que las personas que guardan rencor tienden a tener ritmos cardíacos más altos, mientras que aquellos que son más empáticos y capaces de perdonar tienden a tener ritmos más bajos.

  • Reduce el dolor:

De acuerdo a un estudio hecho por investigadores de Duke University Medical Center, perdonar a aquellos que nos hicieron algún daño puede reducir tanto el dolor emocional como físico. De 61 participantes que sufrían de dolor de espalda crónico, aquellos que tenían más carácter para perdonar reportaron niveles de dolor más bajos. Esto llevó a los investigadores a pensar que “existe una relación entre el perdón y aspectos importantes de vivir con constante dolor”. ¿Vas a seguir enferma solo por un disgusto con alguien? Discúlpelo y termina tu malestar físico.

  • Reduce la presión arterial:

 Dejar ir el enojo puede reducir tu presión arterial, ya que los niveles de estrés y emociones son más reducidos.

  • Extiende la vida:

Los rencores pueden estarte quitando años de vida. De acuerdo a un nuevo estudio, después de revisar a adultos de 66 años y más, y determinar su habilidad para perdonar, aquellos que eran de naturaleza menos aferrada tendían a vivir más tiempo.

Para considerar y recordar cada vez que necesitemos perdonar…

La vida es una sola y resulta injusto que pierdas relación con amistades, familiares y vecinos por un disgusto que seguramente tendrá alguna solución alineada hacia el perdón. Ha habido casos en los que a las personas se les va un ser querido del paraíso terrenal sin haberse disculpado alguna situación y se arrepienten demasiado tarde ¡No formes parte de ellos!

Recuerda siempre que el PERDÓN es necesario y bueno para nuestra salud, nos hace sentir alegría en el diario vivir, disfrutar de un descanso tranquilo y profundo y sentir paz en el corazón. La palabra de Dios reza “Por encima de todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida” así que  ¡Perdonen y vivan!

Leer Artículo

Técnicas para entrenar tu memoria

Bienestar, Dilemas, Lifestyle, SE BELLA, SE TRENDY, SE TÚ

octubre 6, 2017

La palabra entrenamiento siempre la hemos asociado con mantener un cuerpo saludable, pero ¿conoces la importancia de ejercitar tu memoria?… Si en ocasiones te cuesta hasta recordar algo simple como el lugar en que dejas las llaves del auto, quizás tienes problemas para memorizar.

Gracias a la memoria no solo recuerdas detalles como dónde dejaste tus llaves o cómo hacer tu receta de cocina favorita,sino que también reconoces quiénes son tus familiares o qué cuentos te gustaba que te contaran en tu niñez antes de ir a la cama Y TODO lo  aprendido en tu vida. En pocas palabras, le debes el hecho de recordar tu existencia.

Aunque diversos estudios determinan que la buena salud de la memoria está condicionada por variables como la edad, el estrés, la dieta, genética y calidad del sueño ¡Tú puedes ayudarla! pues también está comprobado que con la disposición de realizar algunos ejercicios sencillos de 15 o 20 minutos diarios contribuirás a mantener una memoria más saludable. En las próximas líneas, te desglosamos algunas técnicas:

  • Oblígate a memorizar datos sencillos

Memorizar números telefónicos, el número de tu cuenta bancaria, alguna dirección o sencillamente la lista de compras del super es una excelente alternativa para fomentar la buena salud de tu memoria.

Además, en la noche cuando estés lista para dormir, puedes repasar con mínimo detalle todo lo que hiciste durante el día desde el momento en que te levantaste. De esta forma, mejorarás tu memoria, habilidad de visualizar, concentración y poder de observación.

  • Recuerda a través de rimas sencillas

Intenta dedicar algunos minutos a memorizar información a partir de la creación de rimas, con esto estimulas y agilizas el buen funcionamiento de tu memoria.

  • Crea mapas mentales

Cada vez que visites un lugar nuevo, intenta dibujar un mapa del área que recorriste sin olvidar detalles como las plantas, escaleras, murales y animales que hayas visualizado. Con este ejercicio mejorarás tu memoria, capacidad cerebral y desarrollarás tu inteligencia espacial.

  • Intenta aprender algo nuevo

Una forma efectiva de entrenar la mente es incitarla a superar nuevos desafíos. Estudia algún idioma que te llame la atención, aprende a tocar un instrumento, a tejer o simplemente investiga a profundidad temas que te apasionen y resulten de tu interés. Así pondrás en funcionamiento diversas zonas de la mente que obligarán al cerebro a salir de su zona de confort.

  • Juega para tener una mejor memoria

Puedes entretenerte para mantener la buena salud de tu memoria, pues hoy en día existe gran cantidad de juegos que sirven como entrenadores y dan mucha agilidad; por ejemplo, los Sudokus, crucigramas, puzzles y hasta las sopas de letras.

  • Cambia tu rutina

En ocasiones las rutinas a las que va mezclada nuestra vida diaria son causantes de que hagamos las cosas en modo automático; es decir, sin prestar mucha atención, pero intenta cambiar de rutina utilizando otra ruta para ir al trabajo o reorganizando tu escritorio, con ambas forzarás al cerebro a desvincularse de viejos hábitos y prestar atención de nuevo.

  • Utiliza tu mano no dominante

Si eres diestra utiliza la zurda y viceversa, para realizar actividades del día a día como cepillar tus dientes. Investigaciones demuestran que si utilizas el lado opuesto de tu cerebro, puede haber una expansión rápida y sustancial de partes de la corteza cerebral encargadas de procesar información del tacto de la mano, con lo cual incrementarás tu salud mental.

  • Olor y acción

La nariz a diferencia de otros sentidos alcanza la memoria directamente sin pasar por otras partes del cerebro, por ello se considera como una herramienta de asociación mental muy efectiva.

Ponlo en práctica utilizando un perfume o labial de olor fuerte mientras estudias para una evaluación y llévalo contigo al momento de presentarla, eso te hará recordar mejor lo estudiado. En general, mientras más puedas reconstruir el contexto en el que se guardó el recuerdo, mejor recordarás.

Más allá de técnicas…

Para ayudar a que los ejercicios mentales que te acabamos de dar sean efectivos debes seguir los siguientes hábitos:

  • Consume alimentos ricos en Omega- 3

La dieta es un factor determinante para la buena salud de nuestra memoria. Si quieres que se mantenga intacta procura que tu dieta incluya alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3 como el salmón, aceite de oliva, frutos secos, espinaca, entre otros.

  • Duerme bien

El 95% de los adultos necesitan dormir entre 7.5 y 9 horas cada noche, reducir algunas horas puede afectar la memoria, creatividad y habilidades cognitivas. Lo recomendable es que mantengas un horario regular para dormir, evites las pantallas al menos una hora antes de ir a la cama y que evites la cafeína.

  • Reduce el estrés y la ansiedad

El estrés es tóxico para la memoria y, a medida que pasa el tiempo, destruye células cerebrales afectando la región que involucra la formación de nuevas memorias y de la extracción de recuerdos antiguos. Para superar el estrés es necesario que tomes algunas pausas en tu trabajo durante el día, expreses tus sentimientos en vez de guardarlos, te enfoques en una tarea a la vez y medites si te agrada.

Si intentas todas las técnicas mentales recomendadas y tu memoria no mejora, probablemente tengas una condición de salud que debes identificar como enfermedades cardiovasculares o diabetes. En ese caso, no dudes en acudir a tu médico.

Leer Artículo

¿En qué consiste la felicidad?

Bienestar, Lifestyle, SE BELLA

octubre 4, 2017

¿Los seres humanos nacemos o nos hacemos ,? Sin dudas esta es una pregunta que muchos se hacen puesto que la tan anhelada “Felicidad absoluta” es algo que todos buscamos a lo largo de nuestra vida. Sin embargo, este concepto es muy subjetivo ya que no todos valoramos de la misma manera los aspectos que nos hacen ser felices o infelices, por ende, es prácticamente imposible adjudicarle determinadas características a ese estado de regocijo que tanto anhelamos.

Durante nuestro desarrollo como individuos, vamos afianzando conductas que nos ubican en uno de los dos estados de la emocionalidad humana: felicidad o infelicidad. Eso suponiendo en el mejor de los casos que tengamos definido aquello que nos hace felices o infelices, y en este punto son muchas las personas que divagan puesto que realmente son pocos los que se toman el tiempo de analizar cuál es su propósito de vida y qué cosas le alegran la existencia.

La felicidad viene determinada en un 50% genético, 10% las circunstancias de índole económico, amoroso y de salud, finalmente el 40% restante se refiere a nuestra voluntad de ser felices y en nuestras acciones para lograrlo. En líneas generales se puede enumerar ciertos aspectos que nos hacen sentirnos a gusto y realizados:

  1. Cuando nuestras expectativas, logros y autoestima están sincronizados.
  2. Cuando sabemos gestionar nuestras emociones
  3. Cuando valoramos los momentos positivos y les damos mayor importancia que a los negativos.
  4. Cuando estamos en sintonía con nuestra parte más íntima
  5. Cuando no tenemos conflictos entre lo que queremos y lo que vivimos

Tristemente algunos asocian la felicidad con posesiones materiales, agentes externos o tendencias pasajeras, pero la verdad es que esta proviene de nuestro interior. Es por ello que van por la vida pensando que si tienen más dinero, una casa más grande, el vehículo del año, 5kg menos o son admiramos por su entorno, serán felices y cuando se dan cuenta que trabajaron toda su vida buscando afuera lo que debían trabajar adentro, se sumergen en una profunda tristeza y decepción por el tiempo perdido.

Muchos se preguntan porqué no logran sentirse plenos y felices, no saben qué están haciendo mal o qué están dejando de hacer. Básicamente nos cuesta encontrar la felicidad ya que:

  • La buscamos fuera de nosotros, cuando se encuentra dentro.
  • Mantenemos una actitud equivocada pensando que la felicidad nos tocará la puerta.
  • La vemos como una meta y no como el trayecto.
  • Dejamos de valorar lo que realmente es especial.
  • Nuestro concepto está distorsionado, creemos que es permanente cuando no es así.

En relación a este último punto, es bueno destacar que pensamos que la gente feliz vive en un constante éxtasis de éxito tras éxito, o que la gente infeliz pasa de una derrota a otra, cuando la clave que hace la diferencia está en cómo afrontan las situaciones por las que pasan y cómo gestionan sus pensamientos. Los primeros asumen las experiencias negativas con optimismo y toman lo mejor de ellas, los segundos se mantienen apegados a esa sensación de fracaso y se limitan pensado que todo en su vida será siempre será así.

 ¿Cómo trabajar en nuestra felicidad?

Ya sabemos que lo material definitivamente no nos dará la felicidad, pero tampoco sabemos qué nos ayudará a encontrarla. Aquí recomendamos algunas actitudes de vida que seguramente te serán bastante útiles:

  • Ser agradecidos con la vida, con la gente, con el planeta y con Dios.
  • Ser optimista a pesar de cualquier circunstancia.
  • Ser cuidadosos con nuestros pensamientos.
  • Ser amables
  • Ser amorosos con nuestra pareja
  • Ser sociable y cuidar nuestras relaciones
  • Ser resiliente
  • Ser generoso
  • Ser comprometido con nuestros objetivos
  • Ser espirituales

Sentimientos como el odio, la ira o el rencor nos alejan mucho más de la felicidad puesto estos vienen de tan adentro de nuestro corazón que corrompe, y nos cargan negativamente. Entonces al hacerlos parte de nuestra cotidianidad y dejarlos entrar a nuestra mente, los reforzaremos y los haremos parte de nosotros.

No estamos diciendo que en la vida todo sea color de rosa y que no habrá obstáculos difíciles de superar, pero si creemos que hay que aprender a enfrentarlos de una forma más relajada, creativa y siempre con buen humor.

La felicidad es algo que por naturaleza no dejaremos de buscar, el detalle está en que en esa constante y en ocasiones obsesiva búsqueda, dejamos a un lado las pequeñas cosas que nos llenan por dentro, que nos inspiran que nos empujan cada mañana. Es hora de prestarle más atención a los simples detalles y disfrutar más de la vida.

Leer Artículo

Eleva tu autoestima en un 2×3

Belleza, Bienestar, Lifestyle, SE BELLA

octubre 2, 2017

Querernos y valorarnos está estrechamente relacionado con nuestra autoestima, que a su vez está constituida por los pensamientos, las evaluaciones y las creencias que tenemos sobre nuestra propia persona. Este autoconcepto no es fijo pues varía a lo largo de nuestra vida entre altas y bajas dependiendo de cómo veamos las cosas.

En este sentido, reconocer y apreciar tu propio valor amándote y creciendo personalmente dice que gozas de una “Alta autoestima”, pero si por el contrario tienes una percepción negativa sobre tus cualidades al punto de limitar tu dinámica diaria, posees una “Baja autoestima” que sin dudas desencadena otras patologías como depresión, ansiedad, problemas de conducta y adicciones, entre otros.

A veces ni siquiera estamos conscientes de los habituales pensamientos negativos que albergamos sobre nosotras mismas, ni de otros síntomas que impactan nuestra propia autovaloración como individuos. Es por ello que se hace necesario reflexionar sobre cómo nos vemos y cómo nos tratamos para intentar cambiar esos patrones de conducta que afectan nuestra percepción de lo que realmente somos:

Señales de autoestima baja

  • Te sientes poco atractiva e infeliz.
  • No eres segura de ti misma.
  • Evitas expresar tus opiniones por miedo a ser rechazada.
  • No te esfuerzas en conseguir lo que quieres por creer que no lo vas a lograr.
  • No te atreves a imponerte cuando es necesario.
  • Ves al resto de personas como superiores a ti.
  • Atribuyes a causas externas tus logros y a causas internas tus fracasos.
  • Te cuesta acabar lo que empiezas por desmotivación.
  • Piensas más en tus debilidades que en tus fortalezas.

¿Cómo aumentar tu autoestima?

Ese cúmulo de síntomas negativos es concluyente en la estima que te tengas y tal como lo mencionamos en principio, puede llevarte a sufrir otro tipo de problemas, así que… por tu bienestar psicológico es necesario que cambies ciertos hábitos y acciones para elevarla en un 2×3.

En primer lugar debes aprender a manejar tus críticas internas. Sabemos que una voz interior te susurra cosas como “Nunca lo lograré” o “Si él / ella no lo consigue yo tampoco” y eso te puede demoler, para evitarlo reentrena y transforma esos pensamientos desagradables en constructivos que te ayuden a sentirte mejor, como por ejemplo: “Puedo lograr lo que me proponga” o “Tengo potencial para realizar esta actividad”

Por otro lado, debes ponerte metas. Piensa en lo que te gustaría lograr y planifícalo  paso a paso, lleva un registro de tus avances y entrena tu conciencia para recordar que lo estás logrando.

Así mismo deberás enfocarte en tus metas pero sin agobiarte buscando la perfección. Algunas personas temen tanto a hacer las cosas mal que prefieren no intentarlo, pero ¿Qué es lo que pierdes con intentar? NADA, al contrario, ganas la posibilidad de obtener eso que tanto anhelas y la satisfacción de haberte esforzado.

¡Deja de compararte! Confía en ti y en tus cualidades propias porque envidiando e idealizando la vida de otros, sólo lograrás sentirte vacía e insignificante. ¡Cada persona es un mundo y tú eres dueña del tuyo!

Mira los errores como lecciones. Errar es de humanos y forma parte del aprendizaje. No pienses en que siempre haces las cosas mal, recuerda que eso no ocurre continuamente y analiza ¿Qué puedes hacer diferente la próxima vez para no caer en el mismo error?

Enumera tus cualidades positivas. Sé sincera contigo misma haciendo una lista de tus diez atributos más sobresalientes. Probablemente no sepas por dónde empezar, en ese caso, pide ayuda a alguien de tu entera confianza y comienza a escribir. Por ejemplo: Soy trabajadora, honesta, estoy en forma, tengo una buena relación con mi familia, soy educada, entre otras características que te encargues de recordar siempre.

Expresa tus opiniones e ideas. No tengas miedo de expresar lo que piensas, habrá quienes estén de acuerdo y en desacuerdo contigo pero debes aprender a vivir con eso, como ya lo dijimos cada quien tiene su propio mundo.

Estar activa y en forma también te ayudará a sentirte bien contigo misma e influirá en tu autoestima. Si no estás acostumbrada o no te gusta hacer ejercicios, comienza con 10 o 15 minutos diarios y ve aumentando de manera progresiva. De esta manera, estarás iniciando un hábito positivo para tu disfrute y aumento de tu autoestima.

La mejor forma de encontrarte contigo misma y desarrollar habilidades es dedicándole tiempo a actividades que te hagan feliz ¡No lo pases por alto! y antes de irte a la cama, piensa lo bueno que viviste durante el día, lo que superaste y cómo mejorar los errores que has cometido.

Ten presente que para subir la autoestima, la clave está en transformar la forma cómo interpretas tu vida. Tienes derecho a ser feliz, así que demuéstrate que eres lo mejor que te ha pasado, no te subestimes, siéntete capaz ¡Bella! y sigue al pie de la letra cada una de nuestras recomendaciones, verás como te sientes mejor rápidamente.

 

Leer Artículo

https://www.instagram.com/womelish/